Como les habíamos anticipado desde Revista Flow, el pasado 18 de octubre en Circe Fábrica de Arte, el platense y referente del buen rap argentino, Orion XL, fue protagonista de una noche de puro Hip Hop, lleno de lírica y protesta a sala llena. Acompañándolo estuvieron raperos de Ecuador, Venezuela y algunos locales, además de DJ Lion en las consolas. 

Para cuando arribamos al evento, a eso de las 00:00hs, el lugar ya estaba casi completo, aunque termino de llenarse una vez iniciados los shows. Para ese momento la gente, ansiosa, estaba separada en dos grupos: por un lado los que desde el hall de espera aguardaban a que abrieran las puertas de la sala principal, y por otro los que hacíamos lo mismo pero fumando un pucho en la entrada. 

Luego de media hora se abrieron las puertas y DJ Lion subió al escenario para soltar algunos temas y así ir entrando en calor. Seguido a él, Salvador Bonetto, encargado de presentar a los artistas, se hizo presente en la tarima y con una breve introducción paso a llamar al primero de ellos.

El encargado de abrir la noche fue Fedene, con su “música para andar en skate”, como él mismo la llamó durante el show. Con un alto contenido de bases lo-fi y letras con vocabulario explícito, el mc oriundo de General Pacheco se llevó la ovación de todos los presentes, entre ellos algunos parientes y amigos que lo observaban y disfrutaban con él desde la primera fila. El sonido del lugar era tan retumbante que cada aplauso se escuchaba el doble, esto sin dudas contribuyó a que se generará un ambiente mucho más cálido.

El siguiente en la lista fue Tzulu Taripay, uno de los platos fuertes de la noche. Para entender la fuerza del show que dio el ecuatoriano es necesario entender un poco el contexto socio político de su país, el cual atraviesa una crisis en manos del Fondo Monetario Internacional, la cual había llevado a enfrentamientos en las calles hacía menos de 48 horas. Acompañado de las talentosas chicas de Dinamika Duo, quienes cantaban los coros y los estribillos, Tzulu entró al escenario directamente prendido fuego. Desde que Lion soltó la primera de sus pistas muchos de los presentes que seguían sentados en mesas redondas se pararon y se arrimaron al escenario, muchos no lo conocían, pero cuando un artista tiene presencia el público sabe reconocerlo. Con letras concisas, llenas de críticas sociales y con una gran capacidad para hablarle directamente a espectadores que procesaban su mensaje con atención. Todo esto, combinado con un flow rico en variación generó un clima de agite total en un show de no más de 30 minutos de duración. El mc finalizó la última de sus canciones al grito de “fuck fmi”, en referencia a lo ocurrido en su país, generando la euforia en muchos de los presentes.

Para este momento la fecha organizada por Fusa Producciones, a quien le agradecemos por el buen trato durante la misma, ya estaba completamente en climax. El host se subía cuando finalizaba un show, hablaba no más de 3 minutos y seguía el siguiente, formato carnicería, como dirían algunos fanáticos del boxeo.

Los siguientes dos shows fueron cortos pero igual de buenos, uno a cargo del venezolano Danest y otro de Vituflow. Ambos fueron tan bien recibidos como despedidos durante sus respectivas presentaciones. El primero se subió con cierta timidez, pero luego de las primeras dos canciones comenzó a soltarse y a mostrar toda su capacidad. El segundo, Vitu, entró lleno de carisma, por momentos hasta riéndose de la situación, pero por supuesto sin faltar el respeto. Entre el público estaban algunos de sus conocidos, quienes no se cansaron de elogiarlo durante toda su presentación.

Luego de un receso de unos minutos, durante el cual hubo una breve exposición de baile, el inigualable Orion Xtra Lírico apareció en escena. Esto fue alrededor de las 2:30 am. Lo primero que pidió cuando tomó el micrófono fue que todos se arrimaran un poco al escenario. Desde ese momento todos empezaron a saltar, los pocos que seguían sentados se levantaron de su silla, ya sea por decisión propia o porque el resto de los que estaban ahí los convencían de hacerlo. Mientras tanto, los fotógrafos se apretujaban, intentando trabajar de la mejor manera posible.

Con la postura que caracteriza a alguien que es referente de la cultura hace más de 10 años, Orion, supo adueñarse de Circe. Desde un principio se sintió el amor recíproco entre él y quienes habían ido a verlo. Luego de algunos temas, llegó la gran sorpresa de la noche, el platense le dejó su lugar a otro gran exponente de la cultura, Under MC., quien entró fresco, cantó dos temas y se fue, durante ese tiempo hizo cabecear a todos.

Finalmente Orion volvió a escena para cerrar su participación, algunos cuerpo ebrios ya tambaleaban, coreaban los temas, los que se sabían, porque como buen anfitrión, el rapero de nombre Santiago mostró algunas letras inéditas que todavía no salieron a la cancha. 

Para cuando el show estaba llegando a su fin surgió un momento un tanto incómodo, se encendieron las luces del lugar, el show continuó un rato de ese modo y cuando el artista dijo que quedaba la última canción, por algún motivo (creemos que por falta de tiempo), no la cantó. De todos modos lejos de generar descontento, todos se retiraron con tranquilidad, solo algunos recriminaba haberse quedado “manijas”. Imposible no quedarse con ganas de más cuando el chino Orion esta en escena. Un artista muy completo que no para de desparramar rap donde quiera que vaya. 

Por Lautaro Yanes (@yanes.lautaro)

Agradecemos mucho a Fusa Producciones por la invitación, el buen trato y por la gestión de esta gran noche de arte.

Desde ya pedimos disculpas por las fotografías, por problemas técnicos nos hemos quedado sin el material visual.