EL ESCRIBA – BARRAS BRAVAS (2020)

Por Luana Iroz – @lxulitta

A mitad del mes de junio El Escriba a.k.a Quemero, rapero oriundo de Buenos Aires que reside actualmente en el sur de Argentina, presentó su último trabajo el cual se titula “Barras Bravas”. El mismo data de un EP y contiene cuatro temas.

Este material cuenta con la participación de Facking Shisus (Jesús Sarroco) en la realización de los gráficos y visuales, también los beats, mezcla y mastering en tres tracks: 10 Años, Fuera de Foco y No Tiene Precio, el segundo tema nombrado también cuenta con la colaboración de Dj Skrag quien realizó los scratchs, mientras que Vengo, el segundo tema en el orden que se subió cuenta con un beat de Ninio. El Escriba cuenta que estas obras fueron realizadas en el lapso de cuatro meses, entre febrero y junio de 2020, donde estuvimos viviendo en aislamiento social la mayor parte de este tiempo debido a la pandemia actual.

«10 años» es un tema donde habla de su historia, cómo llegó a trabajar para ser un MC de esta cultura, hablando de que cumple su promesa con el rap entregando su alma y voz. También habla de los players y quienes no saben meterse en el juego o lo hacen mal sin conocer la movida, haciendo una clara referencia al hip hop ya que es un término muy utilizado desde siempre, también habla de la traición. Luego llega «Vengo», un track que tiene un beat bastante profundo donde con su voz logra transmitir lo mismo, “uniendo desconocidos conociéndose en el micro”.

El tercer tema es «Fuera de foco», único tema que cuenta con scratches del chileno Dj Skragy que tiene una letra rozando lo romántico donde, El Escriba, habla y admite sus equivocaciones.

Cierra este EP, la canción «No Tiene Precio», que también es el tema más largo en comparación con el resto. Aquí nos habla de cómo la lapicera es su compañera, lo ayuda a conectar y proyectar sus sueños, pensamientos y vivencias. “Siendo fiel a mi barrio, vivo, escribo sobre todo lo ganado y lo perdido.”

Si tenemos que desglosar «Barras Bravas» puedo decir que «Fuera de Foco» es el tema más melódico que encontramos mientras que el resto se apegan muchísimo al sonido del rap más puro y clásico. Se nota un trabajo de gran calidad auditiva, donde El Escriba va fluyendo en los beats con barras bravas, que es algo que lo caracteriza. “Esto más que música me corre por las venas” dice el artista en Vengo y es algo que logra plasmar y transmitir a lo largo de las cuatro canciones que conforman el EP.

En sus 10 años dentro de esta cultura donde ya lanzó 3 álbumes y dos Eps en total, logró superarse a sí mismo cada vez más, logrando un gran recorrido llevando la verdadera esencia del Hip Hop en sus trabajos. Para El Escriba cada barra tiene sentido y coherencia, claramente es un rapero al que debemos prestarle mucha atención en las letras porque tiene muchísimo contenido y cosas para decir.

Recomiendo este Ep muchísimo, no toma más de 11 minutos en total oírlo y la primera vez que yo lo hice me quede automáticamente enganchada terminando por escucharlo más de una vez y cada vez encontrando nuevas frases para destacar. Los beats son buenísimos y el total de esta obra es genial.

Escuchá «Barras Bravas» acá:

EMCIKRE – PANGEA (2020)

Por Kevin Dirienso Poter – @kevindpoter

Hace un par de meses largos ya, mi teléfono vibró con una notificación de Instagram. El mensaje provenía de una de las bandas que mas me mueve el piso cuando suena, El Mundo de Cien Kilometros a la Redonda, Emcikre, quienes me comunicaban la inminente llegada de «Pangea» su próximo álbum, el segundo de su historia. Todavía recuerdo el impacto que tuve al escuchar su primer disco, «El Mundo de Cien Kilómetros a la Redonda». Desde ese instante percibí esa frescura entre rap jovial y sonidos clásicos. Una perfecta combineta que llamo mi atención desde el segundo uno.

Hoy me despierto con la noticia de que Pangea, el disco del que vamos a hablar en esta reseña, ya vio la luz en formato de «lista de reproducción para YouTube». Si su primer disco es muy bueno, este es excelente. Es un todo, un concepto que te va llevando a lo largo de 12 tracks. Pangea fue el supercontinente de la era Paleozoica que agrupaba la mayor cantidad de tierras emergidas del planeta. Y en este caso Pangea es un enorme trabajo de la banda oriunda de San Martín, Provincia de Buenos Aires.

La primera recomendación que debo hacerte es que para escuchar Emcikre tenes que abrir los oídos y la cabeza. No basta con solo escuchar, porque no son tan solo buenas barras acompañadas por unas instrumentales de la hostia. Demak y Markus tienen las ideas claras, las exponen, las plasman en esas líricas que decoran de una manera sutil y voraz, las pistas bien laburadas de Darchuan y Dj Cosecha.

Si entramos de lleno en Pangea, es para aplaudir la gráfica del disco. La misma esta realizada por Darchuan y contó con la participación de varios artistas que dejaron sus bocetos para formar parte de la portada. En tonos blancos y negros y resaltando «Emcikre» en todos los tipos de tags posibles, Pangea es una bomba de rap. Desde la cajita, la tapa, la gráfica y los colores, ver la tapa es viajar al Nueva York de los 70/80`.

Si pasamos al disco, es de por si destacable el orden de los temas. No están puestos porque sí, sino que tiene un fin, un concepto, como todo gran trabajo discográfico. Emcikre se destaca por el laburo, por la garra y el corazón para seguir adelante ante cualquier dificultad que se presenta. El primer tema, ese que rompe el hielo se llama «Cien» y contiene un sample de Vox Dei que le da una presencia imponente. «Cien» es un relato a la banda, un autoregalo para dejar en claro que es Emcikre y cual es su razón de ser.

Luego de esta apertura con personalidad, llega «Donde vaya», sonido clásico, unos scratchs y un paseo por San Martín. El típico tema para que suene en tu auricular donde sea que vayas. Pegadito a «Donde Vaya» llega «Haciendo Esto» uno de los mejores temas de Pangea y que tiene esa base que te hace mover aunque no quieras. «No existen ataduras si hay ganas de escribir, lo importante es fluir, acapella o en el beat» dice Markus. Lo que destaca a estos pibes de San Martín es el sacrificio con esa cuota de amor por el buen rap, por la cultura.

Y el sacrificio ve la luz en el siguiente tema que es «Constancia» un manifiesto de poco menos de 2 minutos, con un sonido claro consistente, «Hay que sentirse alegre, déjalo que celebre, logre sentirse libre para que el flow despegue…» certifican Markus y Demak. El disco no para, es una metralleta de barras, de mensajes y de rap. Ese rap underground que emerge desde el conurbano y que hace que el Hip Hop argentino se llene de esencia. Al toque de terminar «Constancia» arranca «Allá Volando» que sigue con la temática del bombo y la caja predominante. Un sonido clásico de los más noventas del disco. «… que siempre te compara quien mejor, quien peor, quien ganador, quien perdedor, quien se queda afuera, pero esa no es la manera, de convivir no es la manera…» dice el Demak y la pucha si tiene razón. «Allá volando no bajo nunca…». A mi entender, el tema que le sigue parte el disco a la mitad. «El Don» es un manifiesto de apenitas más de un minuto, una especie de freestyle de Markus, hablando «ni campeón, ni copión, solo por pasión, es acción, envión fuerza y corazón, estilo que le pega en la pera al caretón», dice para terminar con un «… larga vida a la amistad y que viva el bombo clap». Perfecto.

Como dije para mi «El Don» es el track que parte a la mitad del disco y que nos introduce en un estupendo viaje como lo es «Solo Quiero», uno de los puntos más altos del disco. Un teclado que te invita a volar y un Demak que te bombardea de rimas, transforman este tema en un himno de lucha y amor por el rap. En la segunda parte, las barras de Markus, te terminan de trasladar a un mundo donde el bombo y la caja mandan y el Hip Hop es la panacea. Pangea tiene eso, a lo largo de los 12 tracks paseas sin rumbo ni horario por San Martín y te das una vuelta por los senderos más musicales de estos 4 guerreros del Hip Hop que no paran de transpirar la camiseta por el proyecto.

Si «Solo Quiero» es un gran tema, «Todo eso fue así», el que le sigue, es un Hit. Una base impresionante, narcótica. Y esas barras que podríamos compartir todo el día. Si hay algo que tiene Emcikre es buena lírica. Un sonido fresco y no a la vez que combinan a la perfección con el estilo de los dos Mc´s. «Ahora me vienen con ideas locas, quieren convencerme que la onda es otra (skere), esperan que cambie, por dios se equivocan, solo buen Hip Hop saldrá de mi boca… no busco joder, por favor no me jodan…» Y hay muchos que piensan que los punchlines se dan solo en esas famosas batallitas de gallos. Si eso es cierto Emcikre ganó por Knock Out antes de empezar la pelea. «Todo eso fue así» es brillante y casi por decantación te transporta hasta «Si me voy por ahí» una belleza de canción que no da ganas de que el disco termine jamás. Ojo, así como digo una cosa digo la otra y en mi opinión, Pangea es un disco para escuchar más de una vez, un disco para analizar y compartir sin ninguna duda. Una instrumental distinta, lenta, con un punteo de guitarra decorando un ritmo de reggae que te invita a bailar agitando a pleno.

Así como «El Don» separa el disco, «Comensal» es la puerta de entrada al desenlace del mismo. Demak parte una base moderna con tintes de trap y un sonido amplificado. Tranquilamente podría ser el sonido de un vídeo juego, «…pensamiento es la fuente de vitalidad, no me agache la frente ante la autoridad… no sigo la miga del pan chico, pre predico libertad» reza Demak y cierra con un brutal «… buscando el sueño no material» algo que describe la esencia de este cuarteto de San Martín. «Comensal» nos deposita de lleno y al momento de escribir esto, me pongo de pie, en el mejor tema del disco para quien les escribe. «Máximo Respeto», una bomba molotov de dos minutos y pico, con unos scratchs de Dj Cosecha y Dj Darcho que elevan el beat de Elbeats. «Máximo Respeto» es EL tema de Pangea, es un manifiesto, una clara muestra de valores, de ideas y conceptos. Los ideales de Markus, Demak y todo Emcikre están puestos acá. Es un track de los más raperos que escuche en la historia y a modo personal recomiendo prestarle mucha, muchísima atención. En tiempos de música de plástico Emcikre se pone la camiseta de la lucha por no perder la esencia.

Creo que no había mejor manera de finalizar un disco que con un tema como «Trenes». Un homenaje al graffiti con una base tremendamente noventera, que te transporta. «Trenes» es un viaje, una dedicación a los graffiteros, un tema que hace culto a este elemento tan fundamental de la cultura Hip Hop. El beat es de Cosecha y es una joya del segundo 1 al final. Demak y Markus se desenvuelven de manera perfecta tirando barras que lxs graffiterxs van a amar. «Trenes» te deja con ganas de más y eso está bien, termina tan arriba este disco que no entendes como ese es el final y te quedas esperando la siguiente bomba. Bueno para eso abra que esperar, porque hasta acá llega Pangea, este discazo Made In San Martín.

Fue un proyecto largo y adaptado a estas épocas. Los temas vienen sonando y los podes disfrutar desde enero del 2019 cuando se estreno «El Don». Todos los tracks fueron saliendo de a poco, algunos con vídeos, otros solos, pero Emcikre trajo la modernidad para presentar un material imperdible. Pangea es un todo, un rejunte de ese arduo trabajo que arranco hace más de un año y medio y que culmina con el armado final de esta lista para disfrutar de un buen rap por casi 30 minutos. Un material que sin lugar a dudas sigue poniendo en alza el rap argentino y que demuestra que el rap del bueno se encuentra en el underground, ahí, lejos de los flashes, los vips y más cerca del barrio, de los amigos, más próximo al Hip Hop.

Pangea es un hermoso periplo por el rap, por San Martín, por la cultura y el respeto por la música. Lo dije, pero lo quiero afirmar: Este disco debe escucharse, si es posible más de una vez y al que se le debe prestar atención . Un gran laburo que afirma el presente de una de las bandas más raperas del país.

Escuchalo acá:

«LA IDEA ES MANTENER VIVA Y UNIDA LA CULTURA».

Por Juan Ignacio Guzmán Dotto – @juanguzmandotto

Matias Tejeda tiene 22 años, nació en Tierra del Fuego y ahora vive en La Plata, donde estudia el profesorado de Educación Inicial. Pero es más conocido por su apodo Baskito. Un beatmaker el cual tiene una gran producción de beats, entre la cual hay 2 discos de hip hop instrumental. En enero lanzó su tercer beat tape Quiet Process; quien tuvo el logro de llegar al medio millón de reproducciones en Spotify. Desde Revista Flow tuvimos la oportunidad de charlar un poco sobre ese disco, su música y proyectos futuros que está craneando.

¿Cuándo empezaste a producir?

Empecé a producir hace 5 años mas o menos, al principio en Fl Studio y luego de dos años me pase a Ableton, porque me gustaba la interfaz, las herramientas de ese daw y además me parece muy completo e intuitivo.

¿Cuáles son tus influencias musicales?

Mis influencias vienen desde jazz, soul, rnb, funk, beatmusic, desde lo más antiguo hasta lo mas actual, soy de escuchar mucha música, y también me gusta lo nacional, e Internacional del rock, música melódica, flamenco, etc.

¿Qué usas para producir?

Para producir utilizo solo mi Akai Apc20 para la construcción del track, luego una vez terminado eso, solo con mouse, teclado y oído empiezo a pulir todos los detalles de cada sonido en el proyecto, pero estoy con ganas de sumar maquinas análogas a mi setup.

Noto una diferencia entre tus dos primeros tapes. En el primero, lo veo tirando mas para un lado electrónico y experimental. En el segundo ya es más lofi hip hop ¿Qué diferencias sentís de este con respecto a tu último tape “Quiet Process”?

Mis primeras producciones estaban muy arraigadas a mis influencias más electrónicas de ese momento, con respecto al footwork, modular music, etc. siempre siguiendo el camino del Hip Hop pero también manteniendo esa parte ambiental, armoniosa, y reflexiva que caracteriza a mis producciones. En el segundo tape ya mi sonido se encuentra más sólido, mis producciones también, el mensaje es claro, creo que mi último material fue la consecuencia de varios años de búsqueda, la ansiedad de querer decir algo, y sabiendo como hacer para lograr dar ese mensaje.

Me dijiste que te tomó un año y medio hacer este disco. En tu instagram decís que este disco es la “convivencia entre la tranquilidad y el caos” como algo que te define constantemente ¿Podes ahondar un poco en ello?

El disco tomó muchas formas, tuvo muchos nombres, un solo track sobrevivió de los primeros que estaban incluidos, ya que durante ese tiempo fui encontrando el camino correcto de lo que quería decir y de cómo hacerlo. Considero que cuando vas a hacer un álbum, tiene que tener un concepto muy sólido, y se debe trabajar arduamente en traducir eso a lo sonoro, y ya que no es nada fácil, mejor tomarse su tiempo. La convivencia entre la tranquilidad y el caos, tiene que ver con mis vivencias personales durante ese tiempo, y gran parte de mi vida, lo que logre ganar en medio de esa dualidad, que si bien algunos la vemos con mucha lejanía, es algo con lo que convivimos cotidianamente, es una aventura encontrar ese equilibrio con uno mismo cuando predominan esas dos cosas, y lo que logré fue traducir la necesidad que sentía de encontrar un momento para introspección, para reflexión, en este ultimo tape, donde tiene un mensaje profundo sobre esa búsqueda y creo que te invita a estar inmerso en ese mensaje durante esa media hora. También lo cree pensando en mis deseos de que sea un álbum para cualquier freestyler, un mismo álbum para todos los que les gustan las rimas, y obtuve muchas buenas críticas con respecto a eso. Así que estoy contento con todo mi trabajo. El arte de tapa le corresponde a SPENCER ©️ (@trill.spenz) a quien admiro mucho, es un diseñador y también productor con el trabajamos en conjunto en muchos proyectos que verán la luz muy pronto.

Estás trabajando en otro tape que va a ser para un sello de Europa y otro en paralelo ¿Qué podes adelantarnos sobre esto?

El próximo tape va a salir bajo un sello de Alemania llamado Dezi-Belle Records, se va a llamar “BIG MOOD” y estoy muy feliz porque no solo va a ser lanzado en formato digital sino también en Vinilo, la tapa también le pertenece a SPENCER ©️ (@trill.spenz) y no tiene una fecha de lanzamiento todavía pero ya esta todo en marcha, así que seguro muy pronto. En cuanto al otro tape que vengo trabajando, esta vez es en conjunto con otro productor muy bueno a quien admiro también como persona, y nada, estamos trabajando mucho en eso, así que estén atentos a mis redes que siempre comunico todos los releases que se vienen.

También organizas “bit tapes” un ciclo de hip hop con otros beatmakers en La Plata. ¿Cómo ves a la movida beatmaker ahí y cuales son tus planes a futuro para este ciclo?

Bit Tapes (@bit.tapes) es un ciclo de HipHop que funcionaba en California Bar (@californiabar.lp) pero durante la cuarentena lamentablemente como le a pasado a otros bares, este tambien cerro, así que estamos en busca de propuestas para llevar esto a cabo. Mi equipo de trabajo está conformado por Extreinsh (@extreinsh), Simon (si.monnnn), Spencer (@trill.spenz) y Nicolás Gianelli (@nicolasgianelli) e intentamos generar un espacio, un lugar de encuentro para beatmakers, artistas del rap, y bboys, donde se puedan participar en cada edición, y tanto el público como los artistas, nos conozcamos y disfrutemos de ese lugar. La movida beatmaker en La Plata es algo que le falta mas visibilidad pero estamos trabajando para que eso cambie, hay mucho talento no solamente en La Plata, Buenos Aires, si no también en toda la Argentina. Con nuestros amigos de Bit Master (@bit_master) pensábamos en hacer algo en conjunto antes de la pandemia, creemos que las conexiones hacen que todo sea más fluido y se llegue a buen puerto. Para un futuro con Bit Tapes esperamos que muchos lugares nos abran las puertas para poder llevar nuestro trabajo a más personas, que se acerquen nuevos artistas, beatmakers, bboys, y que esto se replique en muchos asi podemos volver con todo al ciclo. La idea es mantener viva y unida a la cultura.

Otro proyecto que me dijiste es que para el próximo disco es que te interesaría hacer un vídeo documental como Dano, pero no hablado, solo con imágenes. ¿Ya empezaste a trabajar en esto?

Mi próximo tape “BIG MOOD”, es un tanto callejero, bastante classic, se vuelve un tanto agresivo con respecto al sonido, pero siempre manteniendo las texturas lofi que me representan, también hay mucho groove, mucha armonía de jazz, flips de samples muy trabajados, y cosas que me inspiraron luego a querer hacer un vídeo documental del álbum, me gusto mucho la . Van a participar animadores digitales también, va a ser un trabajo visual muy grande y muy importante para mi. Para enterarse de todo esto, pueden seguirme en mi instagram (@baskitoprod) o pueden entrar a https://www.fanlink.to/baskitoprod donde pueden entrar a cualquier plataforma para escuchar y comprar mi música. También les dejo otros artistas con los que nos solo estamos trabajando en varios proyectos, si no que también me encanta su música: @extreinsh / @octavioaga / @con.fusion_ / @insanosuc / @kaizen.92 / @keth_prod / @monowario / @lasarte.ksp / @clima.shinen / @gvbitou / @gianydorazio / @ignaciolopez.lileme

SIAK – MANDALE (2020)

Por Juan Ignacio Guzman Dotto – @juanguzmandotto

“Te invito a prender fuego, a caminar mi suelo / a ver el pasado, lo bueno y lo malo y si no es demasiado vamos a cambiar el juego” así arranca Juan Amarita aka Siak su primer disco solista “Mandale”. Siak forma parte de Iluminate Crew, formada en el 2005, integrada por Manuel Delgado aka Manuu Thin (productor y MC), Gabriel Homsi (MC), Mariano Sora (músico), Robsteady (DJ)  y Pablo Marrone aka Dsg (VJ) quienes tienen el mérito de haber publicado 5 discos y trabajado con artistas conocidos de otros géneros como el Pity Alvarez, Andres Gimenez, Los Cafres, etc.

El grupo está ligado mucho a la escena de reggae nacional. Y ya esto se puede notar en la tapa de este disco (Hecha por Vj Dsg), con una estética similar a la de esos géneros jamaiquinos.

Este trabajo presenta 11 composiciones que cuentan con la participación de varios beatmakers, productores y raperos y fue grabado y mezclado durante 2018 y 2019 en Confesionario Rap Estudio por Manuu Thin.

Mandale es una mezcla de jazz y boom bap, en los cuales se le agregan otros géneros en canciones particulares. La mayoría de la música está hecha por miembros de la crew (Manuu Thin y Mariano Sora)

Lo que comparten la mayoría de los tracks es que suelen haber samples de pianos jazzeros, con algunos sintes y guitarras (en algunos es difícil distinguir si es un sampleo o un instrumento grabado posta). acompañadas por batas y fxs bien de los 90s.

Todo eso hace que el disco tenga una sonoridad muy variada: Por ejemplo “Intro” y “Café” comparten un sonido más electrónico, donde priman los sintes creando atmosféricos. Después hay cosas que suenan como A Tribe Called Quest, con tracks como “Algo distinto” y “Sueña”. Y otros tirando a un boom bap más clásico con “Cash” y “Mandale”

Las letras de Siak nos dan para pensar. Por mencionar algunas: “Libre” es una reflexión sobre el tiempo, la libertad, las circunstancias y la sociedad capitalista. Cerrando con un audio de un discurso de Pepe Mujica. “Café” es un golpe de realidad: Habla sobre la autenticidad en la escena y de la vida del día a día, donde el rapero viene a despertarnos con esta canción, como si se tratara justamente de un café amargo. “Pie izquierdo” retrata la transformación de una persona que es llevada al cinismo por la realidad cotidiana. Siak es consciente de ello y utiliza ese pensamiento para contraatacar: actuar en consecuencia para mejorar.

“Quien sos?” es uno de los temas que más diferente suena del resto. Tal vez porque tiene un sample latino y una onda trapera, sumado a que se rapea a doble tiempo. Y habla de la reivindicación del yo.

“Cash” es otra canción que destaca por su sonoridad: Es un boom bap clásico, con un sample de cuerdas pero con un rap violento y vocalizaciones de reggae que manifiesta la sobre importancia del dinero y el consumismo.

Un gran disco de un gran artista que lanza su carrera solista con un trabajo más que solido. Poquito mas de media hora de buen sonido, buenas barras y una compañía musical más que destacable. Si estas con tiempo, dale play a Mandale y disfruta del buen rap de Siak.

 

Escucha Mandale acá:

 

¡3 AÑOS MÁGICOS!

Por Kevin Dirienso Poter – @kevindpoter

GRACIAS SIEMPRE:

Hoy me senté a escribir diferente. Un café humeante a mi izquierda, un encendedor que quedó de anoche y Natiruts que suena de fondo. Ahora no suena rap, pero el reggae me va llevando por las vibras positivas de la buena escritura. Hoy me siento liviano y no vengo a vomitar, en este texto, nada de opiniones, críticas o información. Hoy escribo en modo festivo porque una de las fechas que más espero en el año se está acercando.

Hoy es 26 de mayo y mientras de Natiruts la música salta a Maneva, pienso en aquel diciembre de 2016. Terminaba mi primer año de la carrera de periodismo con la incipiente semilla de un proyecto periodístico junto a dos compañeros. Los viejos amantes del rap solíamos sorprendernos y alegrarnos de igual modo cuando nos enterábamos que alguien de nuestro entorno (compañero de escuela, facultad, de club o de barrio) escuchaba rap. Antes, no era como ahora, no era tan visible, no era tan común. Creo que al día de hoy sería muy dificil y casi a 4 años, recordar lo que sentí cuando David Palacio presentó su trabajo de entrevistas para la carrera y el entrevistado era nada más y nada menos que Núcleo Aka Tintasucia. Solo recuerdo que lo miré y espere hasta el recreo para interrogarlo por sus gustos musicales. Para la misma materia yo había entrevistado a Benjamín Gutierrez, mejor conocido como El Auelo de los climax, y ya ahí me sentía un bicho raro. Con David compartíamos aula hacia unos 5 meses a ese momento y no habíamos cruzado más que dos palabras, pero descubrir su amor por el rap fue el principio de todo, un principio que decanto en Revista Flow.

Pasaron los días, las materias y los recreos, hasta que en uno de ellos se acerco Juan Graterol diciendo «¿Están hablando de Control Machete?». Con esa oración bautizó su entrada al grupo que paso de dúo a trío en un abrir y cerrar de ojos. La incipiente redacción de Revista Flow estaba en marcha y aún ni nosotros lo sabíamos. Todos los años para esta fecha tan especial para quien les escribe, suelo hablar de esto, hacer balances y tratar de agradecer en una nota que más que periodística, es un posteo. Agradecer porque sin ustedes, lxs lectorxs esto no tiene sentido y sin los artistas no habría Hip Hop. Volviendo al tema, Juan llegó al mismo tiempo prácticamente que nuestro periplo universitario nos depositaba en el bendito «Taller Gráfico». No era una materia más y lo presentí desde la primer clase cuando nos avisaban «Acá no hay parcial, hay un trabajo practico donde labura toda la cursada junta o en grupos, hay que hacer una revista clásica en papel y entregarla como trabajo final». ¿Una revista? ¿Una revista de qué? me pregunte y en simultaneo giré mi cabeza para ubicar a David, quien asintió con la mirada sin siquiera esbozar una sílaba. Revista Flow estaba en marcha.

El café dejo de humear, está frío, no me importa. Créanme que este texto tiene toda mi atención ahora mismo. Corría por ese entonces ya casi noviembre y el taller se partía a la mitad por el verano. Los tiempos y las ganas de producir nos alimentaban tanto que lo que a nuestros compañeros les llevo 4 meses de taller, a nosotros nos basto con una semana de arduo laburo para depositar el primer boceto de Revista Flow en manos del profesor. Nosotros nos enamoramos del proyecto, creímos en él desde el minuto 0 y dárselo al profesor fue una clara muestra de ello. «¿Una semana nada más?», dijo el profesor con cara de están haciendo trampa, «¿en una semana trajeron esto?» Nosotros solo nos mirábamos con el pecho inflado porque repito, creíamos en lo que teníamos. «Esto lo tienen que publicar, está bárbaro» afirmaba el profesor y nuestra energía paso de cien a un millón en segundos. Revista Flow ya no era un proyecto, era una realidad más que palpable.

Llego el verano, las vacaciones y lejos de desconectar, conectamos para elaborar más profesionalmente un proyecto periodístico. No es sencillo y mientras recorríamos imprentas y los mails iban y venían, se sumaba contenido. Flow iba a ser una revista en papel, era nuestro sueño, es nuestro sueño, pero ese cóctel de: país inestable + empresarios especuladores multiplicado por el precio del papel= sueño truncado… por ahora. Lejos de mermar nuestro fervor, empezamos a cranear por donde y como sacar a la luz la data que teníamos y ahí fue que la lamparita se prendió y la idea de «revista digital» estaba en marcha.

Triple doble ve y chau picho. El dominio estaba, el nombre también, la estética estaba cocinada y humeante esperaba el lanzamiento oficial. Si hoy me preguntan porque carajos Revista Flow cumple años un 2 de junio, no sabría que responderles. Solo se que el 2 de junio de 2017 fue un muy frió viernes que nunca jamás voy a olvidar. Por diversas razones David y Juan dieron un paso al costado, pero siguen ahí, con el nombre intacto grabado a fuego en la «Redacción más Hiphopera del país». De aquel lejano viernes 2 de junio a hoy han pasado 3 años. Mil noventa y cinco días de escritura, coberturas, edición, laburo gráfico, trabajo de investigación, llegada de nuevxs redactorxs y magia pura que alimentaron las 435 notas, 436 ahora, que hay en la web.

Como todos los años me gusta agradecer, lo creo necesario e importante. Agradecer a lxs lectorxs que, como suelo decir, son la razón por la cual laburamos arduamente. Sin ellxs esto no tendría el más mínimo sentido. Por otro lado, agradecer siempre a lxs artistas, productorxs, dj´s, graffiterxs, b-boys y b-girls, por su tiempo, su respeto y por todo lo que hacen por el Hip Hop argentino. Sin su aporte, nuestra tarea también carecería de sentido. En fin, el café ya no existe pero ¿A alguien le importa?.

Cumplimos tres años de existencia, tres hermosos años de aprendizaje, de conocer, de compartir, de ayudar para que el Hip Hop sea enorme en Argentina. Tres años de fluir. Agradezco también a lxs colegxs que comparten la pasión por el periodismo y que se rompen el lomo para aportarle a la cultura, lejos de los flashes y cerca del Hip Hop.

Ahora llegué al ante último párrafo. Este me lo guarde para el adentro, para nostrxs, para todxs los que hacemos Revista Flow. Para Franco, Naza, el Chavo, Juan, Gian, Lautaro, Zanto, Encabrada, Mana, Yamila, Thiago, Emiliano, Ezequiel y para el hombre detras de las portadas, L Mental. Es un placer compartir una redacción tan rica y diversa en gustos y opciones «raperiles». Sé lo que dan por este proyecto, se lo que se pelan el lomo buscando notas, escribiendo y siempre dando el máximo. Lxs quiero, lxs respeto y sobre todo, les estoy muy pero muy agradecido. No es fácil ver esto como un trabajo cuando no lo es, es una cuestión de esencia y creo que en esta incipiente redacción de vieja guardia, la hay y en infinitas cantidades. A no aflojar y seguir adelante. Gracias.

Ya no hay café, ahora suena O`Rappa y los sentimientos me dejaron recordando cada paso, pasito que fuimos dando. En fin, no queda más que agradecer por estos 3 años de vida. Para algunxs serán pocos, para nosotrxs son un montón. Lamentablemente el coronavirus nos arruinó la fecha que teníamos preparada para festejarlo a lo grande, pero estamos convencidos que lo vamos a poder hacer más temprano que tarde. Gracias por leer con flow, gracias por la buena onda… y que sea Hip Hop siempre.

¡LOS CUMPLIMOS MUY FELIZ GRACIAS A USTEDES!

Gracias @ch.creativa por nuestra nueva imagen. Gracias por el hermoso logo y armar toda la imagen institucional de Revista Flow.

 

 

 

 

DESCHAVANDO A LOS QUE DICEN DEVELAR SECRETOS DEL RAP ARGENTO.

Por Kevin Dirienso Poter – @kevindpoter 

Sin lugar a dudas hoy podríamos afirmar que el momento que se está viviendo invita a mucha gente a la cultura Hip Hop. Sin importar y casi asegurando que la puerta de entrada para muchxs es el freestyle o el trap, algo con lo que personalmente, no estoy de acuerdo, seria de ciego y «come vidrio» decir que esto no es así. A las nuevas generaciones tal vez no les importa o no les llega la «data» de lo que sucedió o de donde viene la cultura Hip Hop. Lxs que amamos esta cultura y nos apasiona la simple razón de conocer, hemos leído libros, recortes, escuchamos a los que saben y sin dudas, intentamos por todos los medios seguir averiguando más y más de esta locura juvenil que nació en un barrio prendido fuego de Nueva York allá por los años 70.

Argentina está lejos del movimiento de la ciudad que nunca duerme, imaginense como serían las cosas hace 45 años y como llegaba la información de una cultura mainstream en el país del norte, pero totalmente virgen por estas tierras. Hoy a más de 4 décadas de aquella revolución artística, en Argentina, el Hip Hop está de moda. Le guste a quien le guste es así y gracias a las redes, la tecnología, hoy podemos disfrutar de una publicidad de juguitos en polvo que tiene tintes de la cultura Hip Hop. O al menos esos creen los que la hicieron y todxs los que se comen ese verso. Dios mio. Para quienes usan su tiempo para informarse sabrán que el Hip Hop lejos está de eso y menos que menos de lanzar billetes al aire en un país donde mucha gente no logra comer 4 veces al día. En fin esa es otra historia.

Volviendo a la que impulsó esta nota, el mainstream tiene sus dos caras, como casi todo en la vida. Hoy que ser rapero es cool y que el Hip Hop es un mercado para muchxs, parece ser que todxs son sabiondos y que ese incipiente mercado es una oportunidad. Dentro de esos sabiondos y de esas actitudes de rapiña aparece el periodismo. El rap como género y el Hip Hop como cultura, siempre fueron ninguneados por el excelso periodismo argentino. Para los programas de tevé, muchas radios y numerosos medios gráficos, todo lo relacionado a esta hermosa cultura era marginal, circense y hasta burlesco, pero hoy, vaya uno a saber por que (guiño guiño), el rap ocupa un lugar de tendencia e importancia en los medios masivos, esos que le daban la espalda hace unos años y cual bugs bunny dibujaron el signo $ en sus ojos. «Bien, Kevin, porque mierda decis esto, que finalidad tiene». Escribo esto porque estoy harto de los falsos amantes de la cultura, de los aprovechadores y de los que contaminan con su necesidad de plata.

Hace muy poquito, en una de las revistas de mayor renombre en materia música, editada en nuestro país por el diario más conservador y asqueroso de Argentina salio una nota hablando de, lean esto, «LA HISTORIA SECRETA DEL RAP EN ARGENTINA»… Eh!, ¿Quién vino James Bond a desclasificar archivos secretos?. Bueno un titulo gancho no se le niega a nadie y es un recurso periodístico, el problema está en que a mi criterio profesional, cuanto más llegada tenes, mayor responsabilidad. ¿Alguien le puede avisar esto al diario de Mitre? Porque al parecer aun no se dieron cuenta. La intención es buenisima y me alegra que la cultura llegue lejos, pero «si la vas a hacer hacela bien» dice la canción y es así. La nota, extensa y con una escritura bárbara, está cargada, repleta de horrores. Errores no, horrores. Imperdonables, porque estamos en el 2020 y chequear la info es cuestión de segundos gracias al mágico Internet.

La historia del rap en Argentina es rica, es digna de ser contada, pero bien, con responsabilidad. Tan acostumbrados estan los grandes medios al consumo y a querer «vender» noticias, notas y contenido, que se olvidan del ABC del periodismo: Chequear la info. Durante el escrito, aparecen muchxos protagonistas de aquella época, lo que marca que hubo trabajo de campo, se nota que el periodista le dedico tiempo e intento detallar cosas durante el relato. Como dije, la historia del rap argento es amplia y a modo de defensa, es muy dificil plasmar en una nota para una revista a «la historia del rap». Ya lo contará Martín Biaggini en su libro Rap de Acá y su primer volumen. Ya lo hizo Juan Data durante años poniéndose el periodismo que si sabe de Hip Hop al hombro durante los primeros años y más también con su magnífico Fanzine «Moshpit Posse», llegando a ser un ejemplo para todxs los que vinimos después. El Hip Hop es pasión y el periodismo para algunxs locxs como yo, también, por eso enojan los grandes medios cuando entrometen sus narices con ese poderío económico y esa llegada que «marca agenda».

Pero volviendo a la nota y sus deficiencias, algunas de ellas muy groseras a mi criterio. Si hablamos de un relato cronológico o con saltos temporales, no podemos errar en los años y en la información. En la nota se dice que Nación Hip Hop Vol 1, Slim Shady y el asesinato de Biggie suceden en 1998 y ¡NO!. Nación Hip Hop Vol 1 es de 1997, al igual que el asesinato del Rey de Brooklyn. Mientras que Slim Shady fue editado en 1999. Por otro lado, el tema la que se hace mención en la nota perteneciente al Sindicato ¡no se llama «Agite en el Oeste»!, se llama «Agite» y forma parte del primer álbum del Sindicato Argentino del Hip Hop llamado «Un paso a la eternidad» y no «A un paso de la eternidad» como lo mencionan en la nota. Errores, para algunxs tontos y sin importancia, para otrxs groseros y totalmente chequeables. Para culminar con esto, Jazzy Mel se bautizó de esa forma por Jazzy Jaz y Melle Mel, y no por Grandmaster Melle Mel.

No intento con esto ponerme en el rol de hater, capaz lo toman así, pero creanme como diria Martin Garabal «no es por ahí». Quiero demostrar que hay un periodismo independiente que vale la pena, que demuestra que el poderio económico y el buen periodismo no van de la mano. Así como hay musicos underground que son más profesionales que muchos «mainstream». La cultura Hip Hop siempre fue underground, siempre estuvo en el barrio, haciendo y diciendo las cosas que los de arriba no hacen o no quieren hacer y/o decir. Es irresponsable el periodismo que ahora ve en el Hip Hop la movida juvenil y consumista, es irresponsable porque, lamentablemente, tiene más llegada y repercusión que cualquier medio independiente y a modo repetitivo «a mayor llegada, mayor responsabilidad».

Hay una historia rica, digna de ser contada, explorada y puesta en conocimiento. El rap en Argentina esta en pleno crecimiento y hay un periodismo que se hace desde el epicentro mismo que vale la pena… vale la pena de verdad.

 

 

 

«ME CONSIDERO FRÍAMENTE UN NARRADOR»

Por Nazareno Quiroga – @nazareno.jpg

Allá por el año 2014 en Junín, Buenos Aires, se realizaba una competencia de Freestyle llamada “El coliseo de la rima”, la misma fue una semilla que permitió la expansión del Hip Hop en ciudades del interior. A este evento asistía gente de todas las ciudades de la zona para medirse en batallas, que luego poco a poco fueron evolucionando para crecer en el campo artístico musical. Entre muchas personas que concurrían a regar la semilla del Hip Hop o acercarse a ella tuve el gusto de conocer a Emiliano Minchilli un rapero de Chacabuco nacido el 17 de Enero de 1997. Hoy Emiliano es conocido bajo el seudónimo de IEMAI y su último trabajo es el disco titulado IEMAI.

¿Cómo llegaste al rap?

La primera canción que escuche fue «El juego de la vida» de un loco de México que se llamaba Dyablo, antes de eso escuchaba reggaetón y boricua, Héctor el Tito, venía de esa escuela y de ahí pasé a lo yankee, esos que no es necesario andar nombrando, Jay z, Dr Dre, Eminem.

¿Quién es Emiliano cómo rapero?

Emi es una etapa como rapero. Yo me dedico al hip hop hace 8 años de manera profesional. Empecé en el ambiente del Hip Hop bajo el seudónimo de E.M.I que es un acrónimo de Evolución, Marca, Imaginación. Empecé haciendo mixtapes en la ciudad de Chacabuco. En ese momento en Chacabuco no había movida imagínate que empezaron a juntarse en las plazas en el 2014, yo arranque a fines del 2012 y era grabar mixtapes y nada más. En 2013 creo que grabe dos mixtapes, en 2014 grabe uno más y ese año nace GarageStudios donde grabo toda mi discografía hasta el año 2016 que me radico en La Plata donde saco mi disco Kefren.

¿Cómo fue la transición de Chacabuco a La Plata?

Bien, fue algo copado, más que estudiar me quise venir a buscar la vida, a empezar de cero. Logré adaptarme muy rápido y considero que venir a vivir a esta ciudad fue una de las mejores decisiones que tome en mi vida, ésta ciudad me cambió muchísimo y para bien.

Bien, es un cambio interesante mudarse desde el interior donde la movida es de menor magnitud y de ahí venir a una ciudad que está casi pegada a la capital del país. ¿Te chocaste con alguna diferencia con respecto a cómo se vive la escena del Hip Hop en La Ciudad de La Plata?

Si, cambian muchísimo las oportunidades, como la gente percibe el rap. Es una cosa muy del interior ¿No? Como ser muy de pueblo y al no haber tantas oportunidades la gente no se toma el Hip Hop en serio. Esta ciudad no llega a ser tan grande como Capital pero es grande y es un lugar donde la cultura y el arte siempre estuvieron de la mano, acá paseas y si ves diez graffitis en la calle es poco. Entonces en un punto está tan normalizada la cultura y el arte que se hacen mucho más apreciables los campos artísticos. Hay muchos centros culturales que promueven la cultura y el arte, promueven talleres y entonces se hace mucho más fácil emprender una carrera artística acá. Obviamente me refiero a emprender una carrera artística en los términos de salir a mostrarte porque en términos formales hacer carrera artística es más difícil en Argentina.

Ya estando acá en La Plata cambiaste tu nombre artístico de E.M.I a IEMAI ¿A qué se debe?

Tiene muchísimo fondo. Primero y principal quería evolucionar como artista, y por otro lado sentía que estaba viendo las cosas de otro modo como persona y lo artístico está muy conectado con mi persona, lo que me pasa en la vida se ve reflejado en lo que hago musicalmente. Por otra parte es una manera de tener más llegada y de mostrarme debido a que como E.M.I nunca pude tener una página de Facebook para difundir mi material, porque si queres hacer carrera artística hoy en día la mejor forma de mostrarte es Instagram que de hecho me parece la única red social decente para mostrar lo de uno, segundo porque E.M.I siempre tuvo que ponerse con los puntos sino no tenía sentido y eso me limitaba porque no me encontraban o ponían mal el nombre. Entonces IEMAI me pareció un nombre más original y mejor para llegarle a la gente. En el 2018 me metí muy de lleno en la fotografía social. Empecé a cubrir eventos y a trabajar mucho, y me puse ese nombre en Instagram y la gente ya me conocía así porque sacaba fotos por todos lados y las exponía o las vendía y dije “ya está, queda así” De acá nace el disco “IEMAI” que yo lo considero el disco debut y que salió junto al de “ChakaPlayers”. Ahora estamos puestos para salir a presentar el disco, negociando algunas audiovisuales y listos para salir a tocarlo.

¿Entonces IEMAI por un lado significa un cambio de ciclo y por otro por que tus trabajos fotográficos los conocían con ese nombre y te ayudo a posicionarte en las redes? ¿Encontraste una relación entre la fotografía y el movimiento del Hip Hop?

Si, hoy en día se apuesta muchísimo a cómo te mostras. Hace 5 años era poner una foto cualquiera y subirla, hoy los pibes están más enfocados en el contenido audiovisual, en fotos, en mostrarse bien a nivel industria y eso me parece que está buenísimo. Es algo que ya tendría que haberse hecho pero bueno, es importante que la gente se esté dando cuenta ahora.

¿Cómo definirías la estética de IEMAI?

Como complejo. Mi música promueve la versatilidad en los géneros, pero yo no soy fastfood, a mí me tenes que digerir sentado y pensando para buscarle la vuelta. Me gusta esa vaina de esconder conceptos y códigos, para que se pongan a pensar que estoy diciendo. Ese es el efecto que busco causar en la gente. Se debe a que me he influenciado mucho con Ziontifik, en un punto me gusta contar historias con mi música y los recursos audiovisuales del cine me ayudan mucho. Es la forma de estética en la que quiero mostrarme, para romper con el estereotipo del rapeo a cámara, que eso al menos tenga un sentido. Entonces me sirve tomar la escuela de estudiante de cine para poder plasmar eso en mi material.

¿Qué buscas transmitir con tu música?

Yo me di cuenta que soy un narrador en el Hip Hop, tengo la habilidad de contar historias y es lo que siempre me gusto hacer en cualquier rama artística en la que me desempeñe. Mi objetivo ahora es contar cosas, historias personales, que viví o de otros. Me considero fríamente un narrador.

Bien, por último y para cerrar ¿Qué opinas de la escena del Hip Hop Nacional?

Se está formando una industria de a poco, todavía es muy virgen, pero está impulsando muchísimo. Los movimientos del Quinto Escalón y el Halabalusa impulsaron mucho todo. Hoy en día está volviendo la cultura de que haya bandas, se respeta a la gente que hace material musical para que se disfrute y quiere participar de la escena de esa forma, en los eventos se les da más lugar. Yo apuesto por eso, creo que la verdadera industria es esa, el año 2020 va a ser un año muy importante para eso.

¡Gracias IEMAI!

 

Podes escuchar su disco completo acá

KLAN – I´M BACK (2020)

Por Emiliano García – @emilianojgarcia

En noviembre de 2019, Klan publicó su último disco, titulado “I´m Back”. El mismo está compuesto por 16 canciones, con una duración de 54 minutos, en los que llena los patrones con frases como esta: “El under no viste Versace”. 

Barras crudas, una característica del MC oriundo de Glew. El arte de tapa es una foto del artista cuando era bebé, lo que da a entender lo que escucharemos en sus letras, un viaje a lo largo de su vida. Atravesando los difíciles momentos que ha atravesado y una confesión de ideas y opiniones en torno a la escena nacional. En época de singles y EP, Klan insiste en “mantener lo puro, no se tienen que perder los discos en el rap y el hip-hop”, como él mismo lo dijo en una entrevista con el diario online La Union.

El disco está cuenta con la colaboración de artistas internacionales: de Atlanta, México, Europa, y artistas locales. En la producción musical, participa Federico Romano, Niño Maldito, Bigla y Gaspar Banegas (guitarrista de la banda del Indio Solari, Los fundamentalistas del Aire Acondicionado). Lucas Matias Santo, popularmente conocido por su nombre artístico “Klan”, es reconocido y respetado por toda la escena nacional e internacional, principalmente por ser de aquellos que mantiene vivas las ideas y la esencia del rap y la doble H, y también por todo lo que ha logrado a lo largo de su carrera como artista y como freestyler.

Hablar de Klan, es hablar de underground, por todo lo que ha vivido en sus 25 años. En sus canciones no se olvida de su pasado humilde en Glew y Longchamps y este disco no es la excepción. «I´m Back» está lleno de barras crudas cargadas con verdad, combinando el mensaje con técnicas, estructuras y una variedad de melodías y flows que le dan el toque musical que necesita un disco para ser completo. “El under no viste versace”, como dice la letra de la canción homónima del disco “I´m Back”, refleja de dónde viene el artista, y da a entender lo que opina de una parte de la escena nacional, esa que se basa en aparentar. En este tema también nos deja frases como estas: “no me tarde en destacarme, pero si tuve que esperar para ganarme la carne, para mi y mis compadres, para mi hijo y su madre, me duchaba con un balde, vendí hasta el cobre de los cables”. Aquí refleja momentos de su vida en los que vivía en la calle y no tenía ni para comer.

En “Boobaloo”, muestra como sufrió para llegar a donde llegó: “lo quería ahora lo tengo, ya se bien quien soy y de donde vengo, tambien cuanto valgo y hace cuanto me mantengo”. Klan vuelve a hablar de la calle, “me las ingenio por que la calle me enseñó, estoy hablando en serio que de mí se rió”, y aclara que realmente disfruta la posibilidad de vivir de lo que hace “rapeo feliz pero frunciendo el ceño porque estoy cumpliendo un sueño”. En cuanto a “Babalawo Ft Mal” y “Tus Eyes”, quisiera destacar la instrumental y el flow en cada uno de estos temas que terminan de completar el disco en el aspecto musical. Los instrumentos y la melodía hacen disfrutar y apreciar de otra forma el rapeo y el estribillo se vuelve pegadizo.

Tango” es la canción que cierra el disco y lo hace de una manera extraordinaria, debido a que combina todo lo antes mencionado. Una buena la instrumental se complementa con el mensaje de la letra utilizando estructuras y técnicas.

El underground tiene voz en Klan y en muchos otros artistas que no olvidan su pasado, la esencia del Hip-Hop, y agradecen la oportunidad de vivir de lo que aman. En “I´m Back” se aprecia todo esto y es justamente esa esencia la que nos motiva a decir que es un verdadero “discazo”. Te recomendamos darle play si aun no lo hiciste y disfrutar de casi una hora de mucha música.

Escucha I´m Back acá

Un gran 2018…

De a poco los balances se van cerrando, los proyectos personales van llegando a su fin y el resumen de un gran año comienza a aparecer. Así lo siento como Director de este proyecto, creo sin ninguna duda que este 2018 fue un año de crecimiento para una cultura inmensa que aún no llegó a su techo. Cosas para mejorar siempre habrá o al menos para los inconformistas como quien les escribe, pero si comparamos este con el año anterior, el índice es netamente positivo. 

Hace 2 años entreviste a un artista quien me dijo que una de las formas de ver el desarrollo favorable del hip hop en nuestro país era chequear, desde la exigencia del público por un material de calidad, hasta las visitas internacionales cada vez más frecuentes desde aquella entrevista a la fecha. Así lo definió y hoy puedo decir que acertó en cada concepto que me brindó. A su primer argumento yo le puse el rotulo de «madurez artística», ya que siento que hace algunos años los artistas lanzaban el material con tal de darlo a conocer y hoy se toman cada segundo para mejorar las producciones tanto sonoras como audiovisuales y así darle al público esa calidad que exige. Eso marca una tendencia contagiosa ya que nadie quiere quedar rezagado y todos intentan mejorar de un track al otro o de un disco al otro. También es cierto que esta es la era de los emprendedores y de los soñadores, que abarca a todos los millenials y centenials, que deseamos «trabajar» de lo que amamos o simplemente cumplir nuestros sueños nos lleva a llenar el «mercado» de ofertas en sentido de producción, edición, masterización y muchas otras cosas que le dan a los artistas un abanico de posibilidades de crecimiento.

Pero no todo muere en eso, sin dudas, la explosión del freestyle que enamoró rapidísimo a todos los sub 13, 14, 15, 16, 17 y 18 años, fue el puntapíe para expandir una semilla por todo el territorio nacional. De las batallas a la consolidación del trap, algo con lo que no estoy del todo de acuerdo pero que es innegable; y así llegamos a ver en cada esquina, cada escuela, cada juntada, una ronda de free o algo que tenga que ver con el rap de fondo. Hoy en día las redes sociales mandan y marcan el pulso de cada cosa. Ya no es necesario salir en la tele para ser conocido. De echo es gracioso y hasta curioso, ver como bandas enormes que todos los amantes del rap conocemos no tienen ni la mitad de seguidores, reproducciones, etc, que muchos ignotos artistas a nivel mundial pero que en nuestro país arrasan con todos los records. A esto último llamo yo, la parte menos positiva de toda esta masificación, pero que sin ser a mi entender positivo, es algo palpable que nadie puede negar.

Dicho esto me meto en otro de los conceptos expuestos por este gran artista con años en la escena y al que ya se lo podría catalogar como profesor.  Este Mc me dijo que en otro de los elementos, Argentina, estaba creciendo a niveles tremendos y esa definición le toco al graffiti. Elemento puramente representativo, sino el más representativo del hip hop que de a poco transformó a Buenos Aires en una capital mundial del graffiti. Tal es así que son cada día más los artistas internacionales que se pegan una vuelta por acá para dejar su marca y para continuar metiendo el dedito a todos los gobiernos que aún no entienden que el arte urbano es hermoso y que jamás debe ser prohibido. Que lugar aburrido y monotemático sería el mundo sin esos artistas de alma que dejan todo y hasta arriesgan la integridad física con tal de ponerle color a cada rincón de las urbes.

Durante este texto no podemos dejar pasar otro de los crecimientos considerables que hubo durante este tiempo en el hip hop y se dió o al menos se hizo visible para la mayoría durante los Juegos Olímpicos de la Juventud que se celebraron en Buenos Aires durante le mes de octubre donde el breaking fue la revelación absoluta de la competencia. Con los representantes de todo el mundo haciendo piruetas y sobre todo los nuestros que dejaron bien en alto la bandera con dos medallas y las palmas rojas de todos los asistentes, el breaking es una disciplina que viene creciendo muchísimo y en donde desde acá dejamos en claro que debe ser deporte olímpico sin lugar a dudas. Esperemos que el COI (Comité Olímpico Internacional) haga la tarea y para Tokio 2020 o París 2024 se haga oficial y podamos disfrutar de la destreza de todos los B-Boys y todas las B-Girls en este tipo de eventos que unifican al mundo entero. Tampoco podemos dejar pasar la ocasión para destacar a los campeones mundiales, los chicos de CBAction que se trajeron el título desde tierras norteamericanas. Los pibes de Córdoba viajaron a Estados Unidos y dieron cátedra de su talento para conseguir la medalla dorada en el World Hip Hop Dance Championship en el Mundial Categoría Adultos 2018.

Con todas estas pruebas concretas podemos decir que este 2018 es sin dudas un año con muchos logros. El hip hop creció y se estableció definitivamente en nuestro país y promete, a simple vista, seguir conquistando territorio para catapultar la cultura al máximo dentro de Argentina. Por supuesto que falta y que se pueden seguir consiguiendo objetivos, se pueden seguir corrigiendo cosas pero estamos en el sendero correcto. Además del trabajo de todos los artistas, de todas las disciplinas que atañan al hip hop, hubo un crecimiento notable en nuestro mundo periodístico. Hoy en día son muchos los medios que se dedican a comunicar y a difundir aspectos de la cultura, cada día somos más los que de manera profesional intentamos darle a la doble H un lugar dentro de un mundo que suele ser ingrato, polémico y un poco bastardeado. Desde acá y como director de este medio, aprovecho para saludar a todos aquellos colegas que dedican con mucho amor y respeto, su contenido al hip hop. 

Así nos deja este gran año, con mucha tela para cortar y una gran impresión respecto a lo que será el 2019. Nosotros, por lo pronto, seguiremos trabajando duro para difundir esta cultura tan rica como nuestra hermosa América Latina. Y esperamos con muchas ganas que nuestra cultura nacional tenga durante el 2019 más Nucleos y menos copias, de otras copias, de otras mil copias iguales… Y para graficarlo los dejamos con la lírica de uno de los números uno de nuestro país, «…no son la creme de la creme, no dan el ciento por cien ¡NO!, todos iguales haciendo lo mismo, no sabemos quien es quien»… Chau 2018. Bienvenido 2019. 

Por Kevin Dirienso Poter

 

 

 

 

MILITANTES DEL CLIMAX – DÍA 4 (2018)

«…Voy a salir a matar, clavar el duro metal de modo tal que ya no puedan ignorar mi puñal…» reza el Auelo luego del tema introducción de «Día 4», nueva placa de los Militantes del Clímax. Ya en su segundo tema con su frase remarca salir con todo y a por todo. Es que la espera fue difícil, ardua, con mucho material de por medio pero, definitivamente, valió la pena. El pasado 19/10 fue el día elegido para saciar la sed de todos aquellos que esperaban ansiosos este álbum, sin lugar a dudas, uno de los más esperados del año por el publico amante del 4º arte.

Desde aquel lejano 2014 donde editaron «Climax» su álbum debut, al día de hoy han pasado muchas cosas, diversos escenarios, muchos shows y un crecimiento notable, que ha sido capitalizado de la mejor manera por los Militantes a través del tiempo y créanme que en Día 4 todo eso se nota. Con una tarea impresionante de Jonathan Vainberg, «el Buda», en la parte de ingeniería que los hace sonar de 20 puntos, este disco comienza con esa intro conocida por muchos ya que la han utilizado en varios shows. 

«Cybernauta» (así se llama la intro) le da paso al segundo track, «El Origen del Gen«, primer «corte de difusión» de Día 4, donde con un ritmo conocido y levemente modificado, el Auelo entrelaza las rimas, con una catarata impresionante de metáforas y palabras que te llevan de un lado a otro. «Es un tema de amor aunque suene oscuro» dice Benjamín. Al termino del mencionado track, llega la hora del funky bailable con «Goodbless» un tema excelente donde el cuerpo se mueve por más resistencia que puedas tener. Las comparaciones no siempre están bien, pero en este caso si hay que comparar, «Goodblees» sería el «Canapé» de Día 4.

Con «Franky» llega ese power distintivo que tiene esta banda, ese coro pesado y pegadizo que te hace elevar la mano y saltar una y otra vez. Una canción que hemos escuchado en alguna que otra presentación a modo de despedida y que sirve para dejarte allá arriba. Un tema cargado de verdades y de ironías «…el vinilo es más que plástico» afirma el Auelo, sacando a relucir su apodo y su don de viejo sabio. Pegadito llega otro track que la militancia, conoce, corea y agita, «El Huevo«, con un ritmo a modo de anestesia, este tema, relaja al anterior y ambos se complementan para conformar un antítesis rítmico impresionante que te hace subir y bajar envuelto en rimas y con un ritmo del carajo. Un sedante rítmico para darle rienda suelta a la …

Sin lugar a dudas con este álbum, los clímax, logran esparcir las dudas, luego de 4 años con algunos temas sueltos pero sin un disco de formato original. Para cerrar la primera mitad de la placa, llega «El Juez«, donde el interventor, Frank Bersi, toma la palabra y con un breve monologo hace el interludio para continuar con Día 4. Y para seguir llega «Skymood» otro instrumental al son de Simon Groover y su talento para el groove, con un punteo furioso de Magamo en la viola, el power de Tony Sanchez en la batería y la entrada a tono de los vientos junto con el notable scratch de Dj Pharuk que le prende fuego a las consolas. Un track distinto, ni bailable ni aburrido que funciona perfectamente para desembarcar en, para mí, la mejor parte del álbum.

«Más dame de eso necesito más…» el mensaje de «Diputado» track que le sigue a «Skymood«, tiene lo que se siente al escucharlo. Canción por demás pegadiza, cruda y con esas rimas cargadas de un contenido notorio del Auelo, a quien en Día 4 se lo nota fresco y renovado, te llevan a querer prender fuego el Congreso y colgar de donde sea a todos los políticos. Un sintetizador violento, un groove tremendo que hace temblar la tierra y un estribillo insistente, hacen de «Diputado» una de las mejores canciones del álbum. Para bajarte de donde te pusieron, los Militantes del Climax, le dan paso a la hija de la mucama, quien en «La Patrona» vuelve a despilfarrar verdades ocultas en ironías hacia la burguesía y a ese falso poder, que oculto en sus pantallas, humilla y descarna a los más débiles.

Con «La Patrona» te introducen en ese mundo asqueroso que desnudan y del cual te hacen escapar y con «Termidator» te dan una clase sobre de que va todo esto, «quien quiere ser feliz en este gris mundo de esclavos» pregunta el Auelo y con ese track te sumergen en la mejor parte de Día 4. Otro tema crudo, oscuro, con un ritmo potente y lleno de melodías que acompañan perfectamente la temática y el quid de la cuestión. Al fin de «Termidator» llega, en mi opinión, el mejor tema del disco, «Renacentista«, donde este Mc. saca a relucir toda su capacidad lírica. Una joya de canción que a modo de poesía acompañada por una guitarra al mejor estilo payada, una batería inmejorable y unos sintetizadores modo Sambara que te hacen abrir los tímpanos de principio a fin. «Mi cuerpo es una sombra, una errante sombra, que puede cambiar de forma en siniestras formas. Las palabras de este mundo, ninguna me nombra, en mis ojos solo hay sangre y sed de gloria» relata el Auelo.

Con «Renacentista» se va despidiendo Día 4 y a diferencia de lo que se supone, la despedida queda a cargo de dos temas instrumentales bien chilling. Al mejor estilo «Cama Adentro» llega «Carburé» que parece querer bajar toda esa podredumbre vomitada en los temas anteriores. El disco culmina con «Perdón y Gracias» otro tema instrumental, con un título ingenioso (costumbre) que te transporta a cerrar los ojos y volar para despedirte de ese lugar al que te llevaron. Un tema donde uno se imagina los créditos de una peli con ese fondo negro lleno de letras y ese hit hat de fondo, con el bajo en su máxima expresión y un sintetizador bien utilizado, con por supuesto, la guitarra y su punteo característico. Un cierre distinto pero grandioso para un gran álbum.

Así se despide Día 4. Casi 37 minutos de pura música, de pura fusión, de rimas, de sonidos, de todo eso que Militantes del Climax puede dar clase. Sin dudas que ese punto de mayor intensidad o fuerza creciente se logra y esta a las claras. Un gran trabajo que hace que cada segundo de espera haya valido la pena. Dale play a este disco y volá un rato hacia ese lugar desconocido pero necesario por todos con pasaje directo a la buena música.

Escuchá Día 4 acá:

 

Por Kevin Dirienso Poter.