Sabina, de la bebida a la ignorancia.

Uno puede pensar que sus casi 7 décadas le jugaron una mala pasada. También se puede analizar que viniendo de una persona con tendencia a la bebida, puede haberse equivocado y hasta se pueden llegar a entender las declaraciones viniendo de una persona que ha declarado en más de una oportunidad su falta de interés musical y sobre todo sobre su negación «a lo nuevo». Él es Joaquín Ramón Martinez Sabina y para nosotros no es más que un viejito gagá.

Hace unos días este cantautor español declaró «el rap se ha convertido en poesía de analfabetos para analfabetos. Cualquiera creé que puede rimar y versificar». Lo errado que está no tiene dimensión y viniendo de quien viene esta afirmación podemos llegar a la conclusión de que no son más que palabras vacías de argumentos. Haciendo un párate aquí, sin ánimos de defender al nacido en Ubeda, tal vez, podemos pensar que sus dichos apuntan más al trap que al rap, pero sus palabras fueron literales y todos los amantes de este genero musical nos sentimos tocados.

Hace más de 20 años, Sabina, dejó en claro su postura respecto al rap con su canción «No soporto el rap» y hoy vuelve a la carga con sus críticas sin argumentos al género que domina el mundo musical por estos tiempos. ¿Será que este viejo machista no escuchó nunca a sus compatriotas? Porque miren que España tiene un rap de primer nivel, con unos liricistas del carajo que pueden sacar a pasear al que se quedó sin voz hace unos días en pleno concierto. Pero no solo en España hay talento de sobra, tal vez, ahora que se encuentra de gira por su último álbum «Lo niego todo», donde se presentará en 16 países entre Europa y América, pueda sacarse la ignorancia de encima escuchando raperos que le pasan el trapo entre verso y verso.

Hace unos días, Kase O, salió a responderle en el medio de una entrevista con El Diario.Es, allí Javier Ibarra afirma: «A Sabina se le perdona todo, pero la ha liado parda: nosotros amamos nuestra cultura y los rappers estábamos muy enfadados el otro día. Fue una cagada por su parte.«. Además agrega un concepto que comparto y que describí en el segundo párrafo, «es una incongruencia decir que el rap que suena en la radio es maléfico, que es un arma de influencia, si en las radios de España no suena rap. Creo que lo que quería decir iba más por el reggaeton o por el trap más machista, lo que pasa es que cuando generalizas, pues la cagas«, amplificando que es posible que el llamado rockstar español tenga miedo… «no sé si tiene cierto miedo de que haya buenos raperos que se lo pulan. Dice que cualquiera se cree que puede rimar y versificar: ¿Qué pasa, que solo podías tú?«

Las declaraciones de Sabina no hacen más que desnudar su ignorancia a la hora de hablar sobre música y además dejan en Off Side su poco interés en captar lo nuevo. Kase O, Nach, Tote King, entre otros, son el claro ejemplo que en España hay rap del bueno, con un sonido propio y una lírica que deja boquiabierto a cualquiera. Y como dijimos no solo en España, por todas partes del globo hay muchísimos poetas urbanos que se deglutirían a Sabina. Por lo pronto viejito gagá, lo invitamos a escuchar a los Randy Acosta, a los Ali, a los Orion Xl, a los Lil Supa, etc…

Ustedes que piensan al respecto…

Por Kevin Dirienso Poter

Las Playlist en batalla contra el Disco.

Frente a la rutina diaria que tienen las personas, el entretenimiento ocupa gran parte de su tradición. Entre las opciones para el divertimiento, muchos optan por el consumo de música y vídeo en plataformas como YouTube o sus derivados, mediante navegaciones errantes, se sumergen en un océano de contenidos variados e ilimitados.

La convergencia tecnológica ha desplazado el vinilo por el cassette, el cassette por el disco, el disco por el mp3 y el mp3 por la música streaming. Frente a la innovación tecnológica, la música ha logrado adaptarse y sus consumidores también, atento a esto nos encontramos con un problema u oportunidad, dependiendo de cómo se observe. Por un lado, un sin número de artistas aprovechan las herramientas que la red les brinda, funcionando mediante la autogestión y haciendo replantear el negocio a las multinacionales discográficas, observan esta tendencia como una oportunidad de alcanzar un grupo indeterminado de audiencia. De esta manera, el planteo de la creación de un disco completo, por parte del artista, comienza a flaquear cuando se comprende que un simple single, bien editado con un soporte visual atractivo, puede generar mayor notoriedad que el álbum en sí. Póngase a pensar, ¿Cuántos artistas de rap o de cualquier otro estilo de música conocen que no tengan un disco, pero que hayan obtenido notoriedad para ser referentes del género?

Las herramientas con las que cuenta el artista independiente para la creación de contenidos multimedia y su difusión digital le han ganado el terreno a las discográficas. Antes de la convergencia, los consumidores debían acceder a canales de televisión para estar al tanto de los últimos materiales de sus músicos favoritos, hoy día solo se precisa subscribirse al canal de YouTube de los artistas y recibir notificaciones de nuevos materiales musicales. De esta manera el consumidor de música, pasa a tomar el papel de prosumidor (consumidor y productor de contenidos) provocando el replanteo de negocio de las multinacionales. Un claro ejemplo se observa en la firma VEVO, iniciativa generada mediante Coobranding (unión de empresas)  a fines de 2009 en Japón y Norteamérica por Google en asociación con Universal Music Group, Sony Music Entertainment y Emi, que permite reproducir video clips de artistas con la posibilidad de generar ingresos por publicidad en el sitio, plataforma que actualmente funciona en YouTube.

Sin embargo, los cambios en la industria de la música no terminan ahí. Los usuarios y la audiencia en general son los propios productores de discos, solo que esta vez se condicionan mediante playlist y con un sin número de artistas de variados estilos. Sin lugar a duda, la convergencia tecnológica está desplazando al álbum musical, los usuarios prefieren lo visual a lo auditivo, esto presiona a los músicos a invertir en la creación de contenidos multimedia atractivos. Estas producciones deben contar con una fuerte difusión que permita llegar a su público, las redes sociales salen al salvaguardo pero limitan el alcance de acuerdo a la inversión en pauta publicitaria cuando se tratan de Páginas de Usuarios (Fanpage). 

De esta manera la prioridad actual de los artistas independientes debería centrarse en la producción de contenidos visuales, el lanzamiento de temas sueltos que en su conjunto podrían derivar en un nuevo álbum. No obstante, desde los inicios de la creación y distribución de la música, bien sabido está que cuantos más discos posee un artista, mayor aprendizaje y respeto obtiene de su audiencia. De los músicos depende que la batalla gestada entre las playlist y los discos derive en derrota o victoria de alguno de ellos, pero serán las audiencias quienes se apoderen del contenido y hagan con este lo que más les convenga. Todo indica que el público se ha adueñado de la industria de la música, comparten contenidos facilitando la difusión, crean listas de música como si fueran sus reproductores de músicas caseros, bastardean e idolatran al músico y conforman comunidades virtuales.

Así como no podría existir negocio alguno sin público consumidor, quien aspire a ser músico o incluso ya lo sea, debe preocuparse por mantener informado a su audiencia y mantener un relacionamiento lo más positivo posible.

Mana Randazzo
Lic. Relaciones Públicas
Columnista Revista Flow

REBEL URBANO EXPLOTA WILDE

Se viene un fin de semana largo, uno más en lo que va de este turbulento 2018 y eso significa que se acerca la FIESTA. El lugar será nada más y nada menos que Zadar Club (Av. Mitre Nº 6675), recinto ubicado en la zona Sur del conurbano bonaerense, más precisamente, en la Localidad de Wilde. Decimos con total seguridad que será una fiesta porque el próximo viernes 17 de agosto llega Rebel Urbano, un evento para pasarla de lo más bien y empezar el mencionado finde largo a puro baile y a pura música.

Las bandas que dirán presente ameritan que Zadar se mueva al ritmo de los saltos y el agite. Habrá para todos los gustos. El rap old school irá de la mano de los pibes de Ksg Click, quienes estarán cerrando la etapa de «La Raíz No Muere» su último y excelente trabajo. Esta agrupación oriunda de Quilmes seguramente va a hacer entrar en calor a los presentes al ritmo de «Juan» y de «Raperos del Sur». También habrá reggae, ska y rock gracias a Tribu Falasha, también formados en Quilmes y con un power escénico que te disloca la mandíbula. Una banda para disfrutar y llenarte de energía, de la buena energía.

Para cerrar la noche de Zadar llega el plato fuerte de la jornada de Rebel Urbano. Se trata de nada más y nada menos que Militantes del Climax. Los vagos y atorrantes que vienen teniendo un enorme 2018 serán los encargados de terminar de incendiar Wilde como para que te vayas a tu casa inflado de música. Con sus clásicos «Hit Hot», «Súper» o el poguero «Churro mañanero», los militantes te van a llevar de un lado para otro alienado a las rimas de El Auelo, los teclados de Simón, los vientos de Johny Cross, Ratman y Roman. Todo esto acompañado al power del bajo de Fede Ulrich y de la bata de Tony. Un combo explosivo que se completa con esos destellos violeros de la mano de Magamo.

Ya lo sabes, el viernes 17 de agosto tenes que si o si decir presente en Zadar y disfrutar de Rebel Urbano un evento cargado de buena onda, música y en donde por un rato te vas a olvidar de lo mal que nos representan nuestr@s diputad@s y nuestr@s senador@s. Viernes 17 de agosto, 22 hs. en Mitre Nº 6675, Wilde. Las entradas las podes conseguir anticipadas ($200) o en puerta ($250). Los lugares para adquirir tus anticipadas son: Zadar Club, Xennon Quilmes, La Estaka Quilmes, Transilvania Lanús o por www.rebelpass.com.ar. No seas amargado y vení a Rebel Urbano a empezar de la mejor manera el finde.

Por si aún te queda alguna duda te dejamos el link oficial del evento:

https://www.facebook.com/events/175577779791970/

Por Kevin Dirienso Poter.

#QUENOMUERANLOSDISCOS

Todo cambió desde la llegada de Internet. De a poco, la era digital fue deglutiendo el pasado y en este proceso nos está arrebatando a los románticos, esa sensación indescriptible de un buen disco en formato físico. Las razones las desconozco pero me sigo sintiendo “sapo de otro pozo” cuando escucho términos bien propios de los Centenials. Es que ellos manejan todo desde una pantalla, viven su vida a través de las redes desde que son una semilla. Nacen con un conocimiento tecnológico sorprendente y dejan en ridículo a cualquiera que intente entrometerse en este mundo de amplio espectro pero peligroso.

Uno se encuentra expuesto en tanto y en cuanto no tengamos un control sobre toda esa información que circula a la velocidad del Match 5 de Meteoro y más. Simples y concretas son las cosas para los chicos hoy en día que vuelcan su vida en la nube para que otros se “informen” de sus actividades, de sus logros y de todo eso que antes era privado y que hoy parece no serlo.

En este grupo entra también la música, la industria musical y todo lo que tenga que ver con ella. Que placentero es (o ¿era?) entrar a una disquería y recorrer cada pasillo en busca de algo en particular o simplemente con la alegría de saber que entre tantos discos habría alguno que se destaque ante nosotros por alguna razón. Rarezas, hits, lados B, singles, todo eso se esconde detrás de un cuadradito de no más de 10 x 10 cms. Pese a que aún hay valientes, las disquerías no son lo que eran y de a poco lo que alguna vez fueron stands repletos de música pasaron a ser estantes fríos, llenos de electrodomésticos.

Es cierto que el “mercado discográfico” ha mutado y su fuerza se centra casi exclusivamente en estas nuevas plataformas digitales. Particularmente, no soy nadie para decir que está bien o que está mal. Al fin y al cabo, lo importante de todo esto es que a los artistas se los reconozca de la misma forma por su material en Spotify o por su disco en Zivals. Será que soy muy anticuado y no acepto la “normalidad” de estos cambios por sobre los que sí lo son, como por ejemplo, dejar de usar tanto papel, empezar a reciclar, cuidar el agua, etc.

Sé que existen discos, que siguen saliendo aún en un mercado no redituable. Hoy conviene el formato “tema-videoclip” y en muchos casos los artistas apuestan por eso, lo que no veo mal si es lo que marca este avance. Aun así me gustaría que se apoye más a una industria que inunda de arte cada reproductor que hay en el mundo. Que se genere conciencia y que se pueda mantener vivo algo que parece tener fecha de caducidad. Si tenes la posibilidad de comprar un disco, no lo dudes. Te aseguro que no será un gasto, sin dudas es una inversión, para vos, para el artista y para la industria. Un día sin música es un día perdido dicen.  Yo, desde este lado, apoyo la moción agregando un término bien centenial, “#QueNoMueranLosDiscosFísicos”.

 

 

Por Kevin Dirienso Poter

 

 

«La Música es el lenguaje universal» – Karl Maria Von Weber

Hace 232 años, más precisamente en el año 1786 y en medio de un crudo otoño alemán, nacía Karl María Von Weber. Ahora bien, ¿Quién es Von Weber y qué tiene que ver con el hip hop? Precisamente este señor era un compositor, pianista y director de orquesta muy famoso por sus obras, entre ellas, “El Cazador Furtivo” una opera compuesta por tres actos que fue estrenada en el año 1821. Muy probablemente no vas a entender a donde apunta este texto pero si seguís interesado te prometo que hay algo que une a Von Weber con la cultura doble H.

De por sí podemos decir que la unión existente entre este compositor y el rap que amamos es precisamente y valga la redundancia, ese amor por la música, por los sonidos y por expresar mediante ellos algo. Más allá de ser el primo de Constanze Mozart, esposa de un tal  Wolfgang Amadeus Mozart, Weber es reconocido por esbozar una de las frases más lindas y filosóficas de la Música: “La música es el verdadero lenguaje universal”. Con 7 palabras, este excéntrico director de orquesta definió de manera perfecta algo que se percibe, algo que es palpable. Si bien no existe un registro de fechas o al menos yo no logré conseguirlo, la frase es magnífica. Sé y entiendo que aún no debes entender a donde apunto con esto pero te repito lo mismo del primer párrafo, si seguís interesado y de corazón espero que así sea, vas a entender a donde apunto con esto.

Ahora llega el turno de exponer el nexo que siento entre esa frase y el hip hop. Sabemos o al menos yo veo en la cultura hh que la fusión y esa falta de estructuras la enriquecen. La hacen un mundo donde todo puede reversionarse o conglomerarse para hacer de un ruido, un sonido. Héte aquí que para nosotros y para el mundo entero el rap es rap, pero ¿Es posible hacer un tema de rap fusionado con rock, con salsa, con cumbia, con candombe, etc? La respuesta es que sí, si es posible y de hecho hay muchos artistas que han intercalado géneros de manera perfecta y en canciones que son muy reconocidas.

Sinceramente esta nota no la tenía en mente y lo que me despertó escribirla fue haber presenciado 3 de los 8 ciclos SUAVE  que de la mano de Milo Moya y la Orquesta de Beat Box tuvieron lugar en el Club Cultural Cooke durante 8 miércoles seguidos. Lo que hacen los chicos de la Orquesta es increíble y no quiero sonar fanático pero no tengo otro adjetivo para describir su contenido. Así como Weber se encargaba de que cada instrumento cumpla un rol e interprete el sonido exacto que requería cada pieza, Milo y sus chicos se encargan de levantarte, hacerte mover, de emocionarte y de dejarte boquiabierto ante cada interpretación.

Viví 3 miércoles analizando como hacen para captar la intensidad de cada género, de cada artista que compartió con ellos cada ciclo SUAVE y así lograr una armoniosa conjunción de sonidos que te atrapan completamente. Miércoles tras miércoles, los distintos invitados iban desfilando por el escenario del Cooke compartiendo su arte con el público y fusionando ritmos de beatbox con cada género que se te venga a la mente. Hubo para todos los gustos, cumbia, reggae, reggaetón, rock, música experimental, candombe y hasta folklore, seguramente me estoy olvidando de muchos otros géneros pero creo que ha quedado claro lo que quise decir. 

Si me preguntan qué es lo que más me gusta de la música es justamente esa falta de prejuicios que existe entre quienes no se encasillan con algo sino que entienden que cada ritmo tiene su sabor, su color. Esta idea termino de cerrar en mi durante la última edición del segmento que mencionamos, cuando subió al escenario una persona que no conozco, de la cual no tengo el nombre, pero que por su origen asiático capto mi atención cuando agarró un chico (tipo de instrumento del candombe) y se puso a improvisar sin haberse ni mirado con la Orquesta. Con un ritmo impresionante hizo delirar a los presentes. Este chico, creo que japonés, estaba entre el público disfrutando la noche como un concurrente mas hasta que subió al escenario y con un desparpajo tremendo arrancó a tocar improvisando y acompañando a la Orquesta de Beatbox.

Este es el ejemplo más claro que me llevo a escribir la nota. Podemos ser de lugares totalmente distintos del mundo pero un instrumento nos conecta desde lo más profundo de cada uno y hace que la música sea el lenguaje universal que hace entender a personas que si no fuese por ella, tal vez, jamás se hubiesen dirigido la palabra.

Por Kevin Dirienso Poter