PAREDES DEL CONURBANO: ARTE, POLITICA Y TERRITORIO.

Como solemos decir, la cultura Hip Hop va mucho más allá que una canción, una pirueta o una bomba sobre una pared. Hip Hop es cultura, es un todo dentro de un contexto, en este caso, dentro de nuestro contexto. El arte y la literatura en este caso se encuentran dentro de ese contexto, dentro de ese todo.

Por ende, porque amamos los libros y los discos en formato físico vamos a hablar de «Paredes del Conurbano: Arte, política y territorio» el tercer número de Ediciones Alto Guiso. Un libro sobre el arte urbano y su incidencia en la cotidianidad del paisaje en el conurbano bonaerense. Durante esta edición los compiladores, Alba Murúa, Alejandra Luciani, Fabian Banga y Martín Biaggini, relatan en sus diferentes textos la convivencia y la importancia del graffiti, de los stencils y de las pintadas políticas en la calles de las distintas localidades que existen cruzando la General Paz. Con este último tuvimos la suerte de charlar para conocer más de cerca la historia del proyecto Alto Guiso y sobre todo más sobre Paredes del Conurbano

Desde Revista Flow nos comunicamos con Martín Biaggini para charlar sobre este proyecto y para que desde su rol participe en Alto Guiso nos pueda contar en profundidad su análisis sobre el arte urbano y su impacto en el Conurbano Bonaerense. «El proyecto Alto Guiso empezó casi sin querer. De casualidad diría yo» arranca Martín «hablando con Fabian Banga empezamos a conversar sobre la cultura popular, la cultura del conurbano, más precisamente sobre la poesía del conurbano» explica. «Ahí fue que tuvimos la idea de armar una antología de la poesía en La Matanza y decidimos hacer una selección de 11 poetas. Además de esa selección necesitábamos una legitimación con una editorial importante que publique el libro y así llega Leviatán» termina, a modo de resumen, de contarnos cómo arranca esta edición que tiene tres números. «El título nos pareció un poco fuerte pero fue perfecto y dió pie a esta colección que aborda las distintas prácticas culturales del conurbano y nos pusimos a trabajar en las siguientes» cierra.

Al uno leer esta tercera entrega de Alto Guiso llamada «Paredes del Conurbano: Arte, política y territorio» ingresa en un mundo nuevo, donde esos estereotipos se derrumban y en donde el arte emerge como conector de diversos puntos. Sobre esto Martín nos cuenta «hace mucho veníamos pensando en el Nº 3 de Alto Guiso porque a mi la parte del graffiti me interesa mucho y además varios integrantes de Alto Guiso se dedican al muralismo» cuenta. «Entonces surge casi sin pensarlo Paredes del Conurbano donde describimos una de las tantas formas que tiene de expresarse el conurbano a través de las paredes«. Desde este punto Martín nos cuenta como fue que lo armaron y de que se trata este número «lo que hicimos fue juntar a un conjunto de escritores que puedan hacer una introducción, Paredes del Conurbano, no es una investigación, se trata de una introducción y lo que decidimos fue abordar el uso de las paredes artísticamente en todo el conurbano, cada uno desde su visión y temática, disciplina. A mi me tocó La Matanza y lo realice desde un análisis histórico – temático» profundiza este docente, historiador de gran labor.

No es un texto simple, no es un libro más. Al recorrer las 169 páginas que abarca este compilado podemos observar las diferencias entre los autores y su visión acerca de los distintos tipos de arte urbano. Desde pintadas politicas, pasando por murales, stencils, grafittis hasta llegar a esas pintadas en homenaje a los que ya no están. Todo eso nuclea la periferia a la zona Céntrica de Buenos Aires. Sobre estás diferencia charlamos con Martín quién nos da una clase de geografía social para entender los cambios que surgen cruzando la General Paz. «Es un tema problemático. Nosotros hablamos de conurbanos. El conurbano no es solamente un lugar territorial. Creo que Capital tiene sus conurbanos y el conurbano tiene sus centralidades. Justamente por eso hablamos de conurbanos, zonas periféricas« explica Martín. En estas declaraciones es cuando nos damos cuenta la diferencia de interpretación y hasta donde pueden vislumbrarse esas marcadas disimilitudes. «Existen otras diferencias, por ejemplo, las horas pico existen porque la gente que vive en el conurbano debe movilizarse a la capital para desarrollarse y yo me incluyo en ese grupo, ni hablar de los gastos en transporte. Hay características geográficas y hay características simbólicas que son en este caso las que más nos interesaban a la hora de abordar las temáticas de Paredes del Conurbano« cuenta.

Otro de los aspectos importantes del libro es la preponderancia simbólica que tienen las marcas en las calles del conurbano. Muchas de ellas, no son solo pinturas, stencils, graffitis sino que marcan un territorio especifico, rinden homenaje a una persona importante de un barrio o simplemente embellecen un lugar, sobre esto Martín nos cuenta que «el Gran Buenos Aires tiene una producción simbólica artística impresionante, donde el graffiti tiene una marcada prominencia. En el texto trate de clasificar los tipos de graffitis que hay en La Matanza. También hablo de lo legal y lo vandálico y mencionó a crews existentes en los diferentes barrios matanceros«. Sobre lo ilegal de los graffitis, la charla nos lleva a preguntarle a Martín la razón por la cual el considera que la gente aún considera el arte urbano como un acto vandálico y en base a tal interrogante nos hace una importante reflexión: «Para entender eso habría que parar antes y tratar de que al graffiti se lo considere arte, algo que hoy en día no pasa. Para muchos el graffiti no es arte y luego de conseguir eso habría que ver si es legitimo o vandálico. Más allá de saber que la pintada de paredes privadas está penada por la ley« cierra.

Para cerrar esta charla nos metemos de lleno en su visión sobre el Hip Hop como motor de transformación social. Al respecto nos cuenta que «creo que el Hip Hop se va a establecer como un elemento de cultura popular, los graffitis son la clara prueba de ello. Hoy muchos graffiteros son docentes y capacitan a futuros artistas plásticos y son esas cosas que le hacen bien al movimiento en general«. Es importante entender este texto como un conjunto de páginas dedicadas a lo urbano mezclado con lo popular. Lo intangible de esa frescura que inunda las calles del conurbano con arte es la razón por la cual estos compiladores prepararon esta tercera edición de Alto Guiso, centrándose en el arte popular como motor de un montón de sucesos artísticos y políticos dentro de un contexto social distinto a la realidad que se vive en otras zonas del conurbano y de la Capital Federal.

Un texto diferente. Real, crudo y consciente. Una lectura repleta de mapas mentales donde se desnudan la belleza popular y la política desde el arte. Ese que no tiene dueño, ese que no tiene límites. Un texto dedicado por y para entender el panorama y las diferencias socio culturales de cada territorio. Todo eso es para mi “Paredes del Conurbano – Arte, política y territorio”. Un libro que desde Revista Flow recomendamos muchísimo.

Por Kevin Dirienso Poter (@kevindpoter)

Agradezco a Martin Biaggini por su predisposición, su paciencia y su buena onda.

 

 

Fight The Power: Rap, Raza y Realidad – Chuck D

Un libro, una idea, un mensaje. Claro y sin ningún tipo de rodeo, Chuck D, nos empapa de historia sobre la cultura con su clásico “Figth The Power: Rap, Raza y Realidad”. El líder de Public Enemy no nos habla solo de hip hop, ni de rap. Este icono de la escena mundial nos habla sobre todo lo que generó el hip hop en la sociedad yankee y nos hace un repaso sobre los acontecimientos históricos más importantes.

Un recorrido crudo y con realidades ocultas (¿?) que nunca se contaron o que fueron descubiertas por la mitad. Chuck D nos plantea un panorama muy global desde su experiencia personal en diversas giras y viajes, nos relata sensaciones y nos marca un déficit con una crítica muy incrustada en el seno de la comunidad afroamericana.  Fight The Power: Rap, Raza y Realidad» no es un simple libro de un artista contando su carrera, «Fight The Power: Rap, Raza y Realidad» es una manual de ideas, de lucha y de críticas hacia la discriminación y sobre todo hacia el rol que ocupa la gente negra en la sociedad americana. 

Este material data de 1997 pero tuvo un re-edición con aporte de la Diáspora Africana Argentina (DIAFAR) durante el año 2017. En esta nueva edición de la mano de Tinta Limón, «Fight The Power: Rap, Raza y Realidad» cuenta con el prologo de Federico Pita, Director de la DIAFAR y con un prólogo de la nueva edición del propio Chuck D que se suman al original del gran Spike Lee. Textos como estos deben pasar por tus manos, razones sobran pero básicamente porque enseñan y eso es fundamental para el balance final de la lectura.

Respecto a esto último, lo importante está en entender que «Fight the Power…» y repito esta idea, no es un libro autobiográfico. Chuck D habla sobre todo el entorno y transforma su relato en una especie de ensayo político, social y cultural que te harán replantear un montón de conceptos que puede que tengas sobre el hip hop y más aún sobre el clasismo racial que afecta a todas las partes del globo. Ideólogo y líder de una de las agrupaciones mas contestatarias de la historia del rap, Chuck, define a la doble H como una subcultura de la cultura afroamericana pero que lamentablemente es totalmente manejada y explotada por los blancos, algo que según él es la ironía más enorme jamás vista.  Además durante el relato critica a los que integran el hip hop pero que dentro de sus funciones no aportan al cambio socio cultural que según él es el que envuelve al Hip Hop como movimiento; así como también con tono de reproche aunque con argumentos desnosta a la comunidad negra de su país a quienes los ve inmovilizados y dominados por la industria blanca.

Con líneas como “…veo la bandera americana de un modo diferente. Los negros deberíamos ver la bandera americana igual que los judíos ven la esvástica» marca un rumbo hacia la inmersión socio política de su país. Durante 314 páginas este artista nos hace un recorrido sin igual, invitándonos a conocer todos esos aspectos que rodean al hip hop en el país norteamericano y su constante lucha por mantener el respeto, la unión y los valores tanto de su grupo (Public Enemy), como de la cultura.

Así como definimos “Generacion Hip Hop” de Jeff Chang como un manual necesario para entender más aún de la cultura, repetimos lo mismo con “Fight The Power: Rap, Raza y  Realidad” un texto que enseña y que estimula a ir más allá. El mismo está dividido en capítulos, nueve para ser exactos, que relatan de un modo correlativo la historia de él y de su banda, así como su entorno. Además el libro cuenta con el prólogo original de Spike Lee sumado al de Federico Pita, más un epilogo, con una lista de favoritos, discografía, datos sobre las giras y por supuesto los agradecimientos.

El texto es fácil de conseguir y créanme que vale muchísimo la pena. Si te gusta la lectura, si te gusta nutrirte de datos, relatos, anécdotas y realidades sobre la doble H, «Fight The Power: Rap, Raza y Realidad» es una opción inmejorable. Contanos que te pareció este libro si lo leíste y si no lo hiciste aún, no te demores…

En Espacio Malcom (Instagram) podes conseguir este y más textos acerca de la comunidad afroamericana.

Por Kevin Dirienso Poter (@kevindpoter)

GENERACIÓN HIP HOP.

El hip hop no es solo discos, shows, graffs, beats, molinos o sweeps, también hay literatura. Libros, tan desprestigiados como importantes pisan fuerte en nuestra cultura. Mucho material literario existe de hip hop, abarcando los 4 elementos y variando según origen, temática o época en que fueron escritos. En este caso recomendaremos un gran libro, obra de Jeff Chang  y que repasa la cultura hip hop de pe a pa.

Jeff Chang es un periodista y crítico de música. En realidad, Jeff Chang, es un tipo multifacético que ama el arte. Podríamos pasar un buen rato y algunos párrafos hablando de él pero en este caso hablaremos de Generación Hip Hop, uno de sus tantos libros. Editado en nuestro país por Caja Negra Editora, Generación Hip Hop recorre a lo largo de 600 páginas el mundo hip hop. Desde sus cimientos y a través de un recorrido por Jamaica que culmina en el ardiente Bronx de los setenta, este libro te sumerge a los inicios crudos de este movimiento que se masifica año tras año.

Con un prologo imperdible en manos del legendario Kool Herc, este libro te enseña. Tal vez hay cosas que ya conocías pero seguramente, Generación Hip Hop, completa esa información que desconocías. Es que el Hip Hop es tan amplio como completo y su estructura es justamente carecer de ellas. Es cierto que por momentos la lectura se hace monotemática y un poco densa pero en un libro de más de 600 páginas es algo lógico y hasta necesario.

Una década le tomó a este melómano Hawaiano dejar listo este material. 10 años de entrevistas, de recopilación y de observación. Se nota, créanme que se nota. Desde la problemática social en Kingston y la llegada de Bob Marley hasta la exportación de esos sonidos y el nacimiento del hip hop, pasando por las crudas riñas pandilleras entre los Black Spades, los Savage Nomads y los Savage Skulls;Jeff ,nos relata una historia desde un contexto socio-político único. Por eso repito mi concepto del párrafo precedente, este libro enseña. 

Con datos certeros y una perfecta descripción de aquel alrededor alarmante, Chang, nos pone al corriente de cuáles fueron las razones y los cimientos de esta hermosa cultura. A priori, este gran escritor, traza un destino y marca ese norte hacía la llegada de Eminem, de MTV y todo ese boom de los años 90. En simples palabras , Generación Hip Hop recorre y rapasa todos y cada uno de los procesos que atravesó la doble h.

Para tal recorrido el libro está separado en 3 loops (capítulos). Tres partes que separan las etapas que según Chang fueron cambiando la cultura. El primero (1968 – 1977) marca los inicios. Ese contexto cruel en el que los jóvenes negros y latinos del South Bronx catapultaron el arte como respuesta a la feroz violencia ejercida por la política. Durante el segundo «capitulo» (1975 – 1986), Chang, se sumerge en la primera expansión del hip hop fuera del territorio neoyorquino. Además comienza a describir la carrera de Afrika Bambaataa y su lucha por la liberación afroamericana. Cerrando el libro nos encontramos con el tercer loop o capitulo (1984 – 1992) donde lo mas importante transcurre con el nacimiento del gangsta rap en la Costa Oeste, NWA y su influencia, la epidemia del crack y por supuesto esa eterna lucha contra la discriminación racial.

Es importante entender este libro como un material que no solo se trata de hablar de bandas o artistas sino que aborda temas importantes y que marcaron un antes y un después en los Estados Unidos. Jeff Chang no se basa solo en sus conocimientos musicales sino que impregna durante 600 paginas su erudismo sobre el estado socio-político que atravesó Norteamérica desde la llegada del roots reggae jamaiquino hasta la explosión del mainstream del hh.

En épocas digitales y de poca lectura, es sano tomarse un tiempo para leer materiales como este. Si la cultura te gusta y queres averiguar datos acerca de ella, Generación Hip Hop es una gran pieza de información y de entretenimiento. Por muchas de estas razones y otras que deberás descubrir si te gusta leer, tomate el tiempo de hacerlo que Jeff Chang no te va a decepcionar.

Por Kevin Dirienso Poter