«En el interior es dónde el underground sigue vivo»

Martes 10 de diciembre. El calor es insoportable, el día un caos. Mientras en Plaza de Mayo, Alberto Fernandez inicia su mandato como Presidente de la Nación, yo agarro la bici para dirigirme a lo que será la última entrevista del año. La calle es un hervidero, algunxs festejan, otros se mueren con su propio veneno. El térmometro marca 38.5º, son las 17.30 hs. y el verano se hace sentir. Nuestro destino es el barrio porteño de Flores, unos 30 minutos de puro pedaleo sobre el ardor del concreto. Como dije es la última entrevista del año y el protagonista es Tobias Canosa Aka Tobiah Alk 28, un rapero oriundo de Trelew que se encuentra hace dos años ya, repartiendo sus rimas en la ciudad de la furia. Casi una hora de charla con este trelewense de 24 años que tiene un presente inmenso, un futuro prometedor y que nos recibe de la mejor manera en su hogar. Él es Tobiah con quien compartimos una tarde entre rap, infancia, Trelew, música y sueños.

¿Cómo llegas al Hip Hop? 

De muy chico descubrí el freestyle en un callejón. Ahí conocí a un pibe que fue quien me acerco a la Alkantarilla 28 que es al día de hoy mi crew. En ese momento creo que empece a vivir el mundo hip hop, eso de quedarme en la calle tirando free, improvisando todo el tiempo o ir a la casa de alguno para conseguir un disco y después llegar corriendo para escucharlo, creo que ese es el inicio y es como llego a la doble h.

¿Te acordás que fue lo primero que escuchaste?

Si mal no recuerdo fue Eminem, en ese momento Mtv te pasaba muchos videos de él o de ese estilo y cuando escuche el tema «Without Me» la flashee mal. Después también vi uno de Xibit y Wu Tang Clan y ahí termine de explotar. Al tiempo, para un cumpleaños, un amigo me regala el disco grabado del Sindicato Argentino de Hip Hop que fue lo primero que escuche de rap en castellano, no tenía idea que en Argentina se hacia rap.

Infancia y crianza en Trelew, ¿Cómo fueron esos inicios? ¿Cuando empezaste a escribir?

Al principio era mucho freestyle, estaba todo el día improvisando, todo el día, todo el tiempo (se ríe). Posta me quedaba todo el día compartiendo en la plaza, en la calle, donde sea que alguien este haciendo free. Después empece a escribir un montón. En ese momento no tenía pistas y rapeaba sobre los interludios de los discos hasta que me descargue un programa y me hacia las bases, bastante malas por cierto, jamás grabé nada con eso (vuelve a reír). En ese momento fue cuando arranque a ir seguido a la casa del Artick que es otro rapero y productor de la Alkantarilla 28, donde tenia el estudio casero y cuando realmente llegue y ví ese lugar, con esa energía me atrapo por completo. En ese momento el estudio se llama Spectro Sound todavía, se cambio el nombre porque tenía techo de chapa y cuando llovía no se podía grabar, por eso quedo Alkantarilla.

¿Cuántos años tenías en ese momento?

Y yo tenía… 13 años mas o menos cuando pise el estudio por primera vez.

13 años… ¿Qué te dijo tu familia? ¿Te apoyo?

Yo creo que me veían como cualquier familiar adulto que ve que un pibe de 13 años empieza a hacer algo. Calculo que pensaban que era momentáneo, no dejaba de tener 13. Mi vieja siempre me apoyo, hasta el día de hoy lo hace. Además, ella toca el piano, mi hermano es músico y se fue de casa temprano para vivir de lo que le gustaba entonces es como que hay un historial ahí donde las cosas son así y esta bien. En mi casa hay una aceptación a la música.

Luego de todo eso y de tus primeros discos, decidís venirte a vivir a Buenos Aires ¿Hace cuánto estas acá y cuál fue la razón que te impulso a dejar tu casa y tu familia?

En marzo se cumplen dos años, fue un poco para crecer la razón por la cual decidí venirme para acá.

Te interrumpo pero porque esto me interesa. Muchxs artistas del interior vienen en búsqueda de oportunidades con ese dicho que dice «Dios está en todos lados pero atiende en Buenos Aires…» ¿Crees que esto es así tal cuál?

Y si es un poco eso. A todos los que venimos del interior, sobre todo de un pueblo o una ciudad pequeña, nos pasa un poco eso. La verdad es que se nota mucho la diferencia y esa fue una de las razones por las cuales decidí venir, buscando una mejor vida tanto para mi como para mi familia. Acá hay más oportunidades y es lógico que así sea. Tampoco hay que confundirse porque yo conozco muchos y muchas rappers, podructorxs y gente vinculada al rap muy buenxs que andan en su movida y lo hacen por amor. Allá no hay prensa, no hay tantos eventos, ni todas esas cosas que se viven acá, pero lxs pibxs la viven así y creo que es donde se ve el verdadero underground propiamente dicho, el interior es donde el underground sigue vivo de verdad. Imagínate que capaz no hay eventos por seis meses y lxs chicxs siguen rapeando igual.

Viniste hace 2 años entonces en búsqueda de más oportunidades… ¿Las encontraste?

Sí, obvio que sí. Por ejemplo sacar un disco acá fue muy distinto. Nosotros ya habíamos editado dos discos desde allá y más allá del progreso musical, fue distinto editarlo acá porque desde el vamos el disco llego a lugares distintos, si nosotros no estuviéramos en Buenos Aires eso no hubiese pasado. En la parte física también, nosotros hicimos copias físicas para repartir y vender y no nos quedo ni una sola. Otra cosa que nos pasa y esto es muy loco posta es que ahora tocamos más en Trelew que cuando estábamos viviendo allá. Es loco y muy irónico pero no nos pasa solo a nosotros y calculo que eso es porque la gente siempre mira para las capitales.

¿Cómo fue la adaptación a Buenos Aires, con su ritmo, su rutina, su gente, etc.?

Y es muy diferente. Por suerte uno tiene la música como escape, el rap, otrxs tienen otras pasiones y son ese escape necesario. Obvio que se nota, por ejemplo el tren, las distancias, ir en bondi apretado, el subte en hora pico, pero tener ese propósito lo hace llevadero y te saca de la locura cotidiana. Quieras o no, esta ciudad te pone a otro ritmo por eso esta bueno tener un espacio para relajarte y salir de la locura.

2019 llega Puro, recien me contabas lo diferente que fue editarlo desde Buenos Aires. Es un disco diferente ¿Cumplió tus expectativas? ¿Cómo fue el proceso creativo?

Los temas los arrancamos entre finales del 2017 y principios de 2018 que fue cuando realmente empezamos con todo. Veníamos buscando algo junto al FlakkodelBloque y se fue dando. Yo a él lo conocí antes de hacer «Habitual» (su disco del año 2017) y fue de una manera muy loca porque resulta que yo había grabado un tema sobre una pista de él sin saber que era de él, ahí pegamos buena onda, mucha química y nos pusimos a trabajar en «Habitual». En ese momento se transformó en un hermano para mi, empezamos a ranchar todos los días, conozco a su familia, él a la mía y así empezamos a buscar algo nuevo. Me acuerdo que escribía cosas, escuchábamos pistas y nada, las descartábamos porque no nos convencían. Un día llego al estudio y el Flakko se estaba haciendo tremendo pistón, era un tema que se llamaba «Salud» que finalmente quedo afuera del disco, pero lo considero el primero porque ya marcaba una linea. Si vos analizas «Puro» tiene una identidad sonora que se empezó a gestar ahí. Después vino «Sagrada Familia» y enseguida empezamos a trabajar en «Filosofía Samurai» y así fueron cayendo los temas que compartían esa linea.

¿Eso fue buscado o simplemente sucedió así?

Sí, en realidad sabíamos que los estábamos trabajando para algo. Recién al cuarto tema dijimos vamos a hacer un disco. Tuvo mucho que ver mi situación personal y lo que me pasaba cuando me estaba viniendo para Buenos Aires. No es que yo de un día para el otro me vine, la verdad tuve mi momento de analizar, pensar, lo venía planeando y eso es lo que reflejan las letras. «Puro» no es un disco donde busqué la métrica, ni me volví loco por el flow y esas cosas. «Puro» es justamente un disco donde busque ser puro y decir esas cosas que quería sin pelos en la lengua.

¿Cumplió tus expectativas?

Sí, sin dudas. A mi me gusto mucho, por supuesto que siempre uno intenta no estancarse e ir por más, pero fue un trabajo que me gusto, que disfrute. Es un disco muy nuestro, nos metimos en todo, en el diseño, en la fotografía, en todo. Fue como dar ese paso necesario.

¿Sentís que es importante dejar un mensaje en tus letras?

Sí, creo que es algo natural. Trato de no cargarme esa mochila, eso va en cada uno. La música es música y es libre, capaz un día querés sacar un tema para bailar y otro después para que la gente te escuche y analice lo que tenes para decir. Todos los que tenemos la posibilidad de escribir nos basamos mucho en las emociones. Por ejemplo, yo no rapeo lo mismo que a los 18 y no lo haría tampoco. «Puro» en este caso, es un disco más maduro, mucho más solido.

«Hoy me levante cansado de esos puristas, raperos, traperos, no hay géneros para el artista…» Nos metemos en la polémica. Tu letra refleja un claro pensamiento y un argumento muy solido, ¿Qué pensas del Trap y toda esa moda? ¿Lo metes dentro de la cultura Hip Hop? 

Mira te pongo este ejemplo: El Artick el otro día se mando un trap tremendo y es rapero desde siempre. Creo que es un límite mental que se pone la gente encima. No por sacar un trap dejas de ser rapero. La música es libre, si la Mona Jimenez saca un rap, ¿Va a ser rapero? Pero claro que no. Lo que sí me parece es que hay que cuidar la esencia de uno y no perder la identidad. Y sobre si forma parte o no del Hip Hop, la verdad no sé, es difícil. Creo que hay puntos en común donde te diría que si y otros en donde no. Las formas son importantes y ahí esta el tema.

Estuve leyendo mucho tus publicaciones en redes y tanto ahí como en algunas letras hablas mucho de «equipo de trabajo». Es raro en la actualidad que un rapero hable de una manera tan seria y profesional sobre equipo de trabajo. ¿En qué consiste y quiénes integran ese equipo?

Si, más que equipo de trabajo es mi equipo. Es algo que se viene gestando hace mucho pero que este último tiempo fue cobrando importancia y seriedad. Antes que laburar juntos somos hermanos de crew. Como decía hace un tiempito empezamos a formalizar un poco más las maneras de laburar, si bien ya veníamos con Alkantarilla 28 junto al Foonkickbeat, al FlakkodelBloque, el Artick, cuando nos mudamos acá empezamos a trabajar con gente con la cual ya habíamos laburado. Tenemos productores, un fotógrafo que se encarga de la imagen y ahora trabajamos en conjunto con una productora llamada Nomades que se encarga de mover nuestra música por las plataformas y también con una productora que se encarga de la parte audiovisual. Llamo mi equipo a todos los que están detrás de lo que hago. La verdad esta bueno tener un equipo detrás en todo sentido.

En base a todo esto, a la profesionalización y la seriedad, ¿Qué le fata al rap argentino para despegar definitivamente?

Creo que le falta y es algo fundamental, la unión. La comunicación y la cercanía, no amistad, cercanía entre todxs y eso es algo que si veo en otros géneros. Una mayor mancomunión entre todos seria interesante para el rap nacional. Estoy seguro que se viene laburando mucho y muy bien y aunque faltan cosas estoy seguro que el rumbo es bueno, estamos cerca de ese boom. Acá se consume mucho rap latino y poco rap local pero todo suma porque eso genera conexiones muy piolas.

¿Qué se viene para el futuro cercano?

Tengo algunas cosas ahí grabadas, otras por grabar y seguir puliendo. Además tengo un proyecto audiovisual ahí cocinándose. Estoy escribiendo mucho, que es algo que me encanta hacer. Hay un poco de todo y ya empezamos a diagramar el 2020 en materia de temas, vídeos y esas cosas. Ahora en temporada de verano nos vamos todos para el sur a trabajar, ya tenemos algunas fechas cerradas y otras charladas para tocar allá que hay muchos balnearios y donde se esta consumiendo mucho rap.

Por último y para cerrar, un sueño que tengas…

!Wow¡ que difícil. Me gustaría estar en el mismo lugar que mi gente haciendo lo que me gusta. Me encantaría hacer lo que hago con la posibilidad de tener a mi familia conmigo.

Así terminamos la charla. Casi una hora de historias, anécdotas y mucho mucho rap. Eso nos dejo Tobiah, este gran Mc oriundo de Trelew. Un vaso de agua y otra vez a darle pelea al calor, en bici, como siempre. Música en el auricular y mucha conversa para analizar.

 

Por Kevin Dirienso Poter (@kevindpoter)

Agradecimientos: A Tobiah y a su hermano por la amabilidad, la charla y la buena onda.

Fotos: Efrain Sosa (@efrainms7)

 

1 comentario en “«En el interior es dónde el underground sigue vivo»”

Deja un comentario