El Konex llegó al Climax.

Viernes, el reloj se posa sobre las 20 hs. y las luces del patio de este coqueto lugar como es el Konex se apagan. En el medio, una multitud aplaude y saca a relucir toda la ansiedad de la previa. Puntuales como habían prometido van subiendo al escenario con esa prolijidad desprolija que los caracteriza. La única luz que se enciende hace foco en aquella imponente escalera naranja que atraviesa el patio para posarse sobre el interventor que a modo de bienvenida nos cuenta porque estamos ahí. «Los Militantes del Climax tienen nuevo disco y eso es motivo de reunión, de unión» dice como gesticulando con fuerza las palabras.

Luego de la bienvenida era hora del show. En algunas notas previas, los clímax, habían manifestado que un Konex les permitía experimentar con puestas en escena nuevas y así fue. El recital comenzó con «El Origen del Gen» y poco a poco el pogo hacia temblar el lugar. «Es un placer que estén todos acá, de verdad estamos muy felices» afirma el Auelo después de cantar «El Huevo». «Parece mentira que la semana pasada vine a arreglar la jardinería de este lugar y hoy estamos tocando acá y eso es gracias a ustedes loco».

Creo que muchos no esperaban un show como el del pasado viernes. El público acompaño al máximo, llenando el patio del Konex, algo que no es poca cosa. La llegada de Día 4 (su nuevo disco) generó una expectativa enorme y la noche del viernes era explotar toda esa ansiedad previa. Así fueron pasando los temas del nuevo álbum mezclados por los clásicos que la gente reclama, el pogo era cada vez más enorme. «Militantes la concha de su madre, a ver si ponen huevos que no juegan con nadie» coreaba la militancia en tono de provocación, la devolución era un sin fin de ritmos y esa química escénica que siempre aparece.

Hubo tiempo para todo, también para invitados. Casi promediando la mitad del show el Auelo llamó a los hermanos Bastardos, Under Mc y el Lnano Alex, para el delirio de todos. Sonaba «El Triple» y la gente explotaba en euforia. Pero Alex y Under no fueron los únicos invitados de la velada. Pasada la hora de espectáculo, subió un amigo de la casa, directo desde La Isla Margarita, Yema Ice, agarró el mic y le dio rienda suelta a «My Ghetto«, sacando a relucir todo su potencial lírico y escénico, este Mc venezolano sin dudas es alguien a quien debes prestarle atención.

El reloj marcaba las 21.20 hs y el final parecía cercano. Como siempre decimos Militantes del Climax no es solo una banda de música. Sus shows, sus discos y todo su material, esta impregnado de arte teatral y durante su show en el Konex se vivió todo eso y más. Cuando el multifacético, Frank Bersi, encarnó a varios personajes de esta historia. Sin dudas el momento épico fue cuando con ayuda de los presentes, el «padre de la cultura» fue descuartizado. El final estaba cerca y se notó cuando dijo presente el último invitado de la jornada. Luka Matías Santos, conocido por todos como Klan, subió al escenario y con una fuerza impresionante hizo saltar de acá para allá a todos.

Solo hubo tiempo para «Termidator», un poquito de «Renacentista» y «Churro Mañanero» donde el retumbe de los saltos parecía alertar a los vecinos de los edificios linderos que asomaban la cabeza para ver que sucedía. Así se fue el Konex, así termino la presentación de Día 4. Una apuesta difícil pero que sin dudas estaba acorde a los que ellos pueden dar. Así nos volvimos a la redacción, llenos de conceptos teatrales e hiper repletos de buena música.

Por Kevin Dirienso Poter.

1 comentario en “El Konex llegó al Climax.”

Deja un comentario