CUANDO LO BIZARRO TIENE LÍMITES.

Por Kevin Dirienso Poter – @kevindpoter

Lo bizarro vende, es divertido, entretiene pero hasta ahí. Estoy convencido que dentro de mis ideales, lo bizarro tiene límites…Hay cosas que ni por asomo son divertidas y mucho menos son meritorias de una reproducción o un like. Todo eso es lo que pensé ni bien vi el video de un «artista» nefasto. Artista por llamarlo de una manera. La música es libre y eso está genial, pero esta es una nota de opinión y vos estas a tiempo de seguir o de dejarla acá si te sentis ofendidx.

El (ponganle) artista al que hago referencia se llama o se hace llamar, «Faraón Love Shady». De faraón no tiene nada, de amor menos y de turbio casi todo. Lamentablemente llegue a este mamotreto como llegan muchxs, casi todos… un meme, una burla, algo divertido sobre este payaso con todas las letras del abecedario y en mayúsculas. Oriundo del Perú y con nada de contenido se ha transformado en todo un personaje. Me tomé el atrevimiento de entender las razones de su «popularidad» y, fijar la vista en los comentarios de sus publicaciones tuvo el efecto adverso que creí. Lo dije un poco al principio, en mis ideales lo bizarro tiene límites y Faraón Love Shady los cruza todos.

Sus temas, todos, denigran a la mujer de una manera asquerosa y atentan contra todo ese proceso de cambio que nos encontramos viviendo por la lucha y el esfuerzo de muchas mujeres. En nuestro país, durante diciembre de 2019, se cometió un femicidio cada 24 hs. En Argentina mueren miles de mujeres en manos de hombres y millones viven el día a día con temor y el acoso constante de aquellos «machitos pito corto» que siguen creyéndose vivos. Asco me genera ver comentarios como «Faraón sos mi idolo», «Cuando sea grande quiero ser como vos», entre otros. Pavor me causa la cantidad de seguidores y de reproducciones que tiene. ¡En que mundo vivimos cuando el Faraón tiene más views que Ali aka Mind, por la simple razón de ser bizzarro!. Espanto es el que me generan sus «letras». Escribo en caliente. Soy padre, tengo dos hijas y si bien escuche un millón de canciones machistas y denigrantes hacia la mujer, creo que el Faraón gana el premio al ser más asqueroso que escuche. Su música es mala, malísima y eso no se discute, pero su mensaje (¿qué mensaje?) es escuchado, procesado y (ojalá el universo lo niegue) copiado por millones de pibes y pibas que lo idolatran.

La cancion que derivo esta nota se llama «Panocha» y cuenta con más de ¡2 millones de reproducciones! en YouTube. ¿Es una casualidad? NO! y eso es lo preocupante. Sus últimos tres temas en total contabilizan 4 millones de vistas. Por gracia, burla o lo que fuere, este imbecil transmite un contenido nefasto y vaya a saber cuantas de esas 4 millones de reproducciones no son en burla. El tipo este hace trap pero se declara rapero y si bien es cierto que los «dislikes» superan aunque sea mínimamente a sus likes, este energúmeno sigue suelto por ahí tirando frases como: «Distinguida dama, mama, chupalo en la casa de tu hermana, manchando todas las sábanas…» «… me vuelves loco de placer me vengo en tu oreja»… sin palabras.

Repito, escribo esto con asco y un enojo importante. Algunxs me dirán que ignore estas cosas, que estoy dando prensa o lo que sea. Pero ese no es el fin. No me molesta el Faraón, bah sí me molesta pero no es el punto. Me molesta que sea «famoso» que tenga repercusión, pero me enerva aún más la cantidad de personas que lo siguen, le comentan, lo «idolatran». Me molestan los comentarios que puse arriba porque son la clara muestra de que no estamos listos para nada de todo lo que se viene luchando. MUERE UNA MUJER CONSTANTEMENTE EN NUESTRO PAÍS y mientras un femicidio acontece, millones de mujeres sufren abusos, acosos y montones de cosas más en este mundo para nada justo. El Hip Hop es conciencia colectiva y aunque estoy convencido que dentro de la escena nacional este Piñón Fijo no tendría lugar, Internet es libre y lamentablemente nadie puede quitarle al imbecil este la posibilidad de ingresar a una plataforma. Aún así creo que tenemos una responsabilidad social y darle un like, una vista o cualquier otra interacción es permitir que sigan saliendo idiotas así. Al problema hay que cortarlo de raíz.

El rap lejos está de ser esta mierda. Al Hip Hop ni entra pero ahí esta, siendo escuchado por más personas que artistas como Ali que con sus barras te inserta dosis de conciencia, respeto y mensajes claros. Vivimos en un mundo distinto o por lo menos hacia allí vamos, hacia el lugar correcto siendo abanderados por millones de guerreras que lo que menos se merecen son personajes como el Faraón.

Al compartir a este personaje en modo de chiste no hacemos más que aumentar su llegada. Yo lo hice, lo compartí con un mensaje parecido al que da comienzo a este #yodigo y desde acá te digo que no lo hagas, porque al fin o al cabo es apañar conductas horrendas, mensajes asquerosos y es «cagarse» en muchas mujeres que perdieron la vida peleando por un mundo mejor. Repito, esta nota es una opinión, es un descargo. No intento debatir, simplemente descargar la bronca que sentí como padre de dos niñas al escuchar a este estúpido.

Deja un comentario