Siempre digo que desde el debate se crece. Las diferencias en las opiniones nos hacen ricos como personas y el poder intercambiar conceptos con respeto nos puede llevar a buen puerto siempre. Suelo hablar con los artistas, me gusta compartir sus opiniones o sus puntos de vista acerca de los medios de comunicación, de como ven a la cultura desde “su lado del mostrador” y sobre la música en general.

Así fue que charlando con un cantautor del interior del país, llegue a una deducción importante, Argentina es un país donde todo, para tener importancia, debe pasar por Buenos Aires. Este Mc, gran Mc, por cierto, me descargo una metralleta de verdades que con la rutina diaria pasan desapercibidas. Con un tono enfático y completamente ofuscado, me dio sus argumentos para demostrarme que Buenos Aires, como el mismo definió “es la New York Argentina”. Hablando de todo lo que bordea al Hip Hop, este artista, me puso sobre el escritorio un montón de situaciones que le pasan por “ser del interior”.

Muchos de los artistas que entreviste son del interior del país y en todas las charlas que mantuve hay un patrón que se repite y es la respuesta “Dios está en todos lados pero atiende en Buenos Aires”, casi como resignados, aquellos que viven lejos de la gran urbe, perdieron la fé en formar parte de la escena nacional, que más que nacional es “local”. En su descargo, este Mc, me hizo una crítica sobre como los medios de comunicación giramos en torno a los mismos artistas una y otra vez casi sin siquiera observar lo que sucede a kilómetros de la Capital Federal. En mi caso particular, no estoy para nada de acuerdo con eso, creo fervientemente que todos los periodistas de Hip Hop argentino peleamos al igual que los artistas contra la economía, el tiempo y todas las adversidades que podemos tener para llevar adelante los proyectos con un buen periodismo, intentando, ser lo más federales posible.

Lo que el define como “centralismo horrendo”, yo lo veo como un sin fin de falta de estructuras que no permiten generar una industria nacional propiamente dicha. Si bien es cierto que este fenómeno no afecta solo al rap o al Hip Hop, de eso vivimos y de eso estamos hablando. En una parte de la charla me cuenta que “acá (por el interior) también se sacan discos, se producen eventos, se hacen graffitis, se graban videos, etc.” y sí, eso sucede, es cierto y desde todas las provincias salen artistas del carajo. Tenemos el caso de Neuquén, desde donde han salido enormes artistas y agrupaciones de rap nacional, Kraneando Actividad, Lnano Alex, por poner algunos ejemplos.

Escribo esta nota luego de la charla porque me parece necesaria. Siento que en muchas cosas no coincido, pero en otras tantas sí y mucho. El centralismo existe y genera grietas. Expone diferencias entre artistas céntricos y aquellos que están obligados a venir a Buenos Aires para tener una oportunidad. ¿Cómo cambiar eso? La verdad no tengo la respuesta, si la tuviera, la develaría. Creo que para empezar deberíamos tener autocrítica y dentro de esa autocrítica estamos todos los que amamos la cultura y en este caso, la difundimos. Parece mentira o una tomada de pelo, pero en todas las conclusiones sobre los debates que surgen para “mejorar” la escena nacional, hay una palabra que no para de repetirse: UNIÓN.

Durante su descargo, el artista en cuestión, le pega duro al periodismo. Duro no, durísimo. Y repito, en muchas cosas no coincido pero en otras tantas sí. Es hora de agarrar el toro por las astas y cambiar para bien, esos paradigmas, de mejorar, de “profesionalizar” y como me planteo este Mc, “indagar más, al fin y al cabo son periodistas”.

Ustedes que piensan ¿Hay un centralismo marcado en el Hip Hop nacional?

Por Kevin Dirienso Poter. (@kevindpoter)