HAGAN LUGAR.

El rap argentino sigue creciendo. Durante el 2017 (lo que va del año) muchos artistas lograron editar sus discos, ya sea de manera física o simplemente digital; otros, recorrieron gran parte del país haciendo delirar a las multitudes que colmaban los lugares. Sin embargo no todo es color de rosas y aún falta para terminar de consolidar nuestro rap.

¿Qué pasa?, ¿Qué falta? Varias son las conclusiones, pocas son las certezas para entender como un fenómeno tan creciente aún no resulta sustentable. Como lo fueron los 90 para la cumbia, la segunda década del nuevo milenio, pareciera tener todo para ese boom tan esperado. Sin embargo siguen existiendo algunos escollos no fáciles de traspasar.

Las modas son modas, son pasajeras y por ende, no resisten mucho análisis, pero si se puede “semi analizar” este camino hacia la consagración. El pasado 25 de agosto, el mítico Luna Park, hogar de grandes espectáculos, se colmó para albergar la Final Nacional de la Red Bull Batalla de los Gallos. Durante aproximadamente 4 hs. 7 mil concurrentes vivieron una noche a puro freestyle donde finalmente Wos se coronaría campeón nacional. Hasta ahí todo bárbaro, pero, ¿Hubo rap?.

La respuesta es corta y concisa, NO, no lo hubo. Durante todo el evento, los gallos iban pasando y batallando pero ninguna banda o artista externo al freestlye tuvo la posibilidad de “mostrarse” desnudando la triste realidad, todo es freestlye, todo es moda, todo es dinero.

En una cultura completa y en constante crecimiento es importante generar espacios y recursos para que todos los artistas tengan un lugar donde mostrar su arte. Fundamentalmente porque el hip hop va mas allá de una buena métrica o un buen punchline.

Por Kevin Dirienso Poter

Deja un comentario