EL ESCRIBA – BARRAS BRAVAS (2020)

Por Luana Iroz – @lxulitta

A mitad del mes de junio El Escriba a.k.a Quemero, rapero oriundo de Buenos Aires que reside actualmente en el sur de Argentina, presentó su último trabajo el cual se titula “Barras Bravas”. El mismo data de un EP y contiene cuatro temas.

Este material cuenta con la participación de Facking Shisus (Jesús Sarroco) en la realización de los gráficos y visuales, también los beats, mezcla y mastering en tres tracks: 10 Años, Fuera de Foco y No Tiene Precio, el segundo tema nombrado también cuenta con la colaboración de Dj Skrag quien realizó los scratchs, mientras que Vengo, el segundo tema en el orden que se subió cuenta con un beat de Ninio. El Escriba cuenta que estas obras fueron realizadas en el lapso de cuatro meses, entre febrero y junio de 2020, donde estuvimos viviendo en aislamiento social la mayor parte de este tiempo debido a la pandemia actual.

«10 años» es un tema donde habla de su historia, cómo llegó a trabajar para ser un MC de esta cultura, hablando de que cumple su promesa con el rap entregando su alma y voz. También habla de los players y quienes no saben meterse en el juego o lo hacen mal sin conocer la movida, haciendo una clara referencia al hip hop ya que es un término muy utilizado desde siempre, también habla de la traición. Luego llega «Vengo», un track que tiene un beat bastante profundo donde con su voz logra transmitir lo mismo, “uniendo desconocidos conociéndose en el micro”.

El tercer tema es «Fuera de foco», único tema que cuenta con scratches del chileno Dj Skragy que tiene una letra rozando lo romántico donde, El Escriba, habla y admite sus equivocaciones.

Cierra este EP, la canción «No Tiene Precio», que también es el tema más largo en comparación con el resto. Aquí nos habla de cómo la lapicera es su compañera, lo ayuda a conectar y proyectar sus sueños, pensamientos y vivencias. “Siendo fiel a mi barrio, vivo, escribo sobre todo lo ganado y lo perdido.”

Si tenemos que desglosar «Barras Bravas» puedo decir que «Fuera de Foco» es el tema más melódico que encontramos mientras que el resto se apegan muchísimo al sonido del rap más puro y clásico. Se nota un trabajo de gran calidad auditiva, donde El Escriba va fluyendo en los beats con barras bravas, que es algo que lo caracteriza. “Esto más que música me corre por las venas” dice el artista en Vengo y es algo que logra plasmar y transmitir a lo largo de las cuatro canciones que conforman el EP.

En sus 10 años dentro de esta cultura donde ya lanzó 3 álbumes y dos Eps en total, logró superarse a sí mismo cada vez más, logrando un gran recorrido llevando la verdadera esencia del Hip Hop en sus trabajos. Para El Escriba cada barra tiene sentido y coherencia, claramente es un rapero al que debemos prestarle mucha atención en las letras porque tiene muchísimo contenido y cosas para decir.

Recomiendo este Ep muchísimo, no toma más de 11 minutos en total oírlo y la primera vez que yo lo hice me quede automáticamente enganchada terminando por escucharlo más de una vez y cada vez encontrando nuevas frases para destacar. Los beats son buenísimos y el total de esta obra es genial.

Escuchá «Barras Bravas» acá:

PALACIO – ANTISOCIAL (2019).

Por Javier «Chavo» Ruiz – @chav079

Una de las definiciones de la palabra antisocial dice que, este término se utiliza, desde el punto de vista de la defensa del orden social, para etiquetar peyorativamente o criminalizar la conducta deliberada que se considera perjudicial o peligrosa para la sociedad (peligrosidad social).

Muchas veces las sociedades modernas buscan la paz “social”, escondiendo en los barrios pobres de las periferias, esos factores que pueden alterar ese orden. Y en esos barrios emerge un actor social que reclama entre otras cosas, canales de expresión para que esas sociedades se enteren que esa paz social se logra atendiendo los problemas de todos los que forman parte de la sociedad. Pero sabemos que la gente sigue viviendo un mundo perfecto sin importarles los problemas de la gente que vive del otro lado de La General Paz.

Facundo Palacio es un Mc del barrio de Villegas, uno de los tantos barrios de La Matanza. Actualmente reside en Moreno, pero gran parte de este disco se cráneo por esos barrios donde se viven realidades diferentes a las de las grandes luces de la ciudad. “Antisocial” se llama el tercer disco de Facundo Palacio. Sus dos discos anteriores no están subidos a su canal de Youtube, y se llaman “Los pies en la tierra” y “Cuento Corto”.

La primera vez que escuche este disco estaba recorriendo las calles donde Palacio se inspiró para hacer las líricas. Muchos viajes entre Villegas y Lafererre, donde se grabó (La Pieza Records). Y cuando uno ve ese paisaje escuchando “Antisocial” entiende muchas cosas que se escuchan en el disco. Y también se da cuenta porque para la sociedad es mejor criminalizar a la gente que habita en esos barrios en vez de solucionarles los problemas, entonces le clavan el mote de antisocial y transforman a la víctima en victimario.

Yo lo escribí en base a lo que viví toda la vida, nada es fantasía” dice Palacio y con 34 años tiene mucho que decir de esa realidad que se vive en los barrios. El disco tiene 12 tracks, contando la “Intro” y el “Outro”. El tema que da nombre al disco ya nos da una muestra de lo que escucharemos al recorrer “Antisocial”. Le pregunté a Palacio, si creía que el disco tenía algún concepto: “Si, la rusticidad, un poco de bronca. Todo lo que pasa por dentro mío está ahí cuando escribo

El segundo tema se llama “Por estos lados” una polaroid, una recorrida por las realidades que se viven en un barrio del conurbano, donde el diablo siempre va buscando por dónde meter el rabo. “Si más me Odian” es un tema donde el Mc, deja en claro en qué lugar de la escena rapera quiere estar. Y le tira a esos que no se comprometen ni con el rap, ni con la realidad.

Molotov”, es uno de los temas que más me gustaron del disco y encaja muy bien con una frase que me dijo Palacio: “Yo veo al disco como música para ir a la guerra”. Porque a veces la guerra está cuando salís de tu casa. «Molotov«, tiene la mejor frase del disco: “Entre el cielo y el inframundo el purgatorio son los barrios…

Llegamos a la mitad del disco con “Fuego” donde se relata una historia que a veces está fuera de nuestro foco, y que, cada vez son más los raperos que las cuentan.  “Incomprendido”, cuenta con la participación de Kriss MC, la única colaboración del disco. “Patrón” vuelve a dejar en claro, que no quiere tener nada que ver con el rap superficial que está de moda.

Tick Tack” es otro de los temas que más me gusta de “Antisocial”, tiene un sonido bien under, con un Mc tirando barras que nos hace recordar porque nos gusta el rap. Sin duda ya tenemos en claro que es un disco con beats que le cuajan a la perfección a Palacio. “Grieta” y “Me vuelvo a levantar” son los dos últimos tracks y no defraudan, nos dejan bien llenos de rap under (nacido y creado en los barrios de La Matanza…).

 

Cuando escucho este disco, pienso que funciona como una especie de catarsis para alguien que vive en un barrio de La Matanza, quizás me llega porque recorrí los mismos barrios también y cierro citando a Palacio que resume todo lo que escribí: “Es la terapia del MC, para mí eso es rapear” No dejen de escuchar “Antisocial”, ojalá lo disfruten tanto como yo…

Escucha el disco completo acá

 

Gogoclap – “Reíte” (2019)

En los últimos años, Buenos Aires está empezando a ceder la hegemonía rapera, y otras ciudades empiezan a marcar mojones en el mapa argentino: Rosario, Mar del Plata, Córdoba… No sé si alguna vez el movimiento Hip-Hop será federal, pero cada año pareciera que vamos por ese camino.

Desde la ciudad de Santa Fe llega “Reíte”, primer disco de Rodrigo Gogo Castillo, aka Gogoclap. Este Mc de 27 años, es integrante de la crew Maicrofon Killaz. Arrancó en la cultura hip-hop en el año 2003 bailando breakdance, luego siguió incursionando en el beatbox, y finamente en el 2013 se animó a rapear. Con el tiempo se fue consolidando como Mc, y eso le sirvió para encarar un disco de manera solista. Se juntó con el productor Nicolás Sarudiansky, y empezaron con el difícil trabajo de transformar en beats las ideas que Gogoclap tenía en la mente. Que lisa y llanamente, fue pasar lo que salía de la boca en forma de beatbox a las maquinas.

El proceso fue largo, tres años para llegar a este disco de 8 temas que pueden encontrar en todas las plataformas musicales. Con un título que nos muestra cual será el concepto del disco, que podría ser el optimismo.“Siempre fui una persona muy optimista gracias a mi familia y compañeros que la vida me cruzó, que me tiraron la frase, el que se enoja pierde, y la lleve para siempre en la vida” nos cuenta Gogoclap.

El primer tema se llama “16 P.M.” y arranca con un beatbox para luego dejar que la pista entre en acción. Los scratches que se escuchan son hechos por Gogoclap con su voz, y es así en todo el disco, salvo en un tema que hay un Dj invitado.

El disco tiene un muy buen sonido, y como dije antes, tiene un optimismo marcado que no hace que el trabajo sea un “canto a la vida”, o que pueda pecar de ingenuo, todo lo contrario. “Perseveren por su causa, wake up! No se comparen que se atrasan”.

En “Sueños Intensos” el Mc nos cuenta cómo afronta la vida, soñador, viajero, amor por su nido, como si se definiera por sus sueños. En “Sin Problemas” llega la primera colaboración del disco, Answer que abre el track tirando rimas precisas. Un tema con un beat tan simple como poderoso. A esta altura el disco se empieza a poner movido y con “Muevan”, la línea de bajo del beat nos hace mover la cabeza, no es casualidad el título de esta canción, que cuenta con la colaboración de Nacho Ese.

Llega el turno de “Baja el Sol”, para mí el mejor tema del disco. Cuenta con la participación de Roció Escudero y Dj Subliminal Caz, integrante también de Maicrofon Killaz. Este track, es un tema para caminar con los auriculares, y mirar a la gente pensando: ¡No sabes que temazo estoy escuchando!

«Reíte», da nombre al disco y también lleva consigo el concepto del mismo. No siempre hay que reírse con una banda de sonido que nos remita a felicidad. «Reíte» tiene un beat que puede parecer tenebroso, pero el mensaje es optimista: “Valora tu arte si quieres volarte, seguir, resistir nunca detenerte” En este tema participa su compañero de crew, Delfino Flow.

“Tweaka”, anteúltimo tema del álbum, sigue en la temática del track anterior y el beat es una demostración de que la melodía salió de la mente de Gogoclap. “Rap &Beatbox” cierra el disco y cuenta con la participación de Fredy Castillo en guitarra, padre de Rodrigo. En este tema que finaliza todo, el Mc nos cuenta como el Hip-Hop llego a su vida. La guitarra le da mucha fuerza y un clima setentoso, y es una muy buena manera de cerrar este gran trabajo llamado Reíte.

Tres años de arduo trabajo, y el resultado es un gran disco debut de Gogoclap.  Quien ya se encuentra trabajando en un nuevo proyecto orientado al breakbeat. Sin dudas después de escuchar “Reíte”, ya estamos esperando lo nuevo de este gran artista santafesino.

Escuchá «Reite» acá

Por Javier «Chavo» Ruiz (@chav079)

SHADOWS – «INSTINTO ANIMAL» (2019)

Hoy presentamos: “Instinto Animal”. Un trabajo compuesto por 15 temas repletos de conceptos e ideas surgidas de la mente y de la mano del artista Ariel Zárate A.K.A “Shadows”. Ariel nació el 15/8/1998 en Rosario, provincia de Santa Fe. Tiene vínculo con el R.A.P desde temprana edad y varios singles, pero hoy, les traemos una reseña de su primer disco.
Así como el título nos sugiere, en el desarrollo del álbum nos encontraremos en un constante paralelismo entre el lado humano y animal que compone a cada uno de nosotros, los bípedos. En la introducción, ya nos veremos sumergidos en dicha comparación. La misma relata que el humano actualmente se encuentra alejado físicamente del “mundo salvaje”, y sin embargo, tantos siglos de convivencia con el mismo, hace indiscutible que el inconsciente colectivo no haya adoptado mecanismos o formas de relacionarse con él y estas se trasladen a la interacción entre sus semejantes. Aunque… depende de la interpretación, nuestra conexión con ellos pueda explicarse en que somos “lo mismo” con diferentes aptitudes.
Así como nosotros somos seres racionales (o al menos tenemos la capacidad de serlo), y consideramos ello una “virtud”, cada ser vivo tiene su especialidad, evolución, aporte o función en este ecosistema que llamamos Planeta. La máxima diferencia, quizás sea, que nuestra raza se preocupa más por segmentar, dividir, obrar como si fuera superior al resto, destruir lo diferente, buscar la conveniencia y especular en cada paso que damos. Ahí es cuando choco con la siguiente duda: eso de ser racionales… ¿Es realmente una “virtud”?.
Comienzan los temas y bajamos un poco más a este plano, al plano urgente. En el primer track, “Otro punto de vista”, escuchamos como Shadows nos narra gran parte de su niñez y cómo uno en esa edad precisa de lo mínimo, lo simple e indispensable. En contraste con lo dicho, también, notamos la idea de cómo el pasar del tiempo trae consigo necesidades.
No le temas a la muerte. Temele a la vida, porque solo la vida puede causar la muerte”. Frase que mientras trato de resumir estos 47 minutos de R.A.P, sigue retumbando en mi cabeza. No hay devolución de mi parte que pueda sorprenderlos. Esta frase invita por si sola a relacionarla con cada aspecto de la cotidianeidad que cada uno de nosotros transita.
Abordamos “Metamorfosis”. Una canción que logra tocar ese punto que conmueve al oyente. Un “Storytelling” muy interesante y atrapante. En síntesis, nos vemos en el proceso de un pre-adolescente que convive con situaciones violentas en su hogar causadas por una figura patriarcal. En consecuencia a esa disposición, observamos cómo esa aspereza mamada en su casa lo hace actuar de similar manera para con sus compañeros de colegio. Además de notar el daño generado en “Juan”, el niño en cuestión, que lo lleva a buscar algún “alivio”  en su crecimiento mediante el consumo.
Me detengo nuevamente, esta vez , en “Bestias”. Un relato desarrollado por Solange Maciel. Este nos pasea por descripciones de distintas fieras hasta concluir con la única bestia que es capaz de crear armas para destruir hasta las crías de otras. La única bestia que tiene fines más allá de la supervivencia y los medios para lograrlos no son una objeción: el ser humano.
Destacamos colaboraciones de los raperos: Ra, D1do, El Tago, Maestro Splint y D-Sher.  En estos lapsos es donde se ve más punzante la crítica social. Rescato particularmente, en este tramo, otra frase de trascendencia: “De la ciudad donde los chicos crecen, pidiendo deseos mientras de espaldas tiran una moneda a la fuente. Y de aquel que con hambre a meter el brazo en el agua se atreve”. Este verso, al igual que varios en momentos en el transcurso del recorrido, pone en evidencia el descontento del autor con la marcada diferencia de oportunidades entre diferentes sectores de la sociedad.
Es un trabajo que nos obliga a ver más allá de la estética. Donde hay cataratas de palabras que pueden hasta tapar un poco la esencia del mismo. Un desafío para los tiempos que corren donde se juzga la bebida por su envase, o al pez por el brillo de sus escamas, más viniendo al caso. Aunque, cierro con esta reflexión, el juicio poco tenga que ver con el “instinto animal”.
Escucha Instinto Animal acá
Por Lucas Spinelli Aka Stepa (@stepa.33)

SUTIL – «SILENZIO STAMPA» (2019)

En el 2018 Mariano Verdi mas conocido en el mundo del Rap Argentino como Sutil, editó un gran mixtape llamado P.M.T. Un trabajo rapeado en ingles con una marcada influencia vieja escuela, un gusto que se dieron con su eterno productor y hermano My-T (Mauro Verdi) y la tercer pata de este gran disco, DJ Rize. Pueden chequear la reseña y sino lo escucharon, no encuentro razones para no hacerlo ¡ya!  

En este 2019 el trió vuelve a darnos uno de los mejores discos del año, llamado Silenzio Stampa. Un disco que Sutil necesitaba sacar en estos tiempos de liberalismo caníbal que estamos viviendo, y lo deja en claro en la intro: «Mi manifiesto es mi tesis final»  Tuve varias charlas con Mariano en el proceso de «Silenzio Stampa» y recuerdo que una vez me dijo: «Este disco es una manera de demostrar mi militancia política, hacer algo para combatir a este gobierno neoliberal»

El mixtape tiene 10 temas, más la intro y el primer track llamado «El Pulso de las Rimas» que es una presentación que hace un servidor a modo de introducción a un disco que sin dudas, como dijo Decano, es el mas MMLPQTP que hay. Un trabajo muy necesario para recordar que el arte es también una herramienta para despertar conciencias que son bombardeadas con música vacía de contenido.

Silenzio Stampa tiene un contenido explosivo, es una bomba de rimas que estalla en tus oídos desde el primer tema que se llama «Enemigos» y que cuenta con el aporte de Picky, «No hay nada mas gansta que un banco» sentencia Sutil y es un gol rapero que hay q festejar en estos tiempos de autotune, líricas pasatistas y edulcoradas.

También hay temas que se meten con los medios de comunicación y como influyen en las opiniones de la sociedad «Tus opiniones no son mas que un producto, operaciones para venderte un corrupto» sentencia Sutil en «Silenzio Stampa» tema que da titulo a esta gran mixtape.

Otros temas como «Aulas Vacías» dedicada a los problemas que vivimos con la educación pública y el desprecio hacia los docentes. Otro track que se destaca es «40 años no es nada«, con un beat que cuaja a la perfección con la lírica que nos recuerda que las heridas de la ultima dictadura siguen abiertas. En este tema también lo tenemos a Picky, único invitado del disco.

Silenzio Stampa cierra con «Nemesis«, un track donde Sutil deja en claro su lucha permanente contra la ignorancia,un mal de estos tiempos que tanto daño le hace a la sociedad. No exagero con de decir que Silenzio Stampa es uno de los mejores discos del año. Una vez mas con la excelente producción de Mauro Verdi y la notable participación de Dj Rize en las bandejas.

Contestatario, fresco, consciente y portavoz de la realidad que vivimos, así es Silenzio Stampa… Como de debe ser el Rap.

 

Por Javier «chavo» Ruiz (@chav079) – Redactor invitado.

 

INGRÁVIDOS SQUAD – LA CIENCIA DE LAS MALAS MAÑAS (2019)

Ingravidez: Cualidad de un cuerpo que no está sometido a la fuerza de gravedad. Este es el adjetivo que describe al grupo que venimos a recomendar hoy, un dúo conformado por Ariel H. Ruin y Mir Nicolás, representantes de la localidad de Pablo Podestá, del partido bonaerense de Tres de Febrero. Sinónimo de levedad, liviandad y ligereza podemos presumir que se persigue una idea de libertad, de desapego de lo terrenal quizá, o de alguna elevación personal. Aunque el titulo nos aleja un poco de la esa pureza…

«La Ciencia de las Malas Mañas» vio la luz el pasado 23 de febrero de este año en el propio canal de Youtube del grupo, dura un poquito más de media hora y consta de una intro y 10 temas. De estos, 6 son del dúo, incluido el track donde comparten pista con Homer y también hay dos temas de Mir en solitario. Los ritmos fueron hechos en su mayoría mano a mano entre Javi Prod y Voyager, el pseudonimo beatmaker del propio Nicolás.

Viendo la tapa, hecha por Valkan Art, nos encontramos con letras futuristas para el nombre del squad, hay un logo a su izquierda que juega con la geometría de distintos tamaños de óvalos y combinado con el gris azulado que predomina en toda la tapa nos deja una sensación bastante espacial. Esta sensación, a su vez, choca con una fotografía casera que es medio engañosa, pareciera que Ruin está rapeando mientras Mir está cerrando los ojos, casi flotando, mientras que de fondo hay una bandera de Podestá. Pero no, no hay micrófono en la mano del Ruin, y no está Flotando Mir, ambos están acostados, tirados sobre una de las tantas estrellas típicas de calle Corrientes, y como no podía ser de otra forma sobre la estrella de Pablo Podestá, quien fue un actor uruguayo de fines del siglo XIX y principios del siglo XX y es reconocido como uno de los fundadores del circo criollo.

Prestando atención a la parte compositiva, en líneas generales, y dejando de lado algún tema que pueda ser mas sentimental, el disco está hecho a base de samples tensionantes, pitidos inquietantes y batas no tan fuertes sino más bien claras. Las voces también suenan claras, decididas y sin necesidad de ser invasivas para dar el mensaje, no se alteran, van acompañadas de seguridad y precisión que refleja poder. Todo esto, genera un clima oscuro, quizá maligno, un ambiente no apto para débiles donde los fuertes imperan.

Un tema en particular llamó mi atención. El track titulado «Mira mis pies» prácticamente no tiene batería, apenas tiene la función de marcar el tempo de lejos, me recordó a un par de temas de TyK en los cuales rapea sobre una percusión de salsa. En este estilo, llamémosle drumless (sin batería), si bien los demás instrumentos cobran protagonismo, es la habilidad del rapero  la que marca el tempo, el MC queda prácticamente a capella y en primer plano, por lo que está obligado a demostrar su habilidad y fluidez sin perder el compás ni esconderse entre la pista. Todavía es muy temprano para decir si se trata de una tendencia o una mera casualidad, hay que seguirlo de cerca, pero sin duda sería algo muy interesante para la escena si llega a darse así, porque no solo es un reto musical sino que también requiere habilidad poética para mantener captada la atención del oyente.

En cuanto al sonido, en sentidos mas detallistas, el disco es muy sorprendente. Hoy en día no es tan fácil sonar como uno quiere, por cuestiones técnicas, más que nada acústicas, cada homestudio tiene su carácter distintivo, y eso está bueno, pero normalmente ese carácter es no deseado y puede arruinar por completo un proyecto. Partiendo desde este punto, ya es muy difícil lograr sonar bien de por sí, imagínense cuánto más puede ser sonar como uno quiere. Y esto es lo que lograron los pibes. Y no solo eso, se nota que hicieron la tarea y que estudiaron para saber como hacer que su música suene a la música que los inspira. Allá en los 90s no habían los mismos equipos que ahora, no habían softwares, todo era más limitado, y por eso es que el sonido tenía una firma particular. El sonido de hoy perdió esa firma, lo que antes se daba sin querer ahora hay que buscarlo. No hace falta conseguirse máquinas como la SP1200 o las MPCs que moldearon el sonido de la época, basta con estudiar sus limitaciones, tanto de calidad como creativas.

Cambiando el foco hacia las letras nos encontramos un relato west coast que pone los puntos en las ies marcando astucia y viveza. No va de moralista ni profeta. No busca tampoco ser políticamente correcto. Tiene la actitud de los pibes que no sucumben a la aceptación social y que, por el contrario, buscan ser el dominante más que el dominado en un mundo freudiano. Un estilo de vida, el de las malas mañas.

OUTRO

Por último mencionar que últimamente tocaron con artistas de renombre que visitaron Argentina, tales como la MDE click, Lil Supa y nada mas ni nada menos que Mobb Deep. Es de imaginarse que estos votos de confianza ganados anticipan un largo camino por delante para los pibes de Podestá.

Escuchá «La Ciencia de las Malas Mañas» acá

Por Santiago Sammartino (@samezoooo)

Rei All’a & bEATDILLA – D3N3 Vol. 1 (2019)

Un disco de 3 canciones, nueve minutos en total, un dj beatmaker y un mc… ¿Puede salir algo bueno de una combinación así? Lo mas probable es que a primera instancia la respuesta que llegue a tu mente te haga dudar un poco, aunque este no es el caso.

D3N3 Vol: 1 , parece ser la primera parte de algo mucho mas profundo y fascinante que se puede estar avecinando para estos tiempos de raperos busca fama que solo están a la merced de lo que dicta el mercado y prefieren olvidar los principios hip hop; si es que alguna vez los conocieron. Digo esto porque animarse a sacar un disco tan boombap en estos días de “Traidores, Eruditos y Cobardes” significa que hay algo vivo dentro de estos artistas, la llama del rap old school sigue encendida y eso es motivo de alegría para los que amamos este género.

Dicho material cuenta con “Traidores, Eruditos y Cobardes”, “Cold Days” y “F.V”, que fueron escritas por el mismísimo Rei All’a. Los muy bien logrados beats están a cargo de bEATDILLA, quien además logra en el conjunto transportar al oyente hacia otra época donde esta clase material aún no se lograba en Argentina. D3N3 Vol: 1 fue lanzado a través de “4 Skillz”.

Esperamos saber mas sobre Rei All’a & bEATDILLA muy pronto. Rogamos al mas allá por mas disco así…¡Exitos!

Escuchá el disco acá 

Por Lucas Rodriguez (@lmentalbro)

 

Fight The Power: Rap, Raza y Realidad – Chuck D

Un libro, una idea, un mensaje. Claro y sin ningún tipo de rodeo, Chuck D, nos empapa de historia sobre la cultura con su clásico “Figth The Power: Rap, Raza y Realidad”. El líder de Public Enemy no nos habla solo de hip hop, ni de rap. Este icono de la escena mundial nos habla sobre todo lo que generó el hip hop en la sociedad yankee y nos hace un repaso sobre los acontecimientos históricos más importantes.

Un recorrido crudo y con realidades ocultas (¿?) que nunca se contaron o que fueron descubiertas por la mitad. Chuck D nos plantea un panorama muy global desde su experiencia personal en diversas giras y viajes, nos relata sensaciones y nos marca un déficit con una crítica muy incrustada en el seno de la comunidad afroamericana.  Fight The Power: Rap, Raza y Realidad» no es un simple libro de un artista contando su carrera, «Fight The Power: Rap, Raza y Realidad» es una manual de ideas, de lucha y de críticas hacia la discriminación y sobre todo hacia el rol que ocupa la gente negra en la sociedad americana. 

Este material data de 1997 pero tuvo un re-edición con aporte de la Diáspora Africana Argentina (DIAFAR) durante el año 2017. En esta nueva edición de la mano de Tinta Limón, «Fight The Power: Rap, Raza y Realidad» cuenta con el prologo de Federico Pita, Director de la DIAFAR y con un prólogo de la nueva edición del propio Chuck D que se suman al original del gran Spike Lee. Textos como estos deben pasar por tus manos, razones sobran pero básicamente porque enseñan y eso es fundamental para el balance final de la lectura.

Respecto a esto último, lo importante está en entender que «Fight the Power…» y repito esta idea, no es un libro autobiográfico. Chuck D habla sobre todo el entorno y transforma su relato en una especie de ensayo político, social y cultural que te harán replantear un montón de conceptos que puede que tengas sobre el hip hop y más aún sobre el clasismo racial que afecta a todas las partes del globo. Ideólogo y líder de una de las agrupaciones mas contestatarias de la historia del rap, Chuck, define a la doble H como una subcultura de la cultura afroamericana pero que lamentablemente es totalmente manejada y explotada por los blancos, algo que según él es la ironía más enorme jamás vista.  Además durante el relato critica a los que integran el hip hop pero que dentro de sus funciones no aportan al cambio socio cultural que según él es el que envuelve al Hip Hop como movimiento; así como también con tono de reproche aunque con argumentos desnosta a la comunidad negra de su país a quienes los ve inmovilizados y dominados por la industria blanca.

Con líneas como “…veo la bandera americana de un modo diferente. Los negros deberíamos ver la bandera americana igual que los judíos ven la esvástica» marca un rumbo hacia la inmersión socio política de su país. Durante 314 páginas este artista nos hace un recorrido sin igual, invitándonos a conocer todos esos aspectos que rodean al hip hop en el país norteamericano y su constante lucha por mantener el respeto, la unión y los valores tanto de su grupo (Public Enemy), como de la cultura.

Así como definimos “Generacion Hip Hop” de Jeff Chang como un manual necesario para entender más aún de la cultura, repetimos lo mismo con “Fight The Power: Rap, Raza y  Realidad” un texto que enseña y que estimula a ir más allá. El mismo está dividido en capítulos, nueve para ser exactos, que relatan de un modo correlativo la historia de él y de su banda, así como su entorno. Además el libro cuenta con el prólogo original de Spike Lee sumado al de Federico Pita, más un epilogo, con una lista de favoritos, discografía, datos sobre las giras y por supuesto los agradecimientos.

El texto es fácil de conseguir y créanme que vale muchísimo la pena. Si te gusta la lectura, si te gusta nutrirte de datos, relatos, anécdotas y realidades sobre la doble H, «Fight The Power: Rap, Raza y Realidad» es una opción inmejorable. Contanos que te pareció este libro si lo leíste y si no lo hiciste aún, no te demores…

En Espacio Malcom (Instagram) podes conseguir este y más textos acerca de la comunidad afroamericana.

Por Kevin Dirienso Poter (@kevindpoter)

A ver si ponen huevos que no juegan con nadie…

Corría el crudo invierno del año 2015, mi situación personal no era la mejor pero eso no viene al caso. Recuerdo que era viernes y un amigo insistió en invitarme a un evento, “vamos a escuchar música de la buena” me dijo. El que me conoce sabe que tengo dos pasiones: el fútbol y la música, por ende a una invitación así es difícil decirle «no». Todo lo que tenga que ver con ella me gusta, los sonidos, las líricas, ver ensayos, escuchar maquetas, crudos, etc. Todo. Sin saber con qué me iba a encontrar decidí ir confiando en las palabras de alguien al que considero una persona rica en conceptos musicales.

El lugar preciso era Uniclub, aquel coqueto recinto ubicado a un costado del Shopping Abasto justo enfrente del enorme supermercado Coto. Quien conoce el lugar sabe que en el periplo underground de la movida porteña, Uniclub, tiene un rol y un lugar ganado a base de buenas fechas. Como dije era viernes y Argentina acababa de pasar a las semifinales de la Copa América que se disputo en Chile tras ganarle por penales a la siempre difícil Colombia de Pekerman. Miré el partido nervioso, comí algo rápido y salí de la casa de mis viejos rumbo a la Avenida Rivadavia. Tomé el bondi para el lado del Abasto, al llegar mi amigo y unas 50 personas esperaban en la puerta listas para entrar. El frío era imponente y la cantidad de buzos y camperas parecía no alcanzar. Yo expectante me disponía a disfrutar de una noche con buena música o al menos eso me habían prometido. No recuerdo el nombre de aquel evento pero si  la grilla, tocaban Tapones de Punta y Militantes del Climax un plan ideal para cualquier amante del 4º arte pero un plan raro para mí ya que de momento no conocía ninguna de las dos agrupaciones salvo por la data que previamente mi amigo me había pasado.

La hora exacta tampoco la recuerdo ya que han pasado más de 3 años, solo recuerdo el ingreso, el mini cacheo y la primera lata de cerveza Quilmes helada que tomamos esperando el comienzo de la noche. La espera fue normal, desde el ingreso hasta la llegada de ellos abran pasado unos 50 minutos. Cuando digo ellos me refiero a la banda que abría la velada del Uniclub y lo que me estaba a punto de suceder era un antes y un después.

Para poner en conocimiento mi contexto es necesario que haga un mini racconto. Hasta ese momento no era de salir, la música para mi pasaba por otro lado, era escuchar discos, analizar los sonidos o simplemente disfrutarla desde otro lado. He ido a muchos recitales algunos con mucha concurrencia otros con poca y otros directamente muy muy under, y eso es lo que me gusta, ver las variaciones de las bandas en distintas escenas y todas esos detalles que marcan una diferencia.

Volviendo al tema eran más o menos las 02:00 hs. de la madrugada del sábado, cuando con un desparpajo tremendo subieron los pibes de los que estoy hablando. Ellos son los Militantes del Climax. Ya el nombre es genial y por ende la expectativa era enorme.  Arrancaron con un sonido bien groovero que te hacia mover aunque tal vez no quieras. Aun así era imposible. Durante los primeros dos temas no pude parar de prestarle atención al tecladista, hoy sé que su nombre artístico es Simon Groover, pero en ese momento el tipo era hipnótico. Todo cuadraba, literalmente sonaban increíble.

Dicen que en su mejor momento Tyson golpeaba con una fuerza tremenda y que sus mejores golpes podían pesar cerca de 750 kg. algo así como 7 veces su peso corporal, una verdadera locura. Bueno un golpe en la mandíbula al mejor estilo Tyson fue el que me dió está banda. Militantes me dejó completamente boquiabierto en los primeros 15 minutos de concierto. Con unos arreglos impresionantes, un entendimiento escénico excelente y una capacidad de intercalar géneros que era impresionante.

Las rimas de El Auelo se entrelazaban a la perfección con el bajo de Fede Ulrich, quien al mismo tiempo acompañaba a la bata potente de Tony Sanchez y este a su vez dirigía la velocidad con la que entraban a tono Johny Cross, Ratman Salama y Roman SB. Todo este combo se completaba con los arreglos de Simón Groover y de un guitarrista invitado, ya que esa noche, el violero de los Climax, Magamo, no había podido ir por razones que no conozco. Era todo para poner en un cuadrito. Todavía recuerdo salir de Uniclub tarareando “Hit Hot” uno de los tantos temas que me voló la peluca. La historia recién empezaba.

Como dije era solo el principio de algo. Es una columna muy personal, al momento de escribir esto ni siquiera tengo la certeza de que se publicará pero no importa, no es el fin. Luego de aquella noche en Uniclub se podría decir que me enamoré más aún de la música y los militantes son totalmente culpables de eso. Después de aquella primera vez llego la “locura” climax. La llamo así porque básicamente quede enfermo, mis reproductores tenían siempre algo de los Militantes. Los escuchaba en el trabajo, camino a casa, en casa y hasta en casas ajenas cuando me delegaban la tarea con el típico “pone algo que escuches vos a ver qué onda”.

Nada murió ahí y simplemente casi sin querer me fui adentrando en el mundo hip hop desde otro lado, el periodismo. Para aquel entonces ya me encontraba cursando la carrera y me faltaban algo así como 8 meses para recibirme formalmente. Fue ahí en el aula donde se gestó esta locura llamada Revista Flow cuando, junto a mi hermano David Palacio, nos miramos para cumplir con la evaluación de una materia y sin decirnos nada craneamos todo esto. Al principio parecía un juego pero sobre la marcha nos dimos cuenta que no lo era.

Volviendo a mi historia con Militantes, a los meses de haber conocido la banda, para un taller llamado “periodismo de investigación” tenía que hacer un trabajo sobre un tema a elección y plasmarlo, defendiéndolo con una entrevista a algún “referente” u “personaje” que tenga que ver con la temática elegida. Decidí ponerme a trabajar de inmediato sobre la movida underground de nuestro país y sobre cómo la gente confunde under con poco profesional. El trabajo se titulo “El Lado B de la Música” en donde traté de plasmar mi visión sobre lo rica que es la movida underground en Argentina y en como muchas veces los artistas superan ampliamente en talento a muchos artistas que, lamentablemente, son mainstream. Para “defender” mi texto, decidí entrevistar a un integrante de la banda que meses atrás me había dejado knock out.

Así fue que logré contactarme con Benjamín, el Auelo de los Climax, para consultarle si podía robarle un poco de su tiempo y le conté de que se trataba todo esto. Voy a ser sincero, creí que no iba a acceder a la entrevista y mis esperanzas no eran muchas. Pero realmente quedé sorprendido y por demás contento cuando recibí aquel mensaje “Ok, dale. Arreglamos”. Si me preguntan la reacción no la recuerdo pero para mi era un placer y una responsabilidad tremenda, Militantes del Clímax era mi banda preferida (es mi preferida) y yo debía entrevistar a la voz de tremenda agrupación.

Recuerdo que quedamos para un lunes y el lugar al que debía dirigirme era el Polo Cultural Saldías, donde los climax ensayaban. No lo podía creer, de la nada pasaba de escucharlos por youtube y en mi equipo de música a vivir un ensayo entrevista mediante. Increíble. Como dije era lunes y todavía el invierno se hacía sentir. Saldías es ese lugar mágico que te teletransporta en el tiempo. Al entrar la energía cambia y entras en un mundo donde se respira arte. La poca iluminación y ese aspecto a hospital psiquiátrico abandonado de película de terror lo hacen totalmente interesante. Poco a poco fui recorriendo los pasillos hasta toparme con la sala correspondiente donde todavía recuerdo que Ratman estaba practicando con su saxo y unas partituras, mientras Tony el batero, ajustaba los platillos. El ensayo no había empezado y Benja me dijo “vamos afuera así se escucha bien”.

Así fue como le hicimos frente al frío y salimos de Saldías para apostarnos justo en frente. Estabamos Benja, Melani (mi esposa), yo y mi grabador. No había luz y cada tanto la nota era interrumpida por el ruido de algún camión que con sus acoplados repletos pasaban por ahí. Menciono esta entrevista porque me sirvió para aprobar la materia y para conocer un poco más de cerca la historia de Militantes del Climax.

Como dije fue esta entrevista el punto de inicio de una relación de cariño con una banda. De chico este tipo de “amor” lo tenía con Babasónicos quienes con Miami y Jessico elevaron al mil mi pasión por la música. Durante la charla, Benjamín me habló sobre su visión de la música under y lo que más llamo mi atención fue su honestidad al no sentirse un artista, sino que simplemente el graficaba su función como “hacer música con amigos”. Quizá fue esta la declaración que desencajo el enfoque ya que más adentrados en la charla me comentó como fue que Militantes del Climax llegó a ser Militantes del Climax.

La historia de la formación de esta banda da para nota porque es realmente interesante, no tanto tal vez, por su contenido, pero si por la forma en la que todos los integrantes de Militantes grafican el inicio. Lo cierto es que tan loco no estoy y pese a entender que las estadísticas y los números no reflejan más que simples dígitos, desde que sigo a los climax han aumentado sus reproducciones, sus “likes” y todo lo que tenga que ver con la era 4G.

Desde aquella vez al día de hoy he conversado con mucha gente acerca de los climax y todos coinciden en una cosa, “hacen cosas distintas” y es, justamente, esa distintinción la que los lleva a dejar una marca donde pisen. Pero en mi historia, marcaron a fuego el placer de escuchar una banda en su totalidad y no solo prestarle atención a la obviedad. Los militantes te hacen viajar sin pasaje hacia ningún lugar pero que al fin y al cabo es un destino hermoso y placentero al ciento por ciento. Los he visto en muchos y diversos lugares. Beatflow, G104, Niceto, Palermo Club, Groove, Uniclub y algún otro que no viene a mi memoria. Juro que nunca hicieron lo mismo, jamás fueron monótonos. Siempre hay un arreglo nuevo, una escena nueva de Frank Bersi, un tempo de más o un tempo de menos, pero nunca repiten nada.

Hoy estamos a más de 3 años de aquella noche y con la noticia de la inminente salida de su segundo álbum la ansiedad juega su partido. Creo que todo ser humano tiene, a lo largo de su vida, distintas etapas que va atravesando según sienta y Militantes llegó a mi en una donde me sentía un poco desencontrado conmigo mismo. Frases como “no pidas permiso para decir la verdad” o “no nací para menos que libre” fueron esas que hicieron eco y cambiaron mucho conceptos acerca de mi vida. Es aquí la importancia que tienen los climax en mi cotidianeidad. Para algunos es el Indio, para otros tantos lo fue Callejeros y muchos sienten eso con La Berisso, yo con Militantes.

Dicen por ahí que hay momentos que te quedan grabados para toda la vida y sinceramente me importa demasiado poco si sueno loco, fanático o enfermo pero es cierto y yo lo pude comprobar. El sábado 30/09 del año 2017, hace casi un año al momento que escribo esto y gracias a Revista Flow, tuve la posibilidad de ser invitado como prensa para cubrir el show de los climax en Niceto. Directamente y sin pelos en la lengua puedo decir que cumplí un sueño, uno de los tantos que tengo, pero desde el vamos este lo puedo tachar de la lista de “pendientes”. Ese día lo recuerdo como si fuera ayer por todo lo que significo para mí, como persona, como profesional y como seguidor de esta tremenda banda. Llegamos temprano a los alrededores de Niceto, todavía no había nadie, el horario de puerta era 21:30 hs, pero de ansioso nos hice arribar cerca de las 21. Tomamos unas cervezas en el bar de la vueltita y esperamos… En mi mente la hora no pasaba más y mi ansiedad me jugaba una mala pasada. Preparamos cámara, libreta (siempre fiel) y lapicera para anotar todos esos detalles que en el medio del bullicio se pueden escapar y nos aceramos tímidamente a la boletería. Allí nos tomaron el ingreso y nos dieron las pulseras que rezaban “prensa”, es el día de hoy que guardo esa pulsera y que no puedo creerlo. Ojalá esta nota la lea alguien que fue ese día a Niceto, porque lo que se vivió esa noche fue impresionante. Tuve la suerte de entrevistar hace poco a alguien que presenció la fecha y ambos coincidimos en que estuvo de puta madre. Niceto se movió gente. Temblaba en cada pogo y retumbaba ante cada aplauso. Una cosas de locos. Del show no tengo mucho para decir porque estuvo acorde a lo que fue la fecha y lo que pueda decir sería una obviedad pero lo menciono porque es y será un recuerdo hermoso que me quedará para el resto de mi vida. Yo, aquel que los conoció allá por el 2015, estaba cubriendo gracias al trabajo de una redacción entera y con mucho esfuerzo, un show impresionante de la banda que me marcó para siempre.

Sé que muchos no conocen Militantes del Climax y yo simplemente puedo decir que no saben lo que se pierden, aunque, claro está, sobre gustos no hay nada pero nada escrito y cada persona es un mundo. Esta nota no es para implantar nada, sino, simplemente para compartir un poco mi historia con esta banda que me movilizó. Falta poco para su segundo álbum, falta poco para entrar nuevamente en climax y yo espero ansioso. Mientras tanto les dejo esta reseña sobre lo que me sucedió desde la primera vez que los ví hasta el día de hoy, en donde sigo enfermo por esta militancia de alma que no para de regalarme música y vivencias. El periodismo y la música me dieron la oportunidad de vivir un poco más de cerca con esta banda que levanta mi ánimo, me hace contestatario, me hace cuestionarme y replantearme cosas y vivir la vida por otro lado. Vení tráetela a la fiesta climax que te gusto, te gusta y si no te gusta ya te va a gustar…

Continuará…

Por Kevin Dirienso Poter