«Yo hago rap por desahogo, lo hago por mí»

Noche primaveral en medio de un otoño tibio. El GPS marca el barrio porteño de Caballito, aun sabiendo que el viento neuquino va a decir presente. Una vez más, nos dimos el gusto de charlar con otro gran exponente de nuestro amado rap nacional. Humilde, sencillo y carismático, Alex Heduvan, conocido por todos como Lnano Alex, nos invita a su casa para hablar sobre su vida, su infancia, su Neuquén amado y sobre todo, acerca de hip hop. Una conversación distendida que invita a reflexionar acerca de cómo vemos a nuestra cultura por estos días.

¿Por qué Hip Hop?

Al hip hop lo descubrí a eso de los 12 años. Fue por intermedio de un amigo que escuchaba Molotov. A esa edad uno empieza a elegir lo que te gusta y lo que no. Particularmente a mi me pasaba que en ese momento, mi alrededor, escuchaba bandas o tipos de música que no me llamaban la atención, no me llegaba lo que los tipos decían hasta que conocí el rap donde escuchaba que las canciones tenían un mensaje, te dejaban algo y muchas veces esas historias de barrio de las canciones de rap reflejaban lo que yo vivía en San Lorenzo.

¿Cómo sigue ese camino desde ese descubrimiento del género que te gustaba? ¿Hubo alguien en especial que te ayudo a recorrer esos primeros pasos?

Empecé por Molotov y fui descubriendo, Cypress Hill, Actitud María Marta y así de a poco me fui metiendo. A los 14 me solté y arranque a escribir cosas, mis primeras letras. Yo entré a la cultura en un principio por el rap pero conocí a Mc Hopers  que fue una especie de mentor conmigo y con algunos de los pibes de San Lorenzo. Él, aparte de incentivarnos en la escritura, nos enseño a pintar graffitis. Todos empezamos por algo y pasa que también todos tenemos un poco de todo dentro de la cultura. Yo soy 100 % rap, pero tengo un 50 % de graffitero y un 25 % de bboy. Lo cierto es que todos tenemos un don y nos vamos abocando más a lo que mejor nos sale.

¿Cómo fue crecer en Neuquén? ¿Cómo se vive el hip hop allá?

Yo nací en una familia muy humilde, en uno de los barrios más trabajadores y discriminados de Neuquén. Deje la escuela a los 15 años para trabajar y poder ayudar económicamente en mi casa. Siempre viví la realidad del barrio, lo tuve y lo sigo teniendo bien marcado. Como el rap tiene eso de historia de calle, yo empecé a contar mi realidad, lo que vivía en San Lorenzo, así fue como armamos, la que fue mi primer banda, San Lorenzo City. El hip hop en el interior se vivió y se vive diferente. Nosotros al ser neuquinos tenemos otras influencias como es el rap chileno, rapeamos distinto, además vivimos el rap siendo pioneros, usábamos pantalones anchos y la gente nos miraba, se nos reía. Nos pasaba también que no nos dejaban entrar a los boliches, vivimos mucha discriminación, fue otra cruda realidad. Hoy en día es distinto, ahora se aprecia con más naturalidad todo este boom del hip hop, hay otro ritmo de vida, es distinto. 

Al vivir en Buenos Aires hace unos años, ¿Qué diferencias notas?

Y por ejemplo, en Neuquén o en el interior la gente es más tímida, cuesta llenar un lugar. Acá se vive a otro ritmo, hay otro nivel que se corresponde con la magnitud de gente. En cuanto a producción si veo una marcada diferencia que creo tiene un poco que ver con lo anterior.  Por ejemplo mi primer disco solista, «KDTM» (Kansado de Tanta Mierda) lo grabe con un productor que no sabía nada de rap, por eso las baterías suenan más bajo, no tiene ese boombap característico que si tiene “Alexperimento”. En Buenos Aires encontré más facilidades para grabar y lograr ese sonido que uno busca.

¿Cómo surge San Lorenzo City?

San Lorenzo City fue mi primer banda. La formamos con El Negro Miguel, Mc Hopers e Isaias. Nos juntábamos en una pieza con un equipito y grabábamos cassetes. Hacíamos covers arriba de las pistas o tirábamos freestyle que a mí nunca me salía. El Negro Miguel la rompía y contaba historias, entonces, al ver como el narraba esas vivencias del barrio, de su vida, yo ví que podía contar las mías con mis letras. Al tiempo mi vieja consigue un laburo mejor remunerado y con mucho esfuerzo pudimos comprar una computadora. Con esa compu nos pusimos a grabar el disco. Me acuerdo que con esos pocos recursos, hicimos como un cypher y grabamos el disco todo de corrido. Lo sacamos entre 2007 y 2008. Una locura.

¿Cuándo decidiste lanzarte como solista?

En el 2010 me separé del grupo y tomé la decisión de ponerme a grabar lo que sería «KDTM». Es un disco bien bardo, tenía muchas cosas para soltar contra la política y yo era muy tímido, lo que no podía decir hablando, lo escribía y lo rapeaba. Fui preparando las canciones y lo grabé. Lo saqué en septiembre de 2013 y lo presente en marzo de 2014. En ese momento sentí que llegue a un límite y necesitaba dar un salto al next level. Ya había hecho de todo en mi provincia y necesitaba más. Unos años antes había conocido a los B2 (Bastardos Crew) en un viaje que hice a Buenos Aires, pegue muy buena onda con todos y los fui conociendo entre los viajes de ellos a Neuquén y el mío a Buenos Aires. Siempre me decían “Enano tenés que venirte para acá, lo que haces esta bueno, no lo hace nadie” y bueno me convencieron (se ríe).

¿Cómo fue tomar esa decisión?

Y fue un poco lanzarme. Presente KDTM en marzo de 2014 y a los tres días me mudo a Buenos Aires. Me recibió un hermano bastardo, Victorin Rock, un bboy miembro de la B2 y de la ZNC Crew, que es uno de los pocos argentinos de la Generación Zulu, en su casa de Beccar. Ni siquiera lo conocía pero me banco un mes. Después me mude con otro hermano, Milo, que me banco hasta que logré conseguir un laburo y pude independizarme.

¿Cómo nace “Alexperimento”?

“Alexperimento” fue eso, un experimento. Cuando llegue a Buenos Aires, From, me regaló un beat. Era una instrumental de trap, algo que no había hecho nunca, era como hacer una matemática nueva. Además el nombre es un poco un juego de palabras sumado a que es un disco que lo grabé en el Laboratorio, producido por Dr. From y que tiene un tema que se llama “Científicos” todo encajaba (se ríe).

¿Qué significa este álbum en tu carrera?

Yo creo que «Alexperimento» refleja mi llegada a Buenos Aires. Fue como ese primer paso en un nuevo lugar. Le compré a From 10 beats, incluyendo ese que me había regalado, se los pagué por adelantado como para estar activo en algo y empecé a laburar los beats. Estuve casi 3 años escribiendo. Armaba la letra, iba y grababa. Al trabajar los tiempos se me acortaban mucho y lo hacía a medida que podía según la demanda de mi empleo. Fui a otra velocidad pero convencido y contento con esa facilidad para grabar y producir que no tenía en Neuquén. Al tiempo renuncié a mi trabajo y me metí de lleno en terminarlo y sacarlo. A la par venía armando otro disco que era “Alexodo”, que era un material más mío.

¿Cómo hacías para saber qué tema iba para cada disco o era algo que surgía natural?

La realidad es que pese a estar armando los dos discos a la vez, yo ya sabía y tenía planeado que los 10 beats de From eran para «Alexperimento», para «Alexodo» trabaje con varios beatmakers. Era una decisión preestablecida.

¿Por qué decidiste sacar uno antes que el otro?

Cuando estaba armando los discos, me dije a mi mismo que uno tenía que salir antes que el otro y me decidí en poner todo para terminar «Alexperimento» y sacarlo. Quería sacar los dos juntos pero termine uno y me metí de lleno en terminar el otro. Me puse plazos y los cumplí. «Alexperimento» salió en septiembre del 2016 y me propuse lanzar «Alexodo» a mediados del 2017 y así fue.

Contanos un poco de «Alexodo».

Bueno «Alexodo» es un disco un poco más corto. Tiene temáticas más propias, es algo mas mío que necesitaba largar. Tenía varios temas en el aire que no quería dejar así como ya me ha pasado de tener temas y por no sacarlos en el momento, cuando pasa el tiempo ya uno capaz no piensa igual o eso que escribiste no va con el contexto que vivís. Eso me ha pasado y bueno en «Alexodo» junte esos temas que venía armando y lo saque.

¿Estás conforme con los discos?

Si por supuesto, estoy súper conforme con los discos. Con el sonido y todo lo que abarcan los álbumes en general, ambos cumplieron mis expectativas. Por eso también los voy a presentar en simultáneo.

¿Qué te inspira? ¿Cambiaste la manera de componer?

No, no cambie la manera de componer, es la misma pero la vas adaptando a lo que te pasa, al contexto en el que te encontrás como persona, como artista. Es según la vida, mis cds son todos distintos. A mí me inspira levantarme, ver el sol y cuando se viene la idea me pongo a escribir. Nunca escribo lo primero que llega sino que la voy meditando. Es como entrar en una cápsula. Yo necesito eso, un espacio, un cubo, mi cápsula. Por ejemplo, ahora estoy trabajando 4 discos en simultáneo. Pongo un beat, lo escucho y escribo hasta que me canso y paso a otro y así sucesivamente. Es difícil pero es lo que me descarga, es como mi adicción. Siempre estoy comprando beats, me encanta.

¿Sentís que los discos siguen teniendo el mismo valor que hace unos años?

La realidad es que la gente ya no escucha un disco entero. Por eso mi intención es hacer álbumes más cortos. Yo particularmente me doy cuenta de esas cosas por las reproducciones. Por ejemplo en BandCamp el último tema siempre tiene menos reproducciones que los demás. Ya el formato tradicional de 10/15 temas no tiene el mismo impacto. Hoy la moda es largar temas sueltos. Otro cambio importante, son los videoclips que hoy tienen una importancia que hace años no tenían.

Desde tu opinión ¿Qué fue lo que más creció dentro de la cultura en estos años?

Y es claro que el Freestyle. Creció mucho en cuanto a calidad y en cantidad también. Ahora los pibes que llegan son todos mutantes, donde para ser alguien tenés que ser bueno de verdad. La Red Bull es un espectáculo increíble. Yo no estoy de acuerdo con los insultos, la discriminación y todo eso pero no deja de ser atractivo para el público. Además hay muchos freestylers que no usan insultos y eso esta bueno.

¿Estás de acuerdo con esa especie de moda que se generó en torno al estilo libre?

Esto empezó como una batalla de free. Donde un mc se subió al escenario y le dijo a otro que el dj era malo y el otro le respondió y así. Es decir, el freestyle nació con el hip hop, no es algo que llego de la nada. Por ejemplo, vos cuando compones haces freestyle, de cierta forma vas probando para que las rimas caigan bien.  Yo generalmente, voy barra por barra porque como decía no soy de escribir lo primero que se me viene sino que voy analizando la lírica sumado a que no soy muy bueno haciendo freestyle.

¿Cuáles son tus influencias si es que las tenés?

Todos las tenemos. Nosotros somos producto de lo que escuchamos. Nadie crea su estilo propio, sino que somos una fusión entre lo que tenemos propio y lo que escuchamos.  Yo soy una mezcla de Nach, Punisher, Ariana Puello, Actitud Maria Marta, Cypress Hill, Etc. Por eso y aunque suene raro, trato de no escuchar mucho rap nacional, porque aunque no quieras se te pega el flow a la hora de escribir.

¿Qué le falta el hip hop para consolidarse en nuestro país?

Yo creo que ahora estamos viviendo un boom. Aun así todavía falta mucho para la consolidación. Creo que lo necesario para lograrlo sería que los medios de manipulación televisiva abran un poco el panorama a lo que es el rap nacional. Hace años a los grandes festivales van las mismas bandas, Ciro o Los Piojos, Babasónicos, por nombrar algunos.  Debe haber una apertura para que la gente pueda conocer a los artistas de nuestro país. Otra cosa que me paso fue de ir a programas y sentirme burlado o estereotipado así como Capussoto hace su personaje. Derribar esos prejuicios le haría muy bien a nuestra cultura.

¿Y para solventarse por sí misma?

Independencia. Quizás un poco más de unión. Creo que depende de uno, está en uno. Necesitamos o por lo menos hace falta algo que nos una a todos, eso no existe. Lo que fue el Nectar en Tecnópolis, después de eso, no hubo más nada. Es cierto que en el interior este tipo de cosas son más sencillas pero aun así hacen falta.

¿Qué opinión te merece el trap?

Yo creo que el trap es como una rama más del árbol que en este caso sería el hip hop. Lo meto dentro del hip hop, porque aunque se hable de putas, droga, etc, sigue siendo un ritmo musical que usa rimas y que las intercala de cierta manera como lo hace una canción de rap. Además podes hacer trap sin hablar de ciertas cosas. Yo tengo temas de trap que no hablan de putas ni de drogas y es trap. Es un género musical y en este caso también está en uno como lo usa. Cada cual deberá hacerse  cargo de lo que quiera comunicar con sus letras.

Si tuvieras que catalogarte ¿Vieja escuela o nueva escuela?

La vieja escuela nunca muere (señalándose un tatuaje con la frase).

¿Ves algunas faltas de respeto de la nueva escuela hacia la vieja?

No, faltas de respeto no. Hay pibes que descubren la cultura por el freestyle y no hay porque educarlos si no les interesa. Tal vez solo les gusta como freestalea tal persona y listo. Creo que los que critican a alguien por no saber están haciendo más un alardeo egocentrista que una enseñanza en sí misma. También hay que entender que los tiempos cambiaron. Ahora todo es internet y todo tiene otro valor. Todo pasa por internet y todo muere en internet no hay otra. Todo lo que podes llegar a hacer, gira en torno a los likes o las vistas que puedas tener y tu respeto como artista lo marcan la cantidad de seguidores que tenés. Para mí eso es ¡una locura!

¿Sos de darle importancia a esas cosas?

La verdad es que no. Cuando empecé siempre dije que no quería ser conocido. Soy una persona tímida. Yo hago rap por desahogo, lo hago por mí. Si hay gente que me quiere escuchar buenísimo y el que no me quiera escuchar, buenísimo también. Es así. Por lo menos yo, soy así.

Hace un rato me dijiste que estas preparando 4 discos en simultáneo. ¿Cómo viene eso? ¿Ya sabes cual sale primero?

Si estoy laburando a full en 4 discos a la vez. Hace un tiempo le compré algunos beats a Devak24, también le compre algunos a Frane del Sur Estilo, tengo otros de un hermano de hace años, Erick Vasquez que es un beatmaker de Roca, Rio Negro. Además estoy trabajando con un dj hace poco, DPahz Groove. La idea es con los beats de Erick Vasquez ver si podemos sacar un nuevo disco de San Lorenzo City. Ahora me voy a ir a Neuquén y la idea es grabarlo todo durante mi viaje, estamos viendo eso. En cuanto a la salida de cada álbum, aún no lo sé. Tengo dos temas más o menos de cada uno.

Para cerrar, se viene Beatflow. ¿Que nos podes decir de esta terrible fecha?

Se viene Beatflow en noviembre, el 12. Voy a presentar los dos discos a la vez, «Alexperimento» y «Alexodo», con banda y algunos invitados como mis hermanos Bastardos, Orion Xl y Under Mc, seguramente Milo me haga la segunda voz. Por ahora proyectando a full, ahora arrancamos con los ensayos para ir puliendo los temas. Además estamos viendo si metemos una gira con la banda, vamos a ver si sale porque estaría buenísimo.

 

Por Kevin Dirienso Poter

Agradecimientos: Al Enano Alex por abrirnos las puertas de su casa con la mejor onda.