Pusieron a Staten Island en el mapa, ahora el mapa les devuelve el favor. El pasado 20 de diciembre de 2018 el ayuntamiento de Nueva York homenajeó a la mítica banda Wu-tang Clan con un distrito dentro Staten Island. La ciudad que siempre fue nombrada en los temas del grupo como “Shaolin” ahora se llamará formalmente Distrito Wu-Tang Clan reconociendo la influencia y las contribuciones de la banda. El pasado sábado 4 de mayo, en el barrio de Park Hill, los funcionarios locales levantaron oficialmente el velo que cubría el letrero en una celebración que contó con la presencia de Ghostface Killah y Raekwon.

También en diciembre, en la misma sesión del parlamento fue aceptado el nombramiento de la calle Christopher Wallace Way en Brooklyn en honor a Biggie Smalls luego de una petición hecha por su hija en 2016. Todo esto pertenece a un plan de reconocimiento de la influencia histórica del hip hop en su propia cuna, que empezó con el nombramiento del Boulevard Hip Hop en 2017 sobre la famosa Sedgwick Avenue, donde una fiesta de DJ Kool Herc dio a luz a la cultura allá por 1973. En la lista de solicitudes aparecen también Tupac Shakur Place, Beastie Boys Square, Malik Phife Dawg Taylor Way y The Roots Road.

Dejando de lado el hecho de que probablemente sea un gesto de dudosa simpatía política siempre es una buena noticia que se reconozca a los artistas como héroes culturales, que merecen estar presentes en la memoria y que se ganaron su espacio en las calles. Mas si es colándose dentro de tantos nombres propios que, salvo contadas excepciones, realmente no representan a la gente. Nuestro país, por ejemplo, está nombrado en un gran porcentaje de santos, militares y políticos. ¿Qué dice esto de nosotros? ¿Qué dice eso de nuestra cultura?

Por ultimo, volviendo al grupo de la W, el pasado 28 de enero en el festival de Sundance se presentó una serie documental de 4 partes que habla sobre su historia, su ascenso y su permanencia el lo más alto del rap mundial. La serie en cuestión se llama “Wu-Tang Clan: Of Mics and Men” y fue dirigida por el cineasta Sacha Jenkins, quien tiene otros reconocidos trabajos sobre la cultura como Fresh Dressed, Rapture y Burn Motherfucker, Burn!. Los primeros dos ya están disponibles en Netflix y el del grupo de Staten Island se sumará a la lista del servicio de streaming pero todavía no tiene fecha de estreno.

Por Santiago Samezo (@samezoooo)