EMCIKRE – PANGEA (2020)

Por Kevin Dirienso Poter – @kevindpoter

Hace un par de meses largos ya, mi teléfono vibró con una notificación de Instagram. El mensaje provenía de una de las bandas que mas me mueve el piso cuando suena, El Mundo de Cien Kilometros a la Redonda, Emcikre, quienes me comunicaban la inminente llegada de «Pangea» su próximo álbum, el segundo de su historia. Todavía recuerdo el impacto que tuve al escuchar su primer disco, «El Mundo de Cien Kilómetros a la Redonda». Desde ese instante percibí esa frescura entre rap jovial y sonidos clásicos. Una perfecta combineta que llamo mi atención desde el segundo uno.

Hoy me despierto con la noticia de que Pangea, el disco del que vamos a hablar en esta reseña, ya vio la luz en formato de «lista de reproducción para YouTube». Si su primer disco es muy bueno, este es excelente. Es un todo, un concepto que te va llevando a lo largo de 12 tracks. Pangea fue el supercontinente de la era Paleozoica que agrupaba la mayor cantidad de tierras emergidas del planeta. Y en este caso Pangea es un enorme trabajo de la banda oriunda de San Martín, Provincia de Buenos Aires.

La primera recomendación que debo hacerte es que para escuchar Emcikre tenes que abrir los oídos y la cabeza. No basta con solo escuchar, porque no son tan solo buenas barras acompañadas por unas instrumentales de la hostia. Demak y Markus tienen las ideas claras, las exponen, las plasman en esas líricas que decoran de una manera sutil y voraz, las pistas bien laburadas de Darchuan y Dj Cosecha.

Si entramos de lleno en Pangea, es para aplaudir la gráfica del disco. La misma esta realizada por Darchuan y contó con la participación de varios artistas que dejaron sus bocetos para formar parte de la portada. En tonos blancos y negros y resaltando «Emcikre» en todos los tipos de tags posibles, Pangea es una bomba de rap. Desde la cajita, la tapa, la gráfica y los colores, ver la tapa es viajar al Nueva York de los 70/80`.

Si pasamos al disco, es de por si destacable el orden de los temas. No están puestos porque sí, sino que tiene un fin, un concepto, como todo gran trabajo discográfico. Emcikre se destaca por el laburo, por la garra y el corazón para seguir adelante ante cualquier dificultad que se presenta. El primer tema, ese que rompe el hielo se llama «Cien» y contiene un sample de Vox Dei que le da una presencia imponente. «Cien» es un relato a la banda, un autoregalo para dejar en claro que es Emcikre y cual es su razón de ser.

Luego de esta apertura con personalidad, llega «Donde vaya», sonido clásico, unos scratchs y un paseo por San Martín. El típico tema para que suene en tu auricular donde sea que vayas. Pegadito a «Donde Vaya» llega «Haciendo Esto» uno de los mejores temas de Pangea y que tiene esa base que te hace mover aunque no quieras. «No existen ataduras si hay ganas de escribir, lo importante es fluir, acapella o en el beat» dice Markus. Lo que destaca a estos pibes de San Martín es el sacrificio con esa cuota de amor por el buen rap, por la cultura.

Y el sacrificio ve la luz en el siguiente tema que es «Constancia» un manifiesto de poco menos de 2 minutos, con un sonido claro consistente, «Hay que sentirse alegre, déjalo que celebre, logre sentirse libre para que el flow despegue…» certifican Markus y Demak. El disco no para, es una metralleta de barras, de mensajes y de rap. Ese rap underground que emerge desde el conurbano y que hace que el Hip Hop argentino se llene de esencia. Al toque de terminar «Constancia» arranca «Allá Volando» que sigue con la temática del bombo y la caja predominante. Un sonido clásico de los más noventas del disco. «… que siempre te compara quien mejor, quien peor, quien ganador, quien perdedor, quien se queda afuera, pero esa no es la manera, de convivir no es la manera…» dice el Demak y la pucha si tiene razón. «Allá volando no bajo nunca…». A mi entender, el tema que le sigue parte el disco a la mitad. «El Don» es un manifiesto de apenitas más de un minuto, una especie de freestyle de Markus, hablando «ni campeón, ni copión, solo por pasión, es acción, envión fuerza y corazón, estilo que le pega en la pera al caretón», dice para terminar con un «… larga vida a la amistad y que viva el bombo clap». Perfecto.

Como dije para mi «El Don» es el track que parte a la mitad del disco y que nos introduce en un estupendo viaje como lo es «Solo Quiero», uno de los puntos más altos del disco. Un teclado que te invita a volar y un Demak que te bombardea de rimas, transforman este tema en un himno de lucha y amor por el rap. En la segunda parte, las barras de Markus, te terminan de trasladar a un mundo donde el bombo y la caja mandan y el Hip Hop es la panacea. Pangea tiene eso, a lo largo de los 12 tracks paseas sin rumbo ni horario por San Martín y te das una vuelta por los senderos más musicales de estos 4 guerreros del Hip Hop que no paran de transpirar la camiseta por el proyecto.

Si «Solo Quiero» es un gran tema, «Todo eso fue así», el que le sigue, es un Hit. Una base impresionante, narcótica. Y esas barras que podríamos compartir todo el día. Si hay algo que tiene Emcikre es buena lírica. Un sonido fresco y no a la vez que combinan a la perfección con el estilo de los dos Mc´s. «Ahora me vienen con ideas locas, quieren convencerme que la onda es otra (skere), esperan que cambie, por dios se equivocan, solo buen Hip Hop saldrá de mi boca… no busco joder, por favor no me jodan…» Y hay muchos que piensan que los punchlines se dan solo en esas famosas batallitas de gallos. Si eso es cierto Emcikre ganó por Knock Out antes de empezar la pelea. «Todo eso fue así» es brillante y casi por decantación te transporta hasta «Si me voy por ahí» una belleza de canción que no da ganas de que el disco termine jamás. Ojo, así como digo una cosa digo la otra y en mi opinión, Pangea es un disco para escuchar más de una vez, un disco para analizar y compartir sin ninguna duda. Una instrumental distinta, lenta, con un punteo de guitarra decorando un ritmo de reggae que te invita a bailar agitando a pleno.

Así como «El Don» separa el disco, «Comensal» es la puerta de entrada al desenlace del mismo. Demak parte una base moderna con tintes de trap y un sonido amplificado. Tranquilamente podría ser el sonido de un vídeo juego, «…pensamiento es la fuente de vitalidad, no me agache la frente ante la autoridad… no sigo la miga del pan chico, pre predico libertad» reza Demak y cierra con un brutal «… buscando el sueño no material» algo que describe la esencia de este cuarteto de San Martín. «Comensal» nos deposita de lleno y al momento de escribir esto, me pongo de pie, en el mejor tema del disco para quien les escribe. «Máximo Respeto», una bomba molotov de dos minutos y pico, con unos scratchs de Dj Cosecha y Dj Darcho que elevan el beat de Elbeats. «Máximo Respeto» es EL tema de Pangea, es un manifiesto, una clara muestra de valores, de ideas y conceptos. Los ideales de Markus, Demak y todo Emcikre están puestos acá. Es un track de los más raperos que escuche en la historia y a modo personal recomiendo prestarle mucha, muchísima atención. En tiempos de música de plástico Emcikre se pone la camiseta de la lucha por no perder la esencia.

Creo que no había mejor manera de finalizar un disco que con un tema como «Trenes». Un homenaje al graffiti con una base tremendamente noventera, que te transporta. «Trenes» es un viaje, una dedicación a los graffiteros, un tema que hace culto a este elemento tan fundamental de la cultura Hip Hop. El beat es de Cosecha y es una joya del segundo 1 al final. Demak y Markus se desenvuelven de manera perfecta tirando barras que lxs graffiterxs van a amar. «Trenes» te deja con ganas de más y eso está bien, termina tan arriba este disco que no entendes como ese es el final y te quedas esperando la siguiente bomba. Bueno para eso abra que esperar, porque hasta acá llega Pangea, este discazo Made In San Martín.

Fue un proyecto largo y adaptado a estas épocas. Los temas vienen sonando y los podes disfrutar desde enero del 2019 cuando se estreno «El Don». Todos los tracks fueron saliendo de a poco, algunos con vídeos, otros solos, pero Emcikre trajo la modernidad para presentar un material imperdible. Pangea es un todo, un rejunte de ese arduo trabajo que arranco hace más de un año y medio y que culmina con el armado final de esta lista para disfrutar de un buen rap por casi 30 minutos. Un material que sin lugar a dudas sigue poniendo en alza el rap argentino y que demuestra que el rap del bueno se encuentra en el underground, ahí, lejos de los flashes, los vips y más cerca del barrio, de los amigos, más próximo al Hip Hop.

Pangea es un hermoso periplo por el rap, por San Martín, por la cultura y el respeto por la música. Lo dije, pero lo quiero afirmar: Este disco debe escucharse, si es posible más de una vez y al que se le debe prestar atención . Un gran laburo que afirma el presente de una de las bandas más raperas del país.

Escuchalo acá:

El RAP se vive en San Martin.

Que el Hip Hop es universal es una obviedad. Pises donde pises, si sos amante de la doble H te vas a sentir representado, esto es así y así sera por el resto de los dias. Y que mejor manera de sentirte representado con flor de evento que se viene en Villa Ballester. Es que el próximo sábado 20 en el Partido de General San Martín, el rap dirá presente para hacerte vibrar al ritmo del bombo y la caja.

Estos chicos prometen fiesta. Estos chicos son la fiesta. Orion XL y su lírica única descargando barras que te impactan como una 9mm; la agrupación que «hace de local», Emcikre (banda que recomendamos muchisimo) y su rap del carajo; Oriental 34 desde Uruguay desde donde nos traen su flow potente y sus valores intactos junto con su amor por el Hip Hop y Los Muchos, harán de la noche del sábado, un momento lleno de música, conciencia y cultura. El jolgorio está allá, está en Villa Ballester. 

La cita es en El Club de la Música (Juan B Alberdi 4449, Villa Ballester) desde las 22 hs. y las entradas las podes conseguir anticipadas y/o en puerta a un precio de $100. Cada uno con su impronta, con su forma de comunicar y con el clima que generan en cada show, prometen hacer de esta fecha una verdadera fiesta por donde se la mire.

Ya lo sabes este próximo 20 de abril desde las 22hs. estos monstruos del rap te esperan para detonarla en El Club De La Música. ¿Vos te lo vas a perder?

Por Yamila Balbuena (@yamibalbuena)

RUGGED MONK EN BUENOS AIRES

Se va terminando el primer mes del año y este caluroso enero le da paso a un febrero prometedor. Que mejor comienzo de mes que un evento tremendo a puro boom bap. Directo desde Compton, Los Angeles, llega este sábado 02 de febrero al barrio porteño de Almagro, el mítico Rugged Monk, integrante de los Killa Beez. 

El lugar elegido es Maldito Rock Bar (Yatay Nº 681) y aunque se hable de rock, el rap explotará. La fecha tendrá de todo y para todos los gustos, aunque con un denominador común: nada de ese trap comercial del momento. Muchos artistas serán parte de la fecha que a priori promete mucho para tener un sábado boombapero hasta morir.

El encargado de ambientar con sus consolas sera Dj Skinny, mientras que D-Sher estará hosteando. La apertura estará a cargo de Jh Rapper, directo desde Rosario. Además serán de la partida los pibes de Emcikre, banda de San Martin, que si no escuchaste debes hacerlo. Otro de los artistas que dejaran el rap bien en alto son los pibes de Artesanos del Papel, Keke Skeny y Snipa & Leal Juan de AMG Squad.

Previo a la presentación de Rugged Monk, los pibes de Ksg Click pondrán punto final a su gira que arrancó a principio de diciembre del año pasado y en donde se presentaron en varias provincias de nuestro país. Una fecha imperdible.

No hay mejor plan, si te gusta el erre a pe, tenes que venir el próximo sábado 02 de febrero a Maldito Rock Bar donde desde las 20 hs. vas a disfrutar de una noche a pleno Hip Hop. Las entradas las podes conseguir anticipadas por $100 o en puerta por $150. No tenes excusas.

Por Kevin Dirienso Poter  (@kevindpoter)

ESTO ES HIP HOP.

El siempre coqueto Palermo Club fue testigo de algo hermoso. Estaban todos, posta no exagero, estaban todos unidos por una causa de esas que conmueven o al menos, generan algo en todos nosotros. Es importante que sucedan cosas como las que vivimos el sábado porque son épocas raras, donde el verdadero hip hop se mezcla con una moda donde el «bling bling», los «que lo que» y los «flex» contaminan la esencia pura de esta hermosa cultura. La nota de promo de «Uniendo a la familia» la titulamos «un evento muy hip hop» y la verdad  es que no nos equivocamos en lo mas mínimo.

El frío y la lluvia no opacaron en absoluto lo que fue «Uniendo a la Familia». El evento era temprano y la grilla era abultada por eso y con buen tino, la primera agrupación de la noche salió a escena puntual. Eran las 19.30 hs. pasadas cuando Emcikre empezó a sonar. Los pibes de Ballester fueron los encargados de ir calentando el ambiente y de ir recibiendo a los presentes a puro rap. Con un repaso de sus canciones de su álbum, Markus y el Demak pusieron los puños bien en alto al ritmo de Dj Darcho y Dj Cosecha para arrancar la noche de la mejor manera y con un muy pero muy buen rap oriundo de San Martín.

Al termino de Emcikre, llegó el turno del primer break musical de la noche. La mano de Pharuk estaba encendida y eso se notó en su set que hizo bailar a los que iban llegando. Afuera el crudo invierno azotaba a la ciudad, adentro no importaba nada más que el hip hop. Luego de un rato, era el turno del segundo artista de la noche, llegaba Rayo A.k.a. Big Buda, con su flow tremendo para entre freestyle y tema derrochar talento por el escenario de Palermo Club, la noche recién empezaba y aún faltaba mucho. Por alrededor de 30 minutos este Mc de Fiorito exhibió su repertorio para el deleite de los asistentes que entre puño arriba y movimiento de cuello parecían alienados a las rimas del Rayito. 

Terminado el show del Rayo, Dj Pharuk tomó la posta nuevamente para, esta vez con un poco más de funk, poner a bailar a todos. Eran cerca de las 21:15 hs. cuando el rap de la Patagonia dijo presente de la mano de Lnano Alex, quien junto con Milo Moya, destrozaron la tarima. Con ese power característico y muchos invitados, el Enano se encargó de llevar la noche a otro nivel. Primero junto al Auelo cantaron un tema que aún no se estreno para la satisfacción de todos, luego con el Rayo, con Bruk y hasta con Under Mc, el Enano se encargó por unos 40 minutos de no darle respiro a nadie y colmó con su energía el recinto. La noche ya era un hervidero y aún faltaba mucho. Con su característico «Genkidama» Alex y Milo se despidieron para darle lugar por tercera vez en la noche a Pharuk. 

Si algo se palpó durante la noche fue el respeto, la unión y el arte. Estos condimentos básicos de la cultura que amamos fueron los pilares para que todo salga de la mejor manera. Como te contamos en la nota de promoción, el evento tenia un fin solidario. Los artistas que brindaron su show no cobraron por hacerlo y prestaron su mano para poder ayudar a Yema Ice, rapero venezolano (muy pronto lo tendrás en exclusiva con Revista Flow) a juntarse luego de un tiempo con su familia. Justamente Yema era el siguiente en dar su espectáculo. Pasadas las 22 hs. con ese flow característico de los venezolanos y un estilo tremendo, saltó a escena el personaje de la noche, para por un rato, empaparnos los oídos de una lírica vertiginosa, repleta de contenido y con un flow de locos. Venezuela dijo presente y la gente lo agradece mucho. Junto a Pharuk, Yema formó un tandem más que interesante y con un mensaje consiente se despidieron al ritmo de «Ajeno» un tema donde se expone una verdad cruda para todos los hermanos de la tierra del tepuy.

A esta altura Palermo Club era un horno, la gente bailaba y tomaba algún trago, mientras esperaba al próximo artista que ya sin decir una palabra es sinónimo de hip hop. El increíble Marcos Miranda, o Nucleo, como todos lo conocemos salió al escenario y se los comió a todos. Con una catarata de frases punzantes, sus canciones son himnos para el rap nacional y el sin hacer alarde de nada, sigue trabajando por y para la doble h, como el dice «24/7». Núcleo llevo de un lado para el otro a todos al ritmo de sus clásicos, mezclado con sus temas nuevos que estarán en su próximo álbum. También tuvo tiempo para reflexionar sobre la cultura y nos dejó un mensaje real «me gustaría saber cuantos que se la dan de hip hop vienen a eventos como estos sin cobrar para darle la mano a un hermano, esto es hip hop de verdad». El show del negro fue perfecto, en sonido, en contenido, en tiempos, pareciera ser que este multifacético artista entiende a la perfección la movida y a las claras está su gran calidad. Si nunca fuiste a un show de Núcleo, no pierdas más tiempo.

El final estaba cerca y luego de un mini set de Dj Pharuk, era hora de la fiesta Climax. Pasadas las 23 hs. la gente se apretujaba contra la valla de contención, había empezado a sonar «hit hot» y los Militantes del Climax decían presente en la noche. Con ese groove fulminante, los climax, le pusieron la frutilla al postre. Tema tras tema el pogo era increíble y la gente bailaba al son de ese ritmo tan característico de esta banda que viene teniendo un año impresionante. Vayan donde vayan los tipos hacen ruido, dejan algo y eso es innegable. Los Militantes, no pararon de agitar la noche con sus clásicos. El punto más alto o el de mayor climax, se vió cuando El Auelo dijo «vamos a llamar a mis hermanos bastardos, Enano, Under, vayan preparándose» y todos sabíamos que se venía. «El Triple» es ese tipo de canción que levanta un muerto y no exagero. Con la entrada precisa de Under, el agite poguero de Alex y el cierre perfecto de El Auelo, este tema te invita a sacarte todo de encima a puro salto. «El mundo esta torcido, yo en su eje lo emparejo» reza Benjamín en una de sus rimas. La noche tuvo su broche de oro, Militantes, fue la banda encargada de cerrar el evento de la mejor manera para la satisfacción de todos… «Militantes la cocha de su madreeee a ver si ponen huevos que no juegan con nadie» coreaba la gente esperando más y más de esta agrupación que atentos, ya está preparando su segundo álbum de estudio. Al final, El Auelo agradeció a los presentes, a los artistas y a todos los que con su granito de arena ayudaron a cumplir el objetivo. No exagero, un cierre perfecto.

Así se fue Uniendo a la Familia, nosotros dejamos Palermo Club repletos de música, llenos de valores y con un alegría que pocas veces sentí en un evento. Todo lo vivido sirvió para ayudar, para colaborar con una causa hermosa y que merece la pena que se comparta, que se difunda y que todos sepamos que de esto se trata el hip hop. Un evento de diez casi once, donde todos tiraron para el mismo lado sin importar nada más que acompañar y ayudar. Afuera el frío y la gélida lluvia nos golpeaba la cara pero realmente después de lo vivido dentro, nos importaba muy poco…

Por Kevin Dirienso Poter.

Agradecimientos: Primero que nada a Benja de los climax por su buena onda de siempre. A Yema por la amabilidad y por la predisposición y de corazón a todos los que hicieron posible el evento que fue un exito y con un objetivo que emociona.

 

 

 

 

UN EVENTO MUY HIP HOP.

Sí, tal y como lo leíste. No es una broma, sabemos que somos una revista sobre Hip Hop por ende el título parece por lo menos raro. Lo cierto es que este próximo sábado 18 de agosto en Palermo Club (Jorge Luis Borges Nº 2454, C.A.B.A) llega «Uniendo a la familia». ¿De qué se trata este evento? Nada más y nada menos que de una jornada donde se busca unir a la familia doble h para a través de esa unión poder lograr el rencuentro de otra familia, una más terrenal y que actualmente se encuentra distanciada por razones económicas.

Hace un tiempo ya, Yema Ice, oriundo de Venezuela, tatuador, Mc y graffitero, dejó su país para probar suerte en nuestras tierras. Todos sabemos como es la actualidad en la tierra del tepuy, la misma no es nada agradable y por eso, Yema, puso un freno y se vino para Argentina a probar suerte. Luego de meditarlo, decidió volver a su país y dejar de lado el mal momento con tal de estar con sus hijos y con su mujer. Pero ni él ni nadie tenía idea lo que iba a suceder. Desde Revista Flow nos comunicamos con Yema para que nos cuente un poco como surgió la idea de «Uniendo a la familia» y de que podés esperar si asistís el sábado 18 a Palermo Club.

«Uniendo a la familia es una iniciativa de Benjamín, El Auelo, que nace como una respuesta a mi decisión de volver a Venezuela en una época donde nadie vuelve sino todo lo contrario» arranca, «la situación acá sumado al poco más de un año que llevo sin ver  mis hijos me llevó a tomar la difícil decisión de volver pese a todas las dificultades» completa Yema, antes de profundizar sobre las razones que llevaron a la creación de un evento muy hip hop. «Benja me propuso hacer esta fiesta, donde todos los artistas participan sin cobrar su cachet y donde lo recaudado se usará para que yo pueda pagar los pasajes de mi mujer y de mis hijos para así poder juntarnos nuevamente  y empezar a crecer como familia aquí en Buenos Aires» cuenta emocionado. «Todos estan colaborando con mucha buena onda y un gran empuje anímico para unirme con mi familia a la cual extraño mucho, de ahí surge el nombre «Uniendo a la familia» ya que la idea es unir a la gran familia hip hop y que el resultado sea la unión de mi familia» cierra.

Respecto a lo que nos vamos a encontrar en Palermo Club el 18, Yema nos adelanta un poco «tenemos preparada alta fiesta para que la gente no pare de brincar y de mover la cabeza. Tenemos un line up de lujo con mucho flow y contenido, además de un cierre impresionante con los climax». Pero no te equivoques porque no muere ahí, «habrá tambien proyecciones visuales, una exhibición de cuadros de Bruk, un graffitero de la B2 y algunas cositas más» cierra el relato con mucha expectativa, la misma que nos genera a nosotros este tremendo evento y sobre todo por el fin tan pero tan hip hop.

Ya lo sabes, si queres un evento 100% hip hop, sábado 18 de agosto en Palermo Club a las 20 hs. Los motivos ya los expresamos pero si aún no estás convencido, creemos que: Nucleo A.K.A. Tinta Sucia, Lnano Alex, el propio Yema Ice, Rayo A.K.A. Big Buda, Emcikre, Dj Pharuk y VJ Rach son razones suficientes para que agites a más no poder y para aportes tu granito de arena en una noble causa, nada más y nada menos que unir a una familia. Las entradas las podes conseguir por Sistema Ticketek (te dejamos el link debajo), si sos de zona Sur podes obtener tu ticket en Camet Garage Surf (Av. Hipolito Yrigoyen Nº 10669, Temperley) o en puerta el día del evento.

http://www.ticketek.com.ar/militantes-del-climax/palermo-club 

Por Kevin Dirienso Poter

Agradecemos a Yema Ice por su tiempo para contarnos todo sobre este evento y desde acá deseamos que el 18 Palermo Club sea una fiesta y se cumpla el cometido. El hip hop es esto y todos debemos entenderlo así.