KUNDO – KUNDO ATAHUALPA (2020)

Por Emiliano García – @emilianojgarcia

Kundo Atahualpa, un homenaje al Folklore. El primero de enero del 2020, Kundo presentó su último trabajo, “Kundo atahualpa”, un reconocimiento a Atahualpa Yupanqui, el folklorista más representativo de la historia argentina. Es realmente para destacar lo que transmite este disco; primero por realizar un homenaje a un artista de un género tan distinto al rap como lo es el Folklore; segundo porque tiene un trabajo de producción musical de gran calidad, al que vale la pena prestarle oído; y tercero, por el mensaje que nos deja luego de escuchar el álbum completo.

Si prestamos atención al arte de tapa, podemos ver un rostro dividido por la mitad, Atahualpa y Kundo ,un campo en el cual se ve un trabajador a un lado, y un hombre de traje con un maletín con plata del otro lado, una guitarra sobre una silla, y el nombre del disco prendido fuego y quemando algunos billetes. Cada detalle en la imágen tiene
significado al escuchar el material completo.

El disco está compuesto por una introducción y siete canciones, en los que se incluyen instrumentales con guitarra, instrumentos de viento, coros y voces del mismo Atahualpa. La introducción es un compilado de fragmentos de Atahualpa, incluyendo rapeos de Kundo y de Acru, con una guitarra y un bombo. “Este disco es en reconocimiento a nuestra tierra”,  un anticipo de lo que escucharemos en las siguientes 7 canciones que componen el material.

En “Reconocimiento”, el artista habla de una “generación de cerebros huecos”, en referencia a la juventud actual. “Con las que pase podría alardear de glock, pero en este lugar le dimos voz al monoblock”. Aquí el MC da entender que prefiere no hablar de armas, si no darle visibilidad a otros problemas, como los que sufren barrios más humildes. “El frío en los huesos no fue en vano, y el esfuerzo de mis manos les dejo un legado inmenso, por eso el reconocimiento es para lo antepasados y no para los necios a los que el comercio tiene atrapados”. Con estas barras Kundo comienza a dejar el mensaje que pretende, no olvidar nuestro pasado, y una crítica a la sociedad y al mercado.

El track que le sigue es “Íntegro”, que continúa con la temática y nos deja frases como estas: “siempre se muere por la industria de una u otra forma”, y “sobran los que van a contarte que les sobra, y a mi que me importa papa, la abundancia es otra, no respetar la disciplina que te impongan, no es rebeldía es tener conciencia propia, miro a la escena y que veo fotocopias, sacados de la alacena que algún empresario compra”.  El mensaje se entiende perfectamente, y dirige su crítica a la escena del hip-hop nacional.

Kundo Atahualpa” sigue con la misma línea, añadiendo una historia, de un viaje de Atahualpa en el que se cruza con un tal Rolando, al cual el folklorista le pregunta cómo está, y Rolando responde “cargando penas propias, arriando vacas ajenas”, inmediatamente comienza a rapear Kundo, “esquivo trampas, voy sin mapa ni destino, como Atahualpa, narro poesías los caminos” y luego continúa, “de norte a sur en busca de un trabajo sano, digno y humano, pero en todos lados la explotación es común, no será digno el paisano hasta que no rompa su espalda o sus manos”. Aquí cuestiona la explotación laboral a trabajadores rurales. Otra frase para reflexionar es la siguiente: “el pueblo está harto de los dueños de los campos que inundan con glifosato, son la herencia del mal, muchos de esos dueños son los nietos de gente que puso plata en la campaña del desierto, acá hay paisaje con cultivos y animales, pero en los supermercados se ven otras realidades, todo lo que dió la tierra en la góndola caro sale”. Rebelde y auténtico, nos lleva a pensar y analizar permanentemente.

Rebelión”, es la primera y única colaboración de este gran álbum. En este track se suma Saje Kamada para añadir la voz como artista invitado y unos instrumentos de vientos que complementan muy bien musicalmente. De igual manera se percibe en “De guitarra y voz”, sumando coros y voz femenina.

Rap perdido” cierra el disco con un rapeo a capella, similar a una payada. “El rap no se pierde porque quiere así nomás, se pierde cuando se olvida la esencia que hay detrás”. Tremenda frase que recalca lo que hemos escuchado a lo largo del disco.

Barra tras barra no deja de sorprendernos y hacernos reflexionar en torno a una infinidad de cuestiones que vivimos día a día, criticando al mercado, al consumismo, a la explotación laboral, a la escena nacional del rap, reivindicando la cultura nacional, como el folklore y también rindiendo culto al gran folklorista Atahualpa Yupanki. Gran disco gran de Kundo para escuchar y sobre todo, captar el mensaje que intenta transmitir.