CAMBIOS.

Cambios, cambios y más cambios. La música cambió, la industria cambió y por ende el negocio fue mutando. Tan notoria es esta transformación que permite dar fama y billetes, muchos por cierto, a los artistas con tan solo un track. Puede que en esta faceta el rap este un poco relegado, pero en el caso del trap y del reggaeton es un realidad más que palpable.

Si nos ponemos a pensar un instante, por ejemplo, Luis Fonsi es un artista que viene con años de trayectoria. En su haber figuran 10 placas en 21 años de carrera musical. Sus 10 discos en su mayoría son del género pop mélodico y le permitieron al boricua ganarse algo de fama y de prestigio. Sin embargo, y aquí viene lo descrito, fue con «Despacito» ese tema que hizo junto a Daddy Yankee con el cual explotó el mundo y por ende su cuenta bancaria. Es que con una simple canción, Fonsi, recaudo el doble que con sus 10 discos juntos en más de dos décadas. Una verdadera locura, si tenemos en cuenta que con 4 minutos y 41 segundos, logró superar 10 discos enteros, en dinero, fama y todo lo que se pueda imaginar.

Así es, gracias a las nuevas tecnologías, los artistas ya no necesitan de un jugoso contrato discográfico, ni de años de esfuerzo y empeño en su carrera. Una buena melodía, un gran videoclip y una canción pueden hacerte famoso. Si bien esto es a modo general, antes, las agrupaciones o los cantantes, editaban un álbum cada 2 años, lo que les permitía realizar las giras correspondientes y la grabación de su próximo disco. Los tiempos cambiaron, la manera de venderse también. Hoy con un track cada 3 o 4 meses alcanza para recaudar lo que recaudaba una placa entera y para mantenerse en las primeras planas y sonando en la radio.

Los discos ya no rinden, ni en tiempo, ni en inversión ni en nada que se le parezca y eso suena triste. A simple vista no es rentable y atenta contra los tiempos que corren. Otra de las cosas que el Internet y la vida 3.0 ha destruido. Ejemplos como el de Fonsi hay muchos y aún así están aquellos que pelean contra molinos de viento, no dejando morir algo tan puro y delicado como un álbum en formato físico. Premio aparte para todos ellos.

Los discos se están muriendo y les es imposible pelear frente a las enormes plataformas que degluten todo lo que ven en su camino. Cada día son más y con muchas mejores respecto a las anteriores y así, el futuro se ve desalentador para quienes tienen esa pasión imborrable de recorrer repisas y analizar tapas, libritos, sentarse y escuchar de pe a pa un material que a priori, esta en peligro de extinción. Lo importante y el premio consuelo está en saber que la música, por mas banal y comercial que sea, jamás se extinguirá y es esa tendencia a la venta lo que le permite a los artistas con amor por su profesion, seguir en su rumbo, cantando, componiendo, produciendo, simplemente por amor a la música, a la de verdad, esa que tal vez no suena en la radio pero que hace de este mundo un mejor lugar para vivir.

Por Kevin Dirienso Poter

 

 

 

2 comentarios en “CAMBIOS.”

Deja un comentario