En un domingo soleado de los que nos regaló septiembre antes de las tormentas, nos juntamos con los chicos de Psicotrópicos, Diego (@diego_escarate_) y Sirolah (@sirolah), en lo que se convirtió en una charla entre amigos, con el objetivo de conocer su nuevo trabajo RITMOS ÚNICOS, que lo podemos encontrar en YouTube y Spotify. Un álbum lleno de variedad de historias, igual que esta entrevista. Desde un barcito de Avenida Corrientes, para Revista Flow.

Para empezar, cuéntenme un poco de historia de la banda, una carta de presentación para quienes no lo conozcan:

  • DIEGO: Somos una banda de rap, nos conocimos en San Martín por amigos en común, por la música misma…

¿Cuánto tiempo llevan haciendo música?

  • SIROLAH: depende; yo como solista llevo ocho años, y con la banda casi tres años.
  • DIEGO: la cosa fue así: él tenía un grupo, “SAMURAI SWING”, casi legendario (risas), muy conocido dentro de la escena under, sobre todo de la vieja escuela; yo empecé a rapear con INSTINTO KRIU, ya nos conocíamos, tanto por eventos en común como por el barrio, nosotros somos de San Martín; y un día pintó armar algo en común, con Rober también (@gonzrober, músico de la banda)… y acá estamos.

¿En qué momento decidieron dejar de tomarse a la música como un hobbie y darle más protagonismo?

  • SIROLAH: yo siempre quise apuntar a hacerla de manera más profesional, siempre me exigía, y cuando lo conocí a Diego me di cuenta que él me potenciaba a exigirme aún más… y eso fue algo muy bueno. En resumen llevo casi cinco años viendo a la música de otra manera, aunque siempre la tomé como un trabajo, como algo necesario para mí. Hoy, con 26 años llevo más de la mitad de mi vida dentro de la cultura hip hop, primero como graffer, después como MC, en competencias de freestyle…

Creo que todos pasaron por las compes alguna vez…

  • S: así es. Después ya nos consolidamos a hacer música y a disfrutar lo que hacemos ahora…
  • D: de igual manera sigue siendo un “hobbie” porque ninguno de nosotros vive de esto, a nosotros nos da de comer nuestro laburo de oficina, pero no por eso dejamos de hacerlo de manera profesional. Por más que esto no nos genere ganancia, lo hacemos de forma 100% profesional en la medida de lo posible, y damos todo porque es lo que nos apasiona.

Estuve viendo que su último disco, RITMOS ÚNICOS, lo produjeron ustedes al 100%, ¿Cómo se gestiona un disco desde cero? 

  • D: los beats son todos míos, y ese fue un punto de inicio…
  • S: primero nos plantamos en lo que queríamos hacer, y como grupo dijimos bueno vamos a probar haciendo un tema, y a raíz de los frutos que nos dé seguimos o vemos cómo hacemos o por dónde quiere continuar cada uno. Una vez que terminamos ese tema, quedamos impactados en la dinámica y la versatilidad que generamos como grupo, y nos decidimos en hacer un material todos juntos, que se tituló RITMOS ÚNICOS porque la primera canción tiene un intervalo en el que repetimos esa frase varias veces.
  • D: esa idea la tiró Rober… volviendo al tema de los beats, muchos eran viejos. Hace casi diez años que hago beats y fueron quedando, entonces los íbamos tirando a ver qué les parecía, y terminaban saliendo temas…
  • S: de hecho, debido al tiempo que llevó elaborar y producir todo esto, tuvimos que acortar la lista de temas que teníamos para este trabajo. Creo que le sacamos como cuatro o cinco canciones…

¿Alguna de sus canciones tiene alguna historia que valga la pena contar, o algún significado especial?

  • S: con en la otra vereda nos pasó, la escribimos en un momento sentimental muy importante, los tres estábamos viviendo la misma situación… y es la canción que más sentimiento tiene.
  • D: dice “y si no me quieren más, no me voy a matar, me voy para el estudio pa grabarte una canción de rap”… cuando suena en vivo explota todo.
  • S: para mí, cuando uno transmite un sentimiento tan franco, y es tan directo, a la otra persona le llega el mensaje tal cual. A veces como raperos y como compositores intentamos hacer algo más argumentado, aplicando un poco más de técnica, pero a la gente no le llega el mensaje concreto; y en esa canción nos abocamos precisamente en lo que queremos decir…
  • D: …y lo terminamos en un solo día. Me acuerdo que tenía el sample de la guitarra que escuché de un tema francés re viejo, y pintó hacer el sample ese mismo día que lo escuché porque la intro me volvió loco, empecé a tararear un estribillo, salió, llamé a los pibes, escribimos todo, lo grabamos y en casi un día entero lo teníamos terminado. Salió de manera muy espontanea.

Lo bueno que tiene la música es que el artista puede llevar su mensaje pero el oyente lo puede captar de otra manera…

  • D: claro… uno pasa el mensaje por sus subjetividades, después lo convierte en un objeto que es la obra de arte, y después la persona que lo recibe lo vuelve a pasar por sus subjetividades y lo transforma en otra cosa, eso es lo lindo de la música.

La cultura HH se está volviendo masiva últimamente, muchas marcas se están acercando, ¿Qué opinan sobre eso?

  • D: está buenísimo.
  • S: si, es lo mejor, yo creo que en nuestro país se le da mucha fuerza a lo local. En un momento a los argentinos nos alejaron del hip hop por todo el conflicto con los ingleses, y acá se hizo muy fuerte el rock nacional, después le tocó al reggae, a la cumbia en los barrios bajos, luego vino el turno del reggaetón, y como que en algún momento le iba a tocar al rap, pero siempre estamos a un costado. Ahora, por ejemplo, está el trap, y así van saliendo sub-géneros que están muy buenos, todas las nuevas generaciones se están metiendo y a raíz de eso terminan escuchando artistas de rap que a mi gusto son muy buenos, como CANSERBERO que llegó a muchos oídos con un gran mensaje…
  • D: es como el VICO C de nuestra época…
  • S: bueno, yo empecé con VICO C. Después, recordando a los chicos que llegaron a Puerto Rico, pienso que en Puerto Rico hay un nivel de rap extraordinario, por más que se dediquen a hacer trap o reggaetón, en lo que es el rap no les podemos decir nada porque son muy profesionales y vienen trabajando hace años, igual que los chilenos. Ellos nos llevan bastantes años de cultura, y acá de repente se hizo muy masivo EL QUINTO ESCALÓN, que ese fue como el boom, a partir de eso crecieron muchos artistas y se involucró mucha gente de afuera, y aparte, los ojos a los que yo llamo cuervos(risas) que vieron que esto estaba creciendo y dijeron “es momento de invertir”.
  • D: está bueno porque nosotros cuando éramos más pibes no vivimos todo lo que está pasando ahora. Yo soy chileno, vine a Argentina a los 10 años, y en Chile en ese momento explotaba el rap, y acá nada; había dos grupos (en la escuela), y se peleaban entre ellos, y yo era el rarito que escuchaba rap, y por ahí enganchaba a un compañero que le gustaba o algo, pero era re marginal, nada que ver. Y ahora ver a una persona que escucha rap es re normal, re común, todos los pibes andan rapeando en el barrio…

Sobre la cultura en general, ¿Qué creen que le falta?

  • D: y ahora creo que le falta un poco de reconocerse como tal. Hay mucha gente que está entrando en el rap pero no es consciente de que eso es parte de la cultura HH y que tiene muchísimos años, del origen combativo… todo eso se está ignorando. Entran por el lado de las batallas y omiten todo lo demás.
  • S: sí, a veces se olvidan del concepto principal del hip hop que es el respeto. Pero bueno, también pasa por la manera en la que se inician. Creo que uno al empezar es más competitivo, y después cuando entra en sintonía y logra entender, ahí ya escucha y respeta mucho más que al principio… pero hay algunos que creo que están “arriba de un pony” y hasta con mucha razón porque hicieron en dos años lo que para otros lleva décadas o directamente no pueden hacer… es bastante complejo.

¿Cómo trasladan los valores de la cultura HH a la vida cotidiana?

  • D: el respeto, sobre todo.
  • S: y también la comunicación, que es el elemento del hip hop en el que más nos desenvolvemos. Siempre intentamos comunicarnos, alejándonos de la agresión, solucionamos todo hablando, compartiendo información, y más que nada respetando el pensamiento del otro. No importa lo que sea, somos todos distintos, y todos pensamos diferente.
  • D: y la unión que tiene la cultura en sí, que te hace sentirte identificado con el otro artista, sea rapero, break dancer, bboy, graffer… nos pasa que tratamos de tener una gran relación con todos los exponentes del rap de nuestro barrio, nos juntamos y cada vez que nos cruzamos en los eventos ranchamos, compartimos una birra, charlamos de nuestros proyectos… hay una hermandad súper linda y eso está buenísimo.

Y ya hablando de ustedes individualmente más que como banda, ¿Cuáles fueron sus primeras inspiraciones y cuáles son sus inspiraciones actuales para la música que hacen?

  • D: las primeras… en Chile empecé a escuchar Tiro De Gracia, que el disco ser humano fue mi Biblia, después empecé con Vico C, me fui un poquito más al material de España y Estados Unidos… y después tuve etapas de reggae, rock nacional, cumbia, tango, jazz, lo que sea, y eso también está bueno porque te va nutriendo y te va formando como artista.
  • S: por mi parte, yo empecé con Vico C y Don Omar, que en ese momento estaba Bandolero… no sé por qué pero al rap yankee siempre lo evité hasta ahora, y también recuerdo escuchar mucho rap español. Me gustaba mucho el léxico de los españoles, acá se rapeaba de otra manera y se me hacía que el rap español era mucho más completo en el dialecto. Acá se repetía mucho, allá no… después, cuando el Sindicato Argentino de Hip Hop sacó los temas con Vico C y Tego Calderón me volaron la peluca… y hoy en día casi no escucho rap, estoy un poquito alejado, a veces siento que recuerdo fracciones de temas o melodías y cuando escribo me puedo llegar a confundir, entonces ahora escucho otros géneros pero más tranqui, por ahí reggae, o un poco de blues, que son más sonoros, no hay mucha letra… a veces pongo una sinfonía… estoy medio careta (risas)
  • D: yo trabajo de productor, tengo un estudio, entonces escucho lo que está en la industria, porque creo que me compete y me sirve para ir avanzando, entonces trato de recibir trap y reggaetón…

A veces quien está muy metido en la cultura rechaza todo lo comercial, lo ven como “lo negro”.

  • D: Tal cual, y ese concepto del under, de que “hay que ser under para ser real” yo no lo comparto mucho, para mí, si seguís haciendo lo que te sale del corazón y tu mensaje sigue siendo genuino, podés firmar con una disquera tranquilamente y tocar en el Luna Park sin ningún problema. Mientras sea real…
  • S: igual el contexto del underground es raro… si uno hace todo a pulmón, siempre va a ser underground no importa el género que hagas, porque vos salís de abajo, la estás peleando, no es fácil, a medida que vas creciendo se te van sumando nuevas responsabilidades, por ejemplo: planeás un show y planteás un precio y te dicen “no, ya no son underground, ¿cómo vas a cobrar eso?” y ya eso me parece medio loco, porque uno invierte tiempo, el tiempo es plata y la plata es tiempo, aparte de horas de estudio, plata para los vídeos…
  • D: muchas veces nos han invitado a shows que no sólo no nos dejaban nada sino que nos representaba un gasto, y ahí frenamos y ponemos en la balanza, entre tomarnos cinco bondis, perder todo un día, una noche, mejor nos quedamos en el estudio y qué se yo, por ahí sale un tema nuevo, y me parece súper válido porque si a vos te gusta una banda y querés que siga haciendo música, cómo pretendés que salga adelante si la música no le está permitiendo dejar su otro trabajo para dedicarse íntegramente a esto, entonces es todo un mar de contradicciones complejo…

¿Cómo ven al rap hispanoamericano? ¿Lo están viendo crecer?

  • S: para mí está en el pico más alto, hay mucho contenido y mucha variedad, en todos los países que tienen artistas de rap encontramos de todo: rap, trap, reggae, dancehall…
  • D: ahora en un disco no encontrás sólo temas de rap, encontrás dos temas de rap, un reggaetón, por ahí un trap, un reggae, uno más chillo ut, algo más hardcore… y eso está buenísimo…
  • S: y al entrar las multinacionales también en el juego a invertir esto se hace mucho más público, más vistoso y al mismo tiempo hace que florezca más todavía, entonces se forma como una masa increíble.

Aparte, la variedad hace que gente con distintos gustos se meta también en el tema y los conozca, en la diversidad está todo…

  • D: absolutamente, antes le mostrabas un disco de hip hop a alguien por más versátil o musical que sea, y si el tipo no era rapero por ahí te escuchaba un par de temas, y ahora podés escuchar un álbum y que te salgan con otros ritmos, entonces se va llevando de otra manera.

Y ya para finalizar, cuéntenme lo que viene para la banda, sus próximos proyectos, nuevas ideas…

  • S: ya tenemos por ahí unos temas nuevos… y el plan es sacar lo nuevo en tres meses como mucho, porque este álbum que sacamos ahora lo trabajamos tanto que estaba juntando polvo, es bastante viejo, tiene como un año y medio o dos ya, pasó por muchos procesos de masterización y mezclas, lo cual nos atrasó un poco pero hizo que el producto final quede mucho más limpio y escuchable.

 

Y así, con la hija de Diego dándole su toque de color a la mesa, y muchas risas en el medio, finalizamos una charla súper amena con una banda de barrio que promete seguir sorprendiéndonos con sus próximos lanzamientos. Además avisamos que muy pronto la reseña del álbum estará disponible. Mientras tanto, invitamos a todos a que conozcan el disco RITMOS ÚNICOS en todas las plataformas digitales.

Escucha “Ritmos Únicos” acá

Por Yamila Balbuena (@yamibalbuena)