LIBERTAD ES RESPONSABILIDAD.

Creo que ni en el más lejano de los sueños, alguien habría pensado en lo que el 10 de enero se hizo realidad: la cultura Hip Hop tiene su propio espacio en el Centro Cultural Recoleta. Este tan emblemático, tan concheto por momentos, tan “hecho y derecho”, hoy tiene una de sus tantas terrazas, ambientada tal cual una plazoleta de barrio, para llevar adelante todo el arte que mueve a este pequeño gran mundo.

Sin caretas, sin restricciones, sin límites de edad, de clase social, ni de nada que se les ocurra; freestyle, break dance, los chicos de Villa Diamante pasando reggaetón viejo en la entrada, un cronograma bien armado; no hay dudas de que todo estaba preparado para romperla.  

A las 17 hs. empezaron las inscripciones para la primera competencia de verano: con Taty Santa Ana como host; Tink, Peligro y Fosh como jurados; y el gran viaje a la DEM Battles de Chile como uno de los premios. Casi 200 participantes, hombres y mujeres que en sus rimas escupían fuego y cuando se terminaba el tiempo se abrazaban como hermanos fueron pasando las ronadas. Luego de quince minutos de habilitada la entrada, los dos auditorios elegidos por Cultura Rap ya estaban llenos de gente en las escalinatas y los balcones. Entre batalla y batalla se veían varias parejas mirando con atención desde los ventanales, y jóvenes saludando desde lejos a sus conocidos.

Saliendo de la primera terraza, se visualizan murales llenos de color y de significado. A la derecha del puesto de cervezas, se escuchaba a uno de los organizadores de FDL presentar las distintas batallas de break dance. Mucha gente alentando, muchos bailando, fotógrafos inmortalizando pasos ovacionados; fue fiesta indudablemente.

A eso de las 20:30 esa pequeña pista se convirtió en una fiesta electrónica, casi replicando lo que pasaba en la entrada del predio con Villa Diamante. No hay duda de que los DJ’s se la jugaron y convirtieron jueves frío de enero en un día tremendo de fin de semana. Ya en la puerta de salida, uno de los trabajadores nos dió una guía de actividades, con una pintura de amor de verano adelante, y los horarios de todo el periodo vacacional en el dorso. Desde ahora y hasta marzo, el movimiento hace sus apariciones 18 veces en la terraza y el Espacio Hip Hop del CCR (Centro Cultural Recoleta), entre talleres de breaking para adolescentes, torneos de freestyle con clasificaciones para Chile, y el ciclo RUMBO A PURA CALLE, presentado por FDL Clan.

Todo el descontrol de una noche de verano, combinado con el respeto y el cuidado del lugar en sí. Increíble pero real, y muchos de los que estuvimos ahí rogamos que así se lo trate siempre. Si queremos que a la cultura se la respete, desde adentro debemos respetar a estos espacios. 

Por Yamila Balbuena

@yamibalbuena