DEVAK24 Y «EL LLAMADO», LA IDENTIDAD QUE NOS REÚNE

Por Nicolás Romero – @nico_rxmero

Este año que aun transcurre tuvo y tiene para el Hip Hop de este país, serios momentos de gran material. Bien en gente que comienza a soltar material propio sumamente distintivo y proyectivo pensando en un futuro. O bien MCs ya buenos conocidos en el rap de nuestro país, como es el caso que nos acontece hoy pero que puede rastrearse varios años atrás.

Estamos hablando del raper y productor Devak24, un sólido artista de nuestra movida conocido por nosotros desde hace años, quien en esta oportunidad brinda un exquisito trabajo de cara al público que se acostumbró a disfrutarlo y, por qué no, también a aquellos que se acercan a él por primera vez.

Obtuvimos de él, quienes no tenemos acceso físico con regularidad al Gran Buenos Aires, unas primeras vistas de su material allá por el 2014, 2015. Donde, en primera instancia, debemos de valorar el fuerte carácter personal y distintivo que aportó. En tiempos donde algunos álbumes comenzaban a aparecer en el país, Devak dejó sentada un huella muy difícil de no reconocer y con él, valores pertenecientes a su obra que tienen, hoy por hoy, más fuerza que nunca. Es que resulta innegable ese aporte. Allá donde las primeras pisadas ya se podían percibir, en él ya se encontraban huellas tan propias que abren puertas a un disfrute. Puesto que no debe ser fácil ni mucho menos aportar esa marca y transformarse así en referente de algunos de los que elegíamos boompearlo por aquellos años, la clara muestra de que el respeto no está comprado en signos materiales.

Ahora bien, el mes de agosto se sirvió de un trabajo impecable. El MC sacó a la luz su álbum titulado “El Llamado”. Cuyo nombre representa a la perfección lo que el oyente ha de sentir, una perspectiva propia siempre que tiene algo diferente que brindar y así, llega a nosotros un llamamiento para prestar atención, para aprender. Como huellas de aquel pasado, evidentemente espejo de un futuro inmediato, es Devak y su material, en especial este álbum, la muestra esencial de dos afluentes que si bien están siempre ligados como el lo-fi y los boom bap, una vez puestos juntos se transforman en el mejor río para transitar. Es esto una herencia hoy propia del artista pero significan frescos trazos a una escena que suele “acostumbrarse” a los estereotipos, los cuales sin duda no entran acá. Cadencias que nos acompañan como fluyendo, de la mano de barras que pueden ser muchas veces cachetazos vislumbrantes de un presente al que no solemos mirar, o no de esta forma. He aquí creo uno de sus principales valores, lo que nos acerca a lo siguiente.

Este sonido tan propio viene de la mano de ideales propios, claro que sí, ya que en momentos donde quizá es lo más superficial aquello que reúne masas, este disco llega para contarnos que aún quedan cosas por investigar, para aprehender, que no son necesariamente las más superficiales. Por eso es que creo que tiene un valor tan propio, arraigado. El arte situado. Puesto que transmite valores a su vez antiguamente propios de esta cultura a lugares que, de suyo necesitan este invaluable aporte. En este marco, charlamos con el artista al respecto de su nuevo lanzamiento y algunas impresiones acerca de el.

¿Representa un cambio este disco en relación a lo que venías trabajando?

Representa un cambio. Es como una especie de mutación en la piel, como el camaleón. En sí grabar los tracks eran como parte de una disciplina y me gustaba hacerlo de vez en cuando pero sin la idea de un álbum.
Con relación a mis antiguos trabajos, en esta ocasión intenté darle forma después de ver el proceso, ya que contaba con treinta y seis canciones para remixear, remezclar y masterizar. En fin, me quede con esas veinticuatro opciones y lo único que me quedaba era superarme una vez más. Conclusión, puedo lograr lo que quiero… Querer es poder.

¿Qué significó salirse de ese estereotipo? Hago referencia a lo que mencionas en la intro         

Salirme del estereotipo del clásico rapero que necesita de una aprobación, seguir una línea o también hasta imitar algo con el fin de que agrade al montón. Me costó mucho ya que venga de una generación marcada en el Rap por la competencia… Hoy por hoy solo hago lo que me gusta, y si no gusta me parece bien también.

Si tuvieses que explicarle a quien está comenzando en esto, ¿qué valor tiene el trabajo completamente autogestionado?

Es clave para aprender el significado del Rap, el valor de cada minuto invertido en tu propia obra… Es como hacían antes, tus viejos laburaban toda la vida para construir una casa, en donde vos y las nuevas generaciones comparten el techo.
Con la autogestión es lo mismo, solo que no vas a tener a nadie al lado diciendo, esta es mi casa. Esto es tuyo y solo vos sabes lo que costó. No es orgullo, ni ego. Es amor.

Como mencionaste en el track “Ponzoña”, ¿qué implica o se puede entender por “el hip hop como ejercicio de razón»?

En plena cuarentena me puse a transmitir en vivo por Youtube para compartir mis movidas con la gente. Ahí cuando noté que es un ejercicio de razón ya que de esa manera pude darme cuenta de lo que piensa la gente con mis temas. Y la razón es obvia, apunto más a escuchar alguien que tiene algo original que contar, contame tu vida o qué hacés cuando estas mal, y no un par de rimas en spanglish para agradar a tu prójimo, ídolo.

¿Hay una relación entre el tipo de mensaje que propones en este disco con el tipo de sonido orientado al lofi/boom bap?

Para mi es desahogo, y en si quizás el Hip Hop o lo-fi este más ligado a la catarsis que a un mensaje rapero sin contenido con el fin poner en situación con punchlines conocidos. El lo-fi me da la libertad de sonar como quiero y lo que se de hip hop me permite expresarme así, sin tapujos y sin caretas.
Igualmente no todos los temas del Llamado fueron grabados o escritos sobre beats lo-fi, se lo fui agregando a medida que iba evolucionando mis técnicas de remake y producción.

A propósito de eso, ¿crees que es este mensaje vital, dado los tiempos en los que transcurrimos?

Ojalá que sí, llevo años en la cultura brindando retazos de mi ser en cada obra y no me quejo, me resulta vital. Y me genera emoción saber que creamos lazos únicos por medio de la música Hip Hop, que aparte de eso despierto todas las mañanas con ganas de más, porque te podes expresar libremente, porque podes transmitir con cuatro tiempos algo que para muchos es de muchísima importancia, este vehículo que pocos sabemos manejar. Porque nos conduce, en pocas palabras, a un destino que es poco probable pero se puede. Utilizando como base fundamental el respeto, el amor y un poco de ingenio como en la calle pero sin violencia. La casa no se construye por el techo y eso lo sigo aprendiendo desde los 90´.

1 comentario en “DEVAK24 Y «EL LLAMADO», LA IDENTIDAD QUE NOS REÚNE”

  1. Devak 24, un rapero de carácter ,sonidos envolventes en su repertorio. En pocas palabras un Mc, beatmaker, productor y un poeta urbano de calidad y excelencia.

    Responder

Deja un comentario