EL SHOW NO ES LO PRIMERO.

Por Rocío Lombardo – @fleko.foto_

Como trabajadores culturales es nuestra responsabilidad generar espacios libres de todo tipo de violencia y seguros para todxs lxs que nos visiten. Y como público somos responsables de lo que elegimos consumir.

Porque no, el show no es lo primero. Lo primero es la integridad de todas las personas afectadas por nuestra actividad. No vulneremos a nuestro público por llenar una sala, una plaza, un club. Ni promovamos que abusadores o personas violentas sigan habitando  dichos lugares, muchas veces haciendo que otras personas no puedan hacerlo.

Estoy harta de que esas cosas pasen. De que la violencia machista nos eche a las pibas de todos los espacios. Como a Bianca, la referee que se retiró porque no soportó el acoso. Como mi amiga, que dejó la impro por maltrato y sometimiento laboral. Como a mí, que cuando quise hablar me interrumpieron. Tuve que escuchar que «las organizaciones hacen cosas de organizaciones», que las boludas son las pibas que vuelven con quienes les violentan. Que me acosaron por hacer un documental solo con mujeres en pantalla.

No existe separar la obra del artista. Eso es lavarse las manos. Como gestora cultural, ¿por qué pasaría una película/haría un show de alguien que violó/pegó/abusó/maltrató, pudiendo hacer uno con alguien que hace las cosas bien? Como público, ¿por qué iría a ver una peli o show de alguien que violó/pegó/abusó/maltrató, pudiendo ver uno de alguien que hace las cosas bien?

Nos roban hasta las ganas. Y cuando intentamos hablar, ellos son los pobrecitos que no se dieron cuenta y nosotras las locas. Porque es así, tenemos que callar o evitar sus nombres y siempre volver a empezar. Reconstruirnos de cero en otros espacios nuevos. Ser autosuficientes. La vida es como en Promising Young Woman. Nosotras lo llevamos en silencio y a ellos solo les importa que no se les etiquete como «machirulos» o acosadores. Y cuando les enfrentamos nunca tenemos final feliz (pausa para que vayan a ver Promising young woman).

Nos hacen creer que nosotras somos las culpables y si nos atrevemos a hablar nos pintan con sus etiquetas misóginas. No puede seguir naturalizándose el acoso y el abuso. Pero no hay un solo culpable, todo es parte de un sistema opresor. Sin cómplices no hay abuso. Son ustedes los que tienen que cambiar o irse. No nosotras.

Quiero que sepas que si alguna vez venís a un evento mío y alguien te incomoda, si alguna situación te hace sentir vulnerade, podés hacérmelo saber y voy a actuar sin preguntarte más.

Deja un comentario