«TRAPOS AL SOL LO ESCRIBÍ EN UN COLECTIVO»

Con el típico y pícaro acento cordobés, pese a ser sanjuanino, El Kanibal del Eztilo A.k.a. El Kani se presta a una charla profunda, llena de reflexiones, ideales y mucha música. Con el grabador como testigo nos cuenta sus más interesantes visiones y como busca con su música acortar esa brecha generacional que divide al rap por estos días.

¿Cómo fueron tus primeros pasos?

Yo nací en Jachal, Provincia de San Juan. Mi primer contacto con la música y por suerte, con el rap fue en la escuela. Aproximadamente en el año 1989 escuche un tema de Wilfred y la Ganga que se llamaba “Mi Abuela”. Creo que tenía 10 años y me gusto tanto el tema que lo aprendí. Tenía una cassetera, lo grabe y lo termine cantando en un acto en la escuela. Era un rap básico, pero rap al fin. Esos fueron mis primeros acercamientos. Recién en 1994 forme mi primer banda que se llamo “Repudio Maza” donde fusionábamos punk, hardcore y rap. Dos años después me mude a Córdoba y ahí empecé a escuchar más rap, bandas como Cypress Hill, Public Enemy, Beastie Boys.

¿Cómo fue ese trayecto hasta llegar a tu primer disco como solista, “#DeOrigenNoble”?

De a poco me fui metiendo. Iba a eventos, conocía más gente de la movida, etc. Paralelamente estaba a full con mi carrera de cine y televisión. Recién en el año 2001 y después de esa crisis que nos afectó a todos, con un compañero de la facultad nos juntamos. El puso sus pistas y yo las letras que tenía. Siempre me gusto escribir y nunca deje de hacerlo. Así fue como arrancamos con “Korta Fierro” con los que sacamos dos mixtapes, “R.A.P. (Ritmo de Ataque Popular)” y “Volumen Dual”, todo bien a pulmón. En el 2013 sacamos “Rap Latino” con el cual nos pasó algo muy loco. Unos años antes nos contacta por My Space, Mellow Man Ace, quien estaba haciendo un proyecto de disco con artistas de todo el globo. Nos mandaron las pistas, firmamos un contrato por el supuesto disco pero nunca salió. Iba a ser solamente en formato digital pero ni eso. Como teníamos más o menos todo armado y nos había costado mucho tiempo y dinero decidimos sacarlo igual de manera independiente. Al tiempo, no mucho, yo me había mudado con mi esposa y el estaba con sus cosas. Ya no podíamos juntarnos como antes y poco a poco fuimos tomando caminos separados. Yo seguí laburando y junté todo el material que tenía y ahí fue cuando surgió “#DeOrigenNoble”. Me propuse laburar con varios beatmakers ( Compose Beatz, Don Bass, Devak 24, Mazta Charlezz, Chamir y NovaKing) para tener una variedad de sonidos interesantes. Grabamos para ese álbum dos featurings, uno con el CNO y otro con El Belvue de República Dominicana a quien conocí en ese proyecto de Rap Latino.  Grabado mezclado y masterizado por Don Bass para laboratorio siete 10.

¿Ahí empezaste con el trap?

 

Sí, ahí arranque con el trap. Al laburar con sonidos más frescos, más modernos. Siempre intento trabajar con beatmakers jóvenes, porque por lo general, no tienen prejuicios musicales y esa brecha generacional me encanta, salen cosas muy piolas. Esa fusión entre mi experiencia y lo novedoso, es enriquecedora y me resulta más que interesante.

¿Cuáles son las diferencias más notorias respecto al rap en el interior del país y en Buenos Aires?

La principal diferencia sustancial es la difusión, no la producción, en ese sentido creo que Córdoba, Rosario, San Martín de los Andes y algún que otro lugar están al nivel de Buenos Aires, pero en cuanto a difusión no y se sigue cumpliendo con esa premisa de “Dios atiende en Buenos Aires”. Pese a que Internet logró acortar esa distancia, sigue existiendo, se percibe. Por ejemplo, si yo me vengo a trabajar un tiempo a Buenos Aires, cuando vuelva a Córdoba muchísima más gente me va a conocer. El Interior y sobre todo Córdoba miran mucho a Buenos Aires.

¿Por qué #TraposAlSol?

Trapos al sol es una frase clara, concisa y es un mensaje destinado a un “enemigo” que lejos esta de ser el hater o el topo. Está directamente dirigido al poder, a esa elite que gobierna a nivel mundial. Además es un juego de palabras con el género trap. Mi intención es llegar a los jóvenes con un mensaje claro y que toque las temáticas complejas a nivel mundial y nacional.

¿Cuáles son tus expectativas con este álbum?

Le puse mucha expectativa porque para mí es primordial que a la gente le llegue mi mensaje, mi mirada del contexto geopolítico en general. Como materia pendiente me queda presentarlo de manera oficial acá en Buenos Aires. Estoy esperando eso.

Las temáticas de tus letras abarcan muchas cosas, ¿Qué te inspira?

“#TraposAlSol” nace de una necesidad, de la impotencia y de las ganas de decir lo que siento y pienso. Me movilizó mucho lo que sucedió en mi pueblo con el derrame de cianuro. Yo en ese momento tenía otro material para sacar y decidí dejarlo de lado y ponerme a laburar en lo que sería y hoy es este álbum. Con “#TraposAlSol” quiero comunicar, sobretodo, a los más jóvenes mi mensaje, “fuera Barrick”, “fuera sionismo”, hay varias temáticas y me inspiro en todo eso. Actualmente todo son intereses políticos y económicos. Con las letras me pasa eso de escribir e ir dándole forma. Pero hay varias cosas que me inspiran y escribo en todo momento. “#TraposAlSol” lo escribí en colectivo durante mis viajes a la Ciudad de Córdoba.

¿Qué opinas del trap?

El trap es un subgénero o si se quiere la evolución del crunk. Su origen es gangsta, esta bueno, me gusta. Nosotros en Argentina ya le encontramos la vuelta y creo que cualquiera puede agarrar una pista de trap y partirla a la mitad, haciendo un buen trap.

¿Sentís que el tuyo es un trap diferente?

Sí, siento eso, no porque sea mejor, sino porque lo mío es como un trap combativo, social. Un trap de protesta. Con la lírica del rap social de los 80 pero con un sonido moderno, distinto. Hay muchos trappers pero yo soy un padre de familia y tengo que ser y soy cuidadoso al hablar de ciertas cosas.

Tocaste en varias Provincias del país, ¿Cómo fueron esas experiencias?

Viajar a tocar a otro lugar, es de las mejores experiencias que vive un artista. La gente del Interior, a diferencia de las metrópolis, no tiene un movimiento cotidiano de artistas que van y vienen, el mercado es más acotado y eso hace que cuando visitas un lugar se genere en el público más expectativa. El calor de la gente es distinto, son muy agradecidos y son esas muestras de afecto las que te motivan a seguir para adelante.

¿Cómo nace #VainillaFresh?

Vainilla Fresh es una crew que surge en San Juan. Y se expande por varias provincias. Somos un grupo de amigos que nos juntamos desde siempre compartiendo música. Un día dije “que buena esa vainilla” y quedó. Es un concepto más relajado, distendido. Actualmente, estamos trabajando para darle más seriedad al proyecto.

¿Cómo ves esta etapa del HH?

Es una cuestión cíclica, todo va creciendo. Las redes sociales son fundamentales, casi que dependemos exclusivamente de ellas. Antes necesitabas patear la calle, buscar, ir y venir, bien underground. Estamos atravesando una etapa donde esa idea de unión se habla mucho pero poco se practica, funcione o se ponga en práctica y no dejemos que el empresariado contamine la cultura. Es momento de defender lo nuestro y donde tenemos todo el viento a favor para lograr vivir de esto, de la música.

Del 94 a esta parte, ¿Cuál es la mayor diferencia que ves y que marca ese crecimiento?

La calidad musical creció mucho. La Infraestructura, ahora hay capacitaciones y toda esa rama creció. Hay una mayor demanda y el Freestyle tiene muchísimo que ver en esto pero no hay que poner el ojo solo en eso y olvidarse de todo lo demás. La música en definitiva es la que queda, no las batallas.

¿Cómo ves el rap en unos años?

Tenemos que plantearnos que de acá a 5 años podamos vivir de esto. Que todos tengamos lugar dentro de la cultura, independientemente de los subgéneros o del contenido que hagamos, que haya espacio para todos. Otra meta sería la de acortar la brecha generacional que nos divide actualmente y que no le hacen bien al hip hop.

Para cerrar, ¿Estás trabajando en algún material nuevo?

Sí, estoy trabajando en un nuevo disco que se va a llamar, seguramente, “Bohemio y Errante”. Como en “#TraposAlSol” lo estoy trabajando con los beats de Mazta Charlezz para darle ese sonido atrapante. Es un disco bien producido que se viene con ritmos de reggae mezclados con trap, una onda “trap-reggae”. No tengo una fecha estimada todavía para el lanzamiento, pero seguramente será antes de fin de año.

 

Por Kevin Dirienso Poter

Agradecimientos: Al Kani por su buena onda.

 

1 comentario en “«TRAPOS AL SOL LO ESCRIBÍ EN UN COLECTIVO»”

Deja un comentario