PAREDES DEL CONURBANO: ARTE, POLITICA Y TERRITORIO.

Como solemos decir, la cultura Hip Hop va mucho más allá que una canción, una pirueta o una bomba sobre una pared. Hip Hop es cultura, es un todo dentro de un contexto, en este caso, dentro de nuestro contexto. El arte y la literatura en este caso se encuentran dentro de ese contexto, dentro de ese todo.

Por ende, porque amamos los libros y los discos en formato físico vamos a hablar de «Paredes del Conurbano: Arte, política y territorio» el tercer número de Ediciones Alto Guiso. Un libro sobre el arte urbano y su incidencia en la cotidianidad del paisaje en el conurbano bonaerense. Durante esta edición los compiladores, Alba Murúa, Alejandra Luciani, Fabian Banga y Martín Biaggini, relatan en sus diferentes textos la convivencia y la importancia del graffiti, de los stencils y de las pintadas políticas en la calles de las distintas localidades que existen cruzando la General Paz. Con este último tuvimos la suerte de charlar para conocer más de cerca la historia del proyecto Alto Guiso y sobre todo más sobre Paredes del Conurbano

Desde Revista Flow nos comunicamos con Martín Biaggini para charlar sobre este proyecto y para que desde su rol participe en Alto Guiso nos pueda contar en profundidad su análisis sobre el arte urbano y su impacto en el Conurbano Bonaerense. «El proyecto Alto Guiso empezó casi sin querer. De casualidad diría yo» arranca Martín «hablando con Fabian Banga empezamos a conversar sobre la cultura popular, la cultura del conurbano, más precisamente sobre la poesía del conurbano» explica. «Ahí fue que tuvimos la idea de armar una antología de la poesía en La Matanza y decidimos hacer una selección de 11 poetas. Además de esa selección necesitábamos una legitimación con una editorial importante que publique el libro y así llega Leviatán» termina, a modo de resumen, de contarnos cómo arranca esta edición que tiene tres números. «El título nos pareció un poco fuerte pero fue perfecto y dió pie a esta colección que aborda las distintas prácticas culturales del conurbano y nos pusimos a trabajar en las siguientes» cierra.

Al uno leer esta tercera entrega de Alto Guiso llamada «Paredes del Conurbano: Arte, política y territorio» ingresa en un mundo nuevo, donde esos estereotipos se derrumban y en donde el arte emerge como conector de diversos puntos. Sobre esto Martín nos cuenta «hace mucho veníamos pensando en el Nº 3 de Alto Guiso porque a mi la parte del graffiti me interesa mucho y además varios integrantes de Alto Guiso se dedican al muralismo» cuenta. «Entonces surge casi sin pensarlo Paredes del Conurbano donde describimos una de las tantas formas que tiene de expresarse el conurbano a través de las paredes«. Desde este punto Martín nos cuenta como fue que lo armaron y de que se trata este número «lo que hicimos fue juntar a un conjunto de escritores que puedan hacer una introducción, Paredes del Conurbano, no es una investigación, se trata de una introducción y lo que decidimos fue abordar el uso de las paredes artísticamente en todo el conurbano, cada uno desde su visión y temática, disciplina. A mi me tocó La Matanza y lo realice desde un análisis histórico – temático» profundiza este docente, historiador de gran labor.

No es un texto simple, no es un libro más. Al recorrer las 169 páginas que abarca este compilado podemos observar las diferencias entre los autores y su visión acerca de los distintos tipos de arte urbano. Desde pintadas politicas, pasando por murales, stencils, grafittis hasta llegar a esas pintadas en homenaje a los que ya no están. Todo eso nuclea la periferia a la zona Céntrica de Buenos Aires. Sobre estás diferencia charlamos con Martín quién nos da una clase de geografía social para entender los cambios que surgen cruzando la General Paz. «Es un tema problemático. Nosotros hablamos de conurbanos. El conurbano no es solamente un lugar territorial. Creo que Capital tiene sus conurbanos y el conurbano tiene sus centralidades. Justamente por eso hablamos de conurbanos, zonas periféricas« explica Martín. En estas declaraciones es cuando nos damos cuenta la diferencia de interpretación y hasta donde pueden vislumbrarse esas marcadas disimilitudes. «Existen otras diferencias, por ejemplo, las horas pico existen porque la gente que vive en el conurbano debe movilizarse a la capital para desarrollarse y yo me incluyo en ese grupo, ni hablar de los gastos en transporte. Hay características geográficas y hay características simbólicas que son en este caso las que más nos interesaban a la hora de abordar las temáticas de Paredes del Conurbano« cuenta.

Otro de los aspectos importantes del libro es la preponderancia simbólica que tienen las marcas en las calles del conurbano. Muchas de ellas, no son solo pinturas, stencils, graffitis sino que marcan un territorio especifico, rinden homenaje a una persona importante de un barrio o simplemente embellecen un lugar, sobre esto Martín nos cuenta que «el Gran Buenos Aires tiene una producción simbólica artística impresionante, donde el graffiti tiene una marcada prominencia. En el texto trate de clasificar los tipos de graffitis que hay en La Matanza. También hablo de lo legal y lo vandálico y mencionó a crews existentes en los diferentes barrios matanceros«. Sobre lo ilegal de los graffitis, la charla nos lleva a preguntarle a Martín la razón por la cual el considera que la gente aún considera el arte urbano como un acto vandálico y en base a tal interrogante nos hace una importante reflexión: «Para entender eso habría que parar antes y tratar de que al graffiti se lo considere arte, algo que hoy en día no pasa. Para muchos el graffiti no es arte y luego de conseguir eso habría que ver si es legitimo o vandálico. Más allá de saber que la pintada de paredes privadas está penada por la ley« cierra.

Para cerrar esta charla nos metemos de lleno en su visión sobre el Hip Hop como motor de transformación social. Al respecto nos cuenta que «creo que el Hip Hop se va a establecer como un elemento de cultura popular, los graffitis son la clara prueba de ello. Hoy muchos graffiteros son docentes y capacitan a futuros artistas plásticos y son esas cosas que le hacen bien al movimiento en general«. Es importante entender este texto como un conjunto de páginas dedicadas a lo urbano mezclado con lo popular. Lo intangible de esa frescura que inunda las calles del conurbano con arte es la razón por la cual estos compiladores prepararon esta tercera edición de Alto Guiso, centrándose en el arte popular como motor de un montón de sucesos artísticos y políticos dentro de un contexto social distinto a la realidad que se vive en otras zonas del conurbano y de la Capital Federal.

Un texto diferente. Real, crudo y consciente. Una lectura repleta de mapas mentales donde se desnudan la belleza popular y la política desde el arte. Ese que no tiene dueño, ese que no tiene límites. Un texto dedicado por y para entender el panorama y las diferencias socio culturales de cada territorio. Todo eso es para mi “Paredes del Conurbano – Arte, política y territorio”. Un libro que desde Revista Flow recomendamos muchísimo.

Por Kevin Dirienso Poter (@kevindpoter)

Agradezco a Martin Biaggini por su predisposición, su paciencia y su buena onda.

 

 

LAS PAREDES NO MIENTEN.

El último domingo nos encontró caminando sobre Avenida del Libertador, en una tarde ventosa y con algo de humedad, para llegar al Centro Cultural Haroldo Conti (ex ESMA). Ese lugar tan cargado de historia, de emociones, de recuerdos para quienes han vivido la última dictadura militar de forma directa o indirecta, nos abrió las puertas de su cine a las 15 hs. para darle cierre, por este año, al Festival Arte Callejero Latinoamérica, el cual durante un mes recorrió toda la Capital Federal exponiendo grafittis, murales, carteles y demás actividades que tengan relación con el arte urbano en todas sus formas y expresiones. 

En un ambiente sumamente ameno, casi como si fuera una charla entre amigos, Nazza (@nazza.stencil) le da inicio al evento exponiendo algunos de sus trabajos más significativos. Oriundo de La Matanza, zona oeste de Buenos Aires; trabaja con stencil hace más de 20 años, y sus obras suelen hacer referencia a distintas problemáticas sociales y culturales, como violación de derechos humanos, violencia institucional, delitos históricos de pueblos originarios, etc.

Mientras en la pantalla se mostraban distintas imágenes, Nazza, nos cuenta anécdotas como que en 1983, pleno golpe de Estado, hubo una marcha convocada por artistas en donde se graffiteó y se pintó con stencil; que en los años ’90 participó del escrache a los genocidas convocado por la asociación H.I.J.O.S.; y que muchas de sus obras que hacían referencia a las Abuelas de Plaza de Mayo, a desaparecidos o a cualquier cosa que se relacione con la dictadura, posteriormente fueron tapadas. Un claro ejemplo de esto, es un mural hecho por él en Isidro Casanova, en donde se puede ver a una Madre con pañuelo blanco atado a la cabeza, con una foto de su hijo en las manos. A medida que habla sobre esta pintura, nos muestra la comparación entre la imagen original, y cómo fue tapada.

Una de sus obras más significativas, es la de la silueta de Videla con una inscripción en la cara: “VIDELA NO TIENE ENTIDAD, NO ESTÁ VIVO NI MUERTO”. Dicha imagen fue desarrollada por Nazza después de la muerte de este dictador, y la frase tiene doble significado: por un lado, fue algo muy dicho por los dictadores en aquellas épocas; y por otro, era una forma de no darle tanto crédito a su deceso.

Todos los que seguimos al arte callejero y a la cultura HH en general, sabemos de sobra que graffitear no es un delito, por eso expusieron esta obra: Cristian Felipe Martínez Rodríguez era un joven estudiante colombiano de 17 años, que fue asesinado en Almagro de tres disparos por un vecino que lo confundió con un criminal. Nazza cierra sus charlas con una frase muy característica para él: “YO YA NO PINTO, LO QUE PINTO ME PINTA”. Con esto nos quiere decir que sus obras hablan más de él, que lo que él mismo puede contar.

Al finalizar la charla, nos presentan a Bruno Rodrigues, el director del documental PixoAçao 2, y proceden a su reproducción.

En la película cuentan que el pixoAçao es una estética gráfica de caligrafía oriunda de Sao Pablo, Brasil, y que mucha gente que no lo comprende como tal, lo considera vandalismo. Mostraron a muchos artistas callejeros pintando las paredes, contando sobre su vida, sobre cómo la cultura de la calle los acercó a una nueva familia, y cómo evaden a la policía para evitar que los arresten. Mucho color, mucha calle, mucho graffiti, mucho rap sonando de fondo, mucho arte por donde sea que lo miren.

Bruno nos contó hechos tales como que ésta cultura posee un sentido y significado particular para un movimiento o grupo, el resto de la gente no suele entenderlo, por eso lo consideran vandalismo; y que en Brasil las cárceles están superpobladas actualmente, por eso si te agarran graffiteando o haciendo pixo en las paredes, te cobran multas de hasta 5000 reales en lugar de detenerte. Una mujer preguntó «¿Se puede entender el pixoAçao sin estudios o conocimiento previo sobre el movimiento?» A lo que él respondió que hay que «observarlo con atención para saber entenderlo, como cuando uno va a un museo».

El director de PixoAçao 2 actualmente trabaja en otros proyectos audiovisuales  sobre distintos movimientos culturales, y en biografías de graffiteros y pixadores. Expuso este documental en un evento de Berlín, y la gente lo veía más como cultura que como vandalismo: Bruno contó que la gente primero entendía, aplaudía y después hacía preguntas. Un detalle que llamó mucho la atención es que googleando “PixoAçao” casi no se encuentra información sobre este movimiento, por eso los documentales son muy importantes para saber de qué se trata.

No queríamos terminar la nota dejando pasar este conflicto: al finalizar el evento, una trabajadora se acercó a contarnos sobre el vaciamiento de la institución. A la fecha, se registra una deuda de casi 4 millones de pesos, entre artistas y empleados sin cobrar, y pago a proveedores. Para este año, la Secretaría de Derechos Humanos le destinó al Centro Cultural un presupuesto de 0 pesos, lo que quiere decir que no tienen manera de financiar las actividades culturales de este año. Hacen responsable al secretario Claudio Avruj de esta situación.

En un comunicado publicado en marzo, firmado por distintas asociaciones como H.I.J.O.S., Abuelas de Plaza de Mayo, Asamblea Permanente por los Derechos Humanos, Asociación Argentina de Actores, Directores Independientes de Cine (DIC) y demás, se exigen los fondos presupuestarios necesarios para garantizar la continuidad de este espacio de arte y memoria. No es la primera institución que pasa por esto, y nos resultó importante informarlo, ya que de estas cosas no se suelen hablar en otros medios de comunicación masivos.

Así cerramos el domingo, así cerró este gran Festival que inundo de arte urbano y de conocimientos por un mes nuestro país. Desde Revista Flow felicitamos a los responsables de tan impresionante movimiento artístico y agradecemos la invitación y la predisposición para realizar nuestro trabajo.

Felicitamos a los organizadores: @alegiusto278 – @cuansuare_ – @dejalapose – @iban1984 – @marian_calle

Por Yamila Balbuena (@yamibalbuena)

Siempre en alto el arte callejero.

Va terminando la semana y como siempre, venimos a ofrecer más data sobre los eventos que se
vienen este fin de semana, uno de ellos ACL (Arte Callejero Latinoamérica) nos vuelve a traer otra
fecha imperdible antes de cerrar su paso por Argentina con la fiesta de ACL, ¿cuándo? El domingo
26 de Mayo a las 15:00 hs., ¿dónde? En el C.C.M. Haroldo Honti, Av. Del Libertador 8151, Ciudad
Autónoma de Buenos Aires. 

El paso del Festival Arte Callejero Latinoamérica por nuestro país fue bastante interesante y diverso, mediante
los eventos de: Homenaje a Haroldo Honti, un escritor y docente argentino que había sido
secuestrado y desaparecido en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires el 5 de mayo
de 1976, durante la última dictadura militar que padeció nuestro país. Allí también fue celebrada
el pasado sábado 4 de mayo la muestra “Díaz Vélez” una intervención colectiva de muralismo, graffiti y esténcil donde participaron artistas de nuestra tierra en conjunto con artistas extranjeros en Ramos Mejía; “Zona Colegiales” otra intervención con murales y esténciles pero con diversos artífices de H.I.C Crew (AR) y Diego Rustoff (BR), más una interposición fusionada con carteles en el Mercado de las Pulgas; Proyección “Olhar Instigado” una proyección del documental mencionado de Chico Gomes y Felipe Lion oriundos de Brasil en el C.C Martina
Chapanay que se va a estar celebrando este miércoles 22 de mayo en la galería inaugural de ACL H.I.C. sito en Thames 1885, CABA.

Para disfrutar por última vez tenemos la  jornada cúlmine de Arte Callejero Latinoamérica que
tendrá una charla denominada “Arte y Memoria” de Nazza Stencil y una segunda charla más una
proyección del documental “PixoAção 02” de Bruno Rodrigues (BR). Desde Revista Flow, apoyamos
este tipo de eventos, que como habíamos mencionado en alguna ocasión, promueve el
underground y hace crecer a muchos artistas apasionados por el hip hop y por el arte en sí. Y este
tipo de movidas son las que hay que aplaudir, las que les dan un lugar de expresión a diversas
personas para seguir haciendo crecer un poco más esta hermosa cultura.

Los esperamos para cerrar el paso de ACL por nuestra querida Argentina entonces, ya lo saben, ya
están notificados, este domingo 26 de mayo 15:00 hs. vamos a estar celebrando el cierre para
luego tener la fiesta de Arte Callejero en C.C Martina Chapanay, sito en Ecuador 840, Ciudad
Autónoma de Buenos Aires a las 23 HS también ¡! Ya que estamos los invitamos a los dos eventos
a la tarde y a la noche para poder terminar el recorrido que se mandaron estas bestias por nuestro país.

 

 

Para más informacion hace click acá

Por Franco Salgado (@fraan_salgado)

FESTIVAL ARTE CALLEJERO LATINOAMÉRICA – ARGENTINA 2019

Es Lunes, arranca la semana después de unos días de descanso, pero el hip hop no para, siempre tiene algo nuevo que ofrecer. ·Esta vez lo que nos trae es uno de los eventos más importantes y con mayor difusión de la cultura. Estamos hablando nada más y nada menos que de ACL – Arte Callejero Latinoamérica, que desde 2003 viene realizando exposiciones y que este año tenemos el agrado de recibir en modo festival. La flamante inauguración del mismo será el próximo miércoles 24 de abril desde las 19 hs en la Galería Hollywood in Cambodia (H.I.C.) sito en Thames 1885, barrio de Palermo de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. 

Para los que no conocen dicho festival, Arte Callejero Latinoamérica, es una plataforma de registro y difusión de graffiti, muralismo, esténcil, carteles y calcos en la calle, que viene haciendo su trabajo hace casi 16 años por toda América Latina en diferentes exposiciones con un gran éxito y arduo trabajo. En un panorama critico de crisis política y económica en Argentina post 2001, muchos artistas se reunieron y como respuesta tuvieron la ocurrencia de plasmar sus ideas en la calle. A partir del año 2003, se registran y difunden las manifestaciones visuales en la calle de Latinoamérica a través del sitio web www.smnr.com.ar el mismo sirvió no solo de forma virtual si no que fue un punto de encuentro para varios artistas interesados en generar nuevas ideas de intervenciones callejeras. Entre el 2006 y 2009, el éxito de la web hizo que se unieran varios grupos artísticos para organizar las exposiciones “Vinílica”, “Calcomaniaca” y “10×10” que fue de convocatoria mundial y con gran éxito en unificar a los artistas callejeros.

Uno de los encargados de empezar toda esta movida fue Iván Andrada, productor cultural quien en 2003 creo el primer sitio de ACL (Arte Callejero Latinoamericano), quien viajo por Brasil, Colombia, Chile y Uruguay, relacionándose con artistas y promotores culturales para que luego en Buenos Aires se promueva el encuentro de artistas, realizando eventos de convocatoria a nivel mundial y formando parte de los encuentros abiertos “Festival de la Luz” en las ediciones de 2012, 2014, 2016, 2018; que es el evento de fotografía más grande del continente. También, como artista participó en decenas de exposiciones colectivas en espacios independientes y oficiales como Casa Duncan (2016), Fundación Lebensohn (2014), Centro Cultural Adan Buenos Ayres (2012), Facultad de Derecho (2010), Galería Corporación Buenos Aires (2009), Palais de Glace (2008), Centro Cultural Konex (2007), Metro de Ciudad de México (2005) y en el Hotel Bauen (2003) y cabe destacar que entre julio y octubre de 2018 coordino los encuentros Arte Callejero Latinoamérica ayudando a difundir a los artistas a través de proyecciones y exposiciones.

El grafiti, es una de las ramas más infravaloradas de la cultura, donde muchos por ahí no conocen el significado y el arte de plasmar sentimientos sobre una superficie lisa así que vamos a revindicar ese punto, (el mismo se remonta a la época de los 70 donde influido por la cultura del doble H, los artistas se dedicaban a “taguear” paredes, trenes y llenar de colores a New York). Este evento viene a recordar el significado real de esta parte de la ciencia, no solo por lo que es, si no por el hecho de que ayuda a muchos artistas underground a que puedan exponer su arte y su amor por este movimiento que intenta hace años salir a flote y para que lo puedan conocer en todas sus maneras y expresiones. El graffiti también es una herramienta de “protesta” para el sistema, dado que para «ellos» lo que hacemos es vandalismo, pero para los que amamos esta cultura es arte y representación de un movimiento urbano que «ellos» no pueden imaginar la magnanimidad del mismo.

Los calcos o pegatinas también formaran parte de la exposición “Arte y Vandalismo 2003 – 2019” en la galería de Palermo. Esta misma dará comienzo a una serie de intervenciones callejeras, charlas, proyecciones y eventos, durante abril y mayo del 2019. Los carteles serán pegados en la calle en eventos de intervención colectiva con pegatinas en diferentes puntos de Buenos Aires.

Las actividades del Festival están dirigidas a artistas locales e internacionales, como también al público en general, las intervenciones en la calle serán con diferentes técnicas en el Gran Buenos Aires y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, habrá charlas con distintos referentes del arte callejero e invitados de otras profesiones (sociología, antropología, historia crítica, perspectiva de género, etc). Todo esto es para ayudar y llamar a la reflexión de como las expresiones artísticas en la calle marcan el pulso de la actualidad y nos ayudan a recordar el pasado y a repensar de una manera más creativa el futuro. También, habrá proyecciones de películas y cortos documentales de varios artistas sobre sus actividades en las calles de Latinoamérica, y una fiesta con exposición colectiva, pintura en vivo y varios shows. Completito. 

Para este 2019 este gran proyecto, busca aumentar el registro y difusión del archivo de ACL (Arte Callejero Latinoamérica) y generar nuevas formas de comunicación entre los artistas latinos para con el mundo, este es el objetivo con el cual se crea esto, y para ello no te podes perder esta gran exposición que durará un mes. Treinta días para que lo puedas disfrutar y deleitarte con el buen arte urbano. Recordamos que dicho evento se inaugura el 24 de abril, a las 19 hs en la Galería Hollywood in Cambodia (H.I.C.), Thames 1885, en el barrio de Palermo, Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Las entradas son gratuitas y abiertas al público, para más información acerca del Festival Arte Callejero Latinoamérica, podes visitar el sitio web de ACL (www.artecallejerolatinoamerica.com)   . Queda usted debidamente notificado, no se puede perder uno de los eventos más significativos para la cultura.

Conoce el cronograma del Festival acá

Por Franco Salgado (@fraan_salgado)

 

Sez One: “Tenemos que insistir en que no se pierdan los valores reales del Hip Hop”

Ezequiel Alejandro Enrici mejor conocido como Sez One, es un rapero, grafitero y tatuador argentino de 28 años, residente de la ciudad de San Agustín en la provincia de Córdoba. Amante de su mujer Andrea, sus hijos Mateo y Kiara, los amigos, el Hip Hop y el arte como medio de liberación y necesidad existencial Sez One se expresa a través de su estudio para transmitir su mensaje.

En la siguiente entrevista nos cuenta detalles sobre su vida dentro de la cultura hip hop:

¿Cómo llega Sez One a la cultura y que elementos representan? ¿Perteneces a alguna Crew?

Empecé a escuchar rap por medio de Mtv, con un tema de «D12» en el 2000 un tiempo antes de venir a Córdoba, luego conocí un poco mas pero no le daba mucha importancia, solo prendía la telé, escuchaba y veía los clips de Mtv. Acá en córdoba estaba el Much Music, ahí empece a ver un segmento que se llamaba «The Klan» me parece… luego me mude a Río Tercero a la casa de mi abuela paterna por que vivía en la calle y andaba muy mal en el cole, al lado de la casa de mi abuela vive uno de mis mejores amigos, Guillermo, dio la casualidad de que a él le gustaba el rap y se compró un casette original de Eminem, no entendíamos nada pero sonaba piola, así que escuchábamos bastante ese casette y lo que sonara en la tele. Juntos empezamos a armar córeos de baile por que nos gustaba mucho bailar, de echo salíamos juntos a fiestas de 15 dónde le metíamos amor a la pista; incluso cuando sonaba alguna cumbia villera del momento. Aún no había reggaeton (se ríe). Luego de eso volví con mi vieja y a los 14 años empece a ir a un colegio interno en la Quintana, donde conocí a uno de mis mentores, «Jay», el bailaba breakdance y componía rap, tocaba la guitarra y hacia beatbox, también conocí a «Emanuel» que bailaba break, componía y hacia bocetos de graffitis y al «Chino» que solo hacia taggs. La verdad me volví loco y me enamore de esas acciones, empecé a escribir mis primeras letras, a hacer beatbox, a bailar, a hacer bocetos de letras (dibujo desde los 3 o 4 años de edad), creo que no represento alguna rama en específico, quizá le meto más tiempo a pintar y escribir rap, pero ando por la vida haciendo beatbox, improvisando líricas. Si salgo a una fiesta hip hop me pongo a pistear de una por que amo el breaking, alguna que otra vez use unas bandejas y me puse a intentar hacer scracht, sinceramente creo que hago lo que amo y lo uso para vivir, intento transmitirlo y compartirlo con los que están y los que vienen … Busco dar mi aporte a la evolución de la raza humana, entiendo que el hip hop es la manera. Mi familia es «CBArte Fam» , «Sugar Brown Crew» y la «404 familia».

Tenes un disco con “El Escriba”, hablemos de eso.  ¿Cuándo salió, quienes participan, cual es el concepto..?

El disco se llama «Abrí tus ojos». Salió el 8 de enero del 2017, lo grabamos todo en CBArte Estudios y la mezcla & master la hizo “Biblo El Nagual”. El arte de tapa lo hice yo… La idea es dar un mensaje de evolución para quienes son o se sienten parte de la cultura Hip Hop y también para quienes no. Desde mi lugar busqué crear líricas limpias sin muchas técnicas o combos en las métricas para que quien no tenga el oído acostumbrado al rap, pudiera captar la totalidad de lo que estoy trasmitiendo en cada tema. Los argumentos son sociales, espirituales y muy representativos en lo que es nuestra forma de vida. Entiendo que “El Escriba” también hizo las cosas muy parecidas. Buscamos complementar los estilos y no salirnos del argumento planteado. Es un disco cargado de amor y ganas, corto pero con mucho que escuchar, te deja un poco manija y eso está bueno, los beats son muy variados. Algunos muy clásicos y otros más frescos y hasta con algo de funk en el bonus track.

¿Qué hay de las colaboraciones con Dtoke y Kódigo? 

Con el Kodi nos conocimos en Córdoba y pegamos amistad de una, junto con Mr Frank y Biblo hicimos un feat que salió de un día para otro para el disco del «Dto» en el 2011. Luego, un año y algo después, anduve mochiliando por el norte argentino y parte de Bolivia, donde hacia rap con un boombox y pasaba la gorra, al volver del viaje pase por Baires, me quede un tiempo ahí donde nos juntamos con Lucas (Kodigo) y salimos a hacer bondis juntos desde Mataderos hasta Palermo en el «55» si mal no recuerdo. Así nos ganamos el pan un tiempo hasta que me volví. Después de eso nos vimos algunas veces cuando vino para acá o cuando yo viaje para allá nuevamente. Con Dtoke no nos conocemos tanto, el vino una vez a tocar y como se acostumbra en Cbarte salio ese feat. Estuvo casi un año guardado porque decidimos escribir nuevamente las letras para sacar el tema.

¿Te gustaría colaborar con alguien más?

Si, con Pedro Mo. Nos conocimos en Bolivia y solo llegamos a hacer un freestyle en un saifa a la salida de un antro. Después también con el Hordatoj, que vino para un Docta Fest y solo llegamos a charlar un poco de mis dibujos y de su música mientras tomábamos una jarra de ron; con «Rocca» que compartimos una charla en el camarín, unos genios y buenas personas los 3, muy humildes y humanos. Me gustaría colaborar con Acru por su manera de entrarle al beat y por que siento que es un pibe humilde que la está acotando, con los Barderos por que también me ceba su rap y por que son de mi ciudad natal y creo que anduvimos por los mismos lares en la infancia. Los conocí hace unos meses en Río Tercero y me parecieron buena gente más allá de que sólo los ví y no hablamos nada. Con Carballo y Jeez de córdoba también me gustaría por que son una masa y tenemos muy buena onda, pero aun no hicimos nada como con otros artistas de acá. Con el Lowbatt que es un amigaso, con el Black Dmatt que me olvidaba que fue uno de los primeros rappers que conocí allá por el 2006 y somos amigos desde entonces, compartimos escenarios , ranchadas y freestyles, con Militantes del Climax, Hijos de las Hojas, Puente Familia, Chiste Mc, Lil Supa, Al2 de Los Aldeanos, Etc. Admiro a muchos, gente muy hip hop. Podría nombrar a un montón más pero seguro me olvido del 99.9%. Pero bueno, me gustaría conectarlos algún día.

¿Que pensas de la movida Trap, Trap latino, Reggaeton?

Es música y pienso que mientras se haga seriamente y suene bien esta bien hacerlo. Yo particularmente escucho de todo, en la adolescencia escuche desde cumbia y cuarteto hasta reggaeton y electrónica. Al día de la fecha escucho lo que venga según el lugar y el momento, quizá en casa escucho más dub, rap, jazz, blues, r&b, soul, reggae, bossa nova, etc , pero si salgo a bailar o me junto con amigos puedo disfrutar del trap y el reggaetón. Como te decía, mientras suene bien y sea auténtico va como piña, de echo mi última producción que aún no sale a la luz es un trap, muy distinto a lo que se viene escuchando pero con recursos muy parecidos, desde el beat hasta el uso sutil de auto tune. Creo que es parte de la necesidad de hacer cosas nuevas que tenemos todos, más que una moda quizá puede que sea una transición a nuevos mundos musicales.

¿Cómo te ves de acá a unos años, dónde y haciendo qué?

Me veo en la misma, pintando, rapeando, conectando y andando por donde el destino diga, disfrutando de la familia, cerca de mi mamá, mis hermanos, junto a mi mujer, viendo crecer a mis hijos, con mis perritos, quizá con un motorhome (que quiero tener algún día), viajando por la zona, tatuando y pintando en movimiento, haciendo comidas para vender en el viaje, me encanta cocinar y a mi mujer también, así que esa es la idea a futuro, queremos levantar una cabaña en el campo donde vive mi vieja, como para tener un techo, pero la onda es moverse y andar por donde se pueda.

¿Como ves la movida hip hop a nivel grobal? …¿y acá en argentina?

La movida hip hop a nivel global está en su máxima expresión, hay hip hop en todos lados. Por ahí es una lastima que tantos pibes y pibas estén medios programados por la inmediatez de querer surgir ya, y como que se venden al toque con lo que aún no terminaron de aprender, por así decirlo. Quizás les falta cultivar más las cosas y encarar más fuertemente, pero también creo que con el tiempo y las vivencias van conociendo artistas del palo que les trasmiten otra cara de la cultura, la «real» como para ponerle una etiqueta, veo que hay más difusión y los medios le dan más bola a la cultura, aunque es medio irónico, ya que debería ser más under, aunque cada uno sabe donde se mete. Me parece que todo esta unido, así que si surge un pibe como Duki o Paulo Londra que salieron del barrio o la plaza, por más comerciales que sean le dan la oportunidad a otros colegas que quizá dan otro mensaje o muestran otras facetas de su arte de poder salir a la luz y llegar a más mentes. En Argentina hay mucho potencial en todas las ramas de la cultura, bocha de pibes haciendo beats, rapeando, compitiendo con el freestyle, bailando, metiendole al graffiti, esta creciendo a una escala muy grande. Solo tenemos que insistir en que no se pierdan los valores reales del hip hop, amor, unión, respeto, unidad , inclusión, buscar ganarse el pan honestamente y ayudar al prójimo.

Como bien decís la cultura creció muchísimo en nuestro país y acá en Córdoba están surgiendo y resurgiendo artistas que le están metiendo con todo, sobre todo al rap.. ¿La historia de que crew, grupo o rapero crees que merece ser contada?

Me gustaría que le hagan una entrevista a Biblo, por que es un tipaso, se dedica a ayudar y se rompe el lomo trabajando, tiene muchísima cultura encima, rapea, produce a pleno, arranco haciendo graffitis, produjo más de 50 discos para otros artistas del género y demás, es re humilde y sabe una banda, tiene una escuela de 21 años viviendo en Roma, me paso bocha de data y aprendí un montón al lado de ese mono; además es un amigaso y se merece que lo conozcan más por que tiene mucho para aportar hablando en idioma hip hop. A los pibes de Katana Crew, por que la rompen bailando, son unos locos lindos con los que compartí bocha de cosas, tienen estilos muy particulares y la crew se complementa mucho entre sí.

 

Sin dudas Sez One es un artista muy completo, con grandes amistades y años de compartir experiencias en el mundo Hip Hop, desde la redacción de Revista Flow esperamos que sus sueños puedan hacerse realidad y esperamos en una próxima oportunidad ampliar sobre su trabajo como tatuador y grafitero.

Por Lucas Rodriguez

@lmentalbro

Fotos: Sez One (Facebook)

Yema Ice: «Quiero contar todas las historias que veo desde mi punto de vista».

Un acento que contagia. Una dialéctica que invita a conversar durante horas y un carisma que irradia talento. Ese es Johan Israel Bermudez Velazquez, ese es Yema Ice. Con la primavera a la vuelta de la esquina y con esa brisa otoñal que se va despidiendo, cazamos el grabador, la lapicera y las preguntas para dirigirnos al barrio de Palermo. El lugar pactado era Black Acid Tattoo, una tienda donde la tinta y el arte corporal son uno. Allí nos esperaba este artista venezolano repleto de historia y que a simple vista carga una mochila de sueños y proyectos. Con una humildad que destaca a los grandes, Yema nos repasa sus inicios, su presente, sus conceptos sobre la cultura en general y sus objetivos a corto y largo plazo. Otro lujo que nos damos para seguir dando a conocer a todos esos personajes que enriquecen el Hip Hop donde sea que vayan.

Entre el zumbido de las agujas que penetran la piel y el rap de Reke que suena de fondo nos dirigimos al primer piso de este gran estudio de tatuajes para comenzar con la charla…

¿Cómo descubriste la cultura Hip Hop?

Yo tengo 32 años y lo descubrí cuando tenía más o menos 11 años. Antes ya había escuchado rap. Durante la década de los 90, mi isla era prácticamente una colonia americana, mucha gente iba y venía de Estados Unidos, en las discotecas pasaban la música de allá, entonces la información llegaba. Aun así, yo todavía no tenía un contacto directo con el rap. Cuando entro a la secundaria, en los pasillos mis amigos hacían beatbox, tiraban Freestyle, etc. Me acuerdo que había unas colchonetas grandes para educación física y junto con un amigo hacíamos break dance. De ahí nace una anécdota, nosotros practicábamos break con música funky gringa, un día viene mi amigo y me dice “Johan, conseguí una música que esta buena para bailar, la escuche en el culto” (misa de las iglesias evangélicas) ahí me habla sobre un tal Vico C, yo le digo bueno vamos a escucharlo, entonces como a los dos días viene mi amigo con un disco que en el descuido del pastor lo había sacado de la iglesia (se ríe) y fue ahí que empezamos a escuchar a Vico y la verdad es que me explotó la cabeza porque era muy difícil conseguir gente que dijera lo que Vico decía y encima en un ritmo que me gustara. Yo venía de esa escuela, de escuchar a trovadores protestantes como Silvio Rodriguez. Ahí comenzamos a bailar con las canciones de Vico C y es ese el momento donde me enganche del todo con el Hip Hop.

¿Qué fue en definitiva lo que te atrapó del Hip Hop?

En ese momento lo que me movía con respecto al hip hop era algo más inocente, me llamaba mucho la atención como Vico C hacía una protesta social y humana bastante particular y yo estaba acostumbrado a eso, me gustaba eso. Pero nunca había visto como manifestarlo, era algo más adulto y de repente aparece este tipo con un mensaje claro, un ritmo más fresco pero bueno yo era un niño, todavía no lo entendía como una cultura en general, lo sentía y me gustaba pero estaba lejos de ser hip hop en esa época. No es hasta recién salido del colegio cuando un amigo me dice que estaba bueno ir a pintar las paredes, que era divertido y como yo tenía una habilidad para dibujar, me gustó. En ese momento yo trabajaba en un restaurante discoteca en donde me quedaba buena propina como para comprar pintura. Así empecé a comprar spray y a pintar. Fue un boom porque era un momento donde había mucho graffiti en todo Venezuela, estamos hablando del 2005, 2006. Recién ahí me comencé a cuestionar porque había personas que decían que eso era vandalismo y otras que decían que eso era arte y yo sinceramente me estaba divirtiendo. Seguía escuchando rap porque ya estaba cebado con el género pero fue esa discusión de vandalismo o arte donde me pongo a investigar  y es donde descubro el hip hop como cultura, estaba más grande, más maduro como para entenderlo y es en ese momento donde el hip hop se asienta conmigo.

Empezaste en la isla pintando, ¿Qué pasaba socialmente respecto a esa brecha entre vandalismo – arte?

Un poco de las dos, el graffiti por sí solo, así sea vandalismo, es un mensaje social que está interviniendo la ciudad y hay una manifestación ahí, artística de una manera técnica y si además está acompañado de un concepto, es totalmente arte.  Ojo sin dejar ver que hay cosas que son netamente vandalismo, pero como en la mayoría hay una manifestación implícita considere que era arte y que era una buena forma de dejar un mensaje y eso es lo que me lleva a escribir. Entendí el mensaje por si solo del graffiti y además tenía la lata en la mano y podía escribir cosas y ahí empecé a tirar frases y a escribir.

Justo esa era la siguiente pregunta ¿Cuándo ves que tus rimas se iban multiplicando?

Bueno conozco a un rapero de Caracas que se llama Pedro Alexander, el Peter. El estaba de vacaciones en la Isla Margarita, una amiga en común nos presenta y ahí yo le muestro un par de cosas que tenía escritas. El tipo era 100% rapero, todo el tiempo rapeaba, en la calle, en el bondi, todo el tiempo. Yo tenía pena de rapear mis cosas y el tenía ganas de cantar todas sus cosas, fue él quien me motivo. Me dijo que estaba bueno lo que tenía y me dió ese empujoncito necesario para empezar a soltarme. Al tiempo le mostré mi material a otro rapero que era más grande que yo y al que lo conocía de vista, de haberlo visto rapeando en la calle, nos conocimos y el me empezó a invitar a los toques y de ahí pa lante.

¿Cuándo esas rimas se transformaron en canciones o simplemente eran rimas?

Un disco no estaba en los planes, yo tenía la necesidad inmensa de expresión. En mi Isla me conocían bastante porque era bastante atrevido en el mundo del graffiti, era muy popular, me subí en muchas vallas publicitarias altas. En ese momento pinte por todos lados, tenia plata era chico, no tenía que mantener nada y le saque el máximo provecho a la pintura. Al ver que ya mi nombre era conocido y la gente estaba atenta a lo que estaba haciendo, las canciones comenzaron a salir solas. Tenía muchas canciones, estaba súper activo en ese tema.

¿Cómo ves al movimiento Hip Hop en Venezuela respecto a este momento de crisis? Sabiendo el alma contestataria que tiene la cultura.

Bueno fíjate, me voy a ir un poco para atrás. Como en el 2010 el hip hop en Latinoamérica empieza a explotar y Venezuela era el epicentro. Era muy difícil para un rapero venezolano sobresalir porque había muchos y todos eran bestias. Yo empecé tocando en las canchas de los barrios o en discos muy chicas. De hecho la primera vez que salgo de mi isla a tocar, el line up era tremendo y tocamos en una cancha en un barrio re gueto en Barcelona del estado de Anzoategui, en ese momento el movimiento era súper contestatario, todo el mundo estaba rebelado y fue muy bueno porque antes de todo eso en mi país había rap pero era un rap gangster que era muy criticado, no era aceptado para nada. Cuando aparece esta ola netamente protestante era todo contestatario y estaba súper activo. Lo que pasa es que se fue generando un crecimiento bastante progresivo, algunos empiezan a industrializarse, otros empiezan a llenar conciertos, a tener otras oportunidades, lo que estaba buenísimo porque la música seguía siendo protestante de gente rebelada pero masiva. Justo cuando empieza a decaer todo el sistema social y económico de Venezuela hablando de una manera política, justo ahí comienza a nacer este cambio musical que estamos viendo ahora con el trap. No podemos decir que el hip hop se fue durmiendo sino que el trap comenzó a usurpar más y más espacio mientras la situación social se puso más complicada, por ende cada vez había menos personas interesadas en la parte contestataria y es justo cuando más hace falta. Entonces estamos ante el momento más necesario pero con poca gente diciendo cosas. Igualmente creo que nada tiene que ver el cambio de género con la intención de cada uno de los artistas.

¿Cuál es tu opinión respecto a esto que expresas?

Creo que nada tiene que ver el cambio de género con la intención de cada uno de los artistas. Mi opinión es muy particular pero si tu eres rapero que la chupen los traperos, que la chupen los reguetoneros, que cada uno haga la música que quiere y listo. Yo creo que esa lucha es innecesaria, no necesitamos desgastarnos en eso, perder energía y el tiempo en esa disputa, si yo tengo un montón de cosas para decir, mensajes para dar y que son necesarios que se escuchen. Además tengo amigos traperos a quienes quiero y respeto mucho.

¿Cuál es la razón por la que decidís venir a la Argentina?

Bueno, en principio me iba bien en Venezuela, a pesar de todas las complicaciones la verdad es que económicamente no me podía quejar pero hay un par de circunstancias culturales que jugaron su papel. Cada vez había menos eventos, menos posibilidades de hacer música y muy pocas oportunidades de proyectarte artísticamente, entonces fueron sucediendo cosas que no ayudaban a ese crecimiento. Si bien es verdad que uno quiere o está interesado en ganar más plata también tenía el deseo de tener más opciones culturales y artísticas; y me parecía que Argentina estaba bueno para hacerlo y por eso me vine.

Llegaste hace más de un año, ¿Qué te encontraste acá?

Me encontré con una cultura Hip Hop en pañales. Con alta cantidad de seguidores y gente muy pendiente pero que aún está en pañales. Es cierto que hay un montón de artistas que tienen años laburando en esto y la tienen clara, pero como cultura en general esta chiquita. Lo que está pasando acá es algo que viví en Venezuela por el 2010. A mí me sirve porque llegue con un proyecto nuevo, con ganas de arrancar de cero y justo me encontré con un lugar donde todo está prácticamente comenzando. Entonces yo pienso que hay un montón de pasos que yo ya pase, un montón de escalones que ya subí, un montón de puertas que tuve que tirar para recorrer el camino dentro del hh que tuve que hacer en mi país y aquí hay muchos obstáculos que no tengo ni que derribar, simplemente, le doy la vuelta y ya porque ya tengo la experiencia de Venezuela. Si bien socialmente nos manejamos diferente, el hip hop es hip hop donde quiera que vayas, es universal. Tuve la oportunidad de conocer a muchos raperos que son muy buenos y desde mi humilde experiencia le puedo dar recomendaciones de una manera muy gráfica y ellos me entienden fácilmente porque literalmente ya lo vivimos allá.

¿Conocías a alguien acá o fuiste conociendo ya estando en Argentina?

Cuando estaba viniendo para acá justo tocaba Rande Acosta, le escribí pero no me contesto, entonces vi que había un par de Djs y le escribí a Dj Xolarz, quien desde el principio se comporto súper buena onda, el loco es un capo. Le dije más o menos cual era mi situación y que no conocía a nadie porque no existe un nombre de un rapero argentino que suene en Venezuela o que te lo mencionen en Colombia. Es algo que no pasa y que definitivamente debería suceder porque cuando llegue acá me dí cuenta que hay raperos muy pero muy buenos. A los tres días de estar acá Xolarz me invita a un evento pero me avisa que el no va a poder ir pero que había hablado con un amigo para que me acompañe, ahí fue cuando conozco al Zear. Ese día después del evento, el viejo Zear, me dijo «¿Vos sos rapero? vamos a que rapies algo» y me llevó a Makena. Me subí y cante con cierta preocupación porque tenía un temor de que por mi acento la gente no me acepte pero cuando subí vi que la gente se re copó. A Zear lo quiero inmensamente, me banco todas, me enseño sobre la ciudad, la verdad es que me banco todas. Un día lo acompañe a la grabación de un videoclip y ese día me presenta a Benjamín (El Auelo de los climax) y le dice “este pibe es rapero” y me dice a mi “este tiene una banda, también rapea, se podrían juntar”, así como al mes maso menos cuando conseguí un teléfono le mande un mensaje a Benja, me acuerdo que era domingo y me invitó al ensayo de los Militantes. Así fue que caí en el ensayo y lo primero que dije es “que criminal que tocan”, ya en el ensayo me cuentan lo que estaban preparando como para ver si le metía algo y de una le calzé “My Ghuetto” que es una canción que habla de mi barrio y los locos se re cebaron, me invitaron a tocar a La Plata ese miércoles y la semana siguiente me invitan a tocar con ellos a Niceto y no lo podía creer. Niceto estaba hasta la madre. Con los Militantes fui a todos lados y estoy agradecidísimo con ellos. Cada momento difícil que uno vive como migrante, Militantes me ayudo a sobrepasarlo.

¿Qué buscas a la hora de componer?

Al principio era bastante cerrado respecto al mensaje y era directamente más social, hasta que comprendí que la sociedad no es sociedad sin individuo, entonces hay una parte de mi que quiere contar mi historia o quiero contar todas las historias que veo desde mi punto de vista. Si bien necesito dejar un mensaje, también escribo lo que me fluya en el momento. Cualquier situación que te genere algún cambio emocional es válida para escribir una canción. Hay que fluir.

¿Cuál es el proyecto en el que venís trabajando?

No tengo un disco editado. Tengo vídeos de conciertos donde la gente me pedía otra y yo no tenía otra para darle y la gente también me pedía canciones y no había nada grabado. Tengo un montón de años haciendo canciones pero no tengo nada físico. Debo tener sin mentir, entre tres o cuatro discos engavetados que nunca salieron para ningún lado. Por eso empiezo a trabajar cuando llego acá en la “materia pendiente” (lo que acá llamamos a las materias previas del colegio) mi nuevo proyecto. Se va a tratar de un one shot, grabación en directo, de todas las canciones junto a Pharuk. Va a ser en vivo porque me pasaba que me siento mas cómodo cantando en vivo que dentro de un estudio, me cuesta mucho el estudio y creo que eso es el motivo de no tener nada grabado.

“Será que verdaderamente no hay otra manera en que me veas por ser venezolano” ¿Cómo nació está canción? Porque realmente tiene un estribillo crudísimo…

Bueno esa canción la escribí en quince minutos. Fue un tema que salió así de un solo coñazo. Yo estaba en mi estudio de tatuajes allá en la Isla Margarita, estaba mirando la tele, las noticias y justo pasan una nota donde en Panamá había protestas en la calle con pancartas que decían “fuera los venezolanos”, una manifestación xenofóbica horrible en pleno siglo 21 y de paso de un montón de gente que la paso mal durante décadas y nosotros, en Venezuela, los albergamos. Ahora de repente a ellos le molesta que estemos ahí, que onda loco, somos latinoamericanos, cuando vi eso que en vez de tirarnos una mano nos tiraron la mala, me generó una tristeza enorme, un dolor grande, entonces agarre escribí y salió la canción.

Para los que no te conocen, ¿Cómo te definís vos como artista?

Tengo justamente un tatuaje enorme en la espalda que dice “soy graffiti” eso lo conceptualizo en que todo lo conseguí a través del graffiti. Fui conociendo gente, haciéndome más conocido gracias al graff pero soy una persona bastante integral. Soy un artista humilde, sencillo. Escribo, canto, hago poesía, personalizo ropa, hago tatuajes, dibujos. Un artista universal.

¿Qué sentís que tendría que haber más y qué menos en la cultura?

Primero que nada debería haber menos egoísmo y mas humildad.

¿Cómo tenes pensado llevar a cabo Materia Pendiente?

Inicialmente el disco va en formato digital. Tengo la necesidad de cerrar ese círculo y sacar todas esas canciones que nunca grabe y que compuse hace un tiempo. Hay canciones que en mi isla la gente las sabe y hasta las corea, eso es lo primero. Y como me gusta el arte en general, quiero hacerlo en formato físico y sacarlo en cassette con una ilustración gráfica impresionante que sea una pieza de colección. Hacerlo distinto y hacerlo clásico. Hoy la gente ya no escucha o casi no escucha cds, con el cassette pasará lo mismo pero bueno es un gusto que quiero darme y ya estoy trabajando en la portada y el packaging que van a estar buenísimos. Tengo una idea genial por lo tanto hay que esperar.

¿Qué rol ocupa Pharuk en este proyecto?

Pharuk es un culiao (se rie). Es un personaje súper súper importante para mí, en mi opinión no hay hip hop sin Dj y este chileno es muy bueno, es una biblioteca de rap. Escuche un montón de djs pero Pharuk es tremendo. Es una persona cerrada bien particular pero lo entiendo y lo que me dice es así, sabe mucho y lo repito es muy importante Pharuk para mí. El sonido de él en el proyecto es tan importante como el contenido de las letras.

Un sueño…

Mi sueño es el Garage De Yema. Todas estas cosas, tatuajes, graffitis, rap, todo tuvo un impulso en el garaje de mi casa. Mis cumpleaños se celebraban en mi casa y en el jardín grande se ve un galpón con una pared alta y durante la fiesta había un montón de gente y había graffiteros, raperos que cantaban arriba de una tarima improvisada. Por el Garage de mi casa pasaron Gona, Akapellah, Artez, Vestalone, Willie de Bill, Soires Naes y un montón de artistas. En el Garage de Yema es un compendio de arte, un lugar donde podes conseguir diseño gráfico, arquitectura, música, producción de eventos y hasta un poquito de comida. Espero logar pronto consolidar este proyecto y seguir expandiendo el arte y poder vivir con mi familia a partir de esto.

 

Por Kevin Dirienso Poter

Agradecimientos: A Black Acid Tattoo y a Yema por su amabilidad, buena onda y por tremenda charla sobre la cultura.

Fotos: Facebook Yema Ice.

FELIZ CUMPLEAÑOS REVISTA FLOW.

Un  año… y algo más…

El periodismo siempre fue mi vocación. En un camino rodeado de idas y vueltas, con muchos interrogantes y repleto de anhelos, me avoqué de lleno a recibirme. En ese trayecto me topé con infinidades de experiencias, conocí muchos compañeros, hoy colegas, que traían al igual que yo, la mochila cargada de sueños y proyectos. Por ese entonces Revista Flow no estaba ni en los planes. En ese proceso siempre estuvo el hip hop.

La cultura me enamoró, por los valores, por lo que representa y por estar repleta de arte. Mires donde mires, escuches lo que escuches o hagas lo que hagas, la doble H te empapa de arte, el más puro arte. Lejos o cerca de lo comercial, eso no importa.

Dentro de ese curso, rodeado de aproximadamente 30 personas, me propuse dentro de lo posible y entendiendo este “cambio” (que pedorrada ¿no?) económico de Argentina, recibirme haciendo o dedicándome a algo relacionado a mi profesión. Es difícil hoy en dia dejar un trabajo estable y buscar un trabajo bien remunerado en una profesión que viene siendo bastardeada en los últimos tiempos. Casi sin querer y con los planes de escribir un libro sobre la historia de hip hop nacional, me crucé con el que es hoy mi amigo, mi hermano, mi compañero, mi ladero, mi colega, el Sr. David Palacio, Con quien comparto el amor por el hip hop, la pasión por el rap y la locura por el periodismo.

Era una tarde de lunes, no recuerdo bien la hora pero si que el aula era un horno. Estábamos en pleno diciembre del año 2016. Sí 2016. Esa tarde nació Revista Flow. No quiero aburrir con detalles muy precisos, pero ese fue el comienzo de esto. Con una química envidiable, David y quien les escribe, nos miramos y sin decirnos una palabra ideamos el primer número de la revista. Digo el primer número ya que la intención era que Flow sea en papel, debido a que la misma se gestó para cumplir con una asignatura de la cursada llamada “taller gráfico”.

Todos sabemos lo difícil y lo cambiante que es todo en nuestro país, por ende y por una cuestión de costos nos resultaba muy difícil soportar los gastos que conllevan realizar una revista física de manera mensual. Durante esos días fue difícil, era ir de un lado a otro, tocar puertas, buscar ayuda pero sin ningún éxito. Por ese entonces ya no éramos solo dos, se había sumado Juan, otro colega, venezolano él. Como trío emprendimos el camino que se nos presentaba conveniente y diseñamos la página web que ustedes disfrutan (o espero así sea) en la actualidad. www.revistaflow.com.ar  

Para llegar a la web atravesamos mucho, sobre todo tiempo, ya que entre una cosa y la otra promediábamos abril del 2017. Habían pasado 5 meses y con las ideas más claras que nunca decidimos ir por todo. Empezamos como hobby pero poco a poco entendimos que necesitábamos avanzar como un proyecto serio pero siempre con la identidad y la ideología de llevar el periodismo a la cultura y realmente, pese a todo, siempre hacer un contenido desde el lado periodístico. Desde Flow sostenemos que es importante aportar al crecimiento de la cultura desde algún lugarcito. Si suma no resta y eso es lo primordial.

Así, tres pibes, futuros periodistas por ese entonces, decidimos tímidamente empezar. El primer paso siempre es el más difícil pero más decididos que nunca arrancamos y empezamos a buscar artistas para entrevistar, para explicarles lo que queríamos hacer y ver si nos daban una mano, así llegaron las primeras notas,  las coberturas de eventos, las primeras columnas. Desde ya agradezco personalmente y agradezco en nombre de todo el Staff de Revista Flow a todos esos artistas que nos regalaron un ratito de su tiempo o que nos tuvieron en cuenta para la cobertura de sus eventos, etc. Infinitas gracias, no solo por lo que hacen por la cultura sino también por nunca perder la esencia del artista y prestarse a charlar con un medio no tan conocido sin importar nada. Hemos recibido negativas también y esta bueno decirlo, a esos para los cuales no fuimos suficientes, les decimos gracias también, de eso se trata.

Volviendo a esos primeros pasos nos dimos cuenta que lo que hacíamos estaba bueno, que nos gustaba y que podíamos continuar por este sendero, corrigiendo errores y sumando contenido, aportando ideas y sobre todo no aflojando. Para este paso, fue fundamental la incorporación de nuestro hermano Teo, quien hoy se encuentra de viaje, pero es nuestro Jefe del Departamento Audiovisual, ya que fue él, quien café de por medio, nos presentó la idea y casi sin dudarlo lo sumamos al equipo.

Envalentonados por todo lo que nos estaba pasando, cosas que jamás imaginábamos por aquel caluroso diciembre de 2016, seguimos. Y durante ese transcurso hasta el día de la fecha nos pasaron cosas únicas. Nos invitaron a muchos eventos como medio para cubrir, tuvimos la oportunidad de entrevistar a gigantes de la movida y además el premio de llevarnos muchas palabras de aliento de personas que apreciamos mucho acerca de nuestro contenido. Ser periodista es hermoso y poder ejercer tu profesión en el mundo que amas no tiene precio, por eso infinitas gracias a todos.

Los días fueron pasando, el contenido se sumaba y con la necesidad de crecer decidimos sumar gente que quiera aportar desde Flow. Así llegaron Santi Samezo, Santi Olguin, Lihuel, Cristian, Shae, Maku y Fran (Dj Dphaz Groove), quienes se subieron al barco para darle un salto de calidad al proyecto y se pusieron la camiseta para seguir recorriendo este sendero cada vez más demandante por el crecimiento de la cultura hacia el afuera.

Hoy un año después de nuestra salida a la cancha 01/06/2017, queremos agradecer primero al hip hop por existir, luego a cada uno de los artistas que hacen que esta cultura sea tan hermosa, a cada b-boy, a cada b-girl, a cada graffitero, a cada Mc, a cada banda, a cada dj, a cada productor, a cada organizador de eventos, a todos y no nos queremos olvidar de nadie. También queremos agradecerle a cada lector, quienes diariamente nos dan el combustible para seguir y no aflojarle. La lectura es una práctica que se ha ido perdiendo y aún así,  no hay que permitir que estos avances tecnológicos borren del mapa una actividad tan hermosa y enriquecedora como la lectura.

Desde Revista Flow buscamos ser una plataforma. Más allá, de ser un medio de comunicación constituido y con una identidad, no queremos dejar de compartir con ustedes nuestro deseo de ser un lugar abierto para el debate, para el intercambio de opiniones. Tenemos en claro que es la manera de crecer y ayudar al crecimiento del hip hop. Estamos por y para el hip hop 24/7.

Así cumplimos un año. Increíble pero así es y pensamos cumplir muchísimos más porque llegamos para quedarnos, llegamos para patear el tablero y poner a disposición de todos y dentro de las posibilidades, un medio hecho por y para la cultura donde lo profesional va de la mano con la pasión por este mundo hermoso. Feliz Cumpleaños para todos, porque Revista Flow somos todos.

Por Kevin Dirienso Poter

Especial dedicación a mi esposa y a mi hija quienes me acompañan siempre en todas. Las amo.

A mi amigo y compañero en esta locura, David Palacio, con quien es un placer compartir todo esto. Gracias por enseñarme mucho sobre periodismo y sobre hip hop.

A todos los que hacen y colaboran con Revista Flow y por supuesto a todos los que leen y nos ayudan desde ese lugar invisible pero primordial. GRACIAS.

 

«Estoy más que agradecido de lo que viví y de lo que estoy viviendo»

Calmo, de un hablar pausado pero lleno de conceptos claros. Así se muestra Zear, hombre que nos une con las raíces más puras de esta cultura hermosa. Rodeado de amigos que “segundean” la entrevista y que aportan bocadillos que completan las declaraciones de este legendario graffitero de ley, nos dispusimos a recorrer su historia y sus más destacadas opiniones sobre un género que conoce y mucho.

Con miles de historias a cuestas comenzamos a charlar con Zear sin mirar el reloj y con la atención puesta en sus dichos y en las cervezas que transpiraban sobre la barra…

¿Cómo fue crecer en la cuna del hip hop?  

La verdad es que en el momento vivía el día a día. En ese entonces no tenía ni idea que estaba creciendo junto a algo que iba a explotar de la manera que lo hizo. Tuve la suerte, aunque por un problema familiar de poder vivirlo. Me fui de Buenos Aires con mi abuela a los 2 años por el casamiento de mi tía y a raíz de los problemas que tenían mis papas acá, me quedé a vivir con ella (la tía) en Manhattan. Viví algo único, de chico y de entrada. Estar en libros reconocidos del tema y tener estas experiencias es algo único. Saber que mis hijos y mis nietos pueden conocerme a través de ahí también es increíble, en el futuro esos libros son de ellos y en él durante, transmito la esencia del hip hop y eso es algo que me pone muy contento.

Vos que viviste todo el proceso, ¿Cómo ves las representaciones actuales como “The Get Down” (serie de Netflix)?

Una cagada. Netflix cometió muchísimos errores en detalles claves. Hay partes desfasadas, falsas o invertidas en el tiempo que nada tienen que ver con la época ni con el ambiente que se vivía por ese entonces. No entendí y no me gusto la historia del hijo de Will Smith (Dizzee en la serie), lo hacen ver como alguien sensible y en ese entonces nosotros los grafitteros arriesgábamos la vida por pintar, ya sea un vagón o una pared en un territorio que no era el tuyo. El graffiti era y creo sigue siendo el elemento más peligroso del hip hop.  Por eso no me gusta y no estoy de acuerdo, si vas a representar algo, hacelo bien. Si enseñas mal, van a aprender mal. Me pasa que después charlando, hay gente que me discute algo y me dicen “Ah pero en Netflix tal cosa” entonces yo les digo “Ok, listo guíate por Netflix” y la dejo ahí porque no tiene sentido para mí. Por algo levantaron la temporada que seguía, no está bien contada.

¿Cómo fue que el graffiti llamó tu atención?

En la cuadra donde vivíamos jugábamos al stickball (juego de calle similar al beisbol) y un día a un vecino que tenía una empresa de colocación de alfombras le falló un ayudante y como yo era grande de contextura física me preguntó si lo quería ayudar. Mi tía dio el ok y fui. Fue mi primer viaje fuera del barrio, salimos de Manhattan y entrando al Bronx entramos a otro mundo, vi todo graffiteado. Yo ya tageaba en mi barrio y ahí dije yo quiero estar ahí. Empecé a amar el graffiti. Otro día que recuerdo es cuando la camioneta no funcionaba y tuvimos que cargar las herramientas y tomarnos el subte. Cuando llega al Bronx, el subte, sale a la calle y era un museo, tanto la calle como el vagón yo creo que ni miré para afuera con lo que había en el vagón me alcanzaba. Era increíble.

¿Cómo fue la vuelta después de vivir todo eso?

Yo volví en el año 1992. Acá no había nada en la zona donde vivía (Tristán Suarez) y no conocía a nadie. No veía graffitis ni nada relacionado al hip hop. Fue difícil. Llegue un 01 de enero a Tristán Suarez, estaba triste me estaba yendo de donde me crié, no sabía qué hacer.

¿Cómo hiciste para conectarte con el HH acá?

«Tu hogar es tu templo»

Acá no había nada, en ese momento no había Internet y tenías un teléfono cada 20 cuadras, era difícil. Un día estaba mirando canal 9 y estaban dando “Top Ten” un programa de Jazzy Mel, anoté la dirección de la productora y me fui hasta la grabación. Cuando Jazzy me vio, vino y me saludo, yo me vestía y tenía el aspecto puro del hip hop, eso seguro llamo su atención, porque vino me saludo y grabe unos temas para el programa. Me pidió que lo esperara y nos fuimos juntos para el lado de Constitución caminando, intercambiamos teléfonos pero con la imposibilidad de tener uno cerca terminamos perdiendo el contacto. Con el graffiti me encontré años después, entre el 2001 y el 2003. Yo trabajaba de noche en el centro y venía en tren. Me acuerdo que un día cuando estábamos llegando a la estación Irigoyen vi a un pibe pintando un cromo, me quise bajar pero llegaba tarde a trabajar y no podía perder el presentismo. Entonces a la vuelta me acordé y lo vi, decía “Dres”, no podía creer que hacían graffiti acá en la Argentina. A los pocos días me dan en Constitución un diario gratis, me acuerdo que era el diario LA RAZÓN y tenía un aviso sobre una fiesta de hip hop que se llamaba FUNKDAMENTAL, falté al trabajo y fui.  Lleve algunas fotos de mis trabajos y conocí más gente de una crew de acá llamada DSR e intercambie palabras y mails. Al tiempo recibí un mail con una invitación a un evento en San Telmo, fui y conocí a un montón de graffiteros. Ya pude ponerme más en contacto con gente de acá. También vi por primera vez un grupo de RAP tocar en vivo, se llamaban BAS crew. No sabía que había tanta movida del Hip Hop en Buenos Aires. Eso fue en el 2004, ese día pinté un flop muy rápido y me fui a trabajar.

¿Pintaste desde que llegaste hasta ese momento?

En pared no. Lo hacía en ropa y en cuadros, porque no había buenos aerosoles ni  gente para pintar, no conocía a nadie que haga graffiti hasta ese momento. Al tiempo de conocer a Dres, me invitó a una pintada en Adrogué y me pidió que haga algo. No tenía muchas ganas porque me sentía oxidado. Pero así fue, hice un cromo con trazo negro, las ganas empezaron a picar nuevamente y volví a pintar. El problema eran las latas me hacía mucha mala sangre por las latas.

¿Cómo hacías con las latas y todo lo necesario en Nueva York?

Cuando era chico era una tarea difícil .Solo había 2 marcas realmente buenas RUSTOLEUM y KRYLON, teníamos que ir al supermercado y robar los picos de varias marcas de latas de productos de limpieza. Cuando llegabas a tu casa o a donde tenías los aerosoles probabas que pico tiraba fino o grueso, etc.  y ahí cuando realmente sabíamos que picos nos servían, volvías al supermercado y saqueabas todos los picos que podías de esa marca. Era un trabajo impresionante, no es como ahora que tenés todo al alcance. Ahora hay marcas de aerosoles hechos por empresas para el Graffitero y también muchísimas gamas, muchos picos todo los tamaños.

«El año nuevo de 1985 lo pase pintando. Fue el ultimo tren de 1985 y el primer tren de 1986. Pasando año nuevo con mi familia FC en la yarda.»

¿Cómo ves al graffiti en Argentina respecto a otros países?

Es difícil, nosotros no tenemos la ventaja de la industria. Argentina creció mucho en esta rama, pero el graffiti es el elemento más caro. Un Bboy tiene que mantenerse en estado, no necesita plata; un Dj necesita dinero, es caro aunque ahora no tanto como antes porque bajan música a su laptops, es decir, los costos que tiene ya bajaron con los avances tecnológicos. En cambio, el graffiti siempre fue y será caro. Para hacer algo aceptable necesitas mínimo $1300 solo en latas sin contar las caps. En Argentina tuvimos problemas con las importaciones y no se conseguían latas, pero más o menos se calcula que un graffitero si pinta todos los fines de semana gasta entre $3000 o $ 5000 solo en latas. Ahora hay marcas nacionales como Kuwait o KWT Graff  que son más económicas y están al alcance de uno o al menos cerca de donde uno vive. Yo con ellos tengo un color, mi propio color que se llama “verde Zear”. Hasta tengo un modelo de lata con mi diseño personal, entonces ¡eso es muy lindo!

Y en cuanto a la calidad artística…

«Cuando uno viaja a un evento, fuera de lo que es pintar en el evento, siempre hay que encontrar un lugar para dejar tu marca» #PuertoMadryn #GraffitiLifeStyle

En ese sentido es difícil. Aumento el conocimiento e internet tiene que ver en ese cambio. Entonces lo que tenés es mucha gente que copia y otra que intenta ser original. Con los bboys pasa un poco lo mismo, muchos copian pasos de videos de YouTube y otros buscan la originalidad. En ese aspecto para mi Internet es una desventaja. Antes nos juntábamos a dibujar, a bocetear, todo era nuestro las letras, todo. Nos juntábamos armábamos todo y salíamos a pintar, capaz yo hacía una “E” que necesitaba alguien y ese alguien una “Z” que necesitaba yo, pero todo quedaba en la crew. Ahora copian gamas, letras y demás y solo cambian algo mínimo dentro del graffiti. Eso pasa y mucho últimamente. Pero Argentina tiene muchos artistas de alto nivel, solo que el estado no apoya, no los ayuda a poder viajar o hacer muestras de sus obras como hacen en otros países.

¿Cuál es el elemento que mas activa la movida actualmente?

Sin dudas acá es el Freestyle. Esta dominando la escena por completo. Plazas, teatros, colegios, en todos lados.

¿Por que sentís que el freestyle genera lo que genera?

Yo creo que hay dos cosas. Lo primero es que el free atrae a los pibes porque es gratis. No  se necesita plata para practicarlo, pones un beat con tus amigos y listo. Graffitear con amigos es distinto, si o si necesitas latas y para eso necesitas dinero. Pero sin dudas el Freestyle está haciendo más conocida a la Argentina a nivel mundial, así que todo eso suma y ayuda mucho a nuestra cultura. 

«El graffiti me salvo la vida.»

¿Qué pensás acerca de esto?

Es importante aportar a la cultura sin esperar nada a cambio y si se gana algo, poco o mucho reinvertirlo para que esto crezca y crezca bien. “Hay una diferencia generacional que es la respuesta a esos cambios” interrumpe Xolarz uno de los amigos que segundean la entrevista. Es verdad eso que dice Xolarz, por ejemplo, Jony (en referencia a BboyJony el otro testigo de la nota) da talleres en lugares donde el hip hop no llegaría si pibes como el no pusieran su granito de arena, al igual que Xolarz, ellos aportan y muchas veces no se recibe, eso no importa.  Soy muy crítico con las batallas, me gusta la lírica y actualmente son insultos de un lado a otro que la gente grita sin entender. Creo que está faltando esa esencia del hh y es justamente lo que no debemos perder. Los pibes ahora no aprecian la totalidad de las cosas, el trabajo que lleva hacer las cosas, etc. Una vez en Bolivia me pasó que el estado municipal dejó en banda al organizador y el pibe quedó solo con todo, pasajes, viáticos, alojamientos, etc. Todos nos unimos e hicimos de todo para bancar la parada, hasta los bboys bailaban en el semáforo para ayudar, eso es hip hop.

Para cerrar… algo que quieras decir…

«Nunca pensé que iba llegar a viejo. Siempre pensé que iba morir joven. Pero gracias a dios llegué a tener 2 hijos y una nieta OLIVIA ROSARIO, TE AMO. Bendecido»

El futuro del hip hop es fuerte, se percibe. Hay marcas que aportan y así se crece. Hoy entran a la cultura por moda y eso tira un poco para atrás porque no hay amor lo hacen desde otro lugar o por otra cosa. Yo tengo la suerte de tener a mi nieta Olivia Rosario y a mis hijos Alan (que es Graffitero y Tatuador) y Christopher (Que era Bboy y Dj) que viven dentro del hip hop. Después de tantas locuras vividas estar vivo y disfrutar la vida a mi manera es llegar a la gloria y también transmitir desde ese lado el amor, el compañerismo y el respeto. Estoy más que agradecido de lo que viví y de lo que estoy viviendo. También quiero agradecer y saludar a mis hijos Alan y Christopher, a mi nieta Olivia Rosario y a todo el equipo de Camet Garage surf y God Level Argentina por su apoyo en todo con mi persona y al Hip Hop en general. También a mis hermanos de Vasuras Crew , es un honor formar parte de un Dream Team del Hip Hop en la Argentina y muestran como es una verdadera amistad adentro y afuera de una crew del Hip Hop.  “#SinMiedoPaSinMiedo”.

También a todos aquellos que ponen su grano de arena para hacer crecer al Hip Hop, sea nueva escuela o vieja escuela, mientras ames lo que haces, sin ellos esto nunca iba llegar a donde está hoy en día. Así que SALUTE a todos en esta cultura que amamos que es el HIP HOP y gracias a Revista FLOW por tomarme en cuenta y darme este espacio, muy agradecido de corazón.

 

Por Kevin Dirienso Poter

Fotos: Zear

Agradecimientos: A Zear por la buena onda y la predisposición, a Dj Xolarz y a Bboy Jony por sus aportes y su buena onda.