«EN EL HIP HOP ENCONTRÉ UN LUGAR DE PERTENENCIA»

Por Kevin Dirienso Poter – @kevindpoter

Desde la comodidad de su hogar y a través de una pantalla. Así es como Valeria Vieytes AKA Sista V recibió a Revista Flow para una entrevista diferente y que gracias a la tecnología pudo ser posible. Suena repetitivo pero la cuarentena ha modificado las cuestiones más increíbles. Todo y todxs nos vimos interpelados por la distancia, el barbijo y un virus que llegó para que nada sea lo mismo.

En este caso el periodismo, también entró en esa espiral de cambios y ahora estamos así, entrevistando vía meet a una artista, activista y destacada personalidad de nuestra amada cultura. Sista V es de esas personas que dejan una marca, sus acciones y sus años dentro del movimiento son su Curriculum vitae con el que va recorriendo no solo escenarios sino senderos fructíferos que no hacen más que expandir el Hip Hop por todo el terreno.

Para empezar, elegimos hacerlo como siempre, o por dónde uno cree conveniente, ¿Cómo fue tu primer o cuál fue tu primer contacto con el Hip Hop?

Fue un poco por herencia la verdad. Mi primer acercamiento fue mi hermano, que en esa época… más o menos 98/99 cayo a mi casa con unos amigos y pusieron un disco de los Beastie Boys para bailar un poco. La verdad que quede maravillada con lo que hacían y me impacto. Mi hermano en ese momento paraba ahí en el correo dónde había mucha data de rap. En ese momento el mundo skate y el rap estaban muy muy ligados y por ahí fui descubriendo cosas. Empezó a traer discos de Eminem, de DMX, etc. Yo de curiosa me metía cuando el no estaba y escuchaba los discos (se ríe), nos llevamos muchos años y no había mucha onda entre nosotros, no le gustaba que le toque las cosas, pero ese fue mi primer contacto. Después llegó MTV y los vídeos y ya fui descubriendo más por mi cuenta. También en el secundario empece a conectar con algún que otro compa que le gustaba, o en el cyber cuando iba buscaba cosas sobre la cultura. Pero si hoy lo analizo fue una etapa de descubrimiento total y lo hice bastante sola, no tenía contacto ni referentes, eso vino después.

Te acordás tu primer evento, fiesta…

No me acuerdo como pero un día caí sola a una fiesta que se hacía por mi casa por Lomas. Me acuerdo que fui sola sola. En esa fiesta estaba un pibe que se llama Damián de Mannos Hip Hop que fue como el primer rapero con el que conecte. Estaba el Fresco en esa fiesta también y como que me vieron sola y me invitaron a compartir con ellos. Después descubrí una ranchada en la plaza 9 de julio y así fui conociendo gente. Después de un tiempo ya empece a pasar música en algunas fiestas, para ese momento ya tenía alguna colección de discos (hace una pausa)… tenía un point abajo del paso a nivel de la estación de Lanús que vendía CD truchos y el flaco traía discos de rap que nadie tenía onda 50 Cent, Eminem, cosas que en otros lugares no las encontrabas. Así arranque y ya empece a ir a un montón de eventos con mi ranchada. En ese momento paraba mucho con Sociedad Anómima la crew del AES.

¿Siempre sentiste que tu lugar en la cultura era pasando música o en la parte de DJing?

La verdad es que al principio no sabes muy bien que onda. Yo, en mi caso, iba, escuchaba y bueno siempre me gusto el tema de los discos. En mi casa la música siempre fue indispensable, mi viejo muy melómano desde siempre con sus discos, de echo era quien le grababa cassettes a los vecinos por ejemplo. Entonces es como que encontré rápido mi elemento porque es lo que tenía al alcance. Intente bailar también pero no fue por ese lado y empece a selectear música, sin los atributos necesarios que tiene que tener un dj, que los fui adquiriendo con el tiempo pero arranque desde ahí.

¿Cuándo sentís que te asentaste dentro de la cultura…?

La verdad no sé en que momento se dio algo así. Considero que mi camino fue muy natural y lo tomo de esa manera. Veía a las personas con las que me juntaba, como laburaban, como producían su eventos y me fui cebando hasta hacer los míos. La realidad era que en esa época no había tantas pibas en las diferentes disciplinas y eso implica que como no te conocen, no te hacen parte, no te invitan o cuesta mucho entrar, por eso decidí lanzarme con lo mio. Mi familia siempre me banco, me ayudaba y venia conmigo a los eventos. Tengo un primo que es músico que también siempre me dio una mano y así me fui armando. Empece a ver que funcionaban los eventos, que la gente se cebaba conmigo y eso me dio fuerzas para seguir. La verdad es que le empezás a agarrar el gustito y vas arriesgando. A veces te va bien y a veces te va mal, es así, pero de todas las producciones de eventos que hice me lleve la experiencia. La verdad es que aprendí muchísimo gracias al Hip Hop, conocí mucha gente. Encontré un espacio para ocupar, un rol tal vez desde donde aportar.

Algo así como «vi la luz y entre»…

Y sí un poco sí. Yo diría que encontré un lugar de pertenencia. Hasta ese momento no me encontraba cómoda en ningún lado. Hice por ejemplo Danza Jazz y todas esas cosas a las que vas de piba como para probar y como que nada me gustaba o me sentía excluida, etc. y cuando descubrí el Hip Hop encontré mi lugar, mi espacio y un movimiento con el cual me siento completamente identificada. Más aún cuando empece a conocer la historia y todo lo que el Hip Hop representa.

¿Qué sentís que cambio y qué no respecto a las mujeres y el Hip Hop?

Primero y lo más notorio es la participación. Antes capaz veías alguna piba pero era ahí medio de costado, tal vez en la intimidad vos las veías y eran raperas pero en los eventos no participaban. Tene en cuenta que era intimidante de verdad. Antes los eventos eran en una casa no en boliches como ahora, entonces imagínate que de no se de 50 personas solo 4 eran mujeres. Ahora somos más, cada vez somos más, hay muchísimo talento y también más unión. Ahora no dependemos de un flaco para llegar a algo, no necesitamos estar en una crew como eran antes con esos berretines machistas que tal vez hoy existen pero nada que ver con lo que pasaba antes. Hace unos años si no ibas con un chabón a un evento no existías, no participabas. Eso de hacerse el banana con las pibas también, antes era la normalidad, creo que a todas las pibas o a la gran mayoría les paso de recibir invitaciones a grabar o colaborar con algo y que la secuencia termine en acoso. Hoy estamos unidas, hablamos de esto, hay escraches, tenemos espacios de contención solo de mujeres donde hablamos de todo lo que sucede con el fin de protegernos y defendernos entre nosotras. También hay cada vez más pibas produciendo y haciendo cosas de una manera muy zarpada y eso genera un contagio lindo que está en pleno crecimiento.

Vos que venís de esos años dónde esa diferencia se sentía ¿Qué pensas?

Y que hay que seguir. Si bien hay muchos cambios positivos y nos hemos ganado un lugar a base de laburo y lucha, existen ciertas cosas que no se respetan o no cambian como por ejemplo la ley de cupo. Y esto es a nivel general, no solo en el rap, son cosas que no se respetan. Hemos denunciado, debatido, etc, y creo que la solución más factible es producir eventos entre nosotras y empezar a trabajar únicamente con productores que entiendan respeten y valoren el laburo de las pibas. Cada lugar ganado esta bueno. No nos conformamos ni ahí, pero antes que nada siempre esta bueno ganarnos el lugar. Hay pocos artistas mainstream que tiren esa ayuda a las pibas, lamentablemente eso no pasa, no toman esa iniciativa. No se buscan los espacios para visibilizar a las raperas y esa excusa de «hay pocas raperas» ya no corre más. Hoy hay un montón de pibas super mega talentosas con discos, cosas grabadas, etc que merecen su espacio.

¿Dónde ves más mejoría dentro del Hip Hop nacional?

Yo creo que vamos por buen camino. En Argentina la data llega tarde y siempre vamos un poco desfasados de lo que sucede, tal vez, en otros lugares. La dictadura que hemos vivido también nos ha atrasado respecto a otros países. Yo lo que si noto es que el Hip Hop creció desde su acercamiento, hoy lxs pibxs saben de los elementos o conocen algo de la cultura y eso es producto de esa masividad que fue tomando esto con las batallas como estandarte. Hoy hay marcas, publico y la gente ve en el Hip Hop algo un poco más consolidado. Nos paramos desde otro lugar con discos, producciones re zarpadas, buenos vídeos, etc. todo eso alimenta también el crecimiento colectivo y la visibilidad propia de la tecnología nos ha ayudado que el Hip Hop llegue donde antes tal vez no.

¿Qué pensás de lxs emprendedorxs dentro del Hip Hop? ¿Cómo se generó ese segmento de entrevistas en Instagram que hiciste en plena pandemia?

El emprendimiento Hip Hop esta creciendo de una manera impresionante. Hay personas que son «invisibles» pero que sin su laburo, sin sus movidas, nada sería lo mismo. Hay mucha gente haciendo muchas cosas y eso esta buenísimo. Mi intención con esas entrevistas que hice era un poco la de visibilizar en una plataforma como Instagram todo ese laburo enorme que hace la gente que esta un poco «fuera de cámara», porque me parece importante darle lugar a toda esa gente que hace cosas por la cultura y generar puentes o ideas de negocio en base a lo que cada uno hace. La cuarentena nos puso ahí también ¿no? y esas ganas de hacer cosas se fueron transformando en proyectos autogestivos impresionantes. Estamos en una época muy fértil para hacer cosas e inconscientemente se esta gestando una industria muy propia, con productos propios, una jerga propia y otras cosas muy potables y muy nuestras. Y eso lo celebro porque me parece algo genial que de acá a 5 años se va a venir muy muy picante.

La verdad me alegra escuchar eso, porque estamos como siempre esperando el boom y como que no llega y si llega no le llega al rap propiamente dicho…

Y pero sirve… El trap pego más porque es una movida más fresca y que es consumido por gente que no escucha rap, es un público más general. Pero sirve, porque yo tengo conocidos que hace años no sabían que era el Hip Hop por ende no tenían ni idea del rap y empezaron escuchando Duki, Paulo Londra y toda esa onda y ahora los ves y están a full con el Mala o con Nucleo y esas son las pruebas de que llega, capaz tarda pero la data llega.

¿Cómo viene el programa La Yarda? ¿Cómo te sentís desde ese rol más de comunicadora?

La verdad muy bien, arrancamos el programa en plena pandemia como una manera de activar algo. Quisimos darle lugar en principio al rap y al trap nacional buscando enfocarnos en el under. Que lxs artistas que estén arrancando nos envíen su música y así poder conocer más y más artistas. A mi me flashea mucho eso de compartir música, eso de democratizar y compartir lo que nos llega esta buenísimo. Arrancamos con el apoyo del municipio de Lomas que la verdad siempre nos da una mano y se están haciendo un montón de cosas. Y ahora arrancamos por stream desde El Roble (El Roble Estudio) y está buenísimo, porque a la gente le gusta ver además de escuchar. La verdad me siento bien, arrancando pero es algo que me gusta, generar ese feedback me gusta, lo disfruto. 

¿Si tuvieses qué elegir un rol dentro del Hip Hop cuál elegirías?

Uffff la verdad no lo sé. A veces me pongo a pensar y hoy en día mi aporte en la cultura tiene que ver con las conexiones. Eso de ser un puente que conecta personas. No sé que nombre le pondría (piensa) producción o relaciones publicas (se ríe). A mi el Hip Hop me dió un lugar de pertenencia y mi manera de devolverle algo a la cultura es generar ese movimiento. Estoy en ese presente de estar, ayudar, aconsejar y lo asumo porque también creo que es la manera, tengo ese sentido de pertenencia con el Hip Hop y desde ese rol intento devolverle todo eso que la cultura me ha dado. Amigxs, colegas, un oficio, son muchas cosas.

¿Qué sentís que le sobra y qué le falta a la cultura nacional?

Que pregunta. ¿Sobrarle? le sobra inventiva, acá de nada hicimos una recontra re movida. Le sobran ganas, motivación. En Argentina hacemos lo mejor con los recursos disponibles y eso es un montón. Y faltarle, le falta un mayor reconocimiento a otros elementos. Veo un desfasaje entre la bola que se le da por ejemplo al rap que al djing, como que falta ese balance para masificar la cultura en general, ayudando al crecimiento de todos los elementos.

Para cerrar… ¿Qué le dirías a tu yo de hace 10 años? y ¿Cómo te visualizas en el futuro próximo?

A mi yo de hace algunos años le diría que confíe en ella, que confíe en su talento y en lo que tiene para dar. Que tenga paciencia y que no deje de trabajar con constancia, que no afloje a pesar de las adversidades y que seguro es re por ahí (se ríe) y también que me cuide. Y en cinco, diez años me gustaría tocar en mega festivales para mucha gente y que la gente se cebe con mi selecta. También me veo produciendo mis temas y haciendo grandes colaboraciones con artistas. Y también me veo haciendo otras cosas en este rol de la comunicación que me gusta y disfruto mucho.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario