JAVIER ORTEGA – «LUMPEN» (2021)

Por Gastón Piriz Aldana – @gaston.gpa

“Lumpen”, el primer álbum de Javier Ortega, puede utilizarse como ejemplo de rap puro.

Una vez se entra al link de YouTube del álbum, lo primero que se presencia es la llamativa y colorida portada realizada por Biloba; esta arte gráfica va de la mano tanto con el nombre del disco -Lumpen-, como con los seis temas dentro del mismo, junto al mensaje y significado que estos ofrecen.

Para pasarlo en limpio e ir a lo que interesa; “Lumpen” se utiliza para referirse a los pobres y marginados de una sociedad. El término viene de “Lumpemproletariado”, un término alemán y marxista; así se llamaba a la clase que estaba por debajo del proletariado.

El nombre del álbum tiene un peso en sí mismo y también tiene una pizca de interesante y llamativo. No podía faltar Javier Ortega. Por si no lo conocen; el rapero argentino nacido en Comodoro Rivadavia, a los 5 años se fue a vivir a Chile y allá pasó casi toda su infancia –hasta los 16 años-. Es hijo de un padre argentino y una madre chilena y fue en el país vecino que levantó interés en la cultura; a los 10 años ya iba a sus primeros eventos de rap y no tardaría en lanzarse a rapear… A Javier el rap le corre por las venas.

“Lumpen” nos ofrece una variedad de características maravillosas. Cuenta con un mensaje que pesa y que el Mc sabe transmitir de una manera admirable con su rap protesta. Javi ya nos tenía acostumbrados a dejar sus ideales bien marcados. Tiene buenas letras, la calidad de sonido es excelente, los beats son buenos y la fluidez de Javi sobre cualquier boom bap invita a cerrar los ojos y escuchar un disco que parece bajado del cielo.

Hay más de un foco que automáticamente causa la necesidad de escuchar todo el disco -pero al mismo tiempo soñar con que nunca termine-;Javier Ortega es uno, sin ningún tipo de duda. Pone en evidencia que el rap es parte de su vida en cada letra y demuestra que escribe como pocos. Por esto, es que en la canción con la que abre el álbum «Danos música» puede darse el lujo de cantar; “Yo me siento fresh” y “La city está lleno de fachos como Mussolini” y que encajen todas las frases a la perfección.

Lo bien trabajado que está el álbum también destaca. Javier Ortega es rapero y forma parte de la cultura hace una gran cantidad de años, pero nunca le había regalado a sus fanáticos un disco formal. De la mano de Sudaca Beatz, y el reciente y por demas prometedor sello discográfico “Peñi” lanzó y produjo “Lumpen”. Pedazo de debut para el oriundo de la Patagonia.

Es que… Desde que suena la primera canción, “Danos música”, el álbum ya cautiva y absorbe con 19 minutos de un ejemplo de rap puro y real. La cabeza se mueve sola por los beats vieja escuela del Flakkodelbloque y de Don Nadie. Los scratches de Dj Pharuk son de otro mundo, no hay otra manera de expresarlo. El Dj chileno se conecta tanto con Javi como con los beatmakers. Rápidamente caemos en una única realidad; estamos escuchando una obra maestra.

Una vez adentrado en este maravilloso viaje; suena el segundo tema. “Asumiendo el Reto”, acá Javi no cambia el significado de su mensaje, pero lo hace expresando de una forma más personal. Este tema nos deja esta frase maravillosa : “Yo no puedo obviar lo que pasa a mi alrededor, si escucho algún racista le bajo yo el comedor”. Punchline…

En el tercero, “La Tormenta”, ya se logra entender por dónde va el disco. Un punto a destacar de esta canción es una frase del track: “Dedico mi canción a todo ser humano que tenga corazón. No para congresistas que deciden por vos sobre el cuerpo de las pibas y la madre que me parió”. El mensaje que transmite es excelente, de eso no hay duda. Lo que destaca en todo momento del álbum es la forma de expresarse y  lo bien que escribe Javier.

Para el cuarto track llega un feat con Tobiah. Mismo mensaje, misma magia. Pero ahora la habilidad proviene de dos magos. Haciendo honor al nombre del disco, en el tema “Denominalo” se rapea; “Sigan la flecha los que están con la DEA, llegan los LUMPEN con la costumbre siempre de dar pelea”. Es subjetivo, pero este tema es el mejor del disco. La conexión entre los raperos con Pharuk y Flakkodelbloque roza lo perfecto. Las letras de ambos artistas son profundas y están bien realizadas. A esto se suma el beat, que empieza algo lirical, pero es un boom bap pesado. Ni hablar de los scratches -en los momentos perfectos, que le dan el toque rap old- . Todo esto, sumado a la buena calidad de sonido, dan como resultado; el cuarto tema de “Lumpen”, “Denominalo”.

En el anteúltimo tema, Javi da un cambio radical y sorprende. De la mano de Sudaca, el rapero argentino se lanza hacia una base que suena más a trap que a rap, con una pizca de pop. Tiene un tono más suave, la voz del rapero se nota más relajada. Me atrevo a decir que, aunque me parece raro ver a Javi sobre esta base, la manera que se adapta y fluye en este beat -totalmente diferente a su estilo- es brillante. Sudaca, productor del material, le explicó a Flow: “Tuvimos que trabajar la forma en que javi rapeó, porque hubo que adaptarla al nuevo beat, pero creo que quedo lindo el experimento”.

El último tema es arte, un cierre alucinante. Sí, como todo el álbum. Pero “Todos lloran”  tiene un mensaje distinto a lo que venía expresando el artista en su disco (aunque relacionado por ir contra los prejuicios de la sociedad). En este tema el glorioso beat lo aporta Don Nadie, y se suma a cantar Pedro Rodriguez, que se complementa con Javi.  Una letra y sobre todo coros en momentos justos -que te mueven la cabeza sin que te des cuenta-. Esta canción refleja simplemente los sentimientos que siente el humano, transmite que aunque nos hayan enseñado a “ocultar la emoción del cora”, “todos lloran, todos se enamoran” -como dice el track.

Javier Ortega, el indio Javi como lo conocemos todxs, representó excelente al nombre de su disco: Lumpen. El rapero argentino nos regala esta obra de arte tan esperada por los que siguen su música. Rap vieja escuela, un mensaje de protesta que atraviesa los auriculares y penetra en el cerebro, escrituras que sorprenden, giros inesperados y buena calidad son parte de la larga lista que se puede dictar de puntos positivos de este gran trabajo ¿El punto negativo? En algún momento termina -y bastante rápido ya que solo contiene 6 temas-.

Javier Ortega le explicó a Flow: “Significa mucho este álbum. Me llegó la propuesta del sello Peñi nos sentamos a componer y salieron estos seis temas. Algunos ya los había subido, pero sin producir. La decisión de ponerle Lumpen es para darle un resignificado al lugar de donde yo provengo y al entorno que siempre estuvo muy cercano a mi persona, al lumpen. Es tomar el insulto para reafirmarlo como identidad”.

Entiendo el sentimiento de vacío al finalizar “Lumpen”. Pero Sudaca Beatz nos adelanto lo que viene para apalear la manija: Ya estamos trabajando en algo nuevo con Javi, quizás para fin de año. Hay un par de sorpresas de él, pronto también”.

 

Deja un comentario