Sábado en el barrio de Palermo, una noche helada de 10 grados promedio a las 11 de la noche. Las calles se encontraban levemente iluminadas y las ansias de tener una noche a puro rap eran inigualables, doblando en la esquina de la calle Guatemala, se encontraba el bar “El Quetzal” iluminado por fuera con bastante gente reuniéndose para la esperada velada. En la puerta un afiche enorme que atestiguaba los antecedentes musicales que tuvieron lugar en el mencionado recinto y al final el mismo detallaba: “29 de junio show de hip hop “Souls – Flows & Crates”.

Revista Flow da el presente a primera hora, cruzando la puerta, a primera vista estaba Urbanse del lado izquierdo y el señor que recibía las entradas en la barra, vale destacar a los artistas que mantienen esa esencia real desde el primer momento sin esconderse y recibiendo al underground. Para ir esperando el comienzo del espectáculo, podíamos entrar en calor con unos tragos calentando el cuerpo. A simple vista, podíamos darnos cuenta que el lugar estaba lleno de gente, a la derecha se encontraba la puerta donde el hip hop iba a decir presente en la comuna 14.

Luego de esperar un rato, Dj Destroy,  empezó a poner sus vinilos en marcha para prender un poco el ambiente que se encontraba casi apagado. El lugar era amplio con un piso de madera que rechinaba ante cada pisada. Después de una hora de trabajo del dj cambiando los vinilos, haciendo scratchs, pasando las pistas y haciendo que la gente lo ovacione y baile, da lugar a la entrada del otro Dj Wax & Smoke y este a su vez al invitado especial que vino desde las tierras caribeñas de Colombia Keenwan, quien se apodero del escenario rapeando uno de sus temas. Luego de escucharlo y al  notar como el espacio iba quedando cada vez más pequeño por la gente que iba cayendo al lugar, este MC se apoderó de la pista y del micrófono rapeando a ¾ y llevándose todo el agite, manos arriba y gritos de la gente.

Pasa un tiempo mas y los Djs empiezan de nuevo a levantar el ambiente, pero esta vez combinados dejando boquiabiertos a varios, es dable destacar que este show es analógico y el trabajo de Destroy y Wax & Smoke era muy notable, hubo problemas de audio y en los vinilos, es algo muy común en este tipo de situaciones, mas no fue impedimento para seguir rompiéndola con toda y hacernos vivir un poquito de lo que se vivió en los 90’. El ambiente se tornaba un tanto denso por el humo y el rico olor que se podía sentir, Urbanse y Rei All’a dan un paso al frente y agradecen a toda la gente por haber concurrido a su show, y más agitándola por la people oriunda de zona sur, quienes habían venido de tan lejos para poder escucharlos, desde el primer momento se podían sentir las buenas vibras y el amor al hip hop que emanaba el ambiente agitando cada barra de los pibes.

¿Puede haber tanta prolijidad en un show como lo hubo en este? No lo sé, desde mi lugar pude vivir un espectáculo ultra prolijo, donde los djs se esmeraron demasiado, donde los chicos no se trabaron en ninguna barra, donde todo el tiempo era mano arriba para apoyar a estos artistas, quedo demostrado también que la edad no es un impedimento para escribir buenas barras con sentido, con pasión y demostrando que lo estas viviendo, eso fue lo que nos dejó Rei all’a.

Urbanse, como ya mencione antes, nos dejo la prolijidad al rapear. Esta bestia es increíble, todo el tiempo acercándose a Destroy para combinar ese beat con ese flow oscuro y de la calle que tiene José Guevara, poniendo la marca de la Coneccion Real presente una vez mas en el barrio de Palermo. Para cerrar la noche, los artistas invitaron a un grupo de personas a tirar unos cyphers en el escenario, fue un mixto y estuvo muy bueno, sin mas preámbulos, recomendamos que si nunca tuvieron la oportunidad de hacerse presente en un show con artistas de este calibre, se animen a dar el si para vivir esta experiencia que siempre es única en cada lugar donde esta el rap que es real.

Por Franco Salgado (@fraan_salgado)