«SERIA MUY VACÍA MI VIDA SIN LA MÚSICA».

Por Gian Franco Lisanti – @itnasilnaig

El 14 de mayo pasado, nos reunimos con Soui Uno, en las cercanías del Abasto. Cuando el espacio para la entrevista que yo había pensado se cayó, conté con la suerte que su manager, Ruso, estaba terminando su jornada laboral y me facilitó el lugar para hacerla, mientras él cerraba, ahí mismo, el trabajo del día. 

A la hora de encarar la investigación para no hacerle las preguntas que tal vez ya le habían hecho mil veces, me encontré con que no existe en Internet una nota sobre ella. Sí había sobre su música, sus recitales, pero sobre ella, nada. Tenía la oportunidad de hacerla, con el valor agregado de ser Soui hablando sobre Soui.

Me llamo Sofia. Tengo 22 años y soy de Palermo. Me crié en C.A.B.A pero viví en varios lugares. Artísticamente empecé a los catorce, quince años. No me acuerdo muy bien la edad justa. Empecé tirando free, escribiendo en mi cuarto cuando volvía de las compes. No competía, iba más a ranchar y tiraba mucho free en las rondas. Lo que más me gustaba de las compes era el ambiente que se generaba entre la gente que iba a escuchar y a ser parte de eso. Siempre me sumaba a las ronditas de freestyle. Me sentia super parte de eso porque todos mis amigos eran del palo. Entonces estaba siempre re bien acompañada. 

Cuando tenía dieciséis, que estaba viviendo en Nuñez, conocí a Reto, en las plazas, que me dijo que tenía que explotar mi talento y que tenía que grabar. Yo no sabía de qué estaba hablando pero fui. Me presentó al MH, de la 31 estudios, que fue el que me orientó mucho en empezar a comprender cosas que quizás en el ámbito del free no lo encontras. Entonces fui a 31 estudios y grabé “No duermo”, mi primer single en estudio. Estaba muy nerviosa. Muy nerviosa. Fue la primera vez que estaba frente a un micrófono. De hecho, esa la había escrito sin pista y después Dillom me hizo el beat. Fui y Tincho me decía hacé las segundas voces, y yo ¿las qué?, me decía hacé los guapeos… no entendía un carajo. Si escuchan el tema están los coros de él. Todo eso fue un fla para mi.

Después de eso no volví a grabar por tres años. Toqué en Underpoint, un evento que hacían en Microcentro, re under, que lo organizaba el mismo chico que me llevó a ver a Tincho, Reto. Había cuarenta, cincuenta personas y toqué. Me quedé sin aire, me olvidé la letra. Toqué este único tema y fue un desastre. Eso me desanimó un poco. Yo soy muy perfeccionista, muy autoexigente conmigo misma. En cualquier ámbito, menos en el colegio, en cualquier ámbito soy super exigente. Si yo me propongo algo y lo quiero hacer, tiene que quedar perfecto. Te lo puede decir cualquier persona que esté cerca mío. Me la bajó pero no fue por eso que dejé de hacer música. Simplemente yo estaba muy desenfocada porque consumía mucho y me empecé a juntar con mucha gente de mierda. Terminé saliendo del palo del rap y me terminé alejando de muchas personas por las sustancias. 

Después me interné. Estuve un año y siete meses en una granja y no estaba haciendo música ahí, claramente. Lo que sí hacía al principio era escribir temas sin pista, porque ahí no hay celular ni auricular. Escribía un montón. Tuve un cuaderno, después otro y ahora creo que son seis cuadernos apilados en mi casa que me quedaron de la internación. La mayoría son letras. Pero me engañaba mucho. Escribía sobre rehabilitación y capaz que en ese momento, cuando entré, no me quería rescatar. 

Hoy esas letras no las volvería a leer. No las volvería a leer jamás. Cuando estaba internada, fueron los primeros seis meses que escribí y nunca más. Un día me puse a leer todo lo que había escrito y no quise más que quede ahí inmortalizado lo que estaba viviendo. Así que lo dejé de hacer. No me costó tanto porque tenía todos compañeros grandes, no había ninguno que escuche algo de lo que se escucha hoy, muy del palo del rock nacional.

Cuando salí de la granja totalmente decidida a no consumir más nada, me hice un Instagram. Yo salí en febrero del año pasado, el día de los enamorados. Me hago una cuenta Instagram y voy a seguir solo a la gente que me hace bien, que no tenía nada que ver conmigo tomando falopa y me voy a volver a contactar con personas que quiero. Automáticamente conectarme con gente de mi pasado fue conectarme de vuelta con la música. Porque todo mi entorno tenía que ver con la música. Así que me volví a adentrar en este mundo porque era ver a mis amigos re bien con todo esto. Le hablé a Peco, a MH, y empecé a subir vídeos a IGTV. Cuando me interné ni siquiera se podía mandar audios por instagram, fue un fla ver la tecnología de vuelta. Empecé con los IGTV. Escribía temas con bases de canales conocidos de youtube. Me llené de temas con pistas así y los subía. 

Un día, de la nada, me habla Motto por Instagram, un productor que tiene treinta y tres años y me dice che tenes que hacer música. Como hizo Reto en 2017. Me dijo que me escuchó una vez en una compe hace tres años. Amigos en común deben haber compartido mi IGTV, y él debe haberlo visto. Yo no quería saber nada. Tenía la experiencia de la música muy apegada a la droga. No quería hacerlo. Estaba yendo al gimnasio, terminando el secundario, subiendo temitas así. Muy tranca. Al final lo conocí, fui a grabar y arranqué. Ahí grabamos “Sanar o xanax”. Motto es muy bueno. Se da maña con todo, produjo y grabó el vídeo y salió así. Buenísimo. Hace unas pistas infernales. Él me guió. No me ofrecía algo tan consolidado, no teníamos ningún contrato de por medio. Pero cuando me ofreció, era bastante exigente. Mejor no pensé. Justó ahí me habla Ruso. Ya había salido este tema, tenía “99s” escrito y nada más. 

Me habla Ruso y me trae una propuesta. No lo conocía así que pregunté. Le pregunté al MH, a Peco y me dijeron labura re sarpado, tenes que trabajar con él. Justo Ruso estaba en Mar del Plata y a mi me gusta el cara a cara, así que no me animaba a firmar sin conocerlo personalmente. Entonces Peco me ofrece presentarme a Punga, que es socio de Ruso, que están en el mismo sello. ¿Quién es Punga? pregunté yo. A la semana nos cruzamos en el parque, me dice Vos sos Soui, sacaste un tema hace poco; sí, ¿por? le respondo, ¿quién sos?; Punga. Ahí al toque nos pusimos a hablar y al final éramos vecinos. Esa fue la primera vez que nos vimos. Le dije a Peco que me ponga en contacto con Punga y él me propuso un montón de cosas. Me trajo un contrato, vamos a trabajar, te leemos todo. Ruso va a venir dentro de poco. Tenemos algo de verdad para proponerte. ¿Necesitas filmmaker? Tenemos. ¿Necesitas estudio? Te lo llevamos. Quién te va a decir que no. Me dijo vos ponete a escribir. No va a salir nada hasta que no tengas muchas cosas hechas. Tengo mucha facilidad para escribir, siento que tengo mucho para decir porque hablo mucho de mi experiencia.

Punga me dijo eso y desde ese día, todas las noches escribía. Esto fue en octubre del 2020 y en diciembre salió el ep, Ciclotimia. En dos meses lo armamos y tengo mil maquetas más, ahora de a poco están saliendo porque quería hacerles buenos vídeos y todo eso lleva mucho tiempo y es súper frustrante. Recién ahora, este mes, estoy teniendo mi plata para pagar los vídeos y todos los anteriores los hicimos con dos mangos. Tengo ganas de hacer altas pelis. Ahora están saliendo los temas que tengo desde diciembre del año pasado.

¿Qué colores le pondrías a los temas de Ciclotimia?

A “Anxiety” le pondria un amarillo, a “Shakur” creo que un rojo, a “99s” y “Condena” un marrón medio melancólico y a “Segunda” un verde, por esperanza.

Posterior al estreno de Ciclotimia, salieron vídeos de “Segunda”, tema perteneciente al EP,  de “Scared of silence” y “Si pica pide”, junto a Sastro, ambos singles.

El día anterior a reunirnos, Soui pasó por el programa Tape Hip Hop, y, entre otras cosas, allí habló de “Ready” y Refugio.

¿Cuál es tu próximo estreno? ¿Es un single o ya es parte de Refugio?

Sí, es un single. Se llama “Ready”. Lo he tocado en todos los shows. Es un tema que tengo escrito desde que volví de Mar del Plata en enero. Este viaje lo pasé muy frustrada porque no podía escribir. Estuve una semana allá, fui a hacer la Level Session con los pibes de La Cápsula, a conocer a Lego, a charlar con los artistas de allá, a descolgar de Buenos Aires y no podía escribir. Me sentaba en el hostel y no podía. Estaba furiosa. Lloraba. No podía creerlo. Decía qué pasó, ya está, no me tengo que dedicar a esto. Imaginate lo exigente que soy. Una semana sin escribir, me mato. Volví y estaba deprimida y escribí “ready”. Ruso me paso una carpeta de beats y me dijo fijate, vos podes. Con el primero que abrí, escribí y estuvo lista en el día, y ahí dije ah bueno está bien puedo seguir haciendo esto, no me olvide cómo se hacía.

¿Escribís con constancia o tienes arranques creativos?

Tengo arranques. Ahora estoy viviendo con él (señalando a Ruso), que aparte de ser mi manager es mi pareja, y no estoy escribiendo nada. Cuando vivía en mi casa me encerraba en mi cuarto y escribía un montón. En cambio acá estoy mas relajada. Aparte empecé a trabajar y tengo otras cosas que hacer. También necesito más beats, pero cuando me siento, los termino. No los dejo para mañana.

¿De Refugio qué me podés contar?

Hay gente a la que no le gusta el nombre pero a mi me encanta, dicen que no es interesante. Para mi es re interesante, la palabra y todo lo que conlleva. Cada uno tiene su refugio y la idea es que en este álbum se encuentren algo que tenga que ver con mi refugio y con el de ellos. 

Refugio es el próximo álbum. Tendría que tener diez temas. Ya hay seis hechos, y cinco ya terminados. Mucho laburo de los beatmakers. Están Nigma, Nego, Zonematias, Punga, Tomy loops, en un feat con Lego.

Refugio no tiene nada que ver con Ciclotimia porque creo que estoy hablando de dos etapas de mi vida diferentes pero un par de cosas que no dije en Ciclotimia, las digo acá. 

La entrevista duró una hora. Un poco más en realidad. Soui habló un montón y de cada cosa que decía, quería hacerle mil preguntas que se me desprendían en la cabeza. Así, cada vez que ella ponía un punto final, después de haber exprimido hasta la última letra de la pregunta que le había hecho, era fácil para mi proponerle un nuevo camino en la entrevista.

¿Todo lo que que tenés para decir tiene que ver con tu pasado?

Sí y no. También con mis deseos. Justo la otra vez el novio de una amiga me dijo si vos escribieras tu música en base a lo que nos pasa a todos te iría mucho mejor que si siguieras escribiendo sobre lo que viviste en el pasado. Mi viejo también me lo dice. Obviamente estoy probando, porque no todo el mundo se identifica con lo que yo viví. Seguro un porcentaje sí pero a mi me gustaría llegar a más. y para eso tengo que generalizar. Tampoco me pondría a hablar de política porque no me gusta hablar de eso en mis temas. No quiero que mi música sea algo polémico al punto de ponerse a debatir. 

¿Hay alguna barra tuya que todavía te duela?

Varias. Fue una liberación escribir ese EP. Siento que desahogue muchas cosas y pude liberarme de pensamientos que tenía y los hice algo lindo, los hice música. Hay muchas que me duelen, no me pondría a pensarlas ahora, pero de Refugio, hay algunas que me hacen llorar y me van a doler toda la vida. Escucho hoy en día alguno de los temas de este álbum que estoy armando y me pongo a llorar. Son cosas que no sané todavía. En cambio lo de Ciclotimia ya está bastante laburado, Ya estuve dos años adentro, hablando de lo que me pasaba y me sentí realmente preparada para grabarlo, con Refugio me cuesta un poco mas. De otros artistas se me ocurre Flaco Vasquez. Me identifico mucho con él. Con Ronpe también. Son dos artistas con los que me siento muy identificada con la manera que tienen de sentir las cosas que hablan en sus temas.

 ¿Te genera mas empatía todo lo que tenga que ver con un pasado oscuro o te pasa también con artistas mas “alegres”, que den otro mensaje?

Lo que pasa con mis mensajes es que yo puedo estar contando algo triste, pero el que se pone a analizar mi música hay un mensaje positivo.

Definitivamente, de superación. 

Exactamente. es como que estoy queriendo decir dale loco, la pasé para el orto pero estoy acá, mandándole para delante. Yo tengo problemas, soy bipolar, cambio de estado de humor todo el tiempo. Creo que en una canción triste hay mensajes súper positivos y no es que solo me identifique con los artistas que te transmiten el golpe pero sí me llega mas. A mi me gusta la música que me llega. Viví cosas horribles, me voy a identificar con lo que yo viví.

Dijiste que tenes mucho odio adentro, ¿tenes identificado a qué?

No sé a que le tengo odio la verdad. Estoy muy enojada conmigo por haber tomado malas decisiones, con mi familia por lo mismo, pero a la vez me digo que no puedo estar enojada con ellos. Tengo mucho odio también con el sistema porque me inculcaron muchas ideas que me generaron esto que siento hoy. Me dieron catorce pastillas por día para tomar cuando salga de la internación y no estoy de acuerdo con eso, y me obligan a tomarlas. Tengo odio por muchas cosas.

Me parece re loco que digas que escribís con mucho odio. Le mostré tu música a un par de personas y tus temas le transmitían tristeza. No era bronca, resignación. Era tristeza, angustia.

Sí, re puede ser. Yo soy de evadir mucho mi tristeza con enojo por ejemplo. Capaz lo nombro como odio y puede que sea dolor.

 – ¿En el escenario cómo vivís este enojo?

En el escenario tengo ganas de gritar, de llorar pero veo al público saltando y es increíble. Saltando y cantando mis temas, y lo único que me genera es emoción. Me pone muy contenta. Siento que conecto de una manera que nunca pensé que iba a poder conectar con alguna persona en el planeta. Es muy lindo. 

Acá toqué el 9 de abril, el día de mi cumpleaños. Estuve dos años encerrada en la granja el día de mi cumpleaños y el año pasado, salí de estar internada y empezó la pandemia. Entonces estuve encerrada tres años seguidos el día de mi cumpleaños. Este año Alberto dijo el 9 de abril a las 20 empieza la cuarentena y yo dije eso no empieza a las 20, eso empieza cuando termina el show, y vienen todos. Fue hermoso. Vinieron cincuenta, sesenta personas y estuvo volado. 

– ¿Dónde mas tocaste que te hayas sentido así?

Lo que pasó es que este show fue mio. No telonée. Este fue mio. Fue un proyecto que yo tenía. Ruso me decía qué hacemos para tu cumple; quiero hacer un show; bueno dale pongamos varios artistas y yo le dije no, quiero ser yo la artista principal. No estoy cansada de telonear, porque me gusta, me hago conocer, le aporto mi arte a otros artistas y porque creo que es todo paso a paso, pero quería saber si había público que iría a verme. Y fue así, fue sentir que tengo gente que banca mi música, que tiene ganas de venir a verme, que se toma un bondi a las siete de la tarde, para llegar a las ocho y estar para el show. Eso me llena. Fue hermoso. 

Igual en todos la paso bien. Me acuerdo ahora de cuando telonée a Ronpe en Circus. En San Justo las dos veces que toqué también la pasé muy bien. Eso fue hace muy poco, creo que en enero volvieron los eventos. En la Mamba me recibieron muy bien. Ahí estaba Acru. No lo podía creer. Es una persona que admiro mucho y el chabon cayó a tocar de sorpresa y yo no podía creer que me iba a escuchar. No me escuchó igual, estaba ocupado. De hecho, uno de los próximos vídeos que va a salir es con chicos que me conocieron esa fecha, que me hablaron para hacerme un vídeo. Está todo conectadísimo. Es una locura lo que hace el under. Fui a la Mamba sin que nadie sepa nada de mi, solo con “sanar o xanax”. No tengo mucho público en San Isidro pero fui, que pase lo que pase. De repente salió un videazo, con un equipazo, de un temazo. 

¿Te ves como referenta de la escena?

Me falta bastante. Gracias a estar trabajando con Ruso, que trabaja con artistas nacionales, se me ha conocido un montón. Sigo siendo una rapera re under porque todavía no tengo el publico que siento que puedo llegar a tener. Si sigo encaminada, si sigo poniéndole todo el empeño que le puse todo este tiempo y con un poco de ayuda, creo que puedo lograrlo. Me gustaría que se me escuche, ser parte de la escena nacional. 

– ¿De qué sentís que depende que llegues hasta ahí? ¿Hay algo que lo determine?

Del esfuerzo nace todo. Claro que si vos no tenes los medios es difícil. Lamentablemente hay un montón de gente sacando temas todos los días y seguro que hay muchísima gente con talento que todavía no la conoce nadie. Necesito ayuda de mis amigos, que tienen sus seguidores, de parte del manager, del booking, de ir a tocar, de hacerme conocer. Pero todo depende de que yo saque música buena, de que las producciones estén bien hechas, los vídeos estén bien hechos, de hacer colaboraciones. son muchos factores.

Hoy se discute mucho sobre el tema de si el trap es hip hop, qué le genera esa imagen al movimiento, a la cultura. ¿Vos tenés alguna opinión al respecto?

Veo al trap como un género musical que llegó muy lejos, que está muy bueno. No soy una persona que te pueda decir si es parte o no del hip hop porque, la verdad, no soy de esas raperas que no están muy informadas sobre la cultura, nunca me puse a leer ni tampoco me sé los discos de Tupac ni de Biggie ni soy de esas que andan con la casaca de soy re rapero bro. Hay una barra mía que dice: hacer distintos ritmos no te hace ser gato ni dejar de ser real, mientras no seas ratón, tampoco ingrato. Estoy de acuerdo con cualquier género musical que me identifique y que me guste lo que estoy escuchando. Estoy de acuerdo con el under, me gusta el trap, el boombap, el rock. No hago competencias con ningún tipo de género. Si pudiera tocaría el piano, la viola y rapearia y usaría autotune y probaría todo.

– ¿Hay algún feat con el que sueñes?

Lo voy a cumplir, con el Flaco Vasquez. Ya está charlado. Lo único que nos falta es juntarnos e ir a grabarlo. No lo puedo creer. 

Ahora que llegaste a este objetivo, ¿tenés visualizado alguno posterior?

Lo tendría que pensar. Soy una persona muy realista pero a la vez, sé que lo que quiero lo consigo. No veo ninguna meta tan lejana. Son planes que tengo y no los veo tan lejanos. Con artistas internacionales no me imagino, tipo una Santa Salut, una Nathy Peluso me encantaría. A ella la admiro. Me encantaría pero a ellas sí la veo un poquito lejos. De la escena nacional no veo imposibles. Además, la música es unión, si alejamos a la gente que quiere hacer música con nosotros, ¿de qué nos sirve?

¿Te quedarías solo en la posición de escritora, letrista, u ocuparías otros lugares en la producción?

Me encantaría ampliarme. Ahora estoy aprendiendo a grabarme, a mezclarme y a masterizarme. Quiero algún día aprender a hacer pistas y también a tocar instrumentos. pero no tengo tiempo. Ojalá algún día le pueda dedicar todo mi tiempo a la música pero ahora tengo que trabajar y comer. Tengo siete horas de laburo y las demás las uso para la música. Por ejemplo, hace un montón no voy a grabar, y tengo el estudio en casa. Hace mucho no me siento a escribir, y grabarme y jugar. Un mes y medio más o menos, pero para mi es un montón. Venía re activa. También es porque tengo un montón de música en el cajón para sacar. Me puse una pausa. Como lo inmediato ya está re encaminado, deje un poquito de lado la escritura. 

¿Dejarías de rapear para ocupar otro rol?

No, de ninguna manera, jamás. No siento lo mismo con nada de la música, que no sea con mi voz descargando todo lo que me pasa. Me sentiría muy vacía. Hay gente que puede plasmar su estado de humor en una pista. Yo te lo cuento, y si queres también el día de mañana te hago el beat y todo, pero necesito rapearlo, necesito cantarlo. Necesito decirlo. Una sola cosa me enseñaron en la granja que está buena: hablar, decirlo todo. 

– ¿Pensás mucho en el futuro? No en este año, o el año que viene. A largo plazo digo.

Yo tengo sueños. Sueños de shows en Estados Unidos, por ejemplo.

¿Dónde te ves en cinco años?

Volando en avión a todos los lugares donde hoy veo en historias que me encantaría estar ahí. Me veo yendo a tocar a España. Tengo mucho público allá, me gustaría mucho ir pero todavía falta. Me veo llevando a mi vieja a un viaje.

– ¿A dónde la llevarías? 

Al Caribe. Lo sueña. Ella fue conmigo en la panza y con mi viejo. Yo la llevaría. Tengo ganas de darle a mi vieja algo que le alegre la vida. Me imagino con ella en un avión. Me imagino con Ruso, viajando, cosas así. Tengo sueños muy reales. Soy muy ambiciosa. A veces me juega en contra un poco. Me frustra y por eso no disfruto los procesos. Ayer hice un vídeo, mañana quiero uno mejor y no tengo la plata y voy a laburar más para tener esa plata, y no disfruto de lo que salió. Quizás por estar tan en el futuro dejó detalles del proceso que son re lindos.

Esa fue en cinco años. ¿En diez años?

Tendría treinta y tres, no llegue a proyectar. Me veo haciendo arte pero ya me sentiría un poco vieja.

¿Con treinta y tres?

Sí, porque soy muy ansiosa. Todo depende de lo que suceda en mi carrera. Tal vez si cumplo mis sueños para los treinta no me sentiría tan grande pero si a los veintiséis ya cumplí un montón de metas, quizás a los treinta y tres querría algo más. 

Desgrabar y ordenar esta entrevista fue un desafío. Como les conté, no había, hasta ahora, ninguna nota sobre la artista, sobre la persona, no sobre sus trabajos, sino sobre ella misma. Por eso quería que esta sea la historia de Soui, por Sofía. Sin embargo, hay partes en las que mi voz no la pude reducir, porque hubo momentos de ella hablando por largos minutos, y otros, más de conversación, de intercambio. Así que para dejarle la última palabra en su propia historia, quiero aprovechar este momento para agradecerle a ella, por la buena onda y la confianza, y a Ruso, por haber hecho posible el encuentro. 

¿Por qué elegiste el arte, la música y el rap?

El arte porque me hizo dar cuenta de un montón de cosas. En el arte, el artista saca todo lo que siente. Sea bueno o malo. Vos agarras un papel, te pones a dibujar y te sale lo que sentís, si tenes un poquito de imaginación. El arte por eso, porque encontré una vía de escape, un desahogo que no encuentro en otro lado. Ni en terapia, ni en charlas. Solo lo encuentro escribiendo. 

La música porque siento que lo hago bien. Me genera seguridad. Yo voy, grabo, no me inhibo y me siento bien. Soy una persona que se quiso muy poco, que fue muy insegura de sí misma y cuando me pongo a escribir y voy al estudio a rapear, me amo. Siento que realmente estoy haciendo algo que vale la pena. 

El rap porque… el rap es una música que salió de la protesta, y yo, generalmente, en mis temas escupo todo el odio que tengo dentro de mi corazón, transformándolo en mensaje de aprendizaje, y al rapearlo me siento muy cómoda. También fue lo primero que conocí y es en lo que me quedé. Tengo pensado cambiar de género. Variar en realidad, en vez de cambiar, porque voy a seguir haciendo boombap, rap, pero tengo temas escritos en otro tipo de pistas. Sobre una pista de trap por ejemplo pero también me siento cómoda acá. Con Punga estamos experimentando, porque no quiero sonar parecido a nadie. Quiero encontrarme yo, con algo que me flashee y seguir tirando las mismas barras pero en otro estilo, en otro género, en otro tempo. En este sentido del sonido, Refugio va a concretar una etapa. Ciclotimia la abrió y Refugio es para cerrarla. Voy a seguir haciendo boombap, no es cerrarla del todo pero es un pie para hacer otras cosas. 

Hoy, sabiendo que podés estar bien, ¿que otra cosa elegirías que no sea el rap?

¿Que tenga que ver con la música?

Con lo que consideres buena vida.

Sería muy vacía mi vida sin la música. Trabajo todos los días en Constitución. Me levanto, voy a trabajar, vuelvo y me dedico a estar con él (señalando a Ruso), y estar con él es estar con música. 

¿Te imaginás la vida de otra manera?

Con música. Tal vez no haciendo boombap, o haciendo ropa quizás, pero me gusta así. 

¿Estás haciendo lo que queres hacer?

Sí. Con frustraciones, con puteadas, porque soy una histérica y soy muy ambiciosa, pero sí. Estoy haciendo lo que me gusta, lo que amo y lo que me hace sentir bien. 

Deja un comentario