CLAVE DE BARRIO – «SOMOS TIERRA» (2020)

Por Gastón Piriz – @gaston.gpa

Somos Tierra” es un disco que sacó Clave de Barrio en todo el trayecto del 2020, una canción por mes; 12 meses 12 temas. Además de ser original en todo sentido (más adelante veremos por qué), significó mucho tanto para sus viejos y nuevos seguidores como para ellos mismos.

El disco cuenta con 12 temas con vídeo, uno lanzado por cada día 20 de cada mes a las 20:20. Los siguientes datos son imposible de conectar sin contactarse con ellos: Malcom –Malk– y Tomás –Tow– nacieron un día 20 -por eso en 2020 y a las 20:20 cada mes-, además en el horóscopo chino son dragones de tierra -por eso el nombre del título del proyecto-. De acá esta idea que lanzaron, con un marketing llamativo y atractivo y un significado profundo, esto último es común desde sus inicios en Clave de Barrio.

Si no los conoces, ellos son; Malcom, Tomás, Matias y Germán y forman parte del primer grupo de rap argentino en llegar al millón de reproducciones en YouTube, hecho que en su momento los impactó y motivó en lo que para ellos era su mayor pasión: El Hip Hop. La suerte de la vida condujo a que Malk (Malcom) y Tow (Tomás) se conocieran en el colegio y por el 2004 empezaran a bailar coreografías – que con el tiempo las convertirían en Popping y Locking- . Más tarde se abrieron al rap y con sus letras siempre dejaron un mensaje claro y bien definido, resumidamente así se hicieron un nombre en la escena.

Con Somos Tierra, demostraron que no perdieron la esencia. El disco cuenta con; temas de rap con bases de boom bap como nos acostumbraron a los que los escuchamos desde sus inicios, otros rozando el trap quizás más románticos y bailes de break dance con coreografías propias. Pero aunque los escuchamos y sabemos quiénes son, los pibes de Clave de Barrio que no perdieron su energía, también se animaron a innovar, explorar el trap y tener la originalidad de poner un vídeo de los 12 donde solo bailan –con una instrumental sacada de internet y sin monetizar el vídeo-.

El disco empieza con “Caída”, y acá es cuando los que escuchamos Clave de Barrio desde que empezaron a sacar temas nos quedamos en shock. “Caída” tiene una base que es más trapera que otra cosa. Si no escuchabas a la banda hace mucho te preguntas a vos mismo: ¿Dejaron de hacer rap? La respuesta es no, pero les gustó la idea de superarse a ellos mismos, de animarse a otra instrumental y no juzgar. Sacando este tema de lado, musicalmente la canción es buena; combina una base trapera con su rap encima. No se puede definir de otra forma, rapean encima de la base de trap y, aunque no están en su zona de confort, la pista les permitió jugar con los tonos de voz y el estribillo se adapta de una forma excelente a la base con un tono pegadizo y agradable.

En el segundo vuelve en carne y hueso las raíces de Clave de Barrio. La base es gloriosa, al principio tiene unos coros que suenan de fondo grandiosos. Una vez que explota, Tow entra a la pista con una habilidad que demuestra un nivel de fluidez, experiencia y prolijidad al rapear que te emocionan si sos seguidor suyo. Todo lo anterior sumado con un vídeo ambientado con oscuridad –lo que aporta a transmitir el mensaje que intenta dar- y los sonidos musicales –similares a pianos y quizás trompetas- durante los 4 minutos de canción, nos da como resultado “Tiempo sin tiempo”.

Cuando le das play al tercer videoclip, “Por un mundo mejor” parece una montaña rusa que conduce al pasado. Un mensaje motivador, pesadísimo y tan bien transmitido que cuesta encontrar canciones así. Rompen el tema con una base con sonidos de piano, el canto un tono de voz tirando para reggae y el estribillo: “Tantos años dedicados a hacer un mundo mejor, pero solo no se puede. Por eso quiero que lo veas en tu interior, porque después se muere”. Ya con esta frase que inicia, se nota que no perdieron su manera de hacer rap, su esencia, su letra que grita revolución. Aunque me quede con el grandioso estribillo, otra frase, que nos deja Malk en este caso, es: “No seré pilar de tu ignorancia, pero hablo de valores que intuí desde la infancia”, con palabras para nada simples cierra el tema –antes de la última repetición del estribillo- de una manera excelente. También es interesante recalcar que este es uno de los pocos temas con un videoclip más colorido que oscuro, como suele hacer el grupo de rap.

Sigue la montaña rusa, y ahora es cuando la cabeza se mueve sola al darle play. En “Sed”, el cuarto  tema solo está Tow y demuestra que además de sangre, también por las venas le corre el hip hop . Una pista repetitiva, algo lenta y más relajada. Un vídeo con un escenario más que nada oscuro e imponente –con muy buena calidad- , algo simple donde la mayoría del tiempo está Tow rapeando a cámara y lo que cambia es el fondo. No se compara mucho, pero el vídeo me hizo acordar al de Rap God, de Eminem, donde el artista la mayoría del tiempo te mira a los ojos y te transmite un mensaje. Después de tantas letras con la finalidad más centradas de transmitir un mensaje profundo -si se quiere- , “Sed” hace algo excelente.  Tow Habla de lo curtido que está en el ambiente, de cómo aprendió, de la constancia y el respeto y aunque ya haya logrado objetivos que parecían inalcanzables, las ganas que tiene de seguir haciendo hip hop hasta el final de sus días son incomparables por nada en el mundo.

El quinto es solo de Malk, “Algo que murió”. Mezcla barras rápidas y lentas con una letra profunda –y hasta fuerte-. Aunque ya lo nombré, en este tema resalta al %100 que Malk usa palabras totalmente complejas e impredecibles al hacer canciones, lo que le da una originalidad única en cualquier base, pero sobre todo en los boom bap. El videoclip de “Algo que murió” me encantó, mezcla vídeos de Malk rapeando frente al micro con un enfoque de cámara bajo con imágenes algo raras en movimiento –algunas hasta rozan lo psicodélico- muy bien adaptadas a la letra en sí. Luego como sexto del track viene “Voz de ángel”, y vuelve a sorprender Malk mostrándose como humano con todas las letras con su letra, sin cambiar su estilo y con un vídeo en blanco y negro.

Acá se termina la montaña rusa del viaje al pasado de Clave de Barrio… Pero ojo, en el parque de diversiones hay miles de atracciones, no solo hay que cerrarse en lo que a uno le fascina o mejores recuerdos le trae. El siguiente tema lo denominaron “Vuela” y es el séptimo del disco. La base es de trap, no caben dudas. Lo increíble es como –en este caso Tow- se adapta tan bien aunque la base no sea un boom bap. Es una canción que es una dedicación a una chica –por lo que vemos en el vídeo- que acaba de terminar una relación, y si, la idea no suena original… Lo original es la letra. Los temas de trap romántico, nos guste el género o no, en general sabemos de qué van a hablar y son bastante predecibles. Pero Clave de Barrio tiene esa habilidad: Agarran una base y son capaces de transmitir mensajes de una manera que se podría definir hasta como motivadora. Esta canción nos deja barras como: “Aunque quieras volver en el tiempo, ya es muy tarde. Respira tu propia virtud en este mar de melancolía, cuando sientas que no te podes encontrar buscate en tus abrazos en ellos podrás amar. La respuesta sos vos, eso no hay dudas, no supliques su cariño no hay amor en las palabras mudas. Aceptar un adiós es madurar y crecer, no reprimas la belleza que guarda tu ser”. Por frases como estas, es que digo que rapean sobre una base de trap.

El octavo tema es “Modos”, y vuelven al boom bap típico pero con una letra más violenta de la que nos acostumbró Clave de Barrio. La canción es más del estilo de “Sed”, el cuarto tema del track. Más imponente, más violenta y la demostración de lo que pasaron, como los juzgaron, de cómo entienden toda la industria del hip hop y nos dejan barras como: “Si nos despreciaron ahora es tarde pa´ venir a hablar. Mas de diez años en el under solo nos queda rimar, Me juzgan con la mirada no me van a intimidar. Yo soy ese rapper con el que no se puede lidiar”. Al terminarlo suena “Sombras” y es el noveno tema, donde también Clave de Barrio es Clave de Barrio –mensaje pesado, letras impresionantes y un vídeo con estilo más que nada oscuro- pero con un estribillo algo más lirical.

El décimo videoclip es un homenaje a ellos mismos, que logró tocar la sensibilidad de sus viejos seguidores. El vídeo es una coreografía de baile urbano y se llama POPPING. Ellos mismos explicaron: “Es un homenaje a nuestros inicios en la cultura Hip Hop. Todo empezó frente a un espejo haciendo una coreografía de baile urbano. Hoy le damos el valor que merece a ese primer paso que hoy sigue alimentando nuestro espíritu”. Bailan hace más de 18 años así que las coreos las pueden juzgar –o no- ustedes mismos… La fluidez, conexión y calidad que tienen es excelente. La instrumental, que es tapada por lo buenos que son bailando break dance, no es suya, es del canal de YouTube “Flight Facilities«, por lo que no monetizaron este vídeo. Al final suena “Días del Mañana”, canción que sacó la banda de rap nacional hace 10 años y convirtió al grupo de rap argentino en ser el primero en llegar al millón de reproducciones en YouTube.

Se acerca el final y el onceavo tema es “Somos tierra”, igual que el nombre del disco. Una sola canción sobre un boom bap que demuestra muchísimo las fuertes sensaciones que les causa el hip hop, que cuenta con barras de motivación, de amor al hip hop en todas sus expresiones y de la felicidad que les genera el rap. Y para cerrar el último tema no podría llamarse de otra manera que “Camino de libertad”. Una canción motivadora que llega a tirar barras en el estribillo como “Animate, la batalla de uno mismo es el combate, que te enseña a encontrar cuando aprendas a buscar en la sombra de uno mismo para luego superarte”. Sin embargo las estrofas, aunque en todo momento no bajan un cambio por lo que es una canción muy rápida, y el estribillo tienen un tono muy diferente y cuesta el cambio cuando se escucha por primera vez el estribillo. Igualmente; al analizar la letra con el vídeo de bailarines urbanos bailando llenos de felicidad, uno cae en la realidad y se termina un disco que a más de uno sorprendió, transportó 10 años atrás y demostró que el talento y amor por la cultura del grupo no decae, sino que aumenta (y evoluciona).

La cuarentena les afectó bastante lo que tenían en mente, sin embargo, pudieron sacar las 12 canciones que correspondían y lograron atraer tanto nuevo público como viejos oyentes que quedaron fanatizados con el track. Próximamente seguirán haciendo proyectos, pero más simples. No descartan sacar algún tema más sobre una base de trap –aunque a su manera- y agradecen a todos los que los ayudaron a lograr hacer posible “Somos Tierra”: “Gracias a Mati, Wenci, Mari, Jose y Alvar por la participación, la predisposición y la buena onda a la hora de pensar y filmar el vídeo”.

Deja un comentario