PALACIO: EL RENEGADO DEL RAP.

Por Kevin Dirienso Poter – @kevindpoter

Si bien pasamos del 2020 al 2021 todo parece igual. Nadie en la faz de esta tierra se enteró de este cambio de año y como quien no quiere la cosa, los días pasan, avanzan y estamos a mediados de este año. La pandemia nos hirió pero nos dejo respirando y con muchísimos cambios de los cuales ni el rap, ni el periodismo están exentos. En esta nueva normalidad vimos el boom del streaming y muchas otras cosas que han cambiado la forma de consumir, de comunicar y de vivir. Dentro de esas nuevas reglas también están las entrevistas que han cambiado, ni para bien, ni para mal, simplemente han cambiado.

Si bien es cierto que tranquilamente se puede ir a tomar un café (o mejor una birra) con grabador de por medio, las restricciones en los transportes, el tener que generar un permiso para circular y todos esos palos en la rueda, dificultan los encuentros que pasaron de ser «cara a cara» a ser a través de una pantalla o el viejo y querido telefonazo. Entrevistar por teléfono no es algo que me guste demasiado, pero es ese viejo recurso que vuelve para darnos la posibilidad de charlar, en este caso, con un rapero que lleva el barrio a flor de piel. Directo del Partido de La Matanza, el más grande del Gran Buenos Aires, Palacio, atiende una fresca mañana de marzo para charlar un poco con Revista Flow.

Es raro conectar con alguien a cierta distancia y hablar de su rap a través de un teléfono, sin ver ni poder sentir esas sensaciones que dejan las «preguntas-respuestas». Hay algo que el llamado no capta, pero aún así queda en cada contestación. Como todo, se arranca por el principio, o al menos eso marca «la normalidad», por eso, quisimos saber como es que este gran Mc oriundo de La Tablada hizo su entrada al rap. «Creo que como la mayoría de mi generación, lo primero que me llego respecto al rap fue una película» arranca a contarnos Palacio, «me acuerdo que cuando la vi, quede flasheado, quería vestirme así, rapear y hacer todo lo que hacían en la peli». No tengo pruebas, pero tampoco dudas, que muchxs ingresaron a la cultura por el cine antes que por el rap o el graffiti o incluso el break. Es una cuestión generacional que fue marcando a varixs y que al día de hoy sigue ahí. «El guetto y todo eso que generaba la película tenía mucho de Hip Hop, aunque en ese momento no tenía clara la diferencia entre Hip Hop y rap, algo que aprendí con los años» cuenta. «Si bien me gustaba el rap, algo me atraía, a la música llegue años después. Teniendo en cuenta que me crié en otro contexto, en mi barrio, mi entorno escuchaba cumbia, yo escuchaba cumbia, pero de a poco me fui metiendo y a eso de los 19 años empece con todo».

Palacio es de esos artistas que hacen rap porque aman hacerlo y no por subirse a una ola. Su rap escupe las realidades del barrio sin ningún tipo de reparo ideológico ni mucho menos. Verdades sueltas en cada track para llevar a los oyentes a esas calles de La Matanza de una sola barra, pero es importante entender como fue formando su postura dentro del género saliendo de un contexto, si se quiere ajeno, al rap. «Del rap me atrajo eso distinto, el flow, la manera de generar rimas, etc.» comenta. «Mis primeros trabajos son desastrosos» afirma «suenan mal, no tienen una base compositiva como tienen ahora mis canciones, fui progresando». Para comprender del todo su esencia artística, es importante aclarar o contar sobre tiempos. ¿Cuánto tiempo le lleva a un artista entenderse para poder expresarse? ¿Cuántos años necesita un Mc para sacar a relucir su máximo potencial? Y aquí es donde me parece importante decir que Palacio fue de esos raperos que se largaron a la cancha a puro corazón. Sin pensar demasiado las cosas, solo sintiéndolas. «Tuve la suerte de conocer gente que me ayudo mucho, que me enseño bastante, y eso es positivo porque desde que arranqué a escuchar rap a pleno hasta que empece a grabar pasaron pocos años, no tanto. Yo aún no entendía que era un sample, que era el flow, no entendía como se hacía, fui aprendiendo y ahí es donde la gente que me rodeo me ayudo mucho».

Las entrevistas telefónicas tienen una distancia que es demasiado perceptible. El sonido enconado el teléfono en el grabador, dificulta el armado de la nota luego y para hacer una analogía, siento que tiene mucho que ver con lo que es Palacio como artista. Definirlo sería injusto porque no tengo la verdad absoluta, pero percibirlo si es valido y su personalidad me demuestra un rap sincero, un artista del pueblo para el pueblo y eso, amigxs, en épocas de fama rápida y mareos innecesarios vale oro.

Esa realidad que percibe la emana en cada canción. ¿Cuál es la visión de la actualidad del Hip Hop en nuestro país? «Mis comienzos no fueron sencillos. Yo tengo una perspectiva diferente, a mi se me han cerrado muchas puertas por mi persona, por como era, por venir de otro palo. Yo no era un rapero promedio, de echo hay gente que le ha dicho a mis amigos «che a este de donde lo sacaste» y en ese momento no había lugar para una personalidad como la mía. Hoy lo veo diferente, hoy creo que hay más rap «villero» por llamarlo de alguna manera. Es decir, por lo que a mi me miraban raro, hoy es normal. Hoy ser el rapero del barrio está más normalizado» aclara con una claridez que me asombra y me sorprende por su observación. Quien puede llegar a pensar que a un rapero que relata de manera muy concreta la realidad que se vive en los barrios. Sin embargo desde su propia experiencia Palacio nos cuenta todas esas sensaciones que lo llevaron a ser quien es y quien nunca dejará de ser. «Al día de hoy me pasa un poco también, veo mucho monopolio en el rap argentino, tenes que estar en el momento justo, con las personas justas, como en todo».

Palacio no quiere agradarle a nadie, «podría haber cambiado eso para quedar bien y entrar en esa especie de circuito dentro del Hip Hop, pero no, no soy así, no me interesa. Me considero un renegado, un rapero renegado. La palabra revolucionario me queda enorme, no comparto la gente que se pone esa chapa y después no la acompaña, por eso digo ser un renegado que te cuenta lo que ve. No invento nada». Está claro eso, esta muy marcada su impronta tanto en sus respuestas como en su material. Palacio tiene todo para ser el rapero de barrio que no se come la peli y que sigue igual, aprendiendo.

«Al Hip Hop local le faltan productores» arranca punzante, «pero no productores musicales, creo que hay muchísimo talento, pero faltan personas que inviertan y apuesten por esos artistas que por alguna u otra razón quedan fuera de ese circuito que te decía antes» cuenta. Y podemos analizar esto desde un lugar egocéntrico o desde un lugar autocrítico. Hay dos posturas bien marcadas y como cualquier artista fiel a su esencia, Palacio, no se mueve un centímetro de su lugar, de sus valores y de sus convicciones. Ahora, si al Hip Hop le faltan productores y personas que inviertan, que le sobra, que es lo que hay demasiado, sobre esto Palacio no tira la pelota afuera, al contrario, la para, la pone bajo la zuela e intenta darle el pase gol necesario al delantero, «la verdad no lo sé, a mi no me agrada para nada, no el trap, de echo el trap es un ritmo fresco y lo he experimentado. Pero para mi lo que sobran son esos artistas que hablan como si vivieran en otros países. Usan términos de otros lugares y como argentino realmente no lo entiendo. Ni tampoco comprendo a los que les gusta eso», afirma, «tenemos un léxico completísimo, unos dialéctos criollos que no hay en otro lado y la gente consume argentinos cantando, rapeando como si fuesen de Puerto Rico, eso no me gusta para nada. Creo que si la gente tuviera consciencia sobre esto, el rap argentino tendría más resonancia a nivel local e internacional».

De la bronca por esta falta de identidad hay mucho por decir, por escribir. Palacio ya lo hace y en cada uno de sus discos lo podemos percibir. En el año 2019 se edita «Antisocial» un gran disco que tiene mucho de ese ácido desoxirribonucleico que tiene este gran MC. «Estuve 3 años grabando ese álbum. Por cuestiones económicas, de tiempo y demás, demoré bastante en dejarlo terminado. Yo grabé en mi estudio parte del material pero el sonido no me convencía y decidí re grabar casi todo en lo de un amigo que tenía un estudio más montado». «Antisocial» es un disco muy rapero. Muy pero muy rapero. Es de esos álbumes para ponerlos y escucharlos, dibujando en tu mente las imágenes que Palacio escupe. Para hacer un análisis del mismo podemos leer entre lineas las respuestas de este artista que no tiene intenciones de vender nada más que exponer su corazón. «Antisocial es un disco renegado, guerrero, donde reniego mucho de donde estamos, es un disco de protesta, es justo eso, mi protesta personal» describe Palacio. «Tuvo un largo proceso de grabacion y creo que eso lo hace completamente gráfico respecto a lo que pienso y trato de plasmar».

Si bien el mencionado álbum no es el primero de Palacio, si es el primero que conocí a través de las nuevas plataformas digitales, esas que les abrieron las puertas a los artistas para compartir su música. Palacio es un artista muy vivido a su entorno, todo lo que lo rodea parece condimentar sus barras para hacerlo explicito. Una vez un colega me dijo que escucharlo es como viajar por la Zona Oeste del Conurbano Bonaerense sin moverse desde donde estés, no importa si en una casa, en una carpa o en un departamento de Chacarita.

Estos últimos años fueron de menor a mayor para este Mc, que como todos los terrenales, debe laburar de otra cosa para mantener el espíritu de su rap vivo y coleando. «Yo laburo de otra cosa, vivo de otra cosa, pero me encantaría hacer lo mio y vivir de esto, es creo, el sueño que tenemos todos los artistas, sin importar que sea lo que hagas» afirma Palacio. La charla es profunda y la mala conexión de mi WiFi (con el viento de ese día parecía mayor la intermitencia) hacía que por momentos la atención sea mayor, para no perder ningún detalle. Antisocial es ese gran disco al que la pandemia le cortó las gambas en el sentido físico. Dada la cuarentena y esas restricciones que hirieron de gravedad la movida, nunca se pudo presentar en vivo acorde a lo que se merecía y hoy es una materia pendiente. Esto no hizo mella en Facundo que siguió laburando durante todo el aislamiento para editar un año y poquito después un EP impresionante llamado «D-Nero Negro«. El material fue presentado en YouTube en febrero de este raro 2021 y cuenta con 5 temas muy bien ordenados. «El Ep es un material conciso que trata sobre el ser humano y su necesidad de salir adelante, de tener ambición, del hambre por lograr cosas» cuenta, «creo que sin importar si es con la música o con lo que uno haga, mi intención en el disco es dejar algo, esa búsqueda por tener, como dirían los viejos «donde caerse muerto», es mi cuarto material, el segundo en YouTube y creo que pienso en los que vienen atrás, en dejarles algo a mis hijos para que no pasen lo que pase yo, etc. Es un disco que recorre esos caminos y dónde intento llenar esos espacios con lo que yo llamo típicos folclores del hip hop».

Si Antisocial confirma las barras crudas de un Mc de barrio, D-nero Negro termina de acentuar el estilo de un rapero que no se guía por rankings ni que jamás se comería ninguna peli. Palacio es de esos Mc´s que no piensan en los demás cuando rapean y tampoco les interesa si los escuchan o no, todo radica en uno mismo y nace desde ahí para los demás, y eso es loable y completamente contagioso para un rap local que pese a estar lleno de artistas así, no es valorado por eso sino por vender algo a una industria completamente ajena a un país duro como el nuestro. Palacio es un rapero argentino y eso se nota desde cualquier track que reproduzcas.

Para cerrar la charla quise saber para que rumbos esta yendo y como viene su actualidad. El mundo es tan loco que un Ep lanzado en febrero de este año ya es obsoleto y parece de antaño. «Sigo trabajando, siempre estoy haciendo algo porque me gusta estar en movimiento» afirma con total ambición. «Ahora estoy armando un nuevo EP y al mismo tiempo laburando con un colega en otro material llamado «medios parias» que va a estar muy bueno» cierra. El rap no es ajeno a la realidad, al entorno y artistas como Palacio lo saben y lo reflejan, «mi intención siempre es conectar con los que ven la realidad que se vive y no con eso que tal vez te venden para que compres».

La charla se cierra con toda la expectativa por seguir escuchando raps de este gran Mc y con la certeza de que en el rap argentino no todo está perdido…

 

 

 

EL JUEGO – DOCUMENTAL (1999)

Por Luana Iroz – @lxulitta

En 1999 La Turma Producciones realizó este documental que cuenta con la producción de Juan Martín Data y la dirección de Ariel Winogrand, quienes lo hicieron con el fin de compartir y documentar lo que estaba pasando en el underground argentino con la mayoría de los artistas y bandas que lo conformaron. El material se llama El Juego y es un clásico dentro de la cultura nacional. Desde su visión y con un gran trabajo, los responsables del documental repasa historias del compilado Nación Hip Hop y hace lo mismo con artistas que quedaron afuera de este compilado, además de mostrar la escena que estaba creciendo a pasos enormes desde comienzos de los 80. El film dura unos 45 minutos y se vendía en formato de VHS. Se estima y como dato de color que llegaron a vender unas 100 copias aproximadamente.

El Juego comienza con imágenes de un DJ haciendo Scratches, pasando a otras tomas donde se ve la realización de varios graffitis, uno en especial que dice «El Juego» en letras abombadas, también pasos de breaking. Luego los volvemos a ver explicando lo que para ellos es el hip hop, todos hablan de la cultura, los elementos, etc. Podemos observar a unos jóvenes Apolo, Mustafa Yoda, DJ Hollywood, Jazzy Mel, Súper-A, Tumbas, Mike-Dee, los integrantes de El Sindicato, entre muchos más, hablando de la escena que se estaba gestando en aquel entonces y  del rap que a ellos les llegaba de bandas como Run DMC, Cypress Hill, Wu Tang Clan, El Chojin, Control Machete, N.W.A, etc.

Yendo al campo del graffiti se habla también de dos diferentes escuelas: el throw up, un tipo de tags rápidos y no muy «artísticos», y por otro lado el Wild Style, muchísimo más elaborado, con diseños más difíciles y obviamente, más artísticos. También hablan de que hay quienes recurren a la pintura ilegal, más vandálica sin pedir algún tipo de permiso, los bocetos previos que realizan, pinturas, etc.

Es un gran documental que nos pone en contexto de las primeras olas de Hip Hop argentino, cómo se fue formando todo y cómo gracias a los B-boys/girls se sostuvo la escena y todo el movimiento desde la llegada de la cultura a nuestro país hasta hace no mucho. Entendemos con este documental o al menos eso es lo que se percibe que el puerto de amarre de la cultura Hip Hop en nuestro país fue sin lugar a dudas el breakdance.

 

 

Lo que más nos mantiene en la mira actualmente son las batallas de freestyle que nos hacen lograr una conexión entre un público que no conoce el Hip Hop pero logra hacerlo gracias esta disciplina competitiva, llevando al público a conocer los otros elementos los cuales no son casi nada mainstream como el rap, el breakdance, el dj/producción o beatbox. Para conocer lo que es actualmente Argentina en materia de Hip Hop es importantísimo conocer nuestros orígenes, en especial con el rap, que es lo que más observan con intriga y curiosidad en el exterior por la forma en que este fue calando en nuestra sociedad a lo largo de estos años, logrando tener exponentes reconocidos y muy importantes que llegan a tener un público y número de enorme de reproducciones como: Acru, Wos, Rapstinencia,
T&K, Bardero$, etc.

Sin duda, es admirable el poder tener material audiovisual de aquella época donde la mayoría de nosotros/as sí no fuese gracias a esto, no podríamos saber, ni ver nada de la historia de la cultura de la que hoy formamos parte. Tómense unos minutos en esta cuarentena o días libres para poder aprender y aplaudamos el trabajo artístico e independiente de todos los que aportan algo para que el hip hop se siga manteniendo más vivo que nunca.

¿Cambia la industria de la música con la pandemia?

Por Emiliano Garcia – @emilianojgarcia

El comienzo de la nueva década generó una gran expectativa para la industria musical, con un crecimiento constante los últimos años, debido al alcance de las redes sociales y plataformas para presentar contenidos, varias generaciones de artistas enriqueciendo la escena y una gran masa de público dispuesta a consumir y compartir entre sí el material. Los sellos discográficos, artistas, managers, productores de eventos y festivales, tenían planeado un año perfecto. Durante los primeros dos meses de este 2020 todo marchaba viento en popa para la industria, giras, shows, festivales. Al llegar los picos de contagios de Covid-19 a Europa. Italia y España fueron los primeros países fuertemente afectados donde se comenzaron a tomar medidas de prevención que se fueron replicando en todo el mundo, en un primer momento la cancelación de eventos, fiestas, boliches y todo tipo de actividad que reuniera gente en masa.

Cada gobierno se ha manejado de distinta forma en cuanto a las medidas, pero el denominador común en es el famoso “quédate en casa” y un encierro global. La economía sufre un receso y por lo tanto una caída histórica, en la que se ven afectados sectores de todo tipo. Sectores que no pueden volver a trabajar en el corto plazo, viven con la incertidumbre de quebrar o desaparecer, con todo lo que genera, como la pérdida del trabajo para muchas personas. 

La industria de la música entra un poco en ese dilema. Son miles de personas que dependen del funcionamiento de esta ella para trabajar: artistas, Dj´s, managers, productores de eventos, filmmakers, fotógrafos, sonidistas, solo por mencionar algunos. Dada la situación actual, la industria se ve obligada a cambiar. Para continuar trabajando, debe buscar nuevas formas de producir, de publicar y de generar ingresos. Es cuestión de adaptarse a las nuevas reglas del juego. 

Artistas que se las ingenian con las herramientas que tienen para producir contenido desde su hogar y aprovechar de alguna manera el encierro. Habrá quienes tengan un home-studio bien equipado, y habrá quienes con un solo micro graben voces, para enviarle a un productor y así poder sacar un nuevo tema. El producir desde casa es un desafío y a la vez una necesidad. Desafío justamente por que la situación amerita a crear material con escasos recursos, y una necesidad tanto de continuar haciendo arte, como la necesidad de ganar dinero para vivir. Las producciones autogestivas son cada vez más, debido a la falta de presupuesto, hay que reducir costos. Se puede apreciar en las canciones publicadas en estos últimos meses, muchas sin vídeo simplemente con una placa, videoclips caseros, muchos vídeos “one shot” (a una sola toma) o también algunas animaciones. 

La llegada de las transmisiones en vivo vía online fue hace tiempo, pero ahora parece ser el momento de sacarle el máximo provecho posible. Comienzan a ser diarias las transmisiones en vivo en redes sociales, ya sea una entrevista o haciendo música, cantando, rapeando, improvisando o simplemente hablando e interactuando con la gente, y así encuentran una forma de mantenerse en contacto con el público, a través de sus seguidores.

Muchas plataformas de streaming ofrecen la posibilidad de cobrar entradas para ver shows, lo que parece marcar la tendencia de lo que se viene, buscando una forma de generar ingresos ante la falta de shows con público. 

Las  nuevas tecnologías ofrecen distintas formas de llegar a la audiencia. Una alternativa a las plataformas “tradicionales” fue el evento “Astronomical” de Travis Scott en Fornite. Una experiencia completamente innovadora, mediante un videojuego, en una especie de realidad virtual en la que el artista aparece brindando shows durante tres días para millones de jugadores en todo el mundo. La presentación de una nueva canción, en este evento fue un éxito rotundo. Solo en el primer día, hubo 12 millones de jugadores en línea, y en total calculan cerca de 30 millones. 

Así como parece que la industria de la música ha encontrado el nuevo rumbo a través de las transmisiones en vivo, hay algunas cuestiones no menores a tener en cuenta: el pago de impuestos. Luego de tantos shows y transmisiones, SADAIC emitió un comunicado informando que deberán pagar, dependiendo de la cantidad de espectadores y el valor de la “entrada” o ticket virtual. Esto trae el interrogante si realmente conviene realizar shows, teniendo en cuenta las obligaciones impositivas y gastos de producción. 

Las respuestas de hacia dónde va la industria y como continúa, nadie las tiene, solo algunas señales que parecen marcar el camino, pero ninguna certeza. Entendiendo que los shows y eventos con público es lo último a regresar, o si se da el regreso será recién en 2021 y con capacidad limitada, la variedad de redes sociales y plataformas de stream son el recurso a explotar en este momento histórico, y con el tiempo se irán delimitando las bases y los límites de cómo evolucionará la escena en este contexto. Mientras haya gente dispuesta a consumir y a pagar, el mercado podrá continuar, aunque en menor magnitud a la que estábamos acostumbrados.

El arte siempre ha sido una forma de expresar todo, tanto sentimientos, situaciones de la vida o problemáticas sociales. Todo está sufriendo un cambio y llevará a que sea plasmado en obras de arte. 

   

Rap al Teatro – Capítulo 2

La cultura sigue creciendo cada día más y todos estamos contentos por ello, más no es suficiente. Seguimos festejando y esta vez nos toca poner un puño arriba nada más y nada menos que en Lomas de Zamora, como el pasado jueves 28 de febrero donde la primera edición de Rap al Teatro se robó a todo el público en un show increíble, deleitando a viejos y jóvenes boombaperos del ambiente. Ahora nuevamente y como todos los últimos jueves de cada mes, el hip hop, se esparcirá en el Teatro Municipal de Lomas de Zamora trayendo de nuevo el Rap al Teatro.

Por eso mismo, el jueves que entra 28/03, tendrá lugar la segunda edición de un fechón que va a llevar e inundar todo el ambiente con nuestros cantos de rebeldía de nuevo al teatro. De la mano de El Triangulo Estudio y la Municipalidad de Lomas, este segmento impresionante vivirá la segunda fecha con Frane, que con ese flow de los 90 nos va a hacer flipar en mil colores. También estará MPDhela, rapeando un sonido bien de barrio que te eriza la piel presentando su reciente material «Cooky High»; Clima Villa Jardín Rap, nos trae un hip hop original bien underground, para que no nos olvidemos las raíces y Latinas Crew, estas pibas de zona sur simplemente la rompen toda, no te las pierdas con su esencia pura y amor a la poesía.

Ya está Dicho, ¡No te lo podes perder! El jueves que viene 28 desde las 19 hs. tenes que cortar la semana yendo a esta nueva edición de Rap al Teatro en el Teatro Municipal de Lomas de Zamora sito en Manuel Castro 262, el show ATP y las entradas sin ningún tipo de precio ¿Te lo vas a perder?

Más información acá

Por Franco Salgado (@fraan_salgado)

La Democracia llegá a Niceto.

Desde el vamos el rock fue un pilar fundamental para la evolución y la correcta expansión del Hip Hop. Por ende y por obvias razones, tenes que venir este viernes a Niceto Lado B (Humbolt N° 1356, esq. Niceto Vega, C.A.B.A.) donde vas a presenciar una nueva fusión de géneros.

Las razones son varias pero principalmente porque es una oportunidad de vivir una jornada a pura música. Los encargados de llenarte los oídos del 4° arte serán: Quimera Rock, Truman y La Democracia de los Nomades.

Estos últimos serán los encargados de llevar al rap a lo mas alto durante la noche. Oriundos de Solano, La Democracia de los Nomades surge luego de la ruptura de lo que era Terrorista agrupación que tiene varios laburos y que desparrama un show digno de presenciar y por supuesto de entender.

Así y con la misma esencia esa que contagiaba Terrorista, La Democracia de los Nomades, llega a Niceto Lado B para emponderar la bandera del hip hop y llenar de rap el recinto.

Ya lo sabes a partir de las 20:30 hs. del viernes 15 de diciembre vas a disfrutar de una noche increíble para arrancar tu fin de semana bien arriba. Las entradas se adquieren en puerta a precio bien popular, $120.

Por Kevin Dirienso Poter

¿tenes ganas de expresarte?

Búsqueda de Redactores

Te gustaría convertirte en difusor de la cultura doble HH en Argentina? Entonces Revista Flow te está buscando.

Gracias al gran trabajo que hemos realizado y al apoyo de todos ustedes, hemos logrado cumplir gran parte de nuestros objetivos como un medio difusor de la Cultura HH argentina. Estamos en una etapa de expansión y nos encontramos en la búsqueda de colaboradores que amen el Hip-Hop y deseen formar parte de nuestra familia.

Te gustaría cubrir eventos, realizar entrevistas con artistas y redactar notas periodísticas?

Envíanos tu material por mensaje privado: puede ser una nota sobre tu artista favorito, la crítica de algun disco que te haya gustado, o una opinión sobre el hip hop en general.

¿Tenés ganas de expresarte? Envíanos una nota adjunta por privado.

¿Conoces a alguien que le gustaría ser parte revista Flow? Cópate y compartirlo.

Urban Jamboree, a puro baile

El Club Cultural Oceanario en el corazón de Villa Crespo, nos citaba a la Urban Jamboree. Un evento distinto, un evento donde el baile fue el gran protagonista.

Pasadas las 8;30 de la noche del viernes se daba comienzo a la velada. La apertura estuvo a cargo del dúo “A420”, quienes con su show, un set cortito y conciso de rimas mas imagenes que se proyectaban en la pared, nos daban la bienvenida a la Urban Jamboree

Una vez finalizado el show de “A420”, toda la atención se iba a la ultima sala del Oceanario. La pista, en la cual 16 participantes buscarían el pasaje que los lleve a Uruguay a la competencia Duelo de estilos, fue testigo de la consagración de Vector Flavor, quien resulto el ganador de la batalla y por ende de los tan ansiados boletos. 

En cuanto a la «novedad» de la noche, la «Tap Battle», resulto ganadora, Camila Lopez Scavolini. 

Esta edición de la Urban Jamboree contó con los jurados; Luishi Arrox, Zafiro NSD y Zai Forte. En cuanto a la conducción, el encargado fue Percha 983. En el pasillo principal del agradable Club Cultural Oceanario, se podía ver el grafitti hecho por Aes Uno, con la leyenda «Urban Jamboree». El encargado de disparar las pistas haciendo mover a cada uno de los concurrentes fue Dj Terra West. 

Ya llegando al final de la noche y con los competidores encendidísimos, se largo la competencia All Style que tenía como modalidad una entrada de 1 minuto por participante. La Urban Jamboree se estiro a la medianoche cuando se dio la última batalla de una jornada bien completa de Hip-Hop.

Por Santiago Olguín.

Fotos: Santiago Olguín.

Agradecimientos: A Leo Robaglio y a todos los que hicieron posible la Urban Jamboree.

HHusi Fest. La fiesta se vivió.

Así como reza el titulo y como diría el gran Malajunta, una noche de jolgorio y jarana. Eso se palpitó en el Barrio Porteño de Almagro durante la HHUSI FEST. Es que todos los allí presentes pusimos nuestro granito de arena para sumergir el Club Cultural Cooke al mundo del Hip Hop.

Una noche bien primaveral (ya era hora) acompaño y climatizó la velada para que el boom bap sea el gran protagonista de la jornada. Con ese line up que prometía mucho, el evento, arrancó de la mejor manera. Mientras el publico iba llegando, el set noventoso de Dj Jackson armonizaba el recinto.

Pasada la una de la mañana, llego el momento de recibir a quien era el encargado de la apertura de la fiesta. D-Sher, miembro de A Pocas Cuadras, quien hizo mover el cuello durante aproximadamente 30 minutos a todos los presentes. Una vez más, pudimos disfrutar de un evento donde se dió rienda suelta al rap del bueno, rap de verdad.

Luego del show apertura del D-Sher, fue el turno de los «locales» Almagro Squad, quienes por alrededor de 40 minutos representaron al barrio, dando lugar a los platos fuertes de la noche. Pasadas las 02:30 hs. los pibes de 31 Studios, Reto, Peco y MH, dieron rienda suelta al pogo, prendiendo fuego el escenario. Con el aporte de Dj Dillom en las tornas, la nueva camada sigue dando que hablar y con un show tremendo invitaron a lo que vendría. A esa altura el Club Cultural Cooke era un hervidero.

Y si era un hervidero, lo que quedó despues de la Ksg fueron cenizas. El conjunto oriundo de Quilmes subió al escenario pasadas las 3 de la mañana para desparramar rap por doquier. Los noventa volvieron para quedarse un rato con el Pincha Lucas, Calivera, Cinco Mc y Rancho Mc. «Escenario que pisamos, escnerario que rompemos» reza una de sus letras y sí… lo rompieron. Completo por donde se lo mire, el show de Ksg Click tuvo de todo, pogo, emotividad y esa «agresividad» lírica que representa el rap underground. Hasta se dieron el gusto de grabar tomas para su nuevo videoclip (próximo a estrenarse) del tema «Juan«. Impresionante. 

Con el final de la noche un poco más cerca, fue el turno de Linyera y la Triple S. Si todo era un incendio, el final fue una bomba. Definitivamente el lugar quedo destruido (en el buen sentido) de tanto boom bap. Una vez más la noche porteña quedó pasmada con otra jornada de doble h. Una buena dosis de rap para festejar el «Dia de la Madre» de la mejor manera.

Así se fue la noche, así se cerró la HHUSI FEST. Esperamos que se repita porque lo que se vivió fue impresionante. El clima acompaño y la gente que se acerco demostró una vez mas, que el hip hop no para…

Por Kevin Dirienso Poter

Fotos: Juan Vethencourt & Teo Levin

Agradecimientos: Al Pincha Lucas (Ksg Click) por la invitación, por la predisposición y por el amor que le pone al Hip Hop.