¿Trap o no trap?

Esa es la cuestión. Un género con sus años, pero que para muchos es novedoso e interesante. El espectro es amplio y su historia se remonta, como el Hip Hop, a los Estados Unidos.

La discusión es interesante y en la actualidad genera cierta “rivalidad” entre la vieja y la nueva generación rapper. Son varios los puntos en común pero son aún más aquellos que separan al trap del rap. Las redes sociales y los “garitos” de rap son el medio por el cual la gente discute y opina, ¿trap o no trap?.

Nacido en los 90, el trap, se caracterizó rápidamente por su sonido agresivo con un contenido lirico explicito y sin tapujos. Justamente su nombre proviene de la jerga estadounidense denominando a los lugares de venta de estupefacientes con el término “trap”, “trampa” en nuestro castellano.

Su popularidad en el país norteamericano y en el mundo se fue incrementando llegando a niveles de gran audiencia en la actualidad. Se habla de trap como una ramificación más del Hip Hop. De cualquier forma, ya son varios los artistas de rap que experimentan con este género explosivo y polémico con gran éxito en reproducciones y compras digitales.

Muchos efectos de estudio y una pobre lirica musical hacen del trap un genero “simplón” y lo eyectan al estilo de moda, mas por cuestiones comerciales que por valor artístico en sí.

Sin lugar a dudas el “boom” de este “nuevo” estilo tiene mucho que ver con el aumento en el consumo de música electrónica y porque no, de rap. Se dice que el trap es la parte electrónica del rap, algo que nada tiene que ver con el género fundado allá por los setentas pero que suple su falta artística con millones y millones de dólares en ganancias.

Se dice que las nuevas tecnologías en la música te hunden o te catapultan al éxito rotundo y esto último parece ser lo que sucede con el trap. En mi opinión algo indescifrable, indefendible y para terminar increíble.

Mucho autotune para un género que hace millonarios a los reggaetoneros y hunde al ostracismo a los poetas urbanos más ortodoxos.

Por Kevin Dirienso Poter

2 comentarios en “¿Trap o no trap?”

Deja un comentario