“La herramienta del MC es la palabra”

Juan Pablo Castillo, mejor conocido como Under MC nació hace 28 años en el barrio porteño de Colegiales. Jamás esperó ni imaginó lo que vendría luego. Estudió producción musical en la Escuela de Música de Buenos Aires (EMBA) y hace unos años, gracias a una propuesta de uno de los colegios más prestigiosos de Argentina inició su carrera como docente, dictando un taller de rimas en el Colegio Nacional Buenos Aires.

Actualmente cuenta con dos discos de estudio, Mentalico (2010) y Factor Clave (2014) con los cuales recorrió el país tocando en varios lugares junto a grandes artistas del medio.  Este es el Under Mc, un chico de barrio que nació y creció con el rap y al cual según dice tiene mucho para darle.

¿Qué es el HIP HOP en tu vida?

El hip hop prácticamente es mi vida. Marcó el rumbo de ella desde muy chico. Definió mi vida, mi personalidad y mis amistades. Desde aquel entonces todas las decisiones que tomé y tomo son para lograr algo en esta movida.

¿Cómo es vivir siendo MC?          

Las rimas siempre están presentes, hasta en un chiste con amigos. Además la gente siempre te relaciona con eso porque sabe lo que sos y lo que haces, entonces siempre terminas girando en torno al rap. Los mcs dejamos de lado cosas importantes por el rap, nos enfocamos al 100% por una pasión.  Si te quedas de brazos cruzados en este ambiente te van relegando y te frustras. Somos personas bastante enfocadas, con mucho compromiso y pasión.

¿Cuánto y cómo notas el crecimiento del rap en nuestro país?  

El rap se está masificando mucho. El consumo está explotando en toda Latinoamérica y las batallas de Freestyle ayudaron mucho a que eso suceda. Los grupos se profesionalizan cada vez más, hay más ofertas de calidad musical, además el público ya tiene el oído “aceitado” y aprecia más a los artistas. Los entiende, valora lo nuevo. Antes había que hacer lo mismo que los demás porque era lo que estaba “bien”. Ahora podes hacer cosas distintas y eso suma. Años atrás si no eras el rapero ortodoxo te crucificaban. Actualmente se está considerando al hip hop como arte, como género musical, una movida cultural que  está haciendo mucho ruido.

¿Por qué crees que existen prejuicios entorno al hip hop? ¿Consideras que están cerca de ser derribados?

Con el rap estamos en esa pelea, que nos reconozcan como a otros géneros, que nos den el  espacio. Las armas con las que peleamos son elevar el compromiso y la calidad con lo que hacemos y así demostrar que estamos al mismo nivel que cualquier músico profesional. Al rap le cuesta bastante en nuestro país ser reconocido como música, como arte. Todo esto tiene que ver con esa maduración que estamos teniendo. El hip hop acá, en Argentina, empezó hace poco y todo lleva su tiempo. Creo que estamos en un momento donde la balanza se está inclinando bastante a favor nuestro. Ya varios festivales “grandes” incluyen el rap en sus lines up, lo ves en publicidades, en todos lados. El baile también está creciendo, ahora ves b-boy y b-girls en videos, en competencias, etcétera. Están viniendo muchos artistas internacionales y cada vez de mayor relevancia lo que demuestra que hay un público que lo consume, porque sino, no sería redituable y no seguirían viniendo a tocar. Todas esas son señales de que la movida está creciendo. Por otro lado, el graffiti creció muchísimo, Buenos Aires se transformó en un centro mundial del graffiti y ya hace un par de años que los mejores graffiteros del mundo vienen a pintar acá. Hay zonas enteras de graffitis, las plazas, los murales, manzanas enteras para pintar. Mucha gente los requiere (graffitis) para distintas cosas, fachadas, locales, para decorar, para varias cosas.

¿Cómo surgió el taller de rimas?

Yo ya había hecho talleres de rimas cuando viajaba al interior. Aprovechaban el viaje y querían que un mc experimentado transmita sus conocimientos a los chicos de esos lugares. Era un taller chico y aun no tenía idea de lo que me esperaba, fue hace 6 o 7 años. Poco después me escribieron del Nacional Buenos Aires porque estaban buscando ideas para realizar talleres que atraigan el interés de los chicos, con algo más actual, más urbano y surgió la idea del taller de rimas. Dieron con mi perfil y me pidieron que arme un proyecto serio de lo que sería finalmente el taller. Empecé a pensar más como docente sabiendo que el Nacional Buenos Aires es una de las instituciones más prestigiosas del país. Fue un honor pero una gran responsabilidad, un gran desafío.  Empecé a trabajar en el colegio, arranque en el 2012 y hasta la actualidad estamos.

¿Notaste ahí el crecimiento de la movida?  

En el colegio fue muy evidente el cambio. Cuando empecé no había raperos  y los que se acercaban lo hacían por curiosidad o con muy poca idea. Hoy años después, hay eventos de rap en el colegio, competencias. Los chicos, se quedan tirando Freestyle en el patio, a la salida en la puerta. Además algunos presentan sus temas o los preparan para fechas importantes como el día de la primavera o la noche de los lápices.

¿Cómo es convivir y enseñarles a chicos el arte de rimar?

El taller ayuda a que los chicos se suelten, a que se desinhiban, a que no tengan vergüenza, a levantar la voz, hablar fuerte.  Esas cosas son la parte humana del taller, porque inconscientemente trabajas tu personalidad. Si adentro del taller te sacas los miedos, te paras con actitud, hablas seguro y fuerte, fuera del taller vas a hacer lo mismo, vas forjando tu personalidad. La parte humana es fundamental y por eso el taller es tan importante a nivel social.

¿Sentís que los talleres de rimas, de dibujo y de baile ayudan a los chicos a salir de situaciones «riesgosas»? Ya sea la droga, la delincuencia o simplemente estar en un ámbito de contención o aprendizaje, lejos de las calles.

Sí, por supuesto. Dentro de la propuesta del Colegio Nacional Buenos Aires la idea era esa, lograr que los chicos pasen más tiempo en el colegio y que no se queden después de clases en la calle o en la esquina, donde es probable que empiecen a fumar cigarrillo, tomar alcohol o a probar alguna droga. Muchos chicos no quieren volver a sus casas y los talleres a contra turno evitan eso. Y la verdad es que pasó, hay chicos que cumplen su horario y se quedan más tiempo en el colegio y hay otros que llegan más temprano para poder asistir a los talleres y después concurren a clases normalmente. Gracias a dios, el taller funcionó y me terminaron recomendando a otros lados y termine trabajando bastante en el área de cultura.

¿Actualmente tu carrera es más de docencia que de Mc?

Sí, nose si me está yendo mejor como docente que como Mc. (se ríe). Pero eso es porque en cultura actualmente hay muchas estructuras formales y muchos proyectos culturales que incluyen estas disciplinas. El hip Hop no tiene tantas estructuras, es más independiente y avanza a otro ritmo. Ser docente me cambio la mente, el enfoque, la conciencia de mi música. Estar en contacto con chicos de diferentes zonas, con distintas problemáticas me volvió a poner en contacto con un montón de situaciones y vivencias. 

¿Es importante la lectura para rimar? De ser así ¿Cómo incentivas, en época de poca lectura, a chicos de corta edad para hacerlo?

Sí es súper importante. Yo les digo a mis alumnos directamente “los mejores mcs son los que más vocabulario tienen”. Mientras más lees mejor vas a rapear. También transmito mi experiencia, yo siempre estoy leyendo algo, un poco todos los días y las palabras llegan. A veces terminas componiendo temas con palabras que sacas del libro que lees en el momento. La imaginación también es importante, leer fomenta eso y a la hora de componer sirve. La narrativa también es otro factor, hay muchos raperos que riman palabras pero no dicen nada, no narran algo. Al leer, sobre todo escritores buenos que saben escribir, que saben usar las palabras, que saben narrar, se te impregna eso y vas a saber narrar y escribir rimando. Los chicos lo entienden y saben que la herramienta del Mc es la palabra.

¿Cómo ves el rap de acá a 10 años?

Me cuesta imaginar el rap de acá a 10 años porque todos los años las cosas que pasan superan ampliamente las expectativas. No sé qué va a pasar pero imagino que el rap va a estar fortalecido y que la movida va a seguir creciendo. No le veo un techo, vamos a seguir madurando y las nuevas generaciones van a ayudar a eso. Creo que Argentina se va a poner a la altura de los demás países y se va a lograr ese ida y vuelta para fomentar la cultura hip hop en nuestro país. 

Por Kevin Dirienso Poter

Fotos: Archivo

Agradecimientos: Al Under Mc por su predisposición y su buena onda.

 

Deja un comentario