OPINÓLOGOS DE MODA.

Con la Red Bull a la vuelta de la esquina y con miles de competencias alrededor del país que atraen a la masa deslumbrada por la nueva moda (¿?) del Freestyle, me pregunto, ¿Llegó la hora del hablemos sin saber?

Las redes sociales son el medio por el cual, últimamente, los seres humanos volcamos nuestras opiniones, nuestros deseos, nuestras críticas y hasta nuestras nuevas adquisiciones. Con el afán de “blanquear” todo lo que nos pasa, muchas, muchísimas veces nos pasamos de la raya, como en el caso de las opiniones (algunas sin sentido) post batallas.

Me tomé el trabajo de observar muchos de los comentarios en los videos, publicaciones y reseñas de las últimas competencias y en casi todas hay opiniones que difieren muchísimo de la realidad. Comentarios donde se pone en duda la integridad de un jurado y hasta donde se especula con dinero y negocios entorno a los freestlylers.

Me da mucha bronca y mucha tristeza leer comentarios como “tongo”, “el jurado esta comprado”, “ganó porque en el jurado estaba fulano”, “mengano no sabe nada”, etc. La impotencia la genera, en muchos de estos casos, observar que los nuevos opinólogos, dueños de la verdad, no superan los 15 años y de hip hop, perdonen, pero no entienden ni medio.

Generalmente, los integrantes de un jurado son representantes de la cultura al 100 % y es casi un hecho que respiran hip hop o al menos están inmersos en la cultura desde que estos nuevos sabelotodo tomaban la teta. Lamentablemente, la moda, nos lleva a esta realidad. 

Pase lo que pase y aunque sea imposible frenar este tipo de acciones, molestan. Primero porque la trayectoria es algo que se debe respetar, estés o no estés de acuerdo con las decisiones y segundo porque no existe un manual a la hora de votar. Cada jurado lo hace desde su lugar y según lo que esa persona evalúa dentro de la batalla que pueden ser muchas cosas. No solo se gana con punchlines, hay un sinfín de recursos totalmente validos para utilizar y que son, muchas veces, más efectivos para “derrotar” al rival.

En fin, solo quise descargar un poco esa “rabia” que me viene generando esta constante falta de argumentos a la hora de criticar a un jurado por sus decisiones y a la hora de elucubrar las mas tontas historias alrededor de una batalla. No todo es negocio, no todo es tongo, a veces, la respuesta se encuentra más allá de nuestros ojos.

Por Kevin Dirienso Poter

2 comentarios en “OPINÓLOGOS DE MODA.”

Deja un comentario