Imaginen la estereotipada escuela yanqui,con sus casilleros y adolescentes poniéndose al día,creando ese sonido ambiental de las voces intercambiándose,cuando de repente suena el timbre que marca el ingreso a las aulas. Aparece la directora pidiéndole a los alumnos que se apuren después de un proceso atípico en un establecimiento como el que describí: la revisión de las mochilas en busca de armas con un detector de metales.

Bueno, todo eso proviene de Beats, una película que se estrenó este año en la plataforma de Netflix producida por Global Road Enterteiment, basándose en el guión de Miles Orión Feldsott. Este drama fue dirigido por Chris Robinson, un productor de vídeos musicales con bastante reconocimiento por trabajar con artistas como Alicia Keys, A$AP Rocky, Big Pun, entre otros. La musicalización estuvo en manos de Goldspot; una productora de Chicago (80’s) estuvo a cargo de los beats junto con los soundtracks que la caracterizan y otro dato importante es que el film utiliza un género llamado coming- of-age (se encarga de mostrar el crecimiento psicológico del protagonista) basado en el diálogo y las respuestas emocionales, contando la historia mediante flashbacks.

Esta historia trata sobre August Monroe, un chico de 17 años que vive en Chicago y sufre PSTD (síndrome post traumático) causa del asesinato de su hermana que el presenció. Esto le impide salir de la casa incluso para ir a estudiar, es por eso que Romelo Reese, el jefe de seguridad escolar va a buscarlo; para su sorpresa August tiene la habilidad de crear bases y contenido musical desde su pieza. Para asombro del joven, Romelo, era el mánager de un rapero muy famoso y le propone ayudarlo para que su talento pueda sacarlo de ese lugar tan peligroso donde vive…

August es interpretado por Khalil Everage, quien hace su debut junto a Anthony Anderson (Romelo Reese), un actor que está más perfilado a hacer comedia pero que en este caso ocupa un papel más serio y en otro tono. Se lo nota recto, arrugado, haciéndote sentir su nostalgia cuando cuenta los tiempos dorados. La madre de August, interpretada por Uzo Aduba,un rostro conocido de Netflix para los que miramos OITNB: ver a “Crazy Eyes” actuar en un rol totalmente distinto fue igual de bueno. Desde el punto de vista romántico del film aparecen Emayatzy Corinealdi interpretando a Vanessa como la mujer de Romelo y Ashley Jackson siendo la “inspiración” de August quien la observa pasar desde su ventana todos los días.

Los actores en la Red Carpet dieron su opinión respecto del tema más importante del film,la violencia del sur de Chicago. Khalil dijo que el film lo tocó bastante cerca porque perdió amigos en esta zona y es importante porque muestra al mundo una realidad tal como es. Feldsott explicó que no es una película violenta en general, solo hay una escena explícita y el resto son las reverberaciones en los personajes porque un simple acto violento puede cambiar tu vida y la de tu familia de una forma inesperada.

Por último es necesario analizar el enfoque que más nos llama la atención desde Revista Flow: el contenido audiovisual referido al hip-hop. Hay detalles a los que les prestamos atención que pasan desapercibidos pero son muy interesantes. Primero, el instrumento que usa la hermana y hereda el protagonista es una MPC clásica del sonido boombap de los 90 que está compuesta por pads de los siguientes colores: blanco, amarillo, naranja y rojo; algo que no nos parece casual ya que son los mismos colores de la T-Roland 808, una maquina creada en los 80 que hoy sigue vigente porque caracteriza el sonido del género más escuchado de esta época, el trap.

La escena más relevante ya que en ella se encuentran muchos simbolismos y que busca dejar el mensaje de unión entre géneros se da en una tienda de instrumentos musicales donde se pueden ver: máquinas utilizadas en los 80 (una de ellas es una Oberheim DX), una Roland 909 (de ella surge el sonido característico del house), un tocadiscos 1200 technics que sirve para scratchear bases, una mpc 3000, el Roland Juno 6… entre otros. En resumen muchos equipos relacionados con sonidos característicos de géneros distintos. En esta parte Romelo le pide a August experimentar con diferentes máquinas: Primero un controlador para PC que era lo que el utilizaba regularmente, después la TR808 y por último improvisa en una batería haciendo una secuencia de lo digital, electrónico y acústico, tratando de armonizar entre ellos. Lo que destacamos fue que si bien los artistas pueden disciplinarse a un género o instrumento, no está mal el poder fusionar o querer reinventar su forma musical de un modo libre para utilizar todo tipo de herramientas, ya que se fueron acumulando con el paso de la tecnología y están al alcance de ellos.

Desde Revista Flow te recomendamos ver esta peli. Las razones son varias pero la principal es que su contenido te va a gustar y es un film pasajero para comer unos buenos pochoclos disfrutando un poco de cine y un poco de Hip Hop. No lo dudes más y cuando tengas un rato, pone Beats en Netflix.

Por Belinda Gonzalez (@belind4.gonxale)