¡3 AÑOS MÁGICOS!

Por Kevin Dirienso Poter – @kevindpoter

GRACIAS SIEMPRE:

Hoy me senté a escribir diferente. Un café humeante a mi izquierda, un encendedor que quedó de anoche y Natiruts que suena de fondo. Ahora no suena rap, pero el reggae me va llevando por las vibras positivas de la buena escritura. Hoy me siento liviano y no vengo a vomitar, en este texto, nada de opiniones, críticas o información. Hoy escribo en modo festivo porque una de las fechas que más espero en el año se está acercando.

Hoy es 26 de mayo y mientras de Natiruts la música salta a Maneva, pienso en aquel diciembre de 2016. Terminaba mi primer año de la carrera de periodismo con la incipiente semilla de un proyecto periodístico junto a dos compañeros. Los viejos amantes del rap solíamos sorprendernos y alegrarnos de igual modo cuando nos enterábamos que alguien de nuestro entorno (compañero de escuela, facultad, de club o de barrio) escuchaba rap. Antes, no era como ahora, no era tan visible, no era tan común. Creo que al día de hoy sería muy dificil y casi a 4 años, recordar lo que sentí cuando David Palacio presentó su trabajo de entrevistas para la carrera y el entrevistado era nada más y nada menos que Núcleo Aka Tintasucia. Solo recuerdo que lo miré y espere hasta el recreo para interrogarlo por sus gustos musicales. Para la misma materia yo había entrevistado a Benjamín Gutierrez, mejor conocido como El Auelo de los climax, y ya ahí me sentía un bicho raro. Con David compartíamos aula hacia unos 5 meses a ese momento y no habíamos cruzado más que dos palabras, pero descubrir su amor por el rap fue el principio de todo, un principio que decanto en Revista Flow.

Pasaron los días, las materias y los recreos, hasta que en uno de ellos se acerco Juan Graterol diciendo «¿Están hablando de Control Machete?». Con esa oración bautizó su entrada al grupo que paso de dúo a trío en un abrir y cerrar de ojos. La incipiente redacción de Revista Flow estaba en marcha y aún ni nosotros lo sabíamos. Todos los años para esta fecha tan especial para quien les escribe, suelo hablar de esto, hacer balances y tratar de agradecer en una nota que más que periodística, es un posteo. Agradecer porque sin ustedes, lxs lectorxs esto no tiene sentido y sin los artistas no habría Hip Hop. Volviendo al tema, Juan llegó al mismo tiempo prácticamente que nuestro periplo universitario nos depositaba en el bendito «Taller Gráfico». No era una materia más y lo presentí desde la primer clase cuando nos avisaban «Acá no hay parcial, hay un trabajo practico donde labura toda la cursada junta o en grupos, hay que hacer una revista clásica en papel y entregarla como trabajo final». ¿Una revista? ¿Una revista de qué? me pregunte y en simultaneo giré mi cabeza para ubicar a David, quien asintió con la mirada sin siquiera esbozar una sílaba. Revista Flow estaba en marcha.

El café dejo de humear, está frío, no me importa. Créanme que este texto tiene toda mi atención ahora mismo. Corría por ese entonces ya casi noviembre y el taller se partía a la mitad por el verano. Los tiempos y las ganas de producir nos alimentaban tanto que lo que a nuestros compañeros les llevo 4 meses de taller, a nosotros nos basto con una semana de arduo laburo para depositar el primer boceto de Revista Flow en manos del profesor. Nosotros nos enamoramos del proyecto, creímos en él desde el minuto 0 y dárselo al profesor fue una clara muestra de ello. «¿Una semana nada más?», dijo el profesor con cara de están haciendo trampa, «¿en una semana trajeron esto?» Nosotros solo nos mirábamos con el pecho inflado porque repito, creíamos en lo que teníamos. «Esto lo tienen que publicar, está bárbaro» afirmaba el profesor y nuestra energía paso de cien a un millón en segundos. Revista Flow ya no era un proyecto, era una realidad más que palpable.

Llego el verano, las vacaciones y lejos de desconectar, conectamos para elaborar más profesionalmente un proyecto periodístico. No es sencillo y mientras recorríamos imprentas y los mails iban y venían, se sumaba contenido. Flow iba a ser una revista en papel, era nuestro sueño, es nuestro sueño, pero ese cóctel de: país inestable + empresarios especuladores multiplicado por el precio del papel= sueño truncado… por ahora. Lejos de mermar nuestro fervor, empezamos a cranear por donde y como sacar a la luz la data que teníamos y ahí fue que la lamparita se prendió y la idea de «revista digital» estaba en marcha.

Triple doble ve y chau picho. El dominio estaba, el nombre también, la estética estaba cocinada y humeante esperaba el lanzamiento oficial. Si hoy me preguntan porque carajos Revista Flow cumple años un 2 de junio, no sabría que responderles. Solo se que el 2 de junio de 2017 fue un muy frió viernes que nunca jamás voy a olvidar. Por diversas razones David y Juan dieron un paso al costado, pero siguen ahí, con el nombre intacto grabado a fuego en la «Redacción más Hiphopera del país». De aquel lejano viernes 2 de junio a hoy han pasado 3 años. Mil noventa y cinco días de escritura, coberturas, edición, laburo gráfico, trabajo de investigación, llegada de nuevxs redactorxs y magia pura que alimentaron las 435 notas, 436 ahora, que hay en la web.

Como todos los años me gusta agradecer, lo creo necesario e importante. Agradecer a lxs lectorxs que, como suelo decir, son la razón por la cual laburamos arduamente. Sin ellxs esto no tendría el más mínimo sentido. Por otro lado, agradecer siempre a lxs artistas, productorxs, dj´s, graffiterxs, b-boys y b-girls, por su tiempo, su respeto y por todo lo que hacen por el Hip Hop argentino. Sin su aporte, nuestra tarea también carecería de sentido. En fin, el café ya no existe pero ¿A alguien le importa?.

Cumplimos tres años de existencia, tres hermosos años de aprendizaje, de conocer, de compartir, de ayudar para que el Hip Hop sea enorme en Argentina. Tres años de fluir. Agradezco también a lxs colegxs que comparten la pasión por el periodismo y que se rompen el lomo para aportarle a la cultura, lejos de los flashes y cerca del Hip Hop.

Ahora llegué al ante último párrafo. Este me lo guarde para el adentro, para nostrxs, para todxs los que hacemos Revista Flow. Para Franco, Naza, el Chavo, Juan, Gian, Lautaro, Zanto, Encabrada, Mana, Yamila, Thiago, Emiliano, Ezequiel y para el hombre detras de las portadas, L Mental. Es un placer compartir una redacción tan rica y diversa en gustos y opciones «raperiles». Sé lo que dan por este proyecto, se lo que se pelan el lomo buscando notas, escribiendo y siempre dando el máximo. Lxs quiero, lxs respeto y sobre todo, les estoy muy pero muy agradecido. No es fácil ver esto como un trabajo cuando no lo es, es una cuestión de esencia y creo que en esta incipiente redacción de vieja guardia, la hay y en infinitas cantidades. A no aflojar y seguir adelante. Gracias.

Ya no hay café, ahora suena O`Rappa y los sentimientos me dejaron recordando cada paso, pasito que fuimos dando. En fin, no queda más que agradecer por estos 3 años de vida. Para algunxs serán pocos, para nosotrxs son un montón. Lamentablemente el coronavirus nos arruinó la fecha que teníamos preparada para festejarlo a lo grande, pero estamos convencidos que lo vamos a poder hacer más temprano que tarde. Gracias por leer con flow, gracias por la buena onda… y que sea Hip Hop siempre.

¡LOS CUMPLIMOS MUY FELIZ GRACIAS A USTEDES!

Gracias @ch.creativa por nuestra nueva imagen. Gracias por el hermoso logo y armar toda la imagen institucional de Revista Flow.

 

 

 

 

#QUENOMUERANLOSDISCOS

Todo cambió desde la llegada de Internet. De a poco, la era digital fue deglutiendo el pasado y en este proceso nos está arrebatando a los románticos, esa sensación indescriptible de un buen disco en formato físico. Las razones las desconozco pero me sigo sintiendo “sapo de otro pozo” cuando escucho términos bien propios de los Centenials. Es que ellos manejan todo desde una pantalla, viven su vida a través de las redes desde que son una semilla. Nacen con un conocimiento tecnológico sorprendente y dejan en ridículo a cualquiera que intente entrometerse en este mundo de amplio espectro pero peligroso.

Uno se encuentra expuesto en tanto y en cuanto no tengamos un control sobre toda esa información que circula a la velocidad del Match 5 de Meteoro y más. Simples y concretas son las cosas para los chicos hoy en día que vuelcan su vida en la nube para que otros se “informen” de sus actividades, de sus logros y de todo eso que antes era privado y que hoy parece no serlo.

En este grupo entra también la música, la industria musical y todo lo que tenga que ver con ella. Que placentero es (o ¿era?) entrar a una disquería y recorrer cada pasillo en busca de algo en particular o simplemente con la alegría de saber que entre tantos discos habría alguno que se destaque ante nosotros por alguna razón. Rarezas, hits, lados B, singles, todo eso se esconde detrás de un cuadradito de no más de 10 x 10 cms. Pese a que aún hay valientes, las disquerías no son lo que eran y de a poco lo que alguna vez fueron stands repletos de música pasaron a ser estantes fríos, llenos de electrodomésticos.

Es cierto que el “mercado discográfico” ha mutado y su fuerza se centra casi exclusivamente en estas nuevas plataformas digitales. Particularmente, no soy nadie para decir que está bien o que está mal. Al fin y al cabo, lo importante de todo esto es que a los artistas se los reconozca de la misma forma por su material en Spotify o por su disco en Zivals. Será que soy muy anticuado y no acepto la “normalidad” de estos cambios por sobre los que sí lo son, como por ejemplo, dejar de usar tanto papel, empezar a reciclar, cuidar el agua, etc.

Sé que existen discos, que siguen saliendo aún en un mercado no redituable. Hoy conviene el formato “tema-videoclip” y en muchos casos los artistas apuestan por eso, lo que no veo mal si es lo que marca este avance. Aun así me gustaría que se apoye más a una industria que inunda de arte cada reproductor que hay en el mundo. Que se genere conciencia y que se pueda mantener vivo algo que parece tener fecha de caducidad. Si tenes la posibilidad de comprar un disco, no lo dudes. Te aseguro que no será un gasto, sin dudas es una inversión, para vos, para el artista y para la industria. Un día sin música es un día perdido dicen.  Yo, desde este lado, apoyo la moción agregando un término bien centenial, “#QueNoMueranLosDiscosFísicos”.

 

 

Por Kevin Dirienso Poter

 

 

FELIZ CUMPLEAÑOS REVISTA FLOW.

Un  año… y algo más…

El periodismo siempre fue mi vocación. En un camino rodeado de idas y vueltas, con muchos interrogantes y repleto de anhelos, me avoqué de lleno a recibirme. En ese trayecto me topé con infinidades de experiencias, conocí muchos compañeros, hoy colegas, que traían al igual que yo, la mochila cargada de sueños y proyectos. Por ese entonces Revista Flow no estaba ni en los planes. En ese proceso siempre estuvo el hip hop.

La cultura me enamoró, por los valores, por lo que representa y por estar repleta de arte. Mires donde mires, escuches lo que escuches o hagas lo que hagas, la doble H te empapa de arte, el más puro arte. Lejos o cerca de lo comercial, eso no importa.

Dentro de ese curso, rodeado de aproximadamente 30 personas, me propuse dentro de lo posible y entendiendo este “cambio” (que pedorrada ¿no?) económico de Argentina, recibirme haciendo o dedicándome a algo relacionado a mi profesión. Es difícil hoy en dia dejar un trabajo estable y buscar un trabajo bien remunerado en una profesión que viene siendo bastardeada en los últimos tiempos. Casi sin querer y con los planes de escribir un libro sobre la historia de hip hop nacional, me crucé con el que es hoy mi amigo, mi hermano, mi compañero, mi ladero, mi colega, el Sr. David Palacio, Con quien comparto el amor por el hip hop, la pasión por el rap y la locura por el periodismo.

Era una tarde de lunes, no recuerdo bien la hora pero si que el aula era un horno. Estábamos en pleno diciembre del año 2016. Sí 2016. Esa tarde nació Revista Flow. No quiero aburrir con detalles muy precisos, pero ese fue el comienzo de esto. Con una química envidiable, David y quien les escribe, nos miramos y sin decirnos una palabra ideamos el primer número de la revista. Digo el primer número ya que la intención era que Flow sea en papel, debido a que la misma se gestó para cumplir con una asignatura de la cursada llamada “taller gráfico”.

Todos sabemos lo difícil y lo cambiante que es todo en nuestro país, por ende y por una cuestión de costos nos resultaba muy difícil soportar los gastos que conllevan realizar una revista física de manera mensual. Durante esos días fue difícil, era ir de un lado a otro, tocar puertas, buscar ayuda pero sin ningún éxito. Por ese entonces ya no éramos solo dos, se había sumado Juan, otro colega, venezolano él. Como trío emprendimos el camino que se nos presentaba conveniente y diseñamos la página web que ustedes disfrutan (o espero así sea) en la actualidad. www.revistaflow.com.ar  

Para llegar a la web atravesamos mucho, sobre todo tiempo, ya que entre una cosa y la otra promediábamos abril del 2017. Habían pasado 5 meses y con las ideas más claras que nunca decidimos ir por todo. Empezamos como hobby pero poco a poco entendimos que necesitábamos avanzar como un proyecto serio pero siempre con la identidad y la ideología de llevar el periodismo a la cultura y realmente, pese a todo, siempre hacer un contenido desde el lado periodístico. Desde Flow sostenemos que es importante aportar al crecimiento de la cultura desde algún lugarcito. Si suma no resta y eso es lo primordial.

Así, tres pibes, futuros periodistas por ese entonces, decidimos tímidamente empezar. El primer paso siempre es el más difícil pero más decididos que nunca arrancamos y empezamos a buscar artistas para entrevistar, para explicarles lo que queríamos hacer y ver si nos daban una mano, así llegaron las primeras notas,  las coberturas de eventos, las primeras columnas. Desde ya agradezco personalmente y agradezco en nombre de todo el Staff de Revista Flow a todos esos artistas que nos regalaron un ratito de su tiempo o que nos tuvieron en cuenta para la cobertura de sus eventos, etc. Infinitas gracias, no solo por lo que hacen por la cultura sino también por nunca perder la esencia del artista y prestarse a charlar con un medio no tan conocido sin importar nada. Hemos recibido negativas también y esta bueno decirlo, a esos para los cuales no fuimos suficientes, les decimos gracias también, de eso se trata.

Volviendo a esos primeros pasos nos dimos cuenta que lo que hacíamos estaba bueno, que nos gustaba y que podíamos continuar por este sendero, corrigiendo errores y sumando contenido, aportando ideas y sobre todo no aflojando. Para este paso, fue fundamental la incorporación de nuestro hermano Teo, quien hoy se encuentra de viaje, pero es nuestro Jefe del Departamento Audiovisual, ya que fue él, quien café de por medio, nos presentó la idea y casi sin dudarlo lo sumamos al equipo.

Envalentonados por todo lo que nos estaba pasando, cosas que jamás imaginábamos por aquel caluroso diciembre de 2016, seguimos. Y durante ese transcurso hasta el día de la fecha nos pasaron cosas únicas. Nos invitaron a muchos eventos como medio para cubrir, tuvimos la oportunidad de entrevistar a gigantes de la movida y además el premio de llevarnos muchas palabras de aliento de personas que apreciamos mucho acerca de nuestro contenido. Ser periodista es hermoso y poder ejercer tu profesión en el mundo que amas no tiene precio, por eso infinitas gracias a todos.

Los días fueron pasando, el contenido se sumaba y con la necesidad de crecer decidimos sumar gente que quiera aportar desde Flow. Así llegaron Santi Samezo, Santi Olguin, Lihuel, Cristian, Shae, Maku y Fran (Dj Dphaz Groove), quienes se subieron al barco para darle un salto de calidad al proyecto y se pusieron la camiseta para seguir recorriendo este sendero cada vez más demandante por el crecimiento de la cultura hacia el afuera.

Hoy un año después de nuestra salida a la cancha 01/06/2017, queremos agradecer primero al hip hop por existir, luego a cada uno de los artistas que hacen que esta cultura sea tan hermosa, a cada b-boy, a cada b-girl, a cada graffitero, a cada Mc, a cada banda, a cada dj, a cada productor, a cada organizador de eventos, a todos y no nos queremos olvidar de nadie. También queremos agradecerle a cada lector, quienes diariamente nos dan el combustible para seguir y no aflojarle. La lectura es una práctica que se ha ido perdiendo y aún así,  no hay que permitir que estos avances tecnológicos borren del mapa una actividad tan hermosa y enriquecedora como la lectura.

Desde Revista Flow buscamos ser una plataforma. Más allá, de ser un medio de comunicación constituido y con una identidad, no queremos dejar de compartir con ustedes nuestro deseo de ser un lugar abierto para el debate, para el intercambio de opiniones. Tenemos en claro que es la manera de crecer y ayudar al crecimiento del hip hop. Estamos por y para el hip hop 24/7.

Así cumplimos un año. Increíble pero así es y pensamos cumplir muchísimos más porque llegamos para quedarnos, llegamos para patear el tablero y poner a disposición de todos y dentro de las posibilidades, un medio hecho por y para la cultura donde lo profesional va de la mano con la pasión por este mundo hermoso. Feliz Cumpleaños para todos, porque Revista Flow somos todos.

Por Kevin Dirienso Poter

Especial dedicación a mi esposa y a mi hija quienes me acompañan siempre en todas. Las amo.

A mi amigo y compañero en esta locura, David Palacio, con quien es un placer compartir todo esto. Gracias por enseñarme mucho sobre periodismo y sobre hip hop.

A todos los que hacen y colaboran con Revista Flow y por supuesto a todos los que leen y nos ayudan desde ese lugar invisible pero primordial. GRACIAS.

 

San Telmo fue una fiesta, una fiesta internacional.

El pasado feriado patrio del 25 de mayo vivimos una fecha muy interesante en Kirie Music Club (Bolivar Nº 813, C.A.B.A.). Revista Flow dijo «presente» en el barrio de San Telmo y estuvo ahí desde el minuto cero para contarte todo lo que paso en EL CLUB DEL RAP.

El evento hosteado por Inti Rap, comenzó alrededor de las 00:30 hs., la energía del publico estaba a full y con unos agites mas del MC todo se dispuso para disfrutar un show de calidad internacional, tanto por los artistas convocados del ámbito nacional como los internacionales. La banda que dió inicio al show fue Sonidos Libres, quienes hicieron delirar al publico presente con excelentes líricas al ritmo del bombo y caja. La gente ya había entrado en clima con el primer artista y la noche prometía mas. Al instante subió al escenario Psicotropicos, con una precisión profesional los Mc’s hicieron bailar a todo el publico por mas de media hora, tema tras tema sin parar. Luego fue el turno de escuchar al gran Chino aka CNO junto a DJ Xolarz en los beats. En el ambiente se respiraba buena onda y ellos le pusieron todo el flow al estilo old school para acompañar. Así como nos tiene acostumbrado el Mc de zona oeste.

A lo largo de la noche disfrutamos varios lujitos, ya que primero disfrutamos de la improvisación de bases de Erick Beat, beatboxer perteneciente a la Orquesta de Beatbox. Luego fue el momento de contemplar del mini-concierto de Inti Rap con algunos freestyles y su reciente lanzamiento «Avión de Papel».

Luego de un pequeño intervalo musical, llegó la hora y el momento. El plato fuerte de la jornada con 3 Fellaz, agrupación chilena y el show internacional de la noche. La gente se amontonaba adelante para agitar de cerca ya que si bien es una banda recientemente creada, sus integrantes Mad Subterraneo, Efekearre y Gensoener tienen una vasta trayectoria en el under del país trasandino.

Los encargados de la musicalización fueron Dj Sista V y Dj Mike. Ellos fueron los responsables del agite del publico y así se noto, ya que hicieron bailar a toda la gente que se acerco el viernes por la noche a San Telmo.

Así paso la edición internacional de El Club Del Rap y si hay algo que se vivió este fin de semana largo es la buena onda que la familia Hip Hop tiene con los artistas que llegan a nuestro país. La cultura se sigue en expansion y así llegan bandas que en pocos días debido al presupuesto, logran llevarse material de primera calidad, experiencias y nuevos amigos.

Por Cristian Savina

Agradecimientos: A Rodion por la invitación y a Dead Is Dead Indumentaria por el aval de siempre.