Freestyle por aquí, freestyle por allá y ¿el Hip Hop dónde está? Insultos, bajos acotes y un público que aplaude cualquier estupidez generaron un cóctel de ignorancia peligroso y, lamentablemente, contagioso. Eso manda hoy por hoy y es lo que llega a las primeras planas nacionales. ¿Los que hacen música? bien gracias…

Hace algunos años la disciplina que exige un léxico variado, un ingenio prudente y una violencia mesurada para desestabilizar al rival, se transformo en un circo romano, donde los protagonistas sacan de las mangas las bajezas más impensadas con tal de recibir el “ohhhh” de la audiencia. “Negro de mierda”, “hijo de puta”, entre otros, son los “acotes” más utilizados y por el cual el nivel ha bajado mucho. ¿En serio usas negro de mierda en una cultura que nació de la comunidad afroamericana? Irónico y revelador acerca de como los pibes no cazan una de cultura y solo tocan de oído sobre lo que es realmente el Hip Hop. ¿Son los culpables? No y sí. No son culpables de ser atrapados por una moda que volvió locos a todos (El Quinto Escalón llegó a albergar a más de 3.000 personas en una plaza) y sí porque está en cada uno saber diferenciar que está bien y que esta mal.

Lamentablemente, muchos artistas que se dedican al freestyle y hacen sus discos, priorizan las batallas por una cuestión económica. Hoy la plata está en las competencias, sobre todo, en las más reconocidas y dejan de lado sus producciones porque realmente, en nuestro país, salvo el trap comercial, no pega, no garpa y no les da de comer. Así lo describe Klan por ejemplo, en un comentario en YouTube en la publicación de su último trabajo “Santo” “… este año 2018 para mi fue mucho mas primordial estar con la cabeza puesta en mi casa no estuve tan activo como suelo estar año tras año Si no mas bien grabando cuando se podía y trabajando en batallas a full por que lamentablemente ganamos mas plata midiéndonos en encuentros competitivos que haciendo música (por ahora) y yo tengo que mantener a mi gente…” Así, Klan, describe una realidad que no todos ven pero que ha relegado al rap por sobre las batallas y más aun muy por debajo del trap.

Lo que está sucediendo con los jóvenes y la cultura es lo más parecido a una bola de nieve. En un principio todo era color de rosas, el free, impulso a muchos jóvenes hacia el Hip Hop y visibilizó al movimiento urbano, alejándolo un poco del underground, permitiendo que muchos puedan lanzar sus carreras, motivando a las marcas y generando eventos donde la expansión se hacia notar. Pero, esa explosión se encontró con una generación de poco interés por la información y donde todo es efímero. En un abrir y cerrar de ojos, la cultura se lleno de gente que no sabía nada y creía saber, lo cual empeora la situación. La bola de nieve se volvió imparable y hoy en día, en las compes se ve el resultado. Poco ingenio, mucho insulto y un público totalmente desinformado acerca de lo que realmente es la doble H.

Todo en esta vida tiene sus pros y sus contras, el free, también. Actualmente, en mi caso, veo más contras que pros y por más que muchos digan que en algún momento esa moda fervorosa se ira apagando, me disgusta mucho, el desinterés por la cultura, por los valores y ese afán por informar no habiéndose informado previamente. En una entrevista el AesUno nos dijo “para poder enseñar, primero tengo que saber” y eso justamente es lo que no está pasando. Por ende, en mi opinión, la explosión de las batallas y de todo ese circo de billetes ha contaminado el Hip Hop verdadero y también creo que la misión de todos los que nos sentimos parte es hacerlo saber, tomar las riendas e intentar revertir una situación que a priori perjudica.

Por Kevin Dirienso Poter (@kevindpoter)