“…Voy a salir a matar, clavar el duro metal de modo tal que ya no puedan ignorar mi puñal…” reza el Auelo luego del tema introducción de “Día 4”, nueva placa de los Militantes del Clímax. Ya en su segundo tema con su frase remarca salir con todo y a por todo. Es que la espera fue difícil, ardua, con mucho material de por medio pero, definitivamente, valió la pena. El pasado 19/10 fue el día elegido para saciar la sed de todos aquellos que esperaban ansiosos este álbum, sin lugar a dudas, uno de los más esperados del año por el publico amante del 4º arte.

Desde aquel lejano 2014 donde editaron “Climax” su álbum debut, al día de hoy han pasado muchas cosas, diversos escenarios, muchos shows y un crecimiento notable, que ha sido capitalizado de la mejor manera por los Militantes a través del tiempo y créanme que en Día 4 todo eso se nota. Con una tarea impresionante de Jonathan Vainberg, “el Buda”, en la parte de ingeniería que los hace sonar de 20 puntos, este disco comienza con esa intro conocida por muchos ya que la han utilizado en varios shows. 

Cybernauta” (así se llama la intro) le da paso al segundo track, “El Origen del Gen“, primer “corte de difusión” de Día 4, donde con un ritmo conocido y levemente modificado, el Auelo entrelaza las rimas, con una catarata impresionante de metáforas y palabras que te llevan de un lado a otro. “Es un tema de amor aunque suene oscuro” dice Benjamín. Al termino del mencionado track, llega la hora del funky bailable con “Goodbless” un tema excelente donde el cuerpo se mueve por más resistencia que puedas tener. Las comparaciones no siempre están bien, pero en este caso si hay que comparar, “Goodblees” sería el “Canapé” de Día 4.

Con “Franky” llega ese power distintivo que tiene esta banda, ese coro pesado y pegadizo que te hace elevar la mano y saltar una y otra vez. Una canción que hemos escuchado en alguna que otra presentación a modo de despedida y que sirve para dejarte allá arriba. Un tema cargado de verdades y de ironías “…el vinilo es más que plástico” afirma el Auelo, sacando a relucir su apodo y su don de viejo sabio. Pegadito llega otro track que la militancia, conoce, corea y agita, “El Huevo“, con un ritmo a modo de anestesia, este tema, relaja al anterior y ambos se complementan para conformar un antítesis rítmico impresionante que te hace subir y bajar envuelto en rimas y con un ritmo del carajo. Un sedante rítmico para darle rienda suelta a la …

Sin lugar a dudas con este álbum, los clímax, logran esparcir las dudas, luego de 4 años con algunos temas sueltos pero sin un disco de formato original. Para cerrar la primera mitad de la placa, llega “El Juez“, donde el interventor, Frank Bersi, toma la palabra y con un breve monologo hace el interludio para continuar con Día 4. Y para seguir llega “Skymood” otro instrumental al son de Simon Groover y su talento para el groove, con un punteo furioso de Magamo en la viola, el power de Tony Sanchez en la batería y la entrada a tono de los vientos junto con el notable scratch de Dj Pharuk que le prende fuego a las consolas. Un track distinto, ni bailable ni aburrido que funciona perfectamente para desembarcar en, para mí, la mejor parte del álbum.

Más dame de eso necesito más…” el mensaje de “Diputado” track que le sigue a “Skymood“, tiene lo que se siente al escucharlo. Canción por demás pegadiza, cruda y con esas rimas cargadas de un contenido notorio del Auelo, a quien en Día 4 se lo nota fresco y renovado, te llevan a querer prender fuego el Congreso y colgar de donde sea a todos los políticos. Un sintetizador violento, un groove tremendo que hace temblar la tierra y un estribillo insistente, hacen de “Diputado” una de las mejores canciones del álbum. Para bajarte de donde te pusieron, los Militantes del Climax, le dan paso a la hija de la mucama, quien en “La Patrona” vuelve a despilfarrar verdades ocultas en ironías hacia la burguesía y a ese falso poder, que oculto en sus pantallas, humilla y descarna a los más débiles.

Con “La Patrona” te introducen en ese mundo asqueroso que desnudan y del cual te hacen escapar y con “Termidator” te dan una clase sobre de que va todo esto, “quien quiere ser feliz en este gris mundo de esclavos” pregunta el Auelo y con ese track te sumergen en la mejor parte de Día 4. Otro tema crudo, oscuro, con un ritmo potente y lleno de melodías que acompañan perfectamente la temática y el quid de la cuestión. Al fin de “Termidator” llega, en mi opinión, el mejor tema del disco, “Renacentista“, donde este Mc. saca a relucir toda su capacidad lírica. Una joya de canción que a modo de poesía acompañada por una guitarra al mejor estilo payada, una batería inmejorable y unos sintetizadores modo Sambara que te hacen abrir los tímpanos de principio a fin. “Mi cuerpo es una sombra, una errante sombra, que puede cambiar de forma en siniestras formas. Las palabras de este mundo, ninguna me nombra, en mis ojos solo hay sangre y sed de gloria” relata el Auelo.

Con “Renacentista” se va despidiendo Día 4 y a diferencia de lo que se supone, la despedida queda a cargo de dos temas instrumentales bien chilling. Al mejor estilo “Cama Adentro” llega “Carburé” que parece querer bajar toda esa podredumbre vomitada en los temas anteriores. El disco culmina con “Perdón y Gracias” otro tema instrumental, con un título ingenioso (costumbre) que te transporta a cerrar los ojos y volar para despedirte de ese lugar al que te llevaron. Un tema donde uno se imagina los créditos de una peli con ese fondo negro lleno de letras y ese hit hat de fondo, con el bajo en su máxima expresión y un sintetizador bien utilizado, con por supuesto, la guitarra y su punteo característico. Un cierre distinto pero grandioso para un gran álbum.

Así se despide Día 4. Casi 37 minutos de pura música, de pura fusión, de rimas, de sonidos, de todo eso que Militantes del Climax puede dar clase. Sin dudas que ese punto de mayor intensidad o fuerza creciente se logra y esta a las claras. Un gran trabajo que hace que cada segundo de espera haya valido la pena. Dale play a este disco y volá un rato hacia ese lugar desconocido pero necesario por todos con pasaje directo a la buena música.

Escuchá Día 4 acá:

 

Por Kevin Dirienso Poter.