¿Quien no tuvo un domingo de resaca? De esos que te levantas a las 3 o 4 de la tarde, tu familia ya almorzó sin vos, te duele el estómago, te duele la cabeza y le rezas al Alikal para que te salve. Quizás con ganas de vomitar para sentirte mejor, si no es que lo hiciste antes. Te culpas por haber desaprovechado totalmente la mañana ya que dentro de tres horas el dia va a estar oscuro de vuelta. Y empezás a pensar.. ¿Por qué salí? ¿Qué buscaba? ¿Por qué me hago esto?, etc, etc. y así hasta llegar a preguntas que se transforman en dudas, críticas, reflexiones y sobre todo también, desembocan en la desilusión de pensar que todo no es como debería ser. El disco que venimos a recomendar hoy es uno de esos viajes de domingo de resaca, estamos hablando de Fondo, de Lucas Spinelli aka Stepario o L. Stepa.

El álbum fue publicado el pasado 20 de junio en el canal de Youtube de Tres Rombos Tres, Fondo es un viaje de poco menos de 40 minutos que consta de 12 tracks, está producido en su totalidad por Milton quien además colabora en 2 temas, aparte de él, el disco, cuenta también con colaboraciones de Sheiko, Oriental y Taillo. Fue grabado, mezclado y masterizado completamente por Milton en Tres Rombos Studio excepto por el track From Tal que fue masterizado por Mateo Stilman

De la portada se encargó la hermana del rapero, Florencia Spinelli. Es una portada interesante, tiene una tez grisácea muy fuerte, en el centro tiene una cara partida a la mitad entre lobo y una cabra, y al contrario de lo que uno podría pensar, la cabra parece ser la mala de la película. Debajo de esta se encuentra un terreno de árboles secos y arbustos, típicos de estepa. En el medio de este paisaje está la figura de un hombre que parece mirar al cielo apreciando la grandeza de lo que tiene arriba, y en consecuencia, sintiendo su pequeñez. Por último, un detalle, de fondo hay un bosque de pinos dado vuelta, también gris. ¿Que podemos presumir con esto? Primero que nada ahora entendemos mejor el seudónimo de Lucas, que se identifica con un terreno seco y grande, de vegetación escasa aunque también de fondo haya un bosque frondoso haciendo un guiño. Hay mucha presencia de la naturaleza también si sumamos al lobo y a la cabra, que además de representar la dualidad nos dan a pensar en el bien del mal y en el mal del bien, porque como dije, la cabra parece ser diabólica al lado de un lobo que bien podría ser un perro manso. El gris general podría ser una postura dentro de esta dualidad blanca y negra así como también un estado de ánimo falto de color.

Metiéndonos en lo referido al sonido nos encontramos con baterías de estilo boombap salvo algún tema en el que se use un break, los bombos están muy presentes en general pero aún así la bata no busca llamar tanto la atención sino servir más que nada para marcar el pulso. La armonía está hecha con chops largos que van acompañados de melodías sin protagonismo. El sampleo se adapta perfectamente a los versos del liricista que cada 4 barras tira un punchline, y el loop vuelve a empezar. El disco es oscuro en general, carece mucho de agudos. El tema con más agudos resulta ser el más positivo, más tierno y amoroso, esto es algo para destacar de la producción, pasa mucho en el under que las base no se adapta al concepto del temas, y uno de los trucos para que esto suceda es la orquestación, que acá, está bien lograda. El flow del Stepario hace muchos juegos de palabras y contradicciones, y su métrica está diseñada para atacar con un punchline cada 4 compases, bien clásico, con energía y versos contundentes.

Antes de meternos en el costado lírico del asunto, la introducción nos ofrece una muy buena anécdota de la abuela del Stepa grabada infraganti,en la cual uno termina reflexionando sobre que hay que confiar en nuestra percepción porque a veces ir contra la corriente no significa que estemos equivocados.Ahora si, las letras hablan de días grises, épocas de hibernación y laberintos que terminan siendo rescatadas por el arte, “Un día sin crear es un día perdido” reza en un tema en el cual asegura que la creación es la puerta de entrada hacia el interior, “donde todo es diferente con un solo chasquido”. Como suponíamos con la portada, está muy presente la naturaleza en todas sus metáforas y paralelismos. Con el paso de los temas se siente que el rapero es más bien un niño que se tuvo que hacer adulto por obligación, como todos, con todas las desilusiones y espinas que esto implica. Quizá por eso es que está muy presente en sus textos el valor de la niñez, como una pureza inmaculada que hay que cuidar y proteger. Dentro de esas desilusiones nos encontramos con un mundo imperfecto, donde la supervivencia nos lleva lógicamente al individualismo, un mundo donde decisiones imperfectas hace a los seres imperfectos y que para colmo, es gobernado por una otredad maligna. Pero no todo tiene que ser grisáceo necesariamente, también la vida se presta a treguas dignas de Benedetti como en el tema “Cisma de Amarna”, donde en un momento de inspiración pura desatada por ver a su musa bailando, Stepa saca su lado más amable para describir la perfección de lo que está viendo, quizá una perfección tal que le hace descreer por un momento de toda esta desilusión que comentabamos. Luego, deja su rol de espectador para retratar un amor sano entre él y la bailarina que se conecta entre bellezas y fragilidades. Este ápice de esperanza nos lleva al final, donde todo termina con un “no pasa nada, te juro que estoy bien, a veces igual no estoy seguro y me siento desnudo con mi escudo de papel” seguido por un solo de armónica hecho por el mismo rapero, dándole un acabado blusero al disco.

Por último, en una reflexión final, me ha pasado algo muy interesante con este álbum. Todos sabemos que las letras de la música contemporánea no son precisamente hijas del boom latinoamericano. Eso, sumado a ser redactor y lector hace que mis gustos personales se vuelvan dia a dia un poquito más exquisitos. Esto es algo que se da naturalmente, y por un lado está bueno ser exigente y por el otro, no está bueno juzgar la expresión del otro. pero en fin, mi manera de darme cuenta de que algo está “”””bien escrito”””” es cuando noto que dejó que el escritor se meta un rato en la cabeza y piense por mi. Eso me pasó en partes con Fondo, lo recomiendo fuertemente.

Por Santiago Sammartino (@samezoooo)