“Para poder enseñar, tengo que saber”

UN PIONERO DEL HIP HOP: AESUNO

Hace un tiempo atrás venimos con la idea de hacer notas biográficas sobre esos artistas que arrancaron en la cultura  HH desde sus inicios. De esto va esta nota. Cuando estas sentado con el AesUno uno de los pioneros en cuanto a Hip Hop en Argentina,  y escuchas  la historia desde una voz autorizada, te das cuenta del gran aporte y avance que hemos tenido como comunidad , ¿No  es curioso revolver en el pasado para apreciar en que se ha convertido el hip hop hoy en día? Un poco de cultura nunca está de más.

Oriundo de Tablada, Maximiliano Díaz comenzó su trayectoria en sus tiempos de secundaria, cuando un compañero  lo induce al  mundo del rap, el grafiti y el Break Dance.  Lo que termina de acércalo a la movida fue “El juego”,(un documental  producido en los años noventa que  expuso la llegada del Hip Hop en Argentina).

“Aquí me entero que el rap, el grafitti y el Break Dance pertenecen a una sola cultura”. Empezó en zona oeste,  entre el  límite de Tablada y Villa madero. Maximiliano agarraba su bici y pedaleaba un trayecto de veinte cuadras que separaban los barrios para reunirse con chabones que también estaban entrando en la cultura HH. Estamos hablando de fines de los noventa cuando el hip hop apenas estaba asomaba la cabeza en nuestro país.

Cerca del año 1998, AES,  fue a su primer evento de Hip Hop en el mítico boliche, La Reina. Allí, conoció  al productor del documental “El juego”,  Juan Data. «En aquel entonces»–Cuenta Maxi- «La única forma de conseguir material nuevo era con él. Lo llamabas y le decías; preparame un disco de rap  que tenga que escuchar sí o sí. Así pasaba toda la semana escuchando Wu-Tang Clan, hasta que Data me diese otro CD y poco a poco fui conociendo más artistas.  Conseguir material nuevo en aquellos años te tomaba como mínimo, dos horas para comprar un CD, hoy en día podes conseguir el mismo material en dos minutos».

Para Aes sus primeros cinco años en el  Hip Hop comenzaron como un juego, una distracción o un hobby; la doble h era un  lugar fresco que le permitía expresarse  de manera íntegra:

“Lo que yo sentía lo expresaba por medio de una canción, lo improvisaba en un rap, o lo pintaba en un Graffiti”

Después de haber pasado 5 años en la cultura y de haber grabado varias canciones y conocido más artistas, su visión cambio.  «El Hip Hop se había convertido en una comunidad a la cual yo pertenecía», que a su vez, era la nueva vanguardia musical que seguía en crecimiento. Su ideal como artista para ese entonces, era «conectarse y contribuir  con su expansión». En el año 2001 se mudó a Monte Grande para sembrar continuar con esa necesidad de expansión:

“Cuando llegue a Monte Grande no había casi nada de Graffiti ni raperos en la calle, lo que hice fue encontrar pibes que a los que les gustara la movida, meterlos en la comunidad y enseñarles a pintar graffitis. Por los años 2004 y 2005 empecé a poblar mi nuevo barrio de grafiteros,  y  MC´s”. Para Aes, esos cinco años fueron una búsqueda incansable de personas que le sumaran más talento este nuevo movimiento.

“Íbamos por la calle pintando grafitis, o en el camino hacia la escuela nos encontrábamos pibitos y les íbamos contagiando Rap. Después nos reuníamos los lunes a la mañana en mi casa y grabábamos temas que nos gustaban en  Cassetes.  Luego, esos chicos fueron difundiendo más la cultura y de tres personas que nos reuníamos llegaron 3 más, que no sabían nada de la cultura, pero armábamos un tageador con un pote de pintura, una esponja y los enseñábamos a graffitear. Después ellos salían solos a pintar el barrio”

Los frutos de aquellas semillas terminaban de madurar en los grandes días festivos del barrio como, por ejemplo, el 21 de septiembre (Día de la primavera y del estudiante) cuando, mientras algunos chicos salían a la calle a jugar con agua  y espuma, Aes y su grupo, salían con un tacho de basura para hacer ritmos y rapear en la calle atrayendo a la comunidad y dando un espectáculo distinto.

Entre el 2005 y el 2010 Aes continuó difundiendo la movida pero elevando las apuestas.

Pensaba: “Ya mi barrio es un lugar donde el Hip Hop más o menos se conoce, vamos hacer un programa de radio”

Durante el año 2006 hicieron un programa en una estación local y comenzaron a organizar eventos y convenciones de Graffiti, juntadas en las plazas (como hoy es el Quinto Escalón). No solo se reunían a rapear, sino a compartir bocetos de grafitis, a compartir temas nuevos y probar nuevos estilos.  Por medio de esos encuentros se formó un grupo grande de pibes que se juntaban religiosamente todas las semanas. Entre los concurrentes  estaba el Pepe Parieti, un rapero Old School de Mar del Plata, que le mostró a Maximiliano un DVD de cómo se hacían los talleres de Hip Hop en Chile.  Fascinado por la idea de enseñar acerca de esta atrapante cultura, Maxi, comenzó a buscar  lugares para arrancar los talleres doble H:

“Fui a hablar con la gente de una escuela que abría los sábados, y les conté un poco sobre lo que estábamos haciendo,  se coparon y nos dejaron empezar los talleres. Unos daban clases de Break Dance, otros adentro de un aula enseñábamos grafiti, y en otra aula, clases de rap improvisado. Cada tanto traíamos a un Beat Maker, armábamos la compu y le mostrábamos a los pibes como hacer pistas. La idea era darle a los chicos algo que hacer y transmitirles los valores de nuestra cultura”.

Esta etapa se convirtió en  darle  una vuelta de rosca a lo que es la concientización de la cultura para seguir llevando el movimiento y a los pibes que la conformaban a otro nivel.  Su tarea principal era la de un comunicador y por lo tanto, tenía que centrarse en aprender como fue el Hip Hop desde sus orígenes.  -“Para poder enseñar, tengo que saber”- dice Aes con propiedad.

Alcanzada la cumbre del conocimiento y habiendo llevado su esfuerzo al máximo por enseñar a nivel local, comenzó una nueva etapa en su carrera. Desde el 2010 en adelante, Aes1 se centró en su carrera como artista, empezó a grabar nuevos temas, videos, y a viajar por las provincias para dar shows. Entre las experiencias más memorables recuerda  con una con mucha alegría.

“Me acuerdo en 2014 nos llamó un chabón que era productor de televisión que estaba copado con la movida del Hip Hop y quería organizar un evento a todo trapo en Arrecifes, al norte de Buenos Aires. Como el chabón tenía mucho banque y en su ciudad era una personalidad bastante importante, tomo a varios artistas del break, del rap, del graffiti, y nos llevó.  El día que llegamos, había un asado en la quinta del Intendente.  Estábamos ahí en la quinta, corriendo en calzones por la pileta mientras que en la casa había gente que nada que ver nosotros. Me acuerdo que en un momento salió uno y vio bailar a uno de los B-Boys y nos invitó a pasar. Los pibes, pillos, le dijeron al chabón: si pasamos, pero cuánto hay? Hay dos lucas, pasen adelante. – Para ese tiempo  quinientos pesos para cada uno te resolvían tres días” -termina de contar sonriente-.

Para Aes1 el Hip Hop  hoy en día “repunto de una manera increíble” define esta vorágine como el auge que tuvo este movimiento en los años noventa en Estados Unidos.

“Acá vivimos en un tercer mundo,  yo creo que nosotros tenemos más letra. El hip hop es hacerte escuchar, y si vos vivís bien, llegas a fin de  mes y no te falta nada, difícilmente tengas algo de peso que decir.  Acá en Sudamérica pasa mucho que la gente trabaja para sobrevivir y no le sobra nada. Tenemos más contacto con la calle y con la realidad”.

Actualmente, Aes1 como buen artista under, se ha destacado por los frees que improvisa en Subtes y Trenes.

¿Cómo ha reaccionado el público ante este fenómeno que todavía es nuevo para muchos?

“Para las personas que no están familiarizadas con esta cultura, es un fenómeno aparte. Lo que hago por medio del freestyle es conectarlas. La gente va cada una en su celular y sin darse cuenta no se conecta entre sí. Lo que yo hago, es que la gente se empiece a conectar, les armo una historia de la vida cotidiana y ahí empiezan a mirarse, a reírse y darse cuenta de la realidad”

Que le hace falta a la cultura HH para que termine de arrancar en Argentina?

“Para mi falta tiempo y que estos pibes que están haciendo freestyle se vuelquen para el lado de la producción y empiecen hacer discos que puedan llegar al público que esta fuera de esta movida. Hacer que esa persona se sienta representada o que pueda reflexionar con un tema. Eso es lo más importante”.

Por Juan Vethencourt

Agradecimientos: Al Aes por su buenísima onda, su predisposición y su ayuda.

Deja un comentario