«LUCAS ES UNA COSA PERO EL PERRO VIEJO ESTÁ RE RABIOSO»

Por Kevin Dirienso Poter – @kevindpoter

Una historia. Un recorrido. Mucha agua bajo el puente y por ende miles de kilos de rap. Eso trae el Perro Viejo en sus espaldas. Rabioso y sin caretas, afronta esta entrevista como afronta la vida misma: a todo o nada. Y si es todo será recibido de la mejor manera y siendo nada será una nueva experiencia para contar y aprender. Lucas Pinel es el Pincha, el Pincha Lucas, el Old Dogg, el Perro Viejo. Hincha de Estudiantes enfermo y «fanático del sample y de la bruja», este rapero de 36 años vuelve luego de un parate obligado para poner las cosas en orden, para dejar… las cosas claras.

«Antes no era como es ahora, antes había poco y nada. Hoy en día levantas una baldosa y sale un raperito con un disco abajo del brazo» arranca picante, «imagínate que antes había una fiesta por fin de semana con suerte y tenías que ir porque ahí repartían el flyer para la del próximo fin de semana y así» continúa enfocado en este cambio de era. «Hoy es normal escuchar rap, yo era el raro, el perseguido por la cana por usar pantalones anchos, eso cambio aunque ahora no usan más pantalones anchos» dice mientras una sonrisa irónica se pinta sobre su rostro. Lucas es amigo desde hace algunos años y lo conozco, se sus salidas y conozco sus sarcasmos, por eso esta entrevista es diferente y con una complejidad bastante particular.

La plaza y los mates son la excusa; el rap es la razón de esta charla. Con lxs chicxs jugando de fondo, disfrutando los últimos días de vacaciones, el Perro Viejo se despacha con declaraciones fieles a su estilo. Hablamos de todo un poco pero su vuelta a los estudios es, quizás, el principal motivo de esta entrevista. «Esté 2020 se viene con todo, prometo mucha música» cuenta y sigue «tengo algunos proyectos casi listos, algo en colaboración con artistas colombianos y otro proyecto con La Bruja. La verdad que hay muchos temas por grabar , muchos desahogos del Perro Viejo» cierra sonriente. La charla fluye como él durante casi 20 años en la escena. Hablar con Lucas es entender cuando es el pincha y cuando es el Perro Viejo, y es ese artista en donde pone todos sus sentimientos en un papel «no evolucione mucho en las temáticas, yo escribo lo que vivo y la vida siempre me ha dado golpes y sin esos golpes no hay nada para contar» dice en tono reflexivo. Su vida lo marcó y tanto sus errores como sus aciertos son ese motor lírico que despliega en cada una de sus canciones, «una vida feliz» piensa «no le veo mucho sentido al rap desde ahí, haría otra cosa si así fuese, pero seguramente no sería rap, un tema con Maluma que se yo» cierra y va desde lo reflexivo a lo irónico en un abrir y cerrar de ojos.

Mientras los mates se lavaban, el Perro Viejo muestra los dientes y la charla viró el rumbo hacia la actualidad de la cultura en nuestro país y esa especie de boom que se vive por estos días, «Mira, yo siempre trato de no opinar, pero no me gusta tampoco esquivar preguntas, ese boom que decís es medio ficticio, hay un falso crecimiento en el Hip Hop porque lo que realmente se masifico fue el Freestyle y eso trajo la masividad a la cultura y con el trap explotó, pero los que hacemos rap y venimos hace años seguimos igual que siempre, salvo contadas excepciones, todo sigue igual» afirma. El trap y esa polémica es moneda corriente en todas las conversaciones entre los amantes del rap y aquellos que se alegran con la masividad de este género porque consideran que aporta a la cultura y en este caso el Perro Viejo no esquiva la bala y cuenta «yo jamás haría un trap, ojo, me lo han propuesto pero no lo haría, no me sale. Tenía una letra que se llamaba «Trapito» era un trap pero criticando a los «rappers crudos» que empezaron con esto por pegarla pero rompí la hoja y ese tema es historia, no me sale, no es lo mio» cierra enfático.

Si hablamos de su historia, Ksg Click es un tema inesquivable para el Perro Viejo. En la banda oriunda de Quilmes participó activamente durante más de 7 años y fue allí donde dejo barras inmortalizadas en canciones. Hablamos de su paso, su distanciamiento y las razones por las cuales hoy lo podemos catalogar como «Ex Ksg Click», «Yo estoy muy agradecido con la banda, con todo lo que me dió porque fue la primer agrupación que me brindó la confianza y la posibilidad de darle para adelante con el rap» cuenta. Pero no todo es color de rosas y como pasa en muchas bandas, las relaciones se desgastan «pasaron cosas, no importa qué, pero ese dicho «disfruta del artista, la persona decepciona» podría describir un poco todo» explaya, «creo que fue eso, me decepcionaron actitudes que tuvieron mis ahora ex compañeros en un momento que tal vez los necesitaba y por eso elegí hacerme a un lado, no sé qué pasará con la banda pero yo ya deje las cosas claras» cierra y nuevamente esa sonrisa vuelve a aparecer.

La charla está en su punto álgido y Lucas no para de dejar un título tras otro. De manera reflexiva me cuenta que ahora tiene la posibilidad de dedicarse de lleno a su carrera y que no piensa desaprovechar la oportunidad, «voy a meterle con todo a mi parte solista que la tenia muy olvidada. Dedicarle más tiempo y más recursos que posponía por Ksg Click. Disfrute y disfrutaba mucho más tocar con la banda que solista y eso hizo que posponga muchos proyectos como El Perro Viejo, por eso ahora voy a invertir todo en mi y ver los frutos de ese laburo de manera solitaria». El pincha es un tipo real, no se guarda nada y no le importa mucho lo que el grabador deje para posteridad. Él cuenta lo que siente y eso hace que el ser humano siempre le gane al artista. ¿Pueden convivir dos personas en una? No. no lo creo, pero en este caso si pueden combinarse de la mejor manera para hacer de Lucas Pinel un combo explosivo que nunca pierde el control. «Es más hace un par de años saque un disco que toque como mucho tres veces porque la banda siempre predominaba». Sacar un disco parece un objetivo utópico para los artistas de hoy. Los cd´s no son lo que eran y ese cambio drástico los toca a todos, vieja y nueva escuela, sobre esto, el Perro viejo nos dice: «Como artista esta buenisimo sacar un disco pero la verdad hoy garpa el videoclip con el single para que la gente te vea, te conozca. El disco es en forma digital una foto con música y así como casi nadie lee los libritos de los cd físicos, casi nadie se queda mirando tu foto mientras el disco se reproduce, por ende termina siendo algo obsoleto y que no tiene muchos beneficios. Prefiero sacar varios temas con videos y luego agruparlos y hacer el disco cuando los temas ya los escucharon y mal o bien los conocen» cierra.

Casi dos décadas de rap, de movida nacional y mucha experiencia en el lomo. El pincha se hace cargo y nos cuenta que el alejamiento de Ksg Click lo hizo crecer, «todo es una experiencia y definitivamente separarme del grupo me hizo mejorar y por supuesto que uno saca conclusiones o hace balances y hoy te puedo afirmar que hay personas con las que no volvería a trabajar y que si es posible tampoco volvería a tener un dialogo» afirma. «Cambie, obvio que cambie» se sincera, «pero cambie por lo que me demostraron con actitudes los demás. El estar alejado y tener ese espacio de introspección me hicieron replantear muchas cosas y creo que me hizo bien. Hasta mi forma de rapear cambie, ahora soy yo, estoy o me siento más suelto». Y sin tapujos suelta «Lucas es una cosa, pero el Perro Viejo está re rabioso».  Cambios, evolución, crecimiento son tres palabras que se repitieron mucho durante esta extensa charla en un plaza de Avellaneda. «Creo que un artista mas que cambiar debe autosuperarse y mejorar desde ahí».

Era imposible terminar la entrevista sin entrar en sus comienzos y eso nos llevo también a comparar épocas y buscar hipótesis acerca de este público infanto juvenil que se acercó al Hip Hop de la mano de los gallos/traperos, «es fácil» cuenta, «antes, cuando yo era pibe y no me pasa solo a mi, les paso a casi todos, en mi casa se escuchaba cumbia, el rap no existia y eso cambio, te puedo asegurar que si le preguntas a todos los chicos que hay en este plaza» dice señalando el panorama, «o a cualquier otro chico o chica de 10 años para arriba, todos van a conocer a Trueno, a Wos, a Duki y a todos esos pibes que escuchan hoy en día, es lo que consumen, lo que el medio les ofrece» afirma. «Yo dentro de todo tuve suerte» dice, «compartí colegio con dos pibes que curtían el Hip Hop y así fue que aprendí mucho, compartiendo data entre otras cosas. Antes era re jodido de verdad o al menos mucho más de lo que es ahora». El Perro Viejo deja bien claro que cada era tiene sus cosas buenas y sus cosas malas pero el rap subsiste a cualquier era y/o artista y eso es lo que importa.

El sol ya había caído y la tarde era, prácticamente historia. Era hora de apagar el grabador y de agradecerle a Lucas por la charla y el tiempo. Había tiempo aún para conocer sus sueños y él lejos de alardear dijo «mi mayor sueño es ver a mis hijos felices, con esto estoy». Así terminaba una conversación interesantísima y llena de titulares para poner en la primera plana de cualquier medio. El Perro Viejo está de vuelta y esa es la noticia, vuelve y vuelve con el rap a cuestas para destapar su esencia y volver, una vez más, a dejar las cosas claras.

 

Fotos: @Alvaradoaxx / Melani Garcia Tapia

 

suena el rap chileno.

El clima perfecto, el lugar impecable, la gente estaciada, los artistas de primer nivel y la visita internacional. Todo cuadraba y cuando dos mas dos son cuatro, la vas a pasar bien. Así graficamos lo que fue la presentación de Brizynfony en Casa Colombo del pasado viernes 7 de septiembre.

El line up era extenso e intenso, con muchos artistas que irían pasando uno a uno por el escenario para ir calentando el ambiente de Almagro. Llegamos justo, hicimos el chequeo previo y nos acomodamos dispuestos a disfrutar de una noche que prometia por si sola. La apertura estuvo a cargo de Dj Zombeat, que con su set le daba inicio a una jornada a puro rap. Al ratito el que tomó la posta fue Dj Selekjah Pablo para seguir con el clima.

El primero en subir a escena fue un invitado desde Rosario. Shadows comenzó su show y poco a poco su metralleta de realidades soltaron los primeros aplausos y puños en alto de la noche. Durante aproximadamente 20 minutos este Mc de Rosario desparramo frases que abrian la mente de cualquiera. «Recuerda la vida es una sola, atrévete a vivirla» rezaba en sus últimas rimas.

Luego del primer corte musical, subieron los pibes de Tom Sawyer´s House. Oriundos de San Martín, los pibes le trajeron mucho barrio al evento, con un rap crudo y muy underground. Pasadas la 1:30 hs. del sábado era el momento de escuchar a los pibes de La Cortada Crew quienes siguieron por el sendero de ese rap bien underground a puro bombo y caja, más allá de algún trap que se escapó por ahí.

Entre artista y artista, Dj Zombeat y Dj Selekjah Pablo se encargaban de regular las energías de los presentes que disfrutaron de una noche con cantidades impresionantes de rap. La gente aprovechaba los breaks para tomar algo o salir a fumar y así esperar a los siguientes artistas. Eran cerca de las 2 de la madrugada cuando subieron al escenario Fast & Sheryk. Con ellos el pogo fue creciendo y la gente explotó. Pegados a estos Mc´s de zona Sur, subió a escena, Amen Gpsk, Lomas se hizo sentir y con una catarata de temas dedicados al Graffiti, Casa Colombo, se convertía en un incendio. La noche estaba prendida.

Cuando el reloj marcaba las 02:55 hs. se hizo presente el Old Dogg. Acompañado por Macumba, el Perro Viejo, no paro de desparramar rap para todos. Fiel a su estilo lleno de boom bap el recinto para dejar la tarima a temperatura para lo que se venía. Enseguida, subió D-Sher, con un tema emotivo comenzó su show que duró alrededor de 20 minutos y en donde aquellos que los conocemos nos dimos el gusto de escuchar algunos temitas de A Pocas Cuadras, cuando El Foxx saltó a escena para acompañar a este gran artista y promotor de hip hop. Faltaba menos para el plato fuerte de la noche…

Una visita de lujo y un evento impresionante que siguen levantando nuestro rap nacional y enriqueciéndolo año tras año. Así nos despedimos de Casa Colombo, inmersos en nuestro mundo, aquel donde le rap retumba en el cerebro y en donde el hip hop marca nuestra vida. Una jornada excelente, rica en música y en buena onda, digna de este gran presente que vive la cultura en nuestro país.

Por Kevin Dirienso Poter