Terminando el año pasado, luego de una presentación en Lomas, el reconocido grupo La Coneccion Real volvió a las tablas para un evento en Palermo Club. El grupo de seis ahora formaba con línea de siete por su última incorporación: DJ Pela aka MPDhela, beatmaker que se hizo cargo de los pads. Normalmente, el trabajo de un productor es hablar mediante ritmos, melodías y armonías que sirvan para potenciar a la voz, que suele ser la protagonista. Pero este no sería el único caso si hablamos del Pela…

Ese día, no había programada ninguna otra banda además de la conecta. Cuando se subieron al escenario Destroy y Mpdhela pareció que iba a empezar el show de la banda. Pero no. Luego de una sesión de scratches del colombiano, su compañero se hizo dueño del micrófono y tiro los primeras rimas de la noche. Poco sabíamos de su faceta rapera, más allá de un par de videoclips, pero no importó mucho si sabíamos o no la letra, claramente no estábamos preparados, pero eso no impidió que el mensaje llegase. Esto, se debió más que nada al estilo y significado de los versos, que provocaron el agite del lugar en cada punchline. Y no es algo menor, el rap es un género que se apoya demasiado en las palabras, y en varias ocasiones, el sonido en vivo hace que se pierda la inteligibilidad de la voz. Por eso, es un gran reto, por ejemplo, ser telonero, o subirse a un micro abierto, y hasta puede llegar a ser incluso muy frustrante, a menos que tengas con qué. 

Por todo esto, cuando tres días después, nos enteramos, por una publicación en Instagram, que el Pela había sacado su primer disco hecho con sus letras, con sus beats y con su voz, no dudamos en prestarle la oreja. Este álbum está compuesto por 13 tracks y en total dura unos 47 minutos, 12 de los 13 beats están hechos por el mismo MPDhela excepto el quinto que está producido por DLS. Cuenta además, con la colaboración de Núcleo, Nahue MC y JuaniMNDCLik en el tema “A contra reloj” y con la de Big Deiv en “Siendo uno mismo”. La grabación, la mezcla y el mastering, estuvieron a cargo del mismo Núcleo en El Triangulo Estudio. Más de tres años tardó en cocinarse este trabajo, por ser interrumpido por varios proyectos en el medio, pero definitivamente, la espera, valió la pena.

En primer lugar, nos encontramos con el arte de tapa hecho por MQ producciones. Se trata de un collage, que bien podría ser una metáfora de sampleo si se quiere, tiene en el medio al rapero con sus pads Akai y sus auriculares sentado sobre un ampli, a su alrededor se encuentran un par de guitarras, un par de teclados y a su espalda hay unas cuantas plantas de marihuana. Como no podía ser de otra manera, en una de las esquinas, se encuentra el logo de -ADVERTENCIA, CONTENIDO EXPLÍCITO.-

Prestándole atención al sonido, nos encontramos producciones que huelen a pads, muchos samples y muchos chops, especialmente de pianos y guitarras, aunque también me pareció escuchar un saxo, y hasta incluso algún acordeón ahí escondido. En cuanto a las baterías predomina el boom bap clásico, y los bajos, suenan nítidos y limpios, parecería entonces que están hechos con algún instrumento virtual tocado por un teclado MIDI. En resumen, se trata de un sonido con esencia, que también parece haber una cierta “fórmula” definida, una receta, un sonido propio que representa. Además de eso, a modo de curiosidad, un tema en específico llamó mi atención: “Instrumento de libertad”. Se trata de un tema chill que está planteado rítmicamente con el tempo del trap, con sus típicos tresillos y su típico flow en ¾, pero, que mantiene la misma esencia que se encuentra en todo el disco: samples, bajo y batas de boom bap. Es realmente una propuesta interesante e innovadora, mezclar estilos de una forma negociada, es, sin duda, un intento de unir culturas que aparentan ser distintas, pero que tienen la misma raíz: la música.

Ya teniendo una noción de lo que podemos esperar, nos metemos en el costado simbólico de este proyecto. Primero que nada, se nota que no hay una intención de convencer al oyente, no se transmite con enojo ni con bronca, y es por eso, que invita a escucharlo, se puede estar de acuerdo o no con los valores que representa, pero del modo que está dicho permite poner los temas sobre la mesa.

El disco esta hecho del barrio para el barrio, hace mucho hincapié en rapear con hermanos, en el aprendizaje de la calle y en estar atento a sus detalles. La música, en este contexto, es un instrumento que transmite conocimiento para empoderar a la familia. Esto esta muy presente en el tema “Información de Autoayuda”, una canción anti sistema, anti políticos, anti capitalismo, un tema que te dice que el dinero “es solo un papel”, y que tenes que buscar tu causa para poder ser libre, pero por sobretodo, es tu información la que te dará la fuerza. No solo eso, ademas, el pela asegura que  la fuerza está en el trabajo duro, el hip hop exige mucho tiempo y hay que tomárselo en serio, él dice: “mi secreto es el desvelo”. También, obviamente, hay que darse lugar para relajarse, para meditar y para poner los pensamientos en orden, y eso es importante en el track “Arte del Autocultivo”, que pide por la libertad de esa “medicina que sembramos”. Sobra decir que es necesario este relajo, porque sin él, no nos permitiríamos mostrarnos vulnerables, seguro que es importante la dedicación, el esfuerzo y la lucha , pero todos tenemos nuestros sufrimientos, vivencias y mambos, y esta bueno ser consecuentes con ellos, aceptarlos es parte de ser real, tal y como lo hacen con el Deiv cuando dicen “no tengo que aparentar” en la colaboración de “Siendo uno mismo”. Por ultimo, si hablamos de vulnerabilidad, tenemos  que hablar de amor, y “Cooky love” es la canción que nos lo trae, cuando desde cierta soledad MPDhela recita unos versos delicadamente elegidos, porque con ellos, busca convencer a su enamorada, diciéndole que se olvide del pasado, que él va a cuidarla en el presente y que va a estar ahí en el pasado.

Analizar este disco ha sido una gran experiencia, no solo por su contenido, sino porque es todo un reto dentro del arte incursionar en sus distintas ramas, por más que ya se seas bueno o te dediques a una. En esta era, hacer música independiente requiere de llevarse muy bien con el multitasking, desde escribir hasta editar vídeos, pasando por el sonido profesional y el sonido en vivo, hay que hacer lo qué hay que hacer. El premio de esto es entender el arte como algo integral, algo que está en todos lados, en distintas disciplinas y en distintos dialectos, pero en el mismo lenguaje. Es esta, la visión que celebramos en esta nota con Cooky High

Por último, queda comentar que este va a ser el primero pero no el último trabajo de MPDhela, en charla con Revista Flow, el rapero oriundo de Fuerte Apache nos contó que esta experiencia le dio el empujón de preparar su segundo laburo: Underground Monoblock se va a dedicar a contar la realidad del barrio de Ciudadela, crudo, sin censura y bien boombap como se debe. Anota, 28 de marzo en el Teatro Lomas.

Escucha Cooky High acá

Por Santiago Sammartino aka. Samezo (@samezoooo)