SMILEY – ALEXITIMIA (EP) 2020

Por Kevin Dirienso Poter – @kevindpoter

Un mes. Treinta y un días han pasado desde la salida de Alexitimia, donde luego de digerirlo, procesarlo y entenderlo me puedo sentar a escribir. Sin ánimos a mentir puedo confirmar que escuche este, el nuevo Ep de Smiley, unas 30 veces. Una vez por día me senté y me deje interpelar por un artista que expone sus emociones en cada uno de los 4 tracks que componen este gran material.

La alexitimia es la incapacidad de vincular las acciones con las emociones, hablando en criollo sería como la ruptura corazón – cabeza. Eso es lo que refleja este enorme Mc entrerriano que nos llena de barras crudas por un poco mas de 15 minutos. Un entretiempo lleno de rap, de rimas y de esa lírica especial que nos regala Smiley en cada uno de sus laburos. 

Es muy dificil encontrar en el rap argento artistas que se preocupen por sonar bien antes de ver que zapas usan en el vídeo o que prioricen el armado de un álbum por ante el decorado que va con el. En este caso, el dúo de Santo Uno y Smiley dan rienda suelta de lo que es laburar el material desde sus cimientos. No hay en estos 4 tracks un punto bajo, todos y cada uno de los temas te van llevando hasta un sentido de introspección que aunque no es tuyo, pasa a serlo a través de las rimas de Smiley.

Como en todo análisis, vamos a ir por partes. La parte gráfica que hace al disco es importante y de entrada nos encontramos con un fondo negro lleno de una especie de recortes de revista que arman un collage interesante. Ese conjunto de letras e imágenes nos muestran los nombres de las canciones en rojo y el orden de las mismas con números en tonalidades blancas y negras. Ademas encontramos en grande el nombre del material junto con una foto del Mc, su nombre y quien fue el encargado de ponerle sonido a las letras, Santo Uno. Todo este enorme trabajo gráfico estuvo a cargo de la misma persona que lo hace sonar: Santo Uno.

Del primero al último Emanuel Búccolo nos da un paseo por sus entrañas. «Fracaso» abre el Ep con un sonido limpio pero oscuro, Smiley nos cuenta una historia de desencuentro, que lejos de poseer resentimiento, es una oda al autocontrol dentro de la desesperación por ese fracaso. «Me convencí de que podía ser feliz, volví a caer en el desliz de esta cicatriz, más de lo mismo. Quizás algún día de septiembre cosechare lo que otros en vos siembren…» cuenta Smiley lleno de sentimientos.

Una bomba lírica como «Fracaso» es poner la vara altísima para arrancar, pero Smiley saca pecho y al toque nos trae «Intensidad» que arranca sin pausa y con un cambio de ritmo hermoso que hace que la luz se prenda en la oscuridad. Si «Fracaso» planteaba un infortunio amoroso, «Intensidad» llega para describirnos esa primavera amorosa que se viven en los inicios de una relación. La noche y el día en segundos. Santo Uno le imprime un sonido relajado para hacer de «Intensidad» uno de los puntos altos de este Ep para quien les escribe. «Llegaste justo cuando me estoy dando por vencido, por lo que ahora necesito sexo hardcore consentido. Llegaste justo con toda esa intensidad todo es empoderamiento desnudando la debilidad de mis cimientos…» Dice Smiley.

Otra vez un golpe de timón, de nuevo a lo oscuro de un sopapo. Es tan cambiante este material que cuesta creer que solo en 15 minutos puedas vivir tantas emociones sonoras. Al toque y sin darte tiempo a nada, Santo Uno le cambia la colorimetría al Ep y llega «Desencanto» y nuevamente el desamor y la ruptura protagonizan la canción. Smiley recorre por cuatro minutos y medio los sentimientos que genera una decepción.

Para terminar y darle un cierre a lo grande, llega el mejor tema del Ep. Una gran despedida que te deja con hambre de más rap, de más rimas, de más música de parte de estos dos artistas que merecen ser escuchados. Un boombap que te penetra el organismo y te pone a mover el cuello, mientras Smiley se despacha con las últimas barras de Alexitimia. «He venido a este lugar donde no se propaga el ruido. Un viaje introspectivo a mi sistema cognitivo…» arranca para mostrarnos que este track es justamente la consecuencia de los tres anteriores. Una precisa forma de terminar un material corto, directo, profundo y por demás melancólico.

Esto es Alexitimia un EP lleno de matices, repleto de metáforas y que desparrama rap por 15 minutos. Un entretiempo de introspección y auto diagnostico. Si todavía no lo escuchaste, este humilde servidor te lo recomienda porque Smiley nunca defrauda y si rap esperas, rap del bueno es lo que tendrás al reproducirlo. En épocas dónde el cotillón parece ser más importante que el trasfondo, estos dos grandes artistas generan un tándem que vale mucho pero mucho la pena y que al fin y al cabo representan lo que el rap es.

Escucha Alexitimia acá: