«LOS BEATMAKERS ACÁ TODAVÍA NO TIENEN LA FIGURA QUE MERECEN»

Por Juan Ignacio Guzman Dotto – @juanguzmandotto

Volvimos y prometimos hacerlo con todo. Las promesas se cumplen y es por eso que luego de un largo pero necesario receso, empezamos a introducirnos de lleno en este gran 2020 que tenemos por delante. Hoy entrevistamos a uno de los beatmakers emergentes de la escena local. Él es NYQST, 29 años, oriundo de C.A.B.A.  Ganador del 2do puesto de la Bit Master y finalista de la FDL, charlamos un poco de su música y sus proyectos.

¿Hace cuánto y cómo arrancaste en el beatmaking?

Toco la guitarra y hago producción musical desde muy chico pero específicamente en beatmaking empecé hace 1 año.

¿Cuál es tu set up?

Ahora estoy usando Ableton, Maschine MK3 y MPC1000.

¿Tenés artistas o géneros favoritos a los cuales soles samplear? ¿Cuáles son?

No tengo un género preferido, pero sí me ayuda mucho conectar en algún nivel con la esencia de una canción. Creo que se puede encontrar un buen sample en cualquier lado, pero sobre todo depende de lo que estés buscando. Samplear tiene que ver directamente con una cuestión de percepción. Podés poner a varios productores a samplear una misma canción y todos extraen porciones diferentes y las utilizan de distintas maneras. Es como lo que se dice de los escultores, ellos sacan los pedazos sobrantes de una piedra al hacer una escultura. 

Gran parte de tu estilo se enfoca en el finger drumming ¿Hay alguna razón en particular?

Cuando empecé a hacer beats quise conectarme con una nueva disciplina, algo que me motivara a sentarme horas a practicar como cuando aprendí a tocar la guitarra. Y la realidad es que hoy por hoy con tanta tecnología y facilidades a la hora de hacer música es muy fácil esconderse atrás de las máquinas a la hora del vivo, con cero margen de equivocación y sets pre-armados, y eso es lo que quería evitar a toda costa. Quise volver a sentir adrenalina al tocar, y es la manera que más me identifica para poder tocar música con medios electrónicos pero de tracción a sangre. Además el hecho de enfrentarte a la posibilidad de equivocarte te obliga a esforzarte mucho más en el aprendizaje, la práctica sistemática y la preparación de los shows.

¿Qué sentiste al haber sido uno de los ganadores de la última bit master?

Sentí que esto recién empieza. Lo más lindo fue haber tenido la oportunidad de participar y de haber llegado hasta la final, fue una tremenda experiencia.

Vi que participaste además de la FDL del fin de año, un evento que reúne a beatmakers y dancers en la cual hubo una batalla conjunta entre ellos y ganaste. ¿Es la primera vez que tocaste tus beats en esta modalidad? ¿Cómo te sentiste?

Bueno de hecho hubo un factor importante de suerte, me invitaron 3 horas antes del evento porque creo que se había bajado un beatmaker a último momento. El formato fue muy divertido y creo que pude potenciar con los beats en vivo la performance de baile de Eleven (@gimegiu.eleven), con quien armamos un lindo dúo de competición. Si bien no nos conocíamos ni habíamos preparado nada de antemano me pareció que supimos complementarnos sin saberlo y fluyó todo muy naturalmente. Quedaron unos registros en mis Stories.

¿Tu top 3 de beatmakers que admiras?

Mi top 3 de productores: Nile Rodgers, The Chemical Brothers y Daft Punk. Y mi top 3 de finger drummers: Jeremy Ellis, Datsunn y DokBrass

¿Qué opinas al respecto de la movida de beatmaking nacional? ¿Hay alguno que admires?

–  Creo que está en pleno ascenso y si bien hay mucho talento local, todavía tenemos mucha tela para cortar. Me parece que los beatmakers acá todavía no tienen la figura que se merecen, en general se los sigue ubicando en las sombras. Para mi el 1 nacional fue y será Cerati.

¿Estás preparando algún material o proyecto nuevo?

– Si bien acabo de terminar de sacar una serie de 9 micro-beats en vivo por Instagram (@NYQST) y YouTube no paro de producir nuevos beats que irán viendo la luz en los próximos meses. Por el momento no quiero apurar la publicación de música en alguno de los formatos convencionales sino más bien generar música para amoldar el vivo. También se vienen varios feats con artistas locales en breve.

 

¡Gracias  @NYQST!

 

Fotos: @shoot.dat.shiit@flxxr_brvnds

BITMASTER 2019 Parte 2 – Desde Dentro

Si bien la Bitmaster es un evento vistoso, para poder hablar con justicia sobre de qué se trata hay que hablar con los protagonistas, y eso fue lo que hicimos.

Los consultados fueron Iván Carrizo aka PCasino (@pcasinoo), NYQST (@nyqst), Brian Salvatierra aka E.R.S Beats (@eros_31205) y Ezequiel Rios aka DrummER (@drummerbeats4).

El evento fue una fiesta por donde lo mires” arranca NYQST, «por la onda cultural que se respira, tenías tandas de beat makers abajo alternando con shows en la terraza». Al respecto de esto E.R.S nos contó asombrado “nunca vi algo parecido, fue maravilloso ver tantos beatmakers juntos, fue maravilloso ver la oportunidad que se les dio de que tengan un espacio para mostrar lo que se puede hacer” 

Y es que entre una de las grandes virtudes de la Bit nos encontramos con la posibilidad de darle un lugar a cada uno. Entre los artistas nos encontramos con quienes tiran para el lado del DJing que están más acostumbrados a conectar con el público pero la mayoría, me arriesgaría a decir, lo vive desde el rol del compositor, sintiendo la música como una experiencia interior. Pero siempre uno se queda con la duda de pensar mientras crea: ¿Cómo sería que lo escuche una muchedumbre?, y es que para el músico no hay sensación que se compare con ver a alguien cabeceando con su ritmo. Y esta muchedumbre es la que ofrece el evento:«Si bien no clasifique una linda experiencia haber pasado un beat mío en vivo y ver que a muchos les cebe», nos contó PCasino destacando la oportunidad por sobre la competencia.

No me da el feel de que sea una competencia sino más bien un encuentro, una reunión de gente haciendo música.» dice NYQST que destaca el trato que se da y nos lo describe como camaradería. Tanta es esa camaradería, que según nos cuenta DrummER «hubo mucho intercambio entre colegas,desde data (softwares) hasta técnicas. (…) Estamos creo, en el momento exacto en el que la música está tomando otras aristas y estas movidas son las que van llevando a ponerlas en un pedestal bien alto..esto va por buen camino!“. Por todo esto es que no parece haber sido una cita de una sola noche, el análisis de PCasino es que «la comunidad está empezando a formarse y cimentarse, cosa que se va a notar en unos años cuando sea aún más grande la escena». Hay futuro por delante y el séquito está empezando a componerse, es más, hasta hay un grupo de WhatsApp dando vueltas al que están invitados todos los beatmakers, solo tienen que hablarle a Pcasino a su Instagram y el los va a agregar.

Todos están invitados, un detalle interesante de esta comunión que la hace tan rara es su falta de perjuicio. Todos estuvieron atentos con los oídos bien abiertos viendo por que rama los iba a llevar el otro. Siempre hay una sorpresa para llevarse, “había un gran nivel de beatmakers y estilos bastante variados. Escuche muchas cosas que nunca se me hubieran ocurrido” dice E.R.S valorando la calidad y la creatividad, mientras que NYQST nos resume sabiamente: “Realmente hoy en día hablar de géneros musicales es demasiado complejo y ni siquiera creo que valga la pena: lo que sonó fue música y había groove, había alma puesta en esos beats, no se si importa mucho más” y en criollo DrummER nos sentencia, “¡vienen a mostrar que son monstruos!”.

Todos se fueron satisfechos y ahora esperan con ansias a la próxima fase el 4 de agosto. A mi mientras me deja revoloteando en la cabeza la siguiente pregunta para llevar: ¿Será el beatmaking la rama del Hip Hop que esté recuperando algunos de los valores que perdió el RAP con los años?

Por Santiago Sammartino (@samezoooo)

DE LA NUCA.

Tercer día de primavera, en la calle un climazo de esos que refutan que los domingos son depresivos, hoy el superclásico se juega en la Bombonera y ni los bondis quieren salir a la calle, aun así el fútbol parece ser un lujo vulgar al lado de la cultura, y es una perfecta metáfora de lo que suele pasar con esta disciplina, a veces lo que llama la atención no entiende de la sabiduría ni la técnica que hay tras bambalinas. De todas formas el trabajo que se realiza “en la sombra”, al no ofrecer enaltecer el ego, deriva inevitablemente en un arte con más alma. Con esto en mente nos calzamos la casaca de Flow y fuimos a chequear cómo anda la calidad de la producción del hip hop en nuestro país.

El evento en cuestión es la Bitmaster, la única competencia de beatmakers en Argentina que este año se está llevando a cabo por cuarta vez, siempre con la misión de dar visibilidad a este arte y a los productores que sueñan sin descanso que el día de mañana su pasión pueda transformarse en su fuente de sustento. La cita es en Almagro, a unas cuadras de la estación Medrano del Subte B, al 104 de la calle Gascón, al lado de un puente fotogénico de hierro que pasa sobre las vías del tren, la sala está luego de atravesar un garage largo donde una camioneta de antaño está estacionada, se trata de un antro rústico, oscuro y humilde, con lo suficiente: un escenario, luces y parlantes, además de un buen espacio para el público, que resultó no ser tan grande como para que quepa la timidez ni muy chico como para que sea incómodo.

La mesa está servida de equipos, le sobresalen cables como si tuviera rastas, cada productor trajo consigo sus herramientas de trabajo, que a decir verdad son generalmente costosas y dada la situación económica, difíciles de reponer así que las cuidan con sus respectivas fundas y con el trato que se le da a un recién nacido, como si fuera oro inmaterial. Luego de las preliminares, los artistas que clasificaron deben medirse entre sí con dos ritmos, ambos de minuto y medio de duración. El primero debe estar hecho manipulando el sample que 808GOD hizo especialmente para la fecha y el segundo, todo lo contrario, debe ser un beat libre de sampleo, donde se exprese el músico que hay detrás de cada productor. Los encargados de juzgar quienes pasan a la final hoy son Dj Destroy, Mpdhela, el ya mencionado 808GOD, y el campeón de la Bitmaster vol. 3, Juan Cavicchia.

 17:30 arrancan los host, Guapo aka G33 y Mica aka Tyne prenden los mics y, mientras esperan que se conecten los últimos los plug y los últimos RCA, van charlando entre ellos sobre de qué tratará el evento, cómo se llevará a cabo, explicando qué es lo que se evaluará y resaltando la importancia del género: –“No hay cantantes sin beatmakers»– declaran con toda la razón del mundo. Asique ya sabe, si usted es rapero y esta leyendo esto: PAGUELE A SU BEATMAKER. 

Una vez que todo está listo, Quan Hip Hop nos regala la introducción acústica de este evento: piano, guitarra y bata dando los primeros grooves con temas propios y covers de clásicos como The Real Slim Shady o Still Dre. Luego de esto se abre la competencia, en la primera de tres tandas exponen Nicovera, Bishop, Fatloops y Efebeats, quienes se encargan de poner la vara que los demás deben superar, ya podemos apreciar bien alto y claro como para hacer nuestras primeras comparaciones: ¿Qué estilo gusto mas?, ¿Cuál tenía mejor pegada? ¿Quién transformó el sample y lo mejoro? ¿Eligieron bien las batas? y ¿El resto de la instrumentación?… son todas preguntas que se nos generan al escuchar las primeras pistas, una detrás de la otra.

A modo de entretiempo de superbowl, mientras conecta sus aparatos el bloque 2, Juan Caviccia, el ya mencionado ganador del vol.3, nos deleita con un set a modo demostración, tomó un loop de batería como columna vertebral y lo fue transformando de una manera sutil pero susceptible hacia distintos grooves por varios minutos sin que canse en ningún momento la repetición, al final de su performance, los chicos de Mambos Gratis Crew se tiraron unos versos mientras que Juan tocaba los pads sin perder el ritmo. Esto le dio paso a la segunda tanda, en la cual estuvo la única representante femenina de la noche, Vita, que nos sorprendió con un saxo con delay al mejor estilo East Coast, también nos dejó deslumbrados la actuación de DrummER 32, quien hizo un finger drumming digno de un batero profesional, a esto se sumó Sergio Borges, uno de los favoritos del público, tocando acordes y melodías bien jazzeras en su piano sobre su beat libre, ayudando a Drummer a desmentir el prejuicio de que los productores no son músicos, a la par de ellos 3 en esta ronda también se presentaron Heis, y Nico El Niño. Lamentablemente, por motivos que le excedían, Ramiro Jota, que había sido anunciado en el flyer no pudo presentarse a tocar en vivo para nosotros aunque seguramente lo podamos ver en la final. Luego de otra rotación de equipamiento cerraron la exposición de beats Nico Basura, Fakabeat, Sidhartha, Buena Madera y El Jardín, a todo volumen y redondeando una tarde noche que tuvo todo tipo de ritmos, algunos mejores que otros, otros más confiados que otros pero sobre todo sin fronteras para explorar estilos: Hubo Rap, Trap, Boombap, saxos East Coast, sintes de Dre, finger-drumming, concierto de piano y mucho groove en general y hasta hubo una pizca de reggaeton, para terminar los prejuicios.

Mientras el jurado delibera, vuelve quad al escenario, sube Clima Shinen al micro, casi que nos estábamos olvidando de que las voces sobre los ritmos, acoplándose sobre la armonía, este MC de manera muy versátil escupe versos de desahogo y calma, con sentimiento, como ángel escupiendo demonios y con una forma particular de pararse en el escenario que llamo mi atención: en vez de estar recitando de frente al público, estaba de costado y no en el centro, sino precisamente a un costado, como si hubiera un fogón está en el semicírculo que forma la banda, y el público fuera invitado a contemplarlo en la mitad que le quedaba. Cuando termina, Tyne, la host, nos sorprende, casi de forma improvisada sube una amiga al escenario, se trata de la cantante Agus Lopez, quien se acopla para hacerle la segunda a Mica lanzando armonías al aire, la host, ahora MC desenvuelve sus rimas sobre un piano eléctrico que ésta en sintonía con la otra voz, aunque haya sido por dos breves temitas, el espacio se llenó de buena vibra y brillo, ya que lo que hacía Tyne era hablar de positividad con positividad, haciendo de paso referencia y reverencia al movimiento logrado ese día. Antes que la banda se calle, sin darle tiempo a guardar, sube Tortu aka o.d.d.m, con su remera del evento con la leyenda de “STAFF” en el dorso para terminar de representar a la organización. Demás está decir que el representante de La Coneccion Real fue quien más atrajo la atención del público y,  con su cancha sobre el escenario, no defraudo. No hay mejor manera de explicar el clima de familia que había presente que ver cómo su hijo iba de acá para allá por el local con su hermanita en brazos mientras el padre tocaba, es algo que se explica solo. Luego de unos breves temas, la banda Quam se despidió con un tema propio, y antes de irse no se olvidaron de promocionar la Jam de Hip Hop, un ciclo de open mic acústico que juntaba instrumentalistas con liricistas y que lamentablemente tuvo que cortar su vuelo y anda buscando lugar donde desarrollarse.

Una vez finalizada la deliberación, el Tortu, se sube al escenario otra vez para anunciar a los ganadores que pasan a la final. Estos son Sergio Borges, Sidhartha, El Jardín, Fakabeat, Vita, Buena Madera, Fatloops, Nico El Niño y DrummER32. El décimo y último finalista va a ser uno de todos los que compitieron por mail al no poder asistir al evento en las preliminares. Antes de finalizar se le recuerda al público que los finalistas se enfrentarán el 28 de octubre en el Teatro Mandril ubicado en el barrio porteño de San Cristóbal por una jugosa MPC, lo harán midiéndose con 3 beats cada uno cono diferentes desafíos

Y de esta manera termina el evento, suena «Bienvenido a Buenos Aires» de Dano, mientras la gente, lejos de estar apurada por irse, se queda charlando, terminando el culito de birra que tienen en la mano y ayudando a ordenar un poco. Saliendo al mundo exterior parece ser que river ganó por dos goles y el celular explota de memes, recién ahora notamos que la nuca duele de tanto cabecear el ritmo y así, todo vuelve a ser el domingo que antecede a la rutina.

Por Santiago Sammartino.

@SantiSamezo

Bit-Master Vol. IV

En tiempos donde cualquiera puede descargar pirata un ritmo de Youtube y rapearle encima una letra o una improvisación, sin siquiera pensar si es el estilo adecuado para la letra o si el pulso es el justo como para no cansarse en el free, es importante reivindicar la relevancia del arte que hace al contexto del rapeo y que, silenciosamente, incluso a veces es más protagonista que los mismos liricistas. Hablamos de la producción, o más inmersos en la jerga hiphopera, el beatmaking.

Simplificar en el bombo y la caja es un término que se queda corto, el mundo del beat es muy amplio: Tiene muchos estilos, muchas técnicas, muchas épocas, productores, vibras, e incluso cambia dependiendo de la región de la que provenga. Se puede hacer desde máquinas de ritmo especializadas y modernas, desde viejas joyas limitadas pero con el color de la música de antes o simplemente desde cualquier computadora con un software de producción. A raíz de este submundo tan lleno de variantes nace una competencia distinta en nuestro país: la Bit Master.

Bit Master es una competencia de beatmakers que se hace anualmente desde hace ya 4 años con la intención de darle al beatmaking el lugar que se merece como elemento. Asimismo su idea es generar relaciones sólidas entre los productores que hacen de la música su pasión y mismo entre productores que buscan vender su trabajo y MCs en busca de ritmos para comprar.

La competencia está dividida en 3 eventos: preliminares, semifinales y final. La dinámica de lo que será la preliminar del domingo es simple: A todos los productores se les entrega la misma muestra de audio para que hagan un beat de 1:30 minutos antes del día del evento, así, partiendo desde un mismo lugar, cada productor con su formas de afrontar este proceso creativo llegará a su propio resultado final. El día del evento los productores pueden tocar en vivo con sus equipos o bien llevar el track en un pendrive, la pista será evaluada con puntajes del 1 al 10 por su prolijidad, estructura, originalidad, creatividad, groove, calidad de sonido y composición musical. Para participar solo tenés que solicitarlo por mail a bitmasterarg@gmail.com, ellos te van a responder con el formulario de inscripción y el sample para competir. Se entiende que por ser en Capital Federal hay varias personas que se les dificulta poder presentarse, es por eso que, además del proceso de selección en vivo, también habrá un proceso paralelo de selección online.

Metiéndonos en las particularidades de esta cuarta edición, la competencia se realizará este domingo 26 a partir de las 16 hs. en Jah Bar ubicado en Thames 1335 en el barrio porteño de Palermo y la entrada tendrá un costo de apenas $100. Los jurados que harán la degustacion de los beats esta vez serán: Dj Destroy, 808God, Ramiro Jota y el ganador de la Bit Master Vol. III, Juan Cavicchia. Además, habrá shows de Dankedbasko, Ilusion Infancia, Mpdhela y de N.Basura con Ingrávidos Squad y todo esto será hosteado por Gee.

Ya sea que se presenten, bailen, vayan a tomar algo o estén buscando beats, se trata sin dudas de una fecha interesante y disfrutable tanto para productores como para amantes de la música en general. Sin mucho más que decir, esperamos encontrarlos allá.

 

Por Santiago Sammartino aka Samezo

Para más información pueden contactarse con el staff de Bit Master por mail o por sus perfiles en Facebook e Instagram.

https://www.facebook.com/bitmasterarg/

https://www.instagram.com/bit_master_/?hl=es