EL RAP NO DEJA DE SONAR.

Por Kevin Dirienso Poter – @kevindpoter

Sin lugar a dudas, estamos viviendo un momento raro. Llega un punto donde tu organismo no sabe que hora es, si es momento de almorzar, cenar, dormir la siesta o pegarse una ducha. La realidad diaria nos marca que nuestros hábitos fueron modificados notablemente. Se podría decir que hoy por hoy es normal almorzar a las 16 hs. y cenar cerca de las 2 de la mañana. Lo naturalizamos y cual animal de costumbres, luego de 20 días (al día que escribo esto) de encierro, normalizamos lo que hace un tiempo no era normal.

En la música pasa igual y al no ser posible dar shows o asistir a los estudios, lo natural muto a lo que hace un tiempo no existía y si lo hacia era en contadas ocasiones. Lxs músicos brindan shows a través de los vivos de Instagram y es esta herramienta dentro de la red social estrella, la que nos hace interactuar con el mundo. Hice lo que muchos hacen y dentro de mi «no se que hacer» me puse a escribir pensando en como esta cuarentena afectó o no a lxs raperos. Por supuesto, mi mini investigación no se da a grandes escalas y por ende hay un grupo muy reducido siendo parte de este trabajo de campo que se hizo pero desde casa.

Lo primero que pensé fue en esa diferencia que existe entre quienes tienen la posibilidad de contar con los equipos necesarios para grabarse desde casa y los que no. Es posible dividir esos grupos, de hecho es muy factible que eso pase. Lo que seguramente suceda también, es que podemos diferenciar también en dos sectores a quienes aprovechan este aislamiento obligatorio para escribir y sacan el jugo de esa introspección creando rimas sin parar y aquellxs a los que el encierro no les sienta bien para inspirarse. Es todo un tema el encierro, no es fácil abstraerse y lograr hacer de tu casa, o del lugar donde estes, un lugar inspirador.

Bien, yo no soy artista, no tengo ni idea como escribir un rap. Lo mio es el periodismo. Ponele, así lo creo. Por eso, para hablar con fundamentos le escribí a varixs rappers para que ellos puedan contarme en carne propia como llevan esta cuarentena en materia creativa y si les fue productiva o no. Lo primero que hice y con el fin de describir o al menos intentarlo, esas diferencias expuestas, fue charlar con aquellxs a los que más conozco y sé que cuentan con los recursos físicos para grabar su material. Todxs ellxs, que en su mayoría trabajan desde su estudio, grabando, masterizando, mezclando y produciendo a diversas bandas y/o artistas, coincidieron en que lo malo de este aislamiento es que el flujo de laburo bajo y eso afecta y mucho a la estabilidad económica en tiempos de crisis. Sin embargo y para equilibrar la balanza también me contaron que en materia creativa, esta cuarentena, está siendo más que fructífera y eso se evidencia en la cantidad de material que están preparando y que van e irán soltando de a poco.

Durante este aislamiento han salido muchas canciones nuevas, algunos discos y muchos one shots. La cantidad y calidad de esas producciones no hacen más que subir la vara del rap argentino y pone de manifiesto que con tiempo para uno, cada artista puede crear cosas increíbles. El encierro es raro, hay momentos de mucha energía y otros donde el aburrimiento pega fuerte. Batallar en ese día a día de introspección es una singular pelea silenciosa. De por si, lxs artistas viven el momento de inspiración de una manera voraz e intentan sacarle provecho al máximo, reconociendo que no dura para siempre. Como dije, para este trabajo de campo dividí de manera sectorial a quienes cuentan con los recursos para seguir grabando sin importar cuánto vaya a durar esa cuarentena y a quienes no.

Respecto a este último grupo, muchxs coincidieron en que no es sencillo ya que a veces se dejaban llevar por el impulso y sabiendo que los recursos para terminar de producir la creación era posible alimentar esa inspiración e ir mejorandola. Otrxs me contaron que esta cuarentena les vino muy bien para poner al día letras y material que por razones laborales quedaban pospuestas, en este grupo hubo artistas que me han dicho que económicamente se encuentran tan afectados por sus asquerosos jefes que eso les generó una inspiración para darle rienda suelta a nuevos raps. Dentro de este grupo hubo algunxs que imaginaron estar haciendo otras cosas durante este tiempo y este aislamiento jugo en contra de esos planes pero que dentro de esa «frustración» encontraron razones para seguir adelante y ese paso al frente lxs encontró más maduros para seguir componiendo. Todo esto fue una sorpresa pero lo importante está en dejarnos ser, mientras eso sea positivo.

El encierro no es fácil e insisto con eso. El arte es libre y es fluidez pura, es dejarte llevar por donde el universo te lleve, sin tiempos, horarios. Sin pasajes ni equipajes. La inspiración le llega a cada quien en diversos tiempos, lugares, horas. Por supuesto que hay quienes me dijeron que esto no les vino bien, que esta cuarentena tiro abajo planes y diagramas. Que se encuentran estancados tratando de encontrarle la vuelta al asunto y que por ahora se han dedicado a pasar tiempo con la familia o realizando otros quehaceres porque no les esta pasando nada en materia creativa. No hay que ver esto como un problema sino tratar de encontrar dentro de uno el momento y hacer la magia cuando ese momento llegue, cuando la lamparita se encienda.

Producir no es para nada moco de pavo y escribir menos aun. Desde este lado de la barra, destacó la cantidad de artistas que no paran de laburar desde donde sea para hacer llegar sus producciones. Hubo discos que quedaron a mitad de camino, canciones que están ahí casi listas, pero lo más importante es que el rap no deja de sonar, los tracks llegan uno tras otro sin parar y el tiempo de ocio se transformó en enormes ratos de laburo. Buen laburo.

Quiero hacer un punto y aparte, antes de la conclusión de esta especie de investigación para hacer hincapié en lo positivo de la tecnología por estas épocas. La coneccion que generan y las herramientas que brindan para seguir con el laburo son inmensas. Y es justamente, la tecnología la que permite que el rap no se detenga y que lxs artistas continúen de la manera más normal posible los procesos de elaboración de canciones, discos, videos, etc. Dentro de lo dificil y de lo no probable está el esfuerzo humano, mezclado con el apoyo de esta era en materia tecnológica los que hacen que el mundo siga girando. El amor y las ganas por el rap con la era digital como aliada fundamental para no tener que parar nunca.

Por supuesto estamos hablando de una mini investigación. A la cual ni yo le llamaría así. Me encontré en mi encierro queriendo saber como hacen los creadores. Como se sienten, piensan, y cual es su visión de este presente. Ver como siguen laburando pese a todo y le ponen el pecho, como todxs, a esta situación. El rap argentino está en un momento maduro a mi entender y su crecimiento es una constante. Y esta etapa, lejos está a mi entender de quedarse estancada.

Como conclusión y/o reflexión, quiero dejar clarísimo que estoy muy contento porque note que este golpe duro sacó lo mejor de cada uno y motivo para concluir lo empezado, para darle forma a eso que aún no la tenía y para generar cosas nuevas. El rap no esta en cuarentena y si lo está, lo está inundado de inspiración. Lxs artistas no paran de crear, el rap no para de crecer y eso… es muy bueno para la cultura nacional. Acá, desde casa, como corresponde, como lo exige nuestra actualidad, cierro esta nota en mi día número 34 de confinamiento. Que sea rap… siempre.

 

 

 

Deja un comentario