El pasado 8 de noviembre fue publicado en el canal del mítico Triángulo Estudio el último trabajo de Marcos Miranda, mejor conocido como Nucleo Aka TintaSucia. El rapero y productor miembro de la Conección Real en la actualidad es uno de los exponentes más puritanos del BoomBap argentino, manteniendo en lo alto este estilo musical e incluso de vida y demostrando no solo que sigue vivo, sino que nunca murió.

El disco entero dura en total unos 32 minutos, consta de 10 tracks, compuesto por un interludio y 9 temas, de los cuales cuatro ya tienen videoclips propios: “Viaje al Desierto” fue el primero en salir, hace ya siete meses junto con el anuncio del disco, a este le siguió “Classic Shit” hace medio año, “Yeite” hace cinco meses y “Desgraciado con suertehace apenas tres. Con todos estos adelantos “Viaje al desierto” se hizo esperar pero fue una espera mas placentera hasta que llego y cumplió con creces las expectativas generadas. El álbum está enteramente grabado en El Triángulo, con las instrumentales a cargo de Gabriel García (MPDHELA) y los scratches de Sebastián Muñoz (DJ BALADI), el rapero pudo enfocarse en la escritura y la técnica del rapeo del mismo.

Paso uno, antes de empezar un disco de media hora lo primero es aclarar la humildad con la que se viene a hablar, lo segundo es hacer honor al sacrificio contando el compromiso que lleva, y la última de las declaraciones del primer tema son los scratches de Baladi, para ubicarnos en un espacio sonoro-cultural, del que se viene, se es parte y se representa. Luego de estas declaraciones de contexto, calcula este redactor, que el publico ya se habrá filtrado entre los que lo sienten como el rapero oriundo de Almafuerte y los que no.

Resumiendo en grandes rasgos este trabajo hecho al detalle lo que uno encuentra se llama Boom Bap, pero el Boom Bap no viene solo, es un concepto abarcativo, estos “disparos de poesía”, como se refiere Marcos, vienen con impotencia, crudos, sucios, enérgicos, conscientes y siempre en favor de la cultura. Quizá a veces con enojo, sí, pero tampoco faltan las partes donde se deja notar también la tristeza y el amor que hay tras bambalinas, son esos sentimientos frágiles que exigen, que demandan, una postura firme. Y, con la suerte de cuidar el séquito, esta postura firme se proclama explícitamente en contra de la moda, de la policía, de la falsedad, del caretaje y del capitalismo.

El himno de la cuestión es, sin dudas, en mi opinión, “Classic Shit”. Una bata bien vaga, incluso sin hi-hats, lleva los golpes como si funcionasen de metrónomo, marcando un pulso lento que se ubica en el fondo. Sobre un colchón de armonías se encuentra, bien en el frente, la voz, que no pelea su protagonismo con ningún otro instrumento, y por eso esta tan llena para hablar, además de que también hace que toda la rítmica de la canción pase por sus palabras. Con estas jerarquías, sumado a que el rapeo suena espeso y lento, la sensación lograda es de qué Núcleo profesa con calma desde una cima. No quiero que el lector piense, aunque parezca, que este párrafo se trata de una chupada de media, o una poesía exagerada, estos paisajes sonoros son el producto de estudios profesionales y de conceptos definidos, lo cual nos deja un doble mensaje: no sólo todo lo que nos entrega la canción sino también el nivel técnico que se maneja en los estudios caseros de Argentina.

Y el resto del disco continúa así, bombeando lo que tiene en las venas y tiene en las venas llenas de lo que bombea. También se digna a ganarle en su propio juego a los rimadores que ostentan ser fugaces en ¾ cantando retruco al sumarle coherencia. En la mitad del disco está el interludio, donde el rapero cubano, Amaury El Loco, le tira un shoutout al TintaSucia, quien sigue repartiendo lo suyo cada vez más sucio y sentencia la máxima de que la actitud de la clave. Llegando al final del desierto, se encuentra su fin en el oasis, donde parece estar la salvación, y esta es, la música, el agua para saciar la sed y un par de confesiones con cánticos agudos desahogan al poeta, “acá me tenes otra vez” le dice, como adicto que recae, pero un adicto al Boom Bap. Lo único que resta ya es despedirse del desierto para avanzar, ¿avanzar hacia donde?, bueno, según el Nucleo: “Aunque el presente está jodido, lo vamos a seguir jodiendo con el contenido”.

Escucha Viaje al Desierto ACÁ

Por Santiago Sammartino aka Samezo

@samezo.docx