El Gaumont copado de doble H.

Entre la tranquilidad de un balneario fuera de temporada y la revolución del rap. Así empezó Matias Escobar este viaje de introspección luego de pasar varios años privado de su libertad. Nos hicimos un hueco y nos fuimos para el bellísimo Cine Gaumont para vivir una de las 7 proyecciones que tiene el film Estilo Libre entre los días 23 y 29 de mayo. 

Domingo húmedo y algo fresco aunque no tanto. Pareciera ser que el otoño se distrajo y los últimos retazos de verano copaban el atardecer del último día de la semana. Congreso estaba como siempre, gente que iba y venia por la Av. Rivadavia aprovechando el cierre del fin de semana. La cita era a las 19:15 hs. y como es costumbre elegimos llegar un ratito antes. De más está decir que espacios como el Gaumont son inmensos en esencia y es necesario compartir esa perspectiva antes de avanzar con esta reseña. Por $30 pesos podes ver grandes pelis esquivando el afano de las grandes corporaciones que por un poco de marketing te cobran ¡casi 13 veces más!, si leíste bien no es una exageración.

Punto y aparte. La peli empezó a horario, nos acomodamos y nos dispusimos a disfrutar. Y sobre todo a prestar atención durante los aproximadamente 66 minutos que dura. Desde el inicio, este documental te invade de melancolía. La música y la fotografía la envuelven por completo por ese sendero de recuerdos, de cambios. Es que eso hizo Cuatro Mc cuando cambio el bullicio de la ciudad por la soledad de un balneario en la Provincia de Buenos Aires. Su viaje, necesario después de todo, lo llevo a reencontrarse consigo mismo.

Entre diálogos aislados, el mar y el rap, Cuatro, va produciendo desde aquel balneario. Con la ayuda de sus amigos y con esa premisa de que la hermandad Hip Hop es universal se encuentra como en casa aunque a kilómetros de ella. Así va pasando la travesía. Grabando con amigos locales, escribiendo con la caricia de las olas y rapeando como siempre en busca de la transformación.

El punto más alto de Estilo Libre se da con la llegada de Maximiliano Diaz Aka Aes Uno, amigo de Cuatro, con quien pintan un graff, rememoran anécdotas y hacen freestyle sin parar en la playa y en la famosa Rambla de Mar del Plata. Además es en ese momento donde se puede ver lo underground y el corazón que se le pone a todo lo relacionado con el rap. Un colchón, una frazada, un farol y un mic improvisan debajo de una escalera una cabina ideal para grabar todo lo escrito durante esta estadía en la localidad de Santa Clara del Mar, cerca de Camet Norte.

Los hermanos Zevallos logran por poco más de una hora introducirte en la vida de Matías y te llenan de esa solemne calma después del huracán. Sobre el final, el publico, se lleva la imagen que uno espera cuando atraviesa la trama del documental, Cuatro rapea sobre un escenario ese track que fue preparando y produciendo durante su escape espiritual a ese balneario tan familiar para el. 

Desde Revista Flow te recomendamos ver Estilo Libre por varias razones. La primera y más importante porque se trata de un producto nacional, donde se nota el amor y el esfuerzo. La segunda es porque su contenido es Hip Hop y es argentino, compartiendo una parte de la vida de Cuatro, un gran artista nacional. La tercera porque merece la pena tomar la conciencia de todo lo que puede llegar a generar una cultura como esta en la gente, con sus variables y sus distintas perspectivas. La semana de proyección en el Gaumont finaliza hoy 29 de mayo. Aún así podes estar pendiente para las próximas oportunidades y así no perderte un material de muchísima calidad audiovisual que sin dudas enriquece la cultura nacional.

 

Más info acá

Por Kevin Dirienso Poter (@kevindpoter)

 

 

«ESTILO LIBRE» EN EL GAUMONT. EL HIP HOP ESTÁ EN LA SALA.

Pese a todo lo que aún tiene para mejorar y para proyectar a futuro, el Hip Hop argentino es rico en talento, esencia y material. Excelentes discos, shows de gran nivel, excels@s bailarines/as, notables beatmakers, extraordinari@s dj´s, grafiter@s y así podemos estar por mucho rato. Pero además de todo lo mencionado, nuestro país cuenta con muchísimo material audiovisual de gran calidad. Vídeos, entrevistas, documentales y películas. Sí, películas, y es por eso que en esta nota vamos a hablar sobre «Estilo Libre», un film de Javier y Juan Ignacio Zevallos protagonizado por Matias Escobar y estrenada en julio del 2017.  

«Estilo Libre» «es un documental con muchos rasgos de ficción» según lo definió uno de sus directores. Retrata la vida de Matías EscobarMC Cu4tro para tod@s nosotr@s, que luego de pasar 5 años privado de su libertad viaja a un balneario de la Provincia de Buenos Aires en invierno para reecontrarse consigo mismo, con su pasado. Durante esta escapada en busca de la tranquilidad, este gran artista argentino, fluirá a traves de la escritura llegando a componer las canciones que son el lado B del disco que grabo desde la cárcel.

La buena noticia para todo el mundo Hip Hop y para los que no se sienten parte también, es que esta gran obra de los hermanos Zevallos se podrá disfrutar desde este jueves 23 de mayo hasta el 29 inclusive. Así, todos los días a las 19.15 hs. en el mítico y bello Cine Gaumont (Av. Rivadavia Nº 1635) vas a poder disfrutar de este gran documental que tiene al Hip Hop como motor de transformación.

Ya lo sabes, desde hoy, jueves 23 de mayo hasta el 29 inclusive en el Cine Gaumont (Av. Rivadavia Nº 1635) y con una entrada totalmente accesible de $30, podes disfrutar de un gran material que enriquece sin dudas, nuestro Hip Hop nacional. Con el aval de Ponchocine, de la mano de Juan y Javier Zevallos, y con la entrega de Mc Cu4tro te invitamos a ver o rever «Estilo Libre«. No te pierdas esta gran oportunidad.

Mira el tráiler de «Estilo Libre» acá

Para más información hace click acá

Por Kevin Dirienso Poter (@kevindpoter)

 

No hacemos rap para el pueblo, somos el pueblo haciendo rap.

No es nuestro estilo, a pesar de que el freestyle es de las ramas más importantes y más hermosas del hip-hop, angustiosamente esta disciplina que tanto amamos ha perdido la esencia con la cual se originó: Nacida para poner el ingenio por sobre la violencia, la esquina por sobre los escenarios, la alfabetización por sobre la ignorancia, la unión por sobre la división y la paz por sobre la guerra.

¿A cuántos habrá ayudado esta forma de potente desahogo? ¿Y de esos qué se desahogaron? ¿Cuantos se volvieron poetas? ¿Y de los poetas? ¿Cuántos de esos que “no valían para nada” terminaron siendo luchadores de la vida? Y es en esa lucha por crecer que el freestyle se vuelve hermoso, eruditos de la materia argumentan incluso, que la vida misma es un freestyle. Por supuesto que, a medida que pasan los años, esta disciplina se ha hecho cada vez más compleja entre flows, métricas, estructuras, tempos, notaciones, punchlines y competencias pero… ¿De qué sirve cuando no suma? 

Este lunes fuimos a un evento revolucionario, una batalla que se ha dado cuenta de la problemática originada con el mainstream pero que es incapaz de abandonar este deporte verbal. Propone reinventarse, ¿Cómo? Con jurados que evalúan respeto: Bienvenidos a Pueblo Rapper, acá no se festeja la homofobia, la gordofobia, la misoginia ni el insulto, acá no vale el chiste fácil y mucho menos será festejado.

El evento es organizado por Gonzo Vizan, humorista y freestyler y por Andy Quinteros, quienes, de manera novedosa e inspiradora, ha aprovechado la influencia que ha cosechado estos últimos años en las redes sociales haciéndola trascender la pantalla convocando a los pibes que lo siguen a que se acerquen a la plaza a tirarse unas rimas o gozar un rato. Una actitud altruista para aplaudir de pie.

Llegamos, el lugar elegido es Av. Córdoba al 2850, la competencia ejerce su localía en el anfiteatro de la Plaza de los Perros, y los perros de pura raza ya estaban en la plaza para cuando llegamos. Un día perfecto, despejado, caluroso pero no demasiado, bien primaveral, de esos días que las plazas se vuelven el jardín de los departamentos, entre fútbol y familias se encuentran en un mini anfiteatro alrededor de 50 personas sentadas en las gradas sin chistar, escuchando con atención las rimas que ostentan los MCs para convencer al jurado de que merecen pasar a los 8vos. de final.

Esta es la modalidad del evento: A cada batalla se le da una palabra que se va a usar libremente como temática, y es interesante porque las palabras escogidas por la organización no son elegidas al voleo, son palabras que intencionalmente guían a los raperos a abarcar distintas cuestiones sociales. Aunque a veces tengan la maldad de hacer rimar a los freestylers con, por ejemplo, la palabra Trotski, también se ponen en la mesa palabras como “literatura” que, con talento y culto, dan pie a un paseo de nombres de autores entre punchlines.

De esta forma, la batalla pareciese ser una excusa para lograr debatir esas temáticas entre todos, pero de modo tácito, y eso es lo increíble de este evento, que por muchas personas que vayan, a medida que van rimando, parece ser que es todo un frente unido y empoderado desde la razón y la lucha. Esto esta bueno en especial cuando, al hacer una panorámica, podemos ver, a esos viejos que siempre dicen “la juventud está perdida” boquiabiertos, así como también a los más pequeños que miran ansiosos y con ganas, ser jóvenes. Además, no solo los de afuera se dan cuenta de lo que está pasando, muchas veces, los mismos participantes, entre la presión de la competencia y una rima que no cae, recurren al acote fácil, pero acto seguido se traban casi como por instinto al haberse dado cuenta del error que habían cometido que iba a ser tomado en cuenta por el jurado.  Quizá, esto que voy a marcar no debería haberme llamado nunca la atención, espero que en el futuro sea lo normal, pero se nota que este evento es inclusivo de ver que hay más pibas rapeando de las que vi jamás en competencias (y que además la descosen), incluso hay dos juradas. Estas cosas son los fieles reflejos de los frutos que va dando este evento apenas ya en su cuarta edición.

A eso de las 7 y media, el semicírculo de gradas del anfiteatro se iba llenando cada vez más de gente que se acercaba como moscas a la luz, el sol estaba bajando y se estaba empezando a notar el cansancio de haber estado expuestos al calor. La gran final llego a eso de las 8 y la ganó Pequeño Efes, que se llevó pilcha nueva para su casa, luego de medirse mano a mano con una aguerrida Roma. Luego del anuncio y teniendo en que al día siguiente se madrugaba, muchos comenzaron a emprender la vuelta, así como también unos pares se quedaron en una ronda de cypher rimando contra el sistema sobre una guitarra que hacía de beat. Y así, casi sin darnos cuenta, todos nos volvimos pensando alguna que otra cosa nueva, de esas que la escuela no enseña. Sin duda habrá una próxima, así que estaremos bien atentos a la cuenta de instagram de Pueblo Rapper para saber cuando se viene la quinta edición de este hermoso proyecto.

Instagram: @pueblorapper

Por Santiago Sammartino

@samezo.docx

Agradecimientos: A Gonzalo Vizan.

 

 

«YO CREO QUE MI RAP ES PARA TODOS» – MC CU4TRO.

¿Dónde naciste?

Mi lugar de nacimiento es Buenos Aires , Capital, pero me crié, crecí y vivo hasta el día de hoy en Villa Madero.

¿Por parte de quién y de qué tipo fueron tus primeros contactos con la cultura hip-hop?

Mis influencias fueron mi hermana cómo primera fuente , por la cual escuché a Vanilla Ice, y también Jazzy Mel, cómo olvidarlo, cuando tenía 12. Después a los 15 años tuve la suerte de conocer Actitud María Marta y desde allí en adelante, Cypress, Control Machete, Public Enemy, Delincuent Habits. Ya para el 1996 escribía mis raps, no conocía a ningún rapero, en mi barrio había uno, solo un rapero, que tenía contactos afuera.

Tu hermana fue la primera en mostrarte algo de esta cultura, ¿Qué lugar ocupa tu familia en tu carrera?

Mis amigos y mi familia tienen una gran influencia en mi vida, siempre hablo de ellos y de mi equipo. Mi familia y mi crew, siempre me apoyo y desde los últimos 5 años mi mujer es un impulso fundamental en mi vida. Mi crew es mi familia, lo vivo así, ellos están todos los días conmigo, algunos conforman mi grupo de trabajo de semana y otra parte de fin de semana, vivo pendiente de ellos, de hecho mi mujer es de la misma crew y vamos a tener un ULK, ya que estamos esperando familia. Mi grupo familiar se conforma con mi madre, ya fallecida, Irma Beatriz Presentado de  Escobar( BETTY) y José Alberto Escobar (BETO), tengo 36 años, una hermana mayor, Sheila y tres hermanos menores Jonathan, Brian y Joel …y muchas/os sobrinos.

¿Cómo fue tu relación con los estudios?

Estudie en un colegio privado, y después tuve varios intentos de culminar una carrera pero nunca lo logré, me dediqué íntegramente al HIP HOP, más especialmente al graffiti vandálico, y paralelamente al rap.

¿Un grupo que te marco en la historia?

Pasé grandes períodos de auge con mi grupo que se llama MONASTERIO, muy influenciante allá por el 2000.

¿Qué sucedió luego de tu “época dorada”?

Estuve mucho tiempo alejado de la movida por problemas con las drogas, tratamientos y hasta un largo proceso de detención por problemas con la justicia. Después de 5 años recuperé la libertad y pude aceptar el proyecto para filmar mi película. Hoy en día me encuentro trabajando en mi material solista y la construcción de mi home estudio #ULKPRODUCCIONES.

¿Qué queres lograr con tu música?

Yo creo que mi rap es para todos, para un nene, para un pibe o un hombre, yo creo que sí. Lo que más me daña es que el poder siempre hace abuso de sí, sea desde los mandatarios, del gobierno, desde la escuela, la policía en la calle, en casa, los padres, siempre se hace abuso. Los jefes en las empresas, la gente con poder en la cultura, siempre hay alguien que está mas arriba y aprovecha eso para menospreciar tu trabajo. Me gustaría que mi música llegue a todos, pero no para divertirlos, si no para movilizarlos, para generar energía, disciplina, para trasmitir algo. Quiero que la gente me escuche y diga, «uhh…mira, tiene talento, pero eso…yo también lo puedo hacer».

¿Aprendiste algo estando privado de la libertad?

Una cosa que me enseñó la cárcel es el lenguaje. El rap para todos, antes yo escribía siempre para raperos, hoy escribo para el común de la gente. Lo que pasé me re influencia y con esa experiencia quiero decirles a los pibes con mis letras que no se manden cagadas, que aprovechen su tiempo y que no piensen que todo es solo dinero. El rap,  sirve y ayuda a mucha gente. Por ejemplo, hace poco, tuve algo muy fuerte con una letra, bajé del escenario y un pibe de rasgos nativos me dijo… «Réquiem es alto tema» y para mí eso fue mágico, ya que en una parte de la letra digo: «leal cuan aborigen».

¿Cuál es tu tema que más te gusta?

 Mi canción favorita es «Será, Será». Es un tema de «Tecni-K Salva-G», mi primer disco grabado en la cárcel.

MC Cu4tro es un rapero de Villa Madero que atravesó grandes adversidades en la vida y supo ponerse en el papel de protagonista antes que en el de víctima. Fue esta actitud la que lo llevo a prevalecer aún estando privado de su libertad, de su familia y sus amigos. En su proceso de detencion no bajo los brazos, siguió escribiendo, cantando y grabando sus temas. Tan rica es su historia que llego a oídos del medio audiovisual, fue así como al salir de prisión firmo un contrato para grabar su película autobiográfica llamada “ESTILO LIBRE” con la dirección de Javier Zevallos. A principios de mayo colmó las salas del centro porteño donde se proyecto la pelicula y toda la familia doble H estuvo ahí. Ahora, «Estilo Libre» está siendo premiada en el festival de cine de New York. Desde Villa Madero, Argentina, para el mundo.

Te dejamos la sinopsis oficial para que la esperes bien manija!!!

Sinopsis: Tras pasar 5 años preso, el rapero Matías Escobar se traslada a la calma de un balneario fuera de temporada. Busca la reconexión con su pasado y la tranquilidad espiritual. El mar invernal, los viejos amigos, la melancolía y la soledad lo llevaran a adentrarse en un limbo introspectivo en el que el tiempo dejará de ser relevante, la escritura fluirá y las canciones comenzarán a tomar la forma.

Por Cristian Savina

Agradecimientos: A Cu4tro por su predisposición y su buena onda.

Fotos: Facebook.