¿Por qué no podemos llevarnos bien?

East Coast, West Coast, Old School, New School, siempre y desde los comienzos del mainstream del rap, la rivalidad fue constante. Biggie y Tupac, los más grandes raperos en lo que a mi opinión respecta, fueron y hasta el día de hoy siguen siendo las victimas más sobresalientes de una guerra sin sentido.

Como a cualquier cosa que genera dinero, el mundo, se encarga de contaminarlo y el hip hop no es la excepción a la regla. Managers, contratos raros y una tendencia hacia el disconformismo y la violencia hicieron de enormes artistas una leyenda temprana. Fueron 24 y 25 años los que les bastaron a Notorius BIG y a Tupac Shakur para convertirse en el ejemplo más destacado de esta vida de rapero legendario que se va a temprana edad, dejando una huella imborrable en la cultura HH.  

En su canción titulada “Party and Bullshit”, Biggie pregunta “¿Por qué no podemos llevarnos bien? Y yo hoy, 23 años después, pregunto exactamente lo mismo. Todos amamos el rap y llevamos el hip hop dentro, todos adoramos la cultura, la profesamos y la respetamos. Por eso pregunto, porque no podemos respetar los estilos, las formas, a los artistas y todas esas diferencias que hacen del rap un mundo rico en arte, en poesía y distinto a todo lo ya inventado por la industria. No todos los géneros pueden tener esa esencia underground única en el rap, en el hip hop en general.

Particularmente me gustaría que la nueva escuela conozca y respeta a la vieja escuela, que aprendan de ellos. Por otro lado me encantaría que esa vieja escuela entienda a la nueva, les enseñe y aprenda que el mercado cambió, que el mundo no es el mismo y que los 00 no son iguales a los 90. El rap va a seguir siendo rap con sus modificaciones normales de cambio de era, de generaciones, tratando de no llegar al trap algo que no comparto.

Son muchos los Mc´s que prefieren desestimar los encasillamientos y que dicen ser del rap, así como el rap es para ellos, para todos nosotros. El ejemplo más “actual” si se quiere que encontré es el de Pedro Elías Aquino, conocido por todos como Akapellah. El rapero venezolano esboza en su canción “Te explico” el siguiente verso “ni de la vieja ni tampoco de la nueva, esa bendita catalogadera me da calihueva…” demostrando su negación a las etiquetas dentro de un mundo tan amplio.

Tomo el ejemplo de Tupac y de Notorius porque son ellos las caras más visibles de una guerra inventada para vender, creada por personas que quieren y ven en el rap, nada más que un negocio y son esas personas las que no tienen escrúpulos con tal de llenar sus bolsillos. Son capaces de destrozar artistas, enemistar hermanos y hasta de matar por sus intereses económicos. El Hip Hop nació en los setenta como una respuesta a un “algo”, creado por una generación cansada de la opresión, la segregación y la violencia, no germinó como algo comercial, como una moda o como un proyecto de un imperio de millones y millones de dólares.

Para cerrar quiero imaginarme que sería de nuestra cultura si fuese tan unida como se quiere hacer creer. Sería más grande o no, no lo sé, aún así me gustaría imaginarlo, proyectarlo y si es posible ponerlo en práctica.

Por Kevin Dirienso Poter

2 comentarios en “¿Por qué no podemos llevarnos bien?”

Deja un comentario