BITMASTER 2019 PARTE 1 – PRELIMINARES

Un domingo diferente, 7 de julio día de BitMaster, la competencia más sólida de beatmakers en Argentina, que cada vez reúne más personas enfrente de un MPC o un sintetizador dedicándose a crear música. Beats que utilizan distintos MCs en sus letras a la hora de componer. Por supuesto muchísimo público en Jah Bar para esta ocasión disfrutando y acompañando sus muestras mientras pasaban una tarde-noche diferente, comiendo y tomando algo con amigos. Amigos que por distintas cuestiones no tienen tiempo para verse y en estas ocasiones lo hacen entre charlas, música, y anécdotas, de la cuales la cultura hip hop está repleta. 

Distintas generaciones reunidas con un solo propósito: Crear música. Al lugar no deja de llegar gente y cuando arranca la primera tanda de beatmakers deja a todos atónitos y con ganas de más, por supuesto. Luego de esa primera «ronda» podemos disfrutar de un descanso mientras se arma todo para la segunda tanda (que no se quedó atrás junto al nivel de la primera). Nuevamente receso y el Tortu aka oddm, integrante de La Conección Real, anuncia que en el segundo piso superior se va a dar en unos instantes una demo de beats a cargo de la Noiscity, automáticamente todos los presentes se dirigen al lugar para escuchar y disfrutar de la misma. Terminada esta muestra el público se acerca a tomar o comer algo mientras intercambian números entre los productores allí presentes para futuras producciones que puedan surgir. El Hip Hop es eso.

Pasados unos instantes todos los testigos del evento vuelven a bajar para escuchar la última ronda de beats en la cual los beatmakers siguieron la misma línea y el nivel que habíamos oído anteriormente. En esa primera ronda vimos participantes que, a la hora de crear, no tuvieron excusas a pesar de no poseer los recursos necesarios para generar ritmos y hasta lo hicieron desde un pad virtual que se encontraba descargado en el celular el cual a mi parecer causó asombro a mí como para los allí presentes.

Termina la última pasada y es el momento de disfrutar de Frane, otro de los integrantes de La Coneccion Real, con una muy buena sesión de beats acompañado por un gran violero que nos cautivó con sus acordes que iban hermanados junto a las notas de Frane dándonos un sonido musical increíble. Finalizada la participacion de Frane y tragos de por medio salieron al ruedo las chicas de Latinas Crew, grupo conformado por 3 MCs femeninas que entraron con mucha fuerza en sus líricas a comerse el escenario con un muy buen hip hop para el público que acompañó con una mano arriba agitando y coreando sus letras.

Luego de un pausa y de la preparación del sonido, entran en escena Ingrávidos Squad con su show. Los pibes de Pablo Podestá tuvieron algunos problemas con el sonido, se vieron algunas desprolijidades en escena, algo que asombro a más de uno entre los que me incluyo ya que yo he escuchado su disco Las Ciencia de las Malas Mañas que tiene un muy buen contenido y un excelente sonido, por eso mismo, me causó asombro que en escena no lograran la estabilidad sonora. Aun así pese a los altibajos, el público apoyó como es costumbre en nuestra cultura rapper.

Una vez finalizado el show de Ingravidos nos invitaron todos los presentes a escuchar los semifinalistas de esta nueva edición de la BitMaster que fueron: Coda, Mr.Nobody, Mil Tumbas, Ido, Smta, Buena Madera, NYQST, Fat Loops, DrummER, SidarthaFakabeats, Mono Fusion, Extreinsh, Nav 96 y Baskito. Mientras se agradecía al público y los beatmakers se dispusieron a compartir sus beats, una vez más el Jah Bar se transformo en un lugar de reencuentro y donde la energía musical se expandia por el aire. Ahora solo resta esperar al próximo mes para esta gran semifinal.

El evento será el domingo 4 de agosto a las 16hs, en Jah Bar (Thames 2350), la entrada costara $150 en puerta, habra DJ set de Pharuk, demo de Borges (jurado invitado) y Veejam. De los 15 semifinalistas solo pasaran 9, que, sumado al ganador de entre los que participan desde el interior serán 10 los finalistas en camino hacia el podio.

Por Zanto Inka  (@zantoinka)

 

 

 

 

 

Y EL MASTER DEL BIT ES…

Un mes y monedas después de la semifinal que había tenido lugar el 23 de septiembre en G104, se celebró este domingo 28 de octubre, la instancia final de la Bit-Master, única competencia argentina de alcance nacional de BeatMakers, esta rama tan llena de conocimientos y con la humildad de actuar muchas veces a la sombra de las voces principales, pero.. ¿que seria de esas voces si fueran tan solo acapellas? probablemente esta cultura sería casi inexistente. 

Está vez, el lugar elegido fue el Teatro Mandril, ubicado en Humberto Primo al 2700, en el barrio porteño de San Cristóbal, en Capital como es usual, como si fuera un punto democrático entre los que vienen zona sur, los del oeste, los del norte y obviamente los locales. Un tren y dos subtes son la fórmula del día para llegar al lugar. El evento empezaba tipo 4, según el flyer, pero entre entendidos se sabe que mucha gente viaja de muy lejos y se la aguarda, pero sin ningún tipo de ansiedad, puesto que antes de entrar se pone en práctica el ritual de compartir la espera con  una lata de birra en el almacén de la esquina. Lo lindo del mambo que se inspira antes de entrar es que el público que vino, sin intentar caer en ningún tipo de prejuicio de la ignorancia, con un promedio a ojo de 25 años parece no ser un público influenciable que esté movilizado por la moda, más parece respirarse hip hop como estilo de vida y educador de muchos de los presentes.

A eso de las 6 de la tarde está todo listo para empezar, los encargados de hostear esta fecha son G33, Filete y Mica Tynee, esta última es quien agarra el micrófono y llama a la muchedumbre que estaba afuera. Un portón con aspecto de garage sirve de entrada que conecta a un patiecito con una barra y mesas, éste a su vez da lugar a un teatro un poco más angosto que el de la última vez, lógicamente suena rap por los parlantes y retumba en todo el local, el telón está cerrado tapando el escenario, seguramente están terminando de conectar todo tras bambalinas. Mientras la gente termina de entrar los hosts van avisando que se viene una jornada larga, se abre el telón y el escenario está que explota de instrumentos, computadoras, controladores y samplers, el piso esta lleno de cables a modo de lombrices y hay que caminar como si estuviera minado para no tirar nada. Sin demora empieza el show de Destroy tirando habilidad con sus scratches finos en las tornas, una intro de calidad para que entre Toxman que canta sus temas con rimas tan veloces que no se sabe cuándo respira. Para cuando termina todavía no se pudo romper del todo el semicírculo de la vergüenza alrededor de la tablas, pero no parece que vaya a durar mucho más. Se cierran las cortinas y se llama a los beatmakers para dar comienzo al bloque uno.

Entran a la cancha los diez participantes de la noche: Vita, Buena Madera, Necrow, Fatloops, Sergio Borges, El Jardín, Drummer32, Sidartha y Nico El Niño. Cabe destacar y hacer una mención especial para Vita, única representante femenina que con su participación demuestra el crecimiento de la mujer en una cultura mayormente compuesta por hombre y que puede llegar a ser muy machista. También es oportuno decir que Necrow es oriundo de Entre Rios y viajó hasta Buenos Aires para representar al interior del país. Los competidores serán juzgados por la composición de 3 beats: uno basado en un sample hecho por Destroy, un beat libre sin acapellas, y 3er beat también libre con una carpeta de acapellas a su disposición, además de todos los detalles técnicos se valora mucho el tocar en vivo. Los jueces de la final son, al igual que en las semis Juan Cavicchia, ganador del Vol. III, el ya mencionado DJ Destroy, 808 God y como invitado especial esta Tóxico. Luego de que cada uno pruebe sus pads y antes de que todo arranque suena el sample sobre el cual estarán basados los beats del primer bloque: se trata de una guitarra con un bombo suave que marca el ritmo, cracks de vinilo, y una trompetita que se asoma en el final, huele a salsa o quizá cumbia colombiana. Cuando termina, suena un metrónomo, y arranca Buena Madera, todos callados, tanto el público como los beatmakers prestan atención con mucho respeto. Uno a uno van pasando los diez, tocando por un minuto y medio entre finger-drumming en vivo, trucos de sampling, chops y hasta ritmos que seguro dejaron a más de uno con ganas de hacer break, Sergio Borges se encarga de terminar con el bloque uno, en el cual se dejaron atrás todos los nerviosismos previos. Se cierra el telón.

Luego de un entretiempo breve se abren las cortinas y ya están preparados los chicos de Quan que, como en la última a edición, entre una bata con el platillo roto, un piano y un bajo, mantienen la esencia del  acústico en vivo deleitando con temas propios y clásicos imposibles de no reconocer, incluso el ambiente da para que Filete se tire un freestyle, increíble pensar que son tan solo tres instrumentos.

Round 2, toca beat libre, a causa del sampling la primera vuelta había sido muy rítmica, esta vez la cosa empieza más armónica, se nota que con la libertad de no estar atados a ninguna regla se atreven a buscar cada uno su vibra, saben que no alcanza con hacerlo bien, para ganar hay que destacar, y es por eso que cada mago saca sus trucos, la primera ronda inevitablemente había sido muy boombap, en esta, en cambio pueden sacar a relucir los sintes, las melodías y las armonías que les pinten, y esto incluye ritmos más modernos, arpegios robóticos y batas 808 de trap, una vez finalizado el  bloque dos se siente claramente que el nivel no subió un par de escalones, subió una escalera entera. Ya llegamos al punto de que esto no es solo una competencia, más bien parece que la competencia es una excusa para esta conferencia y exhibición de ritmos de todos los colores y gustos, aunque alguno tenga que ganar, ya no hay jerarquías que valgan realmente.

Antes de entrar en el 3er capítulo, vuelve Quan al centro del escena a seguir de donde habían dejado, pero esta vez, sobre el beat está Rei All’a, el chico flaco de la voz gruesa, de Varela, que entre temas nuevos mecha tracks de Back in the Days, discazo de sonido clásico producido por UZL, después de un par de temas, baja y le entrega la posta a Batus, que por su tonada inevitablemente enseguida nos damos cuenta que es chileno y que al igual que Toxman vino a representar a su país, luego de 3 o 4 temas y el anuncio de su próximo disco le cede el mic a Mix Corleone, segunda representante femenina de la jornada, quien, con un estilo nasal, letras bilingües, delicadeza, energía y una voz que parece estar hecha para cantar francés, canta mientras su cara gesticula entre la tensión y la relajación, transmitiendo lo que siente con precisión.

Llega el 3er bloque, el beat a tocar es libre y hay una carpeta de acapellas a disposición de los artistas, pero no se trata de acapellas cualquiera cantando tonos, estamos hablando de rapeos limpios de clásicos, suenan entre los beats frases como por ejemplo de violadores, como Kase. O diciendo “somos el tiempo que nos queda” o “yo tampoco se vivir, estoy improvisando”, también suena Biggie preguntando “¿So u wanna be hardcore?”, suenan mucho frases de T&K, también de Dano, y hasta incluso escuche algo de Bob Marley escondido por ahí. Mientras esto suena el jurado mira al techo, absorto, como quien está con la vista perdida para escuchar todo lo que sucede, sin que nada los distraiga. Al terminar se reparte un premio sorpresa para los competidores, un vinilo de regalo para que cada uno lleve y le saquen todo el jugo en el homestudio.

Mientras el jurado delibera, el último show queda en manos de Tortu que sube al escenario, esta vez Quan descansa merecidamente, Sidartha le hace la segunda al miembro de La Coneccion Real, haciendo las baterías con los pads en vivo y en las segundas voces lo acompaña Filetes. El público se acerca lo más posible para no perderse una consonante, con su tono clásico que se oscila entre cantar y rapear a la vez, interpreta sus temas, con mucho amor a la naturaleza, y en especial a la cultura del cultivo, así como también con naturaleza de amor tanto que en un momento pide que cada uno vea a quien tiene al lado y le de un abrazo, sea quien sea, lo conozca o no, como si fuera la hora de darse el beso de la paz en una misa cristiana, con la diferencia de ser una misa bien rapera. El tortuga dio un show con todas las letras, se bajó del escenario, cantó con el público, incluso se subió a la mesa del jurado, un tipo con una cancha envidiable, sin barreras, que transmite mucha positividad y que, como siempre, viste la remera del staff, representando y dejando bien arriba a la Bit-Master. Sidartha estaba tan metido en el instrumento que parecía que iba a sacar una joroba, pero no importaba, estábamos todos en la misma vibra.

A eso de las 10 y media de la noche, cuando todos ya están empezando a pensar como volver que mañana es lunes, Tortu termina de tocar y se sube la host Mica Tynee al escenario, ya el jurado determinó un campeón pero entre chistes y suspenso hacen tiempo para impacientar a la gente. El ganador de este año, en la cuarta edición de este evento, que quedó seleccionado de entre los diez mejores y se coronó Master del Bit 2018 fue.. ¡Nico el Niño!, que se llevó de premio el controlador Akai MPD218 para que le siga metiendo a los pads. Desde Revista Flow lo felicitamos a él y a cada participante por el level que demuestran que hay en Argentina y agradecemos a la organización, por la buena onda de siempre y por llevar a cabo tremendo eventazo. ¡Nos vemos en la quinta muchachos!

Por Santiago Sammartino

@Samezo.docx

Fotos: Thiago Donatto

@titere.con.cabeza

 

DE LA NUCA.

Tercer día de primavera, en la calle un climazo de esos que refutan que los domingos son depresivos, hoy el superclásico se juega en la Bombonera y ni los bondis quieren salir a la calle, aun así el fútbol parece ser un lujo vulgar al lado de la cultura, y es una perfecta metáfora de lo que suele pasar con esta disciplina, a veces lo que llama la atención no entiende de la sabiduría ni la técnica que hay tras bambalinas. De todas formas el trabajo que se realiza “en la sombra”, al no ofrecer enaltecer el ego, deriva inevitablemente en un arte con más alma. Con esto en mente nos calzamos la casaca de Flow y fuimos a chequear cómo anda la calidad de la producción del hip hop en nuestro país.

El evento en cuestión es la Bitmaster, la única competencia de beatmakers en Argentina que este año se está llevando a cabo por cuarta vez, siempre con la misión de dar visibilidad a este arte y a los productores que sueñan sin descanso que el día de mañana su pasión pueda transformarse en su fuente de sustento. La cita es en Almagro, a unas cuadras de la estación Medrano del Subte B, al 104 de la calle Gascón, al lado de un puente fotogénico de hierro que pasa sobre las vías del tren, la sala está luego de atravesar un garage largo donde una camioneta de antaño está estacionada, se trata de un antro rústico, oscuro y humilde, con lo suficiente: un escenario, luces y parlantes, además de un buen espacio para el público, que resultó no ser tan grande como para que quepa la timidez ni muy chico como para que sea incómodo.

La mesa está servida de equipos, le sobresalen cables como si tuviera rastas, cada productor trajo consigo sus herramientas de trabajo, que a decir verdad son generalmente costosas y dada la situación económica, difíciles de reponer así que las cuidan con sus respectivas fundas y con el trato que se le da a un recién nacido, como si fuera oro inmaterial. Luego de las preliminares, los artistas que clasificaron deben medirse entre sí con dos ritmos, ambos de minuto y medio de duración. El primero debe estar hecho manipulando el sample que 808GOD hizo especialmente para la fecha y el segundo, todo lo contrario, debe ser un beat libre de sampleo, donde se exprese el músico que hay detrás de cada productor. Los encargados de juzgar quienes pasan a la final hoy son Dj Destroy, Mpdhela, el ya mencionado 808GOD, y el campeón de la Bitmaster vol. 3, Juan Cavicchia.

 17:30 arrancan los host, Guapo aka G33 y Mica aka Tyne prenden los mics y, mientras esperan que se conecten los últimos los plug y los últimos RCA, van charlando entre ellos sobre de qué tratará el evento, cómo se llevará a cabo, explicando qué es lo que se evaluará y resaltando la importancia del género: –“No hay cantantes sin beatmakers»– declaran con toda la razón del mundo. Asique ya sabe, si usted es rapero y esta leyendo esto: PAGUELE A SU BEATMAKER. 

Una vez que todo está listo, Quan Hip Hop nos regala la introducción acústica de este evento: piano, guitarra y bata dando los primeros grooves con temas propios y covers de clásicos como The Real Slim Shady o Still Dre. Luego de esto se abre la competencia, en la primera de tres tandas exponen Nicovera, Bishop, Fatloops y Efebeats, quienes se encargan de poner la vara que los demás deben superar, ya podemos apreciar bien alto y claro como para hacer nuestras primeras comparaciones: ¿Qué estilo gusto mas?, ¿Cuál tenía mejor pegada? ¿Quién transformó el sample y lo mejoro? ¿Eligieron bien las batas? y ¿El resto de la instrumentación?… son todas preguntas que se nos generan al escuchar las primeras pistas, una detrás de la otra.

A modo de entretiempo de superbowl, mientras conecta sus aparatos el bloque 2, Juan Caviccia, el ya mencionado ganador del vol.3, nos deleita con un set a modo demostración, tomó un loop de batería como columna vertebral y lo fue transformando de una manera sutil pero susceptible hacia distintos grooves por varios minutos sin que canse en ningún momento la repetición, al final de su performance, los chicos de Mambos Gratis Crew se tiraron unos versos mientras que Juan tocaba los pads sin perder el ritmo. Esto le dio paso a la segunda tanda, en la cual estuvo la única representante femenina de la noche, Vita, que nos sorprendió con un saxo con delay al mejor estilo East Coast, también nos dejó deslumbrados la actuación de DrummER 32, quien hizo un finger drumming digno de un batero profesional, a esto se sumó Sergio Borges, uno de los favoritos del público, tocando acordes y melodías bien jazzeras en su piano sobre su beat libre, ayudando a Drummer a desmentir el prejuicio de que los productores no son músicos, a la par de ellos 3 en esta ronda también se presentaron Heis, y Nico El Niño. Lamentablemente, por motivos que le excedían, Ramiro Jota, que había sido anunciado en el flyer no pudo presentarse a tocar en vivo para nosotros aunque seguramente lo podamos ver en la final. Luego de otra rotación de equipamiento cerraron la exposición de beats Nico Basura, Fakabeat, Sidhartha, Buena Madera y El Jardín, a todo volumen y redondeando una tarde noche que tuvo todo tipo de ritmos, algunos mejores que otros, otros más confiados que otros pero sobre todo sin fronteras para explorar estilos: Hubo Rap, Trap, Boombap, saxos East Coast, sintes de Dre, finger-drumming, concierto de piano y mucho groove en general y hasta hubo una pizca de reggaeton, para terminar los prejuicios.

Mientras el jurado delibera, vuelve quad al escenario, sube Clima Shinen al micro, casi que nos estábamos olvidando de que las voces sobre los ritmos, acoplándose sobre la armonía, este MC de manera muy versátil escupe versos de desahogo y calma, con sentimiento, como ángel escupiendo demonios y con una forma particular de pararse en el escenario que llamo mi atención: en vez de estar recitando de frente al público, estaba de costado y no en el centro, sino precisamente a un costado, como si hubiera un fogón está en el semicírculo que forma la banda, y el público fuera invitado a contemplarlo en la mitad que le quedaba. Cuando termina, Tyne, la host, nos sorprende, casi de forma improvisada sube una amiga al escenario, se trata de la cantante Agus Lopez, quien se acopla para hacerle la segunda a Mica lanzando armonías al aire, la host, ahora MC desenvuelve sus rimas sobre un piano eléctrico que ésta en sintonía con la otra voz, aunque haya sido por dos breves temitas, el espacio se llenó de buena vibra y brillo, ya que lo que hacía Tyne era hablar de positividad con positividad, haciendo de paso referencia y reverencia al movimiento logrado ese día. Antes que la banda se calle, sin darle tiempo a guardar, sube Tortu aka o.d.d.m, con su remera del evento con la leyenda de “STAFF” en el dorso para terminar de representar a la organización. Demás está decir que el representante de La Coneccion Real fue quien más atrajo la atención del público y,  con su cancha sobre el escenario, no defraudo. No hay mejor manera de explicar el clima de familia que había presente que ver cómo su hijo iba de acá para allá por el local con su hermanita en brazos mientras el padre tocaba, es algo que se explica solo. Luego de unos breves temas, la banda Quam se despidió con un tema propio, y antes de irse no se olvidaron de promocionar la Jam de Hip Hop, un ciclo de open mic acústico que juntaba instrumentalistas con liricistas y que lamentablemente tuvo que cortar su vuelo y anda buscando lugar donde desarrollarse.

Una vez finalizada la deliberación, el Tortu, se sube al escenario otra vez para anunciar a los ganadores que pasan a la final. Estos son Sergio Borges, Sidhartha, El Jardín, Fakabeat, Vita, Buena Madera, Fatloops, Nico El Niño y DrummER32. El décimo y último finalista va a ser uno de todos los que compitieron por mail al no poder asistir al evento en las preliminares. Antes de finalizar se le recuerda al público que los finalistas se enfrentarán el 28 de octubre en el Teatro Mandril ubicado en el barrio porteño de San Cristóbal por una jugosa MPC, lo harán midiéndose con 3 beats cada uno cono diferentes desafíos

Y de esta manera termina el evento, suena «Bienvenido a Buenos Aires» de Dano, mientras la gente, lejos de estar apurada por irse, se queda charlando, terminando el culito de birra que tienen en la mano y ayudando a ordenar un poco. Saliendo al mundo exterior parece ser que river ganó por dos goles y el celular explota de memes, recién ahora notamos que la nuca duele de tanto cabecear el ritmo y así, todo vuelve a ser el domingo que antecede a la rutina.

Por Santiago Sammartino.

@SantiSamezo

Bit-Master Vol. IV

En tiempos donde cualquiera puede descargar pirata un ritmo de Youtube y rapearle encima una letra o una improvisación, sin siquiera pensar si es el estilo adecuado para la letra o si el pulso es el justo como para no cansarse en el free, es importante reivindicar la relevancia del arte que hace al contexto del rapeo y que, silenciosamente, incluso a veces es más protagonista que los mismos liricistas. Hablamos de la producción, o más inmersos en la jerga hiphopera, el beatmaking.

Simplificar en el bombo y la caja es un término que se queda corto, el mundo del beat es muy amplio: Tiene muchos estilos, muchas técnicas, muchas épocas, productores, vibras, e incluso cambia dependiendo de la región de la que provenga. Se puede hacer desde máquinas de ritmo especializadas y modernas, desde viejas joyas limitadas pero con el color de la música de antes o simplemente desde cualquier computadora con un software de producción. A raíz de este submundo tan lleno de variantes nace una competencia distinta en nuestro país: la Bit Master.

Bit Master es una competencia de beatmakers que se hace anualmente desde hace ya 4 años con la intención de darle al beatmaking el lugar que se merece como elemento. Asimismo su idea es generar relaciones sólidas entre los productores que hacen de la música su pasión y mismo entre productores que buscan vender su trabajo y MCs en busca de ritmos para comprar.

La competencia está dividida en 3 eventos: preliminares, semifinales y final. La dinámica de lo que será la preliminar del domingo es simple: A todos los productores se les entrega la misma muestra de audio para que hagan un beat de 1:30 minutos antes del día del evento, así, partiendo desde un mismo lugar, cada productor con su formas de afrontar este proceso creativo llegará a su propio resultado final. El día del evento los productores pueden tocar en vivo con sus equipos o bien llevar el track en un pendrive, la pista será evaluada con puntajes del 1 al 10 por su prolijidad, estructura, originalidad, creatividad, groove, calidad de sonido y composición musical. Para participar solo tenés que solicitarlo por mail a bitmasterarg@gmail.com, ellos te van a responder con el formulario de inscripción y el sample para competir. Se entiende que por ser en Capital Federal hay varias personas que se les dificulta poder presentarse, es por eso que, además del proceso de selección en vivo, también habrá un proceso paralelo de selección online.

Metiéndonos en las particularidades de esta cuarta edición, la competencia se realizará este domingo 26 a partir de las 16 hs. en Jah Bar ubicado en Thames 1335 en el barrio porteño de Palermo y la entrada tendrá un costo de apenas $100. Los jurados que harán la degustacion de los beats esta vez serán: Dj Destroy, 808God, Ramiro Jota y el ganador de la Bit Master Vol. III, Juan Cavicchia. Además, habrá shows de Dankedbasko, Ilusion Infancia, Mpdhela y de N.Basura con Ingrávidos Squad y todo esto será hosteado por Gee.

Ya sea que se presenten, bailen, vayan a tomar algo o estén buscando beats, se trata sin dudas de una fecha interesante y disfrutable tanto para productores como para amantes de la música en general. Sin mucho más que decir, esperamos encontrarlos allá.

 

Por Santiago Sammartino aka Samezo

Para más información pueden contactarse con el staff de Bit Master por mail o por sus perfiles en Facebook e Instagram.

https://www.facebook.com/bitmasterarg/

https://www.instagram.com/bit_master_/?hl=es