UN DIA DE RANCHADA.

Que hoy en día el Freestyle es un fenómeno en pleno auge no es novedad. Plazas colmadas, competencias en cada recoveco del país, hacen de los gallos, nuevos fenómenos socioculturales. Para entenderlo y vivirlo fuimos hasta Puerto Madero lugar de ranchada permanente para “Viejas Calles Krew”.

Formada por seis Mc´s de entre 15 y 18 años, la VCK se formó a finales del año pasado con la finalidad de crecer en la cultura HH. Entre la gente asombrada que aún no acostumbra ver las plazas llenas de pibes que riman improvisando y una suave brisa otoñal nos dispusimos a compartir con Tian, Hache, Tima, Eser, Helice y Due una tarde a puro rap, una tarde a puro Freestyle.

Unidos y buscando consolidar su crew dentro de la movida aseguran que “el free es la manera que tenemos de expresarnos, el rap nos ayuda a decir cosas”. Dichas cosas no son más que sentimientos, vivencias o pensamientos de estos chicos que disfrutan de pasar el rato entre beats. “Como otros pibes se juntan para jugar al fútbol o a practicar alguna actividad, nosotros nos juntamos para hacer freestyle y hablar sobre rap” dice Helice y en eso tiene razón, alejando esos prejuicios ilógicos que genera el hip hop en la sociedad. 

Mientras algunos charlan y otros improvisan para practicar, Helice nos cuenta como se manejan en equipo “tratamos de ir a todas las compes posibles y si no hay alguna competencia nos juntamos igual” asegurando que intentan juntarse casi todos los días para seguir creciendo. Se definen como un grupo de amigos que disfrutan del Freestyle y lo toman “como un estilo de vida y un hobby al mismo tiempo” combinando de la manera más natural las risas con el compromiso por el conjunto.

“El rap es mucho más que sexo, drogas, alcohol y bling bling” dicen y de esta manera demuestran entender de que se trata la cultura pese a su corta edad. Sus opiniones son variadas, al igual que sus estilos al rimar y nos van llevando hacia una reflexión interesantísima en tiempos de haters, topos y modas pasajeras.  “Es cierto que se llenó de gente que va a una compe de free pero que tal vez el rap no es lo que más le gusta” aclara Tian mientras el resto asiente con la cabeza compartiendo un pensamiento, por lo menos polémico. Para muchos la puerta de entrada a la cultura de las dos hache es el freestyle y en la charla los chicos de la VCK lo explican “el free está de moda, es muy popular hoy en día y las redes sociales tienen mucho que ver con esa masificación”.

Se los nota motivados, centrados y con ambición sin perder la esencia rapper tradicional, la charla fluye así como lo hacen sus rimas en el beat “por ahora nos enfocamos en los temas y las competencias aunque tenemos ganas de seguir expandiendo nuestra crew” cuenta Due, entretanto, Tian vuelve a tomar la posta “este año queremos aprovecharlo, tenemos algunos temas y queremos hacer algo parecido al “rap sin corte” de Foyone con nuestra impronta”.

Es innegable el crecimiento y la expansión que tuvo el hip hop durante estos últimos dos años aproximadamente, y los chicos que se suman a la movida muchas veces lo hacen desde la intriga como todos alguna vez lo hicimos ante esto Helice nos hace una apreciación más que interesante sobre cómo ve él en la actualidad esas diferencias entre la vieja y la nueva escuela: “Actualmente no saber de rap y escucharlo es ser un topo. Yo no estoy de acuerdo con eso, estaría bueno que los que vienen hace muchos años dentro de la movida, enseñen y transmitan lo que realmente es el Hip Hop”.  

Cuando el sol se empezaba a esconder y todos sacamos nuestras camperas de las mochilas, un celular sonó con el tan polémico y comercial trap. Entre risas y debates Tima aclara “el trap pegó por lo masivo” mientras que su compañero, Helice, siguiendo la línea nos dice “en los boliches y las matines se cambió el reggaeton por el trap y por eso empezó a masificarse y gracias a eso muchos raperos prestigiosos empezaron a experimentarlo”. Si bien es cierto que el trap nació en los noventa recién ahora, por lo menos en Argentina, es un ritmo consolidado, con millones de reproducciones y compras digitales.

Cuando el sol se escondió definitivamente y bajo el volumen de un parlante portátil, el cual dicen llevar “a todos lados” se armó rápido una mini competencia dos versus dos. Un poco para practicar, un poco para divertirse y otro poco para medir sus rimas, los chicos se enfrentaron en una batalla de exhibición sin perdedores. La cultura es eso, es contagiar, sembrar semillas de expansión y transmitirla para que nunca se extinga. Así lo entienden desde la VCK y creo que así lo entendemos todos los que formamos parte del hip hop.

Una experiencia interesante, motivante y por demás provechosa. Chicos adolescentes que hace poco se sumergieron en la cultura, la experimentan y charlan acerca del rap durante horas. Ellos lo mezclan, un poco hobby, un poco profesión, con distintos sueños pero la misma meta. “No le veo un techo cercano, creo que esto va a seguir creciendo a un ritmo parejo” esboza Helice quien a sus 15 casi 16 quiere ganarse un lugar junto a su crew a puro rap. Es cierto que falta mucho aún para llevar al hip hop al nivel masivo que para muchos o casi todos nosotros se merece “falta mucha inversión, la hay más que hace unos años pero falta mucho” dice Hache en tono esperanzador, y la esperanza es lo último que se pierde.

La ranchada se despide, hasta la próxima compe o hasta la próxima juntada. Las plazas se colman, la gente se contagia y la cultura se expande. Como dijeron algunos de los Mc´s que forman esta agrupación “el hip hop es mucho más que sexo, drogas y alcohol”, el Hip Hop es respeto, valores, compañerismo y mucho arte.

Por Kevin Dirienso Poter

Fotos: Melani Garcia Tapia

 

Deja un comentario