«Soy muy ecléctico en lo que escucho pero el hip hop siempre me tira»

Por Rocio Lombardo –  @fleko.foto_

Hace un par de meses, se estrenó «Expansivas», la película que protagoniza Sara Hebe junto a Martina Juncadella, acompañadas por un amplio reparto y un equipo tecnico con raices en La Plata. Charlamos sobre su trayectoria, su biografia y la trama con Ramiro Garcia Bogliano, el director de la película.

Empecemos por su trayectoria antes de meternos en el hip hop. Empezó haciendo cine de terror pero ¿hubo algo antes del cine de género?

La pasión siempre fue el cine, en general, no solamente el de terror. El género de terror cuando era chiquito, en la época del VHS, era de las películas que más nos emocionaban a mí y a mi hermano pero veíamos todos los géneros. También se dio que cuando comenzamos a pasar de ser espectadores a hacer cosas, el terror era un género que en ese momento no era muy prestigioso, era como ir un poco en contra de la corriente hacer terror. Entonces, eso era muy motivador: nos gustaba como espectadores y aparte nos parecía que era algo en lo que podíamos aportar.

Y hacer terror en Argentina o en Latinoamérica.

Claro, claro, ese es el tema, porque se suponía que no. Es un poco lo que creo que pasa con el hip hop en Latinoamérica, que se lo asocia estrictamente con algo norteamericano, como algo de las calles de determinadas zonas norteamericanas, que en el cine de terror pasa lo mismo, como si fuese algo que solo se puede hacer en Estados Unidos cuando tambien tiene otras raices. Simplemente porque industrialmente se hayan apoderado del cine de terror no quiere decir que el cine de terror sea norteamericano y que no lo podamos hacer.

Claro, últimamente igual en Argentina hubo películas de terror muy muy buenas. Creo que la primera que vi así en el cine y que la pasé mal fue “No dormirás”. 

Sí, es un director uruguayo. Lo que pasa es que imagínate, a inicios del siglo, ahí era muy, muy raro. Pero el tema es que se fue haciendo como una especie de filmografía. Entonces, poco a poco cada uno iba haciendo películas, pasaban, y en determinado momento el INCAA comenzó a aceptar los proyectos de terror. Entonces, hay como un cambio, digamos, más o menos desde finales de los 2000 hasta ahora en el que  ya hay una oleada muy larga, muy grande de gente que hacen terror.

Claro, porque era un riesgo hacer cine de género. 

Ese el tema, que definamos qué es el riesgo. Es más bien una decisión casi política. En Argentina no se hacía terror. En realidad, el cine nacional era un riesgo, porque había un montón de películas que no rendían en taquilla y se sentía el riesgo solo con el terror. ¿Por qué sólo el terror podía ser un riesgo? El terror bueno es un género hiper popular y a muchas grandes producciones les va mal en taquilla y muchas otras pequeñas producciones les puede ir muy bien.

Eso es verdad.

Entonces, no se entiende por qué se lo pensaba como un riesgo.

Porque era de Argentina.

Claro, es no arriesgarse a hacer otra cosa. Imagínate que estamos hablando de música. Es como un disco, que puede funcionar más  o menos pero la apuesta iba por tomárnoslo en serio, no queríamos hacer algo paródico.

Sí, y también digo, en su trayectoria se nota como esa exploración, ese avance. Vi “Masacre esta noche” y me pareció rarísima. 

Es rarísima. Qué bueno que lo sientes igual. 

Después pensás esta película la hizo el mismo que hizo “Expansivas” y “Ataúd blanco”. Después ves el año o las condiciones… Fue una experiencia divertida. El Hip Hop en este camino parece un volantazo. Una suele encasillar si ve que el director hace terror y no se lo puede imaginar en otro genero. ¿Cómo decidiste avanzar en esa nueva temática?

A mí es que el hip hop me gusta desde hace mucho tiempo. El otro día estaba intentando con mi hermano hacer memoria de cuál fue el primer grupo de hip hop que escuché y fue en los ’80, siendo un niño y creo que fueron los Fat Boys. Tambien los Beastie Boys y Run DMC. Por ahí metes luego ya MC Hammer.

Pilares fundamentales de la historia del hip hop, esos cuatro. 

El momento en el que me enganché, realmente, con el hip hop y comencé a escuchar otras cosas, porque yo escuchaba más pop rock, fue con Public Enemy. Los descubrí en “Do the Right Thing”, la película de Spike Lee. La fui a ver al cine, y para mí fue salír del cine todo energizado con la canción, bueno, el “Fight the power”. “Fight the power” vi y era algo como que resonaba un montón en mí. Y a partir de ahí, digamos, ya en los 90 pues no solamente Public Enemy, o sea, el rap explotó totalmente y yo ya escuché, comencé a escuchar, digamos, como cosas que me iban apareciendo adelante, y ya empecé a coleccionar. Lo siguiente yo creo que habré escuchado con intensidad fue a Ice-T después de Public Enemy, pero bueno, nunca he dejado de escuchar hip hop y nunca he dejado de comprar. Yo sigo comprando música, y de vez en cuando descubro algo nuevo pero antiguo que me hace vibrar.
Ayer justo estábamos con mi hermano recordando algunas raperas de los ’90, buenísimas. Estábamos poniendo ahí en YouTube algunas canciones, y estamos con Little King, estábamos con MC Lyte, Missy Elliot. Hay mucha cantidad de música buena en los ’90 y artistas. Soy muy ecléctico en lo que escucho pero el hip hop siempre me tira. Es algo natural que me ha acompañado siempre. Otra cuestión es, que se relaciona un poco con “Expansivas”, es esa cosa de ver en Estados Unidos el tema de ver a los artistas musicales participando en las películas, que es bastante común. Ver a un rapero, una rapera, integrarse en el cine norteamericano es bastante normal. 

Que de hecho en el cine norteamericano empezaron haciendo de ellos mismos en las primeras. 

Sí, eso es, eso es «Boys in da hood»

Las hace como especiales porque es un poco ficción, un poco documental. Volviendo a “Expansivas”, entiendo que se relaciona bastante con su trayectoria en el terror, más allá de inclinarse hacia el hip hop esta vez. Tiene un poco de “esto lo hizo García Bogliano”. La historia me hace acordar a “Masacre esta noche”. ¿Cómo fue el proceso de investigación para armar este tipo de historia y para armar el ambiente de la calle, la estética?

No hubo una investigación. Lo que primero hubo es una especie de sensación de impunidad. De repente, sentir que estaban sufriendo cosas y que siempre eran personas femeninas indefensas, porque siempre terminaban siendo la víctima de una red alrededor. Segundo, la historia de las dos hermanas que se reencuentran, fue un trabajo que fuimos haciendo con Milagros Garro, la guionista. Era un tema como que era muy personal para nosotros. En un momento con Milagros dijimos “esta película es nuestra y habla de nosotros”, o de nosotres, ¿Me entiendes? Básicamente nos tenemos que empapar y tenemos que mostrarnos. Una vez que tuvimos una trama basado en cosas que habíamos leído y cosas que habíamos vivido, ahí sí fuimos con Jimena Duca, que es una docente y dramaturga platense, que también ha estado trabajando afuera, que es muy amiga nuestra y estaba muy estudiada en el caso de Marita Verón. Entonces, ella fue como nuestra especie de asesora para ver que todo lo que estamos planteando tuviera un pie en la realidad.

A mí me pasó cuando la vi que me gustó mucho y me pareció super respetuosa con el tema, está muy bien tratado. Creo que en esos temas también es muy fácil de fallar o de meter la pata, y si metes la pata ahí estás jodido.

Luego en el equipo tenemos un filtro más: el equipo técnico, que fue mayoritariamente femenino, empezando por Florencia Franco y Jimena Monteoliva, las productoras. Y Catalina, que estuvo implicada en el proyecto desde hace. Luego con el trabajo de Sara, Martina y Assumpta, es también, o sea, como esa realidad, que sea real ese es el último nivel. Es una película que decía que lo más importante, más allá de la trama, son los personajes. Si los personajes no le interesan a la gente, la película no funciona. Esa verosímilitud, esa realidad, ese filtro final de lo que estás diciendo, lo dieron ellas. Cosas como «sí, la escena está escrita así pero hagamosla de esta otra manera». 

Me pasaba tambien eso, que tiene el tono súper feminista, y se entiende de dónde está planteado. Hay producciones que se tildan de eso pero no se sostiene en la pelicula esa idea. «Expansivas» no sé si buscaba esto pero logra mantenerse coherente.

Intentamos  hacer una película honesta que se sintiese auténtica. Y como te decía antes, esa intención de no hacerla obvia fue reforzada tanto por Sara, como por Martina, como por Assumpta, que sabían de lo que trataba la película, pero no querían hacer una obviedad, una película de trazo grueso. Un poco ese es el respeto, claro, ese respeto estaba en la intención del guión, y ese respeto lo terminaron de trabajar ellas. Entonces, es gracias a eso que está la intención, y luego está el trabajo de ellas que hace que eso funcione y que eso sea así, sí. Para mí el problema es cuando, y esto sobre todo me parece muy claro en las películas de Hollywood, en las que es solamente un enunciado, la cosa ideológica es solamente un enunciado para calmar las aguas. Pasa mucho en las películas norteamericanas, esto es feminista, esto es inclusivo, ya se convirtió en una especie de marca, y es como que McDonald’s te vende el menú inclusivo, ¿Entiendes? Lo detesto porque ya se ha convertido en eso.

Ya en este terreno de lo político, lo feminista, ¿cómo llega Sara a la película? ¿Hubo un casting o hay otra historia?

El primer argumento de la pelicula surge aproximadamente en 2012 y no lo comenzamos a desarrollar hasta un par de años más tarde con Milagros. En esos dos años en mi familia habíamos empezado a escuchar a Sara. Y a partir de ahí empezamos a buscar todo lo de ella, la fuimos a ver a algunos recitales que hizo y luego ya la comenzamos a ir a ver a los recitales más grandes en el Ópera. Yo me comencé a conseguir los discos y la primera versión del guion estuvo un poquito después de “Colectivo vacío”. Nos habíamos concentrado, como te decía, en que el guión nos funcionara, que fuese auténtico, que fuera nuestro, pero no nos habíamos detenido a pensar seriamente en un reparto. Cuando ya la presentamos en el Instituto, Catalina me propuso a Sara Hebe. Entonces, nos parecio muy emocionante, por la energía que tiene ella, por el rostro que tiene ella, por la fuerza que tiene, y también por la idea esa que te digo de ser fan del hip hop. Por suerte ella aceptó. Ella ensaya o ensayaba mucho en La Plata y que a ella le interesó, pero no estaba segura, y que su prima que es de La Plata le dijo, “tienes que hacerla, tienes que hacerla”. Entonces, gracias a la prima platense de Sara, pues se atrevió y se quedó en el proyecto hasta que logramos rodarla, digamos, un año y medio más tarde. 

Suma un montón. A Martina Juncadella ¿cómo llegan?, ¿de dónde viene?

A Martina la habíamos visto ya de adolescente en “Abrir puertas y ventanas”, en “Los Santos Sucios”, en alguna más. Tiene muchisimo talento, mucha fuerza, pero lo gracioso es que ella hacía películas o se la conocía, digamos, por películas del circuito festivalero, películas como más tranquis. Lo interesante de Martina es que Martina si tú la ves en las películas anteriores, tiene como una onda un poquito más turbia siempre. Son personajes mucho más enroscados lo que ella tiene. Y aquí al toque se enganchó el personaje y eso tuvo algo que ver con la decisión del look de ella que fue un trabajo ahí con Catalina y con la gente de vestuario, peluquería y maquillaje. Ahí ella encontró el personaje y se convirtió en un personaje como luminoso, si tú comparas a la Martina de todas las películas anteriores a esta, casi te diría de cualquiera, a lo que es en “Expansivas”, es como que tiene otra luz totalmente diferente, y eso te habla, digamos, de una actriz con una capacidad, ¿Entiendes? Increíble, necesitabamos que contrastase con Sara. Si Sara era el personaje silencioso, que no se lo podía interpretar, de acciones, ella era más de sentimientos, de palabras, más claro y más luminoso. Ella se acomodó ahí excelentemente. 

¿Qué se viene? ¿Qué es lo próximo que podemos ver de García Bogliano? 

Por ahora tengo dos proyectos, que espero poder concretar en breve, aparte de cosas laborales, digamos, de cosas que tendría que hacer por encargo. Mis dos proyectos, digamos, son “Las rimas”, que es mí documental, que seguramente la hagamos con Crudo Films, sobre las pioneras del rap en Argentina, aunque también vamos a bucear un poquito más en la escena actual. La idea es principalmente hablar, en un momento en el que no se hacía rap, que tampoco se hacía mucho rap en español, o mucho rap en castellano, y que no había prácticamente raperas, por qué en Argentina salen Actitud María Marta, cuando en España no hay nadie, cuando en gran parte de Latinoamérica no hay nadie, porque salen acá y porque salen otras voces súper interesantes y con contenido y con significado, o sea, es un rap bastante peleador, femenino, argentino. Esta gente es anterior a otras que se consideran pioneras como  Mala Rodríguez o Ana Tijoux. Y también en la época que sale Sara, es como que sale en medio de un vacío, en el que el rap en castellano, en Latinoamérica están los puertorriqueños y todo esto, pero una chica sabiendo hacer ese tipo de rap en ese momento tenían una rareza absoluta.

Pero Sara como que logró imponerse y mantenerse. 

A mí me gusta eso, como que es una cosa, como que ellas inventan su mundo, ¿Entiendes? Eso me encanta, o sea, de las que estamos hablando para este documental, son gente que se inventó una escena cuando no existía una escena. A mí eso me resulta fascinante.

Sí, yo creo que también que tiene que ver algo que nos pasa a las pibas que, digo, somos mujeres, nos tenemos que reinventar treinta veces más de lo que lo tienen que hacer los varones. Para cerrar, contanos dónde podemos encontrar “Expansivas”.

Por ahora “Expansivas” en Argentina la podemos ver solamente en Qubit.tv, creo que la pasaron, porque tienen un tiempo limitado en Cine AR. Estamos buscando también que esté en alguna otra plataforma. También se acaba de estrenar en España. Lo que queremos ahora con “Expansivas” es hacerla circular por diversas plataformas y que se pueda ver en el mundo. Por ahora se ha visto solamente en Cuba, en Argentina, y recién ahora llegamos a España. Así que ya sabes, ha sido como casillero a casillero, pero felices. Ahora mismo está en Qubit.tv, ahora mismo y a mí me encanta que esté en Qubit.tv, porque está en muy buena compañía. 

 

1 comentario en “«Soy muy ecléctico en lo que escucho pero el hip hop siempre me tira»”

Deja un comentario