Sábado, calor, una noche ideal para escuchar buena música, para deleitarnos con un buen rap. ¿El lugar elegido?  “Lucille” al 5520 de Gorriti, pleno barrio porteño de Palermo. ¿El encargado de llenarnos de lírica? Ali aka Mind, quien directo desde Bogota, Colombia, aterrizó en nuestro país en el medio de su gira por Sudamérica para un brindar un show en Buenos Aires.

La noche prometía ser perfecta ya que junto a este gran Mc colombiano estaba la gente de Kraneando Actividad, encargados de abrir la noche e ir caldeando el ambiente. Uno de los motivos de la buena música la daba la complicidad ya que Ali compartiría el mismo Dj, conocido en la escena nacional por todos o casi todos, Sudaca Beatmaker, quien se encargaría de poner los ritmos a estos artistas.

Sobre el escenario en un show muy intimo de parte de los dos exponentes, quienes se manejaron constantemente cara a cara con el publico, haciéndolos sentir parte de el mismo. Como dijimos los encargados de darle inicio a la velada fueron los pibes de Kraneando Actividad. Bien arriba con todo el power, el señor Atuzapien encendió la fiesta. Con un show tremendo, esta agrupación que viene acompañando a Ali durante su gira y que estuvo por Colombia durante el 2018, puso al publico a tope, haciendo saltar a todos que agitaban sin parar. La gente disfrutaba y ellos también. Luego de un rato de espectáculo y cuando el clímax era el gusto, le dieron paso al invitado de la noche. Javier Ortega, conocido como Asterisco, se dio paso al escenario. Con sus líricas expresas y su rap contestatario de primer nivel, este Mc de Comodoro Rivadavia hizo gritar y agitar al público en tan solo un instante. Así pasaron los pibes del Sur de nuestro país, donde el Hip Hop se vive y se respira como en pocos lugares de nuestra extensa Argentina.

Luego de unos 10 minutos de espera, se corrió el telón y la sola aparacion de Ali hizo explotar Lucille. El público esperaba ansioso y el con su seguidilla de éxito los hizo enloquecer, hasta a quien les escribe. El Mc bogotano dejo todo sobre la tarima y podemos asegurar que todos los presentes quedaron satisfechos por el show, no solo por la música, esa distintiva de Ali, sino por el amor que nos brinda cada vez que pisa nuestro país. Una y otra vez agradeció por el cariño, el respeto que recibe siempre durante tantos años, durante su estadía en Argentina, entre nosotros, que lo recibimos como uno más y lo hacemos sentir como el dice “en mi segunda casa”.

Aquí dejo de lado por un rato lo profesional y escribo desde otro lugar. Para mi fue un show diferente, visto desde otra perspectiva por que es un amigo que conocí en mi  país. Con él anduvimos por todo Buenos Aires  haciendo conocer su música y en donde se gesto una hermosa amistad con mucho respeto de uno hacia el otro. Al fundirnos en un hermoso abrazo sentí que sigue siendo esa persona humilde que conocí hace años y a pesar de la distancia no cambio si no que creció como artista. Charlas, risas caminando por las calles de Palermo en una noche que nos acompaño. Luego del show, hablando con él recordé cuando llegó a la Argentina con su cd junto a su grupo Capital Special “El arte de la calle” grabado en 2005 y con un baúl lleno de ilusiones buscando crecer en nuestro país, trabajando para poder armar su estudio y grabar lo suyo así como a varios artistas nacionales, incluyendo el cd de Núcleo, “Holocausto Verbal” grabado en su estudio “La Realeza Estudio” allá por el 2009. Vaya que ha crecido como Mc a lo largo de estos años pero sin perder la sencillez que lo caracterizo siempre, por lo pronto esperamos tenerlo cuanto antes de nuevo por estos pagos para seguir deleitándonos con su música directamente escrita desde el corazón con mucho sentimiento. 

Así pasó Ali por Buenos Aires, para llenarnos de rap, del buen rap, del de verdad, ese que no vende, ese que enseña. Esperamos que vuelva pronto y que siga conquistando con su música por todos lados. Nosotros nos volvimos a casa repletos de música y emocionados por la noche vivida.

Por Zanto Inka