Jueves 07 de noviembre. Calor. Humedad y un sol que podría freír un huevo en el asfalto. La cara de los transeúntes ansiosos por un poco de aire fresco es repetitiva. Se acerca la tarde y me preparo para ir a uno de los lugares donde mejor me siento. Av. Angel Gallardo 99, pleno barrio de Villa Crespo. Allí se encuentra Clubba Barbecería, un espacio para arreglarte las greñas mientras te tomas una birra helada, tan necesaria con estos calores. 

Como dije era jueves y la llegada del fin de semana nos acariciaba como una madre a su hijo. Agarre la bici (no pienso gastar fortunas para viajar cual vaca al matadero rodeado de las toxinas corporales olorientas de aquellos que le escapan al agua y al jabón) hace un caloron pero no importa, nada que una chela fría no pueda solucionar. Entre pedaleo y pedaleo, suena rap en el auricular.

Cuando Clubba está más cerca, el olor a Hip Hop se siente a una distancia respetable. Tan solo es llegar y sentir la buena vibra que se percibe ahí y el clima de unión que irradia esa esquina de fondo negro con ese cartel que resalta en blanco “Clubba”. Adentro las maquinas de los barberos suenan, mientras el rap armoniza la barbería más hip hopera de la city. Lxs clientes entran, salen, charlan, se sienten cómodxs con la buena onda que hay en este espacio de reunión.

Cuando vas a Clubba es muy probable que te cruces con un/a amigx. En este caso, al llegar, Phoenix, charlaba con Milo, mientras que El Broda, intercambiaba palabras con Tisha. Un lugar muy Hip Hop, un espacio increíble que sin dudas tenes que conocer. Mientras esperaba mi turno para intentar arreglar mi pelo, Milo nos contaba sus andanzas por Tokio. Sí, este gran artista estuvo del otro lado del mundo haciendo de las suyas y dejando bien representado el arte nacional. Cómidas raras, costumbres, lugares y mitos sobre la tierra del sol naciente fueron motivo de risas, asombro y todo eso que producen las anécdotas de un amigo.

Al ratito de arribado y mientras Phoenix recibía más clientes, una moto estaciono y de ella bajo Dj Zik, quién tiene casi una década en el lomo animando fiestas con sus sets. Como dije, en Clubba se respira rap, se siente el Hip Hop y situaciones como estás son moneda corriente en el barrio de Villa Crespo. Charlé con Zik un buen rato, de su vida, de sus cosas y de ese gran trabajo que viene realizando con sus talleres de Dj en el Barrio Cildañes y en diversos espacios. También nos contó sobre lo que son los talleres de educación no formal y la importancia de los mismos para los barrios, para la comunidad. Dj Zik es sin dudas un activista de pura cepa y su pasión para las cosas la trasmite con la palabra y la mirada.

Eso no fue todo. Ya era mi turno y mientras Denis, hacia lo que podía con mi pelo insoportablemente “impeinable” (ni siquiera sé si esa palabra existe), Rodión cruzaba la puerta arrastrando el rap desparramado día atrás en Makena durante la presentación de su último disco “Pasos Constantes”. Me abstraje un segundo de la película y confirmo, Clubba es uno de los puntos de reunión más representativos del Hip Hop. Denis tenía su trabajo cocinado y Rodión me contaba sobre sus sensaciones del show en Makena y sobre sus expectativas con este lanzamiento de álbum. Mucha charla, mucho rap, mucho Hip Hop.

Sin dudas un lugar que tenes que conocer, un espacio donde se nota el amor que le ponen sus responsables. Desde ya mis felicitaciones y mi agradecimiento para con Phoenix y para con Tisha por la buena onda de siempre. Si buscas un cambio de look, una charla rapera, un lugar con buena onda, Av Angel Gallardo Nº 99 esquina Vera es el sitio. Clubba Barbecería, un lugar de encuentro, un espacio que te espera para recibirte de la mejor manera. Así me fui, pelo arreglado, charla con amigxs, una cerveza y a pedalear nuevamente. Calor otra vez y rap en el auricular.

 

Por Kevin Dirienso Poter (@kevindpoter)

Gracias Clubba Barbecería (@clubba_barbecería